Skip to content

Archives

Biografia de jose marti resumen

Posted on by P S


biografia de jose marti resumen

Biografía del Caribe fue el libro de un autor latinoamericano más a hacer literatura del ensayo, estando a la altura de otros grandes: José Martí. José Carlos Rovira Soler (Universidad de Alicante, España) Resumen: La aparición en Tegucigalpa en 2012 de la Poesía Completa de Clementina. Sopa de letras de biografía Jose. Marti. A O T E U L U O S U C A O. N T I N U C O R D T E S T. O E S L R T N S R Y O R O. C E S C R I T O R P N P T.

Biografia de jose marti resumen -

Compartir     0 Me sirvió      0 No me sirvió


Eugenio Maria de Hostos

Escritor jurista puertorriqueño, también político, educador y ensayista, que interviene activamente en la lucha antiesclavista y a favor de la independencia en Puerto Rico y Cuba. Realiza sus estudios secundarios en Puerto Rico y los secundarios en la facultad de derecho de Madrid, donde recibe la influencia Krausista. Desempeña las cátedras de Derecho, Economía política y Moral pública en la Universidad de Santo Domingo.

Más tarde se traslada a Chile. Realiza diversos viajes por el continente, promoviendo la solidaridad con José Martí y la revolución cubana. La conferencia de Estados americanos reunida en Lima le proclama ciudadano de América en el año 1983. Sus Obras Completas, que comprenden 20 volúmenes, se han editado en 1939.

Cuando estudia letras y derecho en España se declara partidario de las luchas emancipadoras y contrario a las políticas esclavistas en Puerto Rico y Cuba. A su retorno a su patria, funda la Escuela Normal y es catedrático de la Universidad de Santo Domingo.

Rector del Colegio Nacional de Asunción en Venezuela y promotor de la educación política en Chile. En Nueva York es miembro de la Junta Revolucionaria Cubana y dirige el periódico La Revolución. Viaja por el continente buscando apoyo a la causa de José Martí y la Revolución Cubana.

En Puerto Rico pide la independencia a los Estados Unidos de América. Funda varios periódicos y escribe Moral social, La peregrinación de Bayoán, Tratado de sociología y Cuentos a mi hijo.

Sus primeros estudios los realizó en Mayagüez, después pasó a España (Bilbao) donde cursó su bachillerato. Por voluntad de su padre se trasladó a Madrid con el propósito de estudiar leyes, pero su ideal político de independencia para Puerto Rico y la lucha constante a través de artículos de prensa y conferencias en el Ateneo de Madrid le impidieron continuar su carrera. En tierra española se unió a los núcleos políticos de tendencias liberales.

De España se traslada a Nueva York y durante dos años laboró junto a los cubanos que luchaban por la independencia de su país. Más tarde inició un recorrido por Hispanoamérica (1871) abogando por la causa cubana. Dondequiera que fue se hizo sentir como hombre íntegro y consagrado al servicio de su prójimo.

En Perú levantó su voz contra la explotación de que eran víctimas los numerosos trabajadores chinos emigrados a aquel país.

En Chile fue el primero en abogar por la instrucción científica de la mujer; perteneció a la Academia de Bellas Letras de Santiago de Chile y publicó varios escritos para esa fecha; entre ellos: una reseña histórica de Puerto Rico, un juicio crítico sobre la obra Hamlet, del dramaturgo inglés William Shakespeare (considerado como el mejor juicio crítico sobre esta obra que se haya escrito en español), y una biografía crítica del poeta cubano Plácido.

En Argentina laboró por la construcción de la primera vía ferroviaria que cruzaría la cordillera de los Andes, y lográndose tal empresa, el primer ferrocarril que cruzó la Cordillera llevó el nombre de Eugenio María de Hostos.

Pasó a Santo Domingo donde en 1879 fijó su residencia. Allí fundó en 1880 la primera escuela normal de pedagogía para la preparación de maestros. Por espacio de nueve años desarrolló en este país una intensa labor de educación.

Después de la invasión norteamericana en 1898, volvió a su tierra natal. Quiso despertar el espíritu de sus compatriotas para que reclamaran en aquel momento sus derechos, fundó la Liga de Patriotas Puertorriqueños y llegó a formar parte de la primera comisión que fue a Washington para hacer valer los derechos de Puerto Rico ante las autoridades norteamericanas. Sin embargo, todas las gestiones fracasaron ante la firme decisión del gobierno norteamericano de retener a la isla como colonia y la falta de respaldo de sus compatriotas. Podría afirmarse que aunque Hostos publicó con mucho éxito tratados, ensayos, dos novelas y numerosos artículos periodísticos, su mejor obra fue su extraordinaria vida limpia, justa, humanitaria y patriótica, que lo ha colocado muy alto entre los grandes hombres de esta América. Eugenio María de Hostos murió en 1903 en Santo Domingo, lugar donde aún reposan sus restos.

Cronología de Eugenio María de Hostos

(1839-1903)

1839 - Nace el 11 de enero en el barrio Río Cañas de Mayagüez, Puerto Rico.

1847 - Estudia la primaria en el Liceo de San Juan, en Mayagüez.

1848 - Obtiene premio como el mejor estudiante de aritmética en el Liceo de San Juan.

1852 - Empieza su bachillerato en el Instituto de Segunda Enseñanza de Bilbao, España.

1855 - Termina el cuarto curso de Latinidad en el Seminario de San Idelfonso en San Juan, Puerto Rico, y pasa a Bilbao.

1858 - Ingresa en las Facultades de Derecho y Filosofía y Letras de la Universidad Central de Madrid, en la cual es discípulo de don Julián Sanz del Río.

1859 - Pasa a Puerto Rico. Regresa a España.

1862 - Muere en Madrid doña María Hilaria de Bonilla y Cintrón, madre de Hostos. Pasa a Puerto Rico.

1863 - Regresa a España. Publica La peregrinación de Bayoán. Miembro de la Sociedad Abolicionista de la Esclavitud y del Ateneo de Madrid.

1865 - Escribe una carta al periódico La Iberia en que se refiere a los sangrientos sucesos estudiantiles de la Noche de San Daniel, ocurridos en Madrid el 10 de abril.

1866 - Continúa en Madrid su campaña por más libertades para Puerto Rico.

1868 - Realiza esfuerzos en favor de la República española. Después del triunfo de los republicanos españoles, rechaza la oferta de ser Gobernador de Barcelona. El 20 de diciembre pronuncia en el Ateneo de Madrid su célebre discurso contra el régimen colonial español en América.

1869 - Recomendado por el Partido Liberal de Puerto Rico como candidato a Cortes por Mayagüez. Se entrevista con el general Serrano, presidente del Gobierno Provisional, pidiendo autonomía para las Antillas. Parte a Nueva York. Primer encuentro con el Dr. Ramón Emeterio Betances. Continúa su propaganda en favor de la independencia de Cuba y Puerto Rico.

1870 - Miembro del club de Artesanos de la Sociedad de Instrucción, de la Liga de los Independientes, de la Sociedad de Auxilios a los Cubanos. Colabora en el periódico La Revolución. Sale para Sur América. Visita Cartagena (Colombia), Panamá, El Callao y Lima (Perú). Fundador de la Sociedad de Inmigración Antillana en Cartagena.

1871 - Vive un año en Lima donde funda con un peruano el periódico La Patria, y crea la Sociedad de Auxilios para Cuba y la de Amantes del Saber. En diciembre llega a Chile.

1872 - Socio de la Academia de Bellas Letras de Santiago de Chile. Funda la Sociedad de Auxilios para Cuba. Recibe primer premio por su Memoria de la Exposición Nacional de Artes e Industrias, y publica la Biografía Crítica de Plácido.

1873 - Se publican sus conferencias sobre "La Educación Científica de la Mujer", el Ensayo Crítico sobre Hamlet, la segunda edición de La peregrinación de Bayoán. Sale de Valparaíso para Buenos Aires. Es miembro honorario de la Sociedad Fraternal Boliviana.

1874 - Vicente F. López a través de José Manuel Estrada le ofrece la Cátedra de Filosofía o la de Literatura en la Universidad de Buenos Aires, la cual Hostos declina. Visita Brasil; de Río de Janeiro sale hacia Nueva York pasando por Saint Thomas. En Nueva York publica en La América Ilustrada. Continúa su campaña en favor de la independencia de Cuba y Puerto Rico.

1875 - Sale del puerto de Boston en compañía del general Aguilera en expedición armada hacia Cuba. Regresa al puerto de Boston después del fracaso de la misma. Se establece en Puerto Plata, Republica Dominicana, donde funda y dirige los periódicos Las Tres Antillas y Los Antillanos, y colabora en Las Dos Antillas. Conoce a Gregorio Luperón, Segundo Imbert, Federico Henríquez y Carvajal. El club Cubano de Puerto Rico le nombra socio honorario y le comisiona ante los Gobiernos de Venezuela y Colombia.

1876 - Funda la sociedad La Educadora. Vocal de la sociedad patriótica, La Liga de la Paz. Sale de Puerto Plata hacia Nueva York, donde redacta el "Programa de la Liga de los Independientes". Se va a Venezuela y se inicia en la labor pedagógica.

1877 - Contrae matrimonio en Venezuela con doña Belinda Otilia de Ayala, natural de La Habana. Director de colegios en isla Magarita y Puerto Cabello.

1878 - El 6 de junio pasa a Puerto Rico, pero no desembarca. Se traslada a Saint Thomas, donde permanece por una temporada. Pasa a Santo Domingo y de allí, en septiembre, a Puerto Rico donde permanece hasta marzo de 1879.

1879 - Llega a Santo Domingo e inicia su labor educativa y cívica. Nace su primer hijo, Eugenio Carlos.

1880 - Funda y dirige la primera Escuela Normal del país y dicta cátedras de derecho y economía política en el Instituto Profesional.

1881 - Funda la Escuela Normal de Santiago de los Caballeros, en República Dominicana. Publica el opúsculo Los frutos de la Normal (exposición de pedagogía práctica-científica escrita por encargo del gobierno dominicano). En marzo, nace su hija Luisa Amelia.

1882 - Viaja por el interior de la República Dominicana (San Cristóbal, Baní y Azua). Nace su hijo Bayoán Lautaro.

1883 - Inaugura la cátedra de Economía Política en el Instituto Profesional. Dicta a sus alumnos las lecciones de sociología que más tarde formarán parte del Tratado de Sociología.

1884 - En septiembre se efectúa la investidura de los primeros maestros normalistas. Pronuncia un memorable discurso, que se publicó con el título de "Apología de la Verdad".

1885 - Llega a Santo Domingo el general Máximo Gómez, Hostos le da la bienvenida a nombre de la juventud capitaleña. Participa como delegado de Chile en el congreso Histórico de Colón, reunido en Santo Domingo. El presidente chileno, Domingo Santamaría, le extiende invitación, que Hostos declina, para que colabore en la educación pública de ese país.

1886 - En febrero se realiza la investidura del segundo grupo de maestros normalistas.

1887 - Socio correspondiente del Ateneo de Lima. Publica en Santo Domingo sus Lecciones de Derecho Constitucional. Nace su hijo Adolfo José. Se gradúan las primeras maestras normalistas, alumnas del Instituto de señoritas, dirigido por Salomé Ureña de Henríquez.

1888 - Miembro del Congreso Jurídico Internacional de Lisboa. Miembro honorario de la Sociedad de Estudios, Santo Domingo. En agosto, funda en Santo Domingo la Escuela Nocturna para la clase obrera. Publica en Santo Domingo su obra Moral Social. Llamado por el Gobierno de Chile para trabajar en la reforma de la enseñanza.

El 18 de diciembre parte para Chile, por vía de Curazao y Panamá. Le acompañan su esposa y sus hijos Eugenio Carlos, Luisa Amelia, Bayoán y Adolfo, nacidos en Santo Domingo.

1889 - Llega a Valparaíso. Es nombrado Rector del Liceo de Chillán, puesto que ocupa hasta 1890. Escribe Reforma de la enseñanza de Chile y Reforma del plan de estudios de la Facultad de Leyes en Santiago de Chile. Presidente honorario de la Academia Carrasco Albano, en Chillán. Colabora con Valentín Letelier y Julio Bañados Espinosa en el libro La reforma de la enseñanza del Derecho.

1890 - Dirige el Liceo Miguel Luis Amunátegui de Santiago de Chile hasta 1898. Escribe su Gramática General. Voto de gracias de la Sociedad dominicana por su labor educativa en Santo Domingo. Primer premio en el Certamen Varela del club del Progreso, de Santiago, por su trabajo Descentralización Administrativa. Profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Chile. Director del Congreso Pedagógico de Chile y del Ateneo de Santiago. Nace su hijo Filipo Luis Duarte.

891 - Co-fundador de la Société Scientifique du Chili en Santiago. Escribe Crisis constitucional de Chile.

1892 - Miembro honorario de la Academia Literaria Diego Barros Arana en Santiago.

1893 - Confecciona programas de castellano, historia y geografía. Escribe un estudio sobre Manuel Antonio Matta.

1894 - Director del Congreso Científico de Chile. Escribe su Ensayo sobre la historia de la lengua castellana y la Historia de la civilización antigua.

1895 - Director del Centro de Profesores de Chile. Socio correspondiente del Centro Propagandista Cubano Martí de Caracas. Agente de la Junta del Partido Revolucionario de Cuba y Puerto Rico de Nueva York, en Santiago (1895-98). Hijo adoptivo del Ayuntamiento de Santiago.

1896 - Director de la Sociedad Unión Americana (pro Cuba) en Santiago. El 14 de febrero nace su hija María Angelina.

1897 - Miembro honorario de la Academia Literaria La Ilustración. Inicia la serie de Cartas Públicas acerca de Cuba, publicadas en la prensa de Chile y de la República Dominicana.

1898 - Renuncia al Rectorado del Liceo Amunátegui y a sus cátedras y tareas periodísticas y se embarca para Nueva York a continuar su apostolado por la independencia de Puerto Rico. Acepta comisión del gobierno de Chile para estudiar los Institutos de Psicología Experimental de los Estados Unidos de América, y embarca en Valparaíso con rumbo a Panamá. Llega a Caracas y sale para Nueva York comisionado por las emigraciones cubana y puertorriqueña de Colombia y Venezuela. En Nueva York funda la Liga de Patriotas, de la cual es nombrado presidente. Llega a Puerto Rico, funda en Juana Díaz el Primer Capítulo de la Liga de Patriotas y el Instituto Municipal. Se le designa en comisión a Washington junto a Julio Henna, Manuel Zeno Gandía y Rafael del Valle.

1899 - Se entrevista en Washington con el presidente William McKinley en compañía de Henna y Zeno Gandía. Regresa a Puerto Rico, funda en Mayagüez el Instituto Municipal. El Gobierno dominicano le llama a reorganizar la enseñanza pública en ese país.

1900 - Llega a Santo Domingo y es nombrado Inspector General de Enseñanza Pública.

1901 - Dicta a sus discípulos lecciones sobre sociología.

1902 - Es nombrado Director General de Enseñanza. Desempeña a la vez la Dirección de la Escuela Normal de Santo Domingo.

1903 - Fallece el 11 de agosto en su residencia de Las Marías, Santo Domingo, República Dominicana, en donde aún reposan sus restos en el Panteón Nacional.

Semblanza de Eugenio María de Hostos


Eugenio María de Hostos nace un 11 de enero de 1839, en Río Cañas, Mayagüez, Puerto Rico. Ingresa a la edad de 8 años al Liceo de San Juan y cuatro o cinco años más tarde es enviado a España a continuar sus estudios de bachillerato en la ciudad de Bilbao.

De regreso a Puerto Rico, 1855, pasó por el Seminario Conciliar de San Idelfonso Mayagüez. Por decisión paterna vuelve a España y en esta ocasión ingresa a la Universidad Central de Madrid a estudiar leyes. En España se dio a conocer por sus conocimientos, por la claridad de sus ideas y por su bondad.

Por el entorno en que creció en Puerto Rico, sobre la vida colonial, dejaron huellas en su formación de Hostos. Para ese momento, España, perdía su dominio en América, los pueblos lograban su independencia, esto hacía que Hostos soñara con independizar a Cuba y a Puerto Rico, estas dos islas antillanas aún permanecían bajo el dominio de España. Una de las características de este dominio eran las enseñanzas bajo la responsabilidad de la iglesia católica, donde todo proyecto de reforma, no se podía realizar, por los obstáculos que presentaban los métodos de enseñanzas de la iglesia, según cita la autora “Toda libertad en el orden de las ideas, en lo social, en lo político, era delito en las Antillas Coloniales”.

En la estadía de Hostos en su tierra natal, pudo constatar los errores del régimen, esto hizo que profundizara sus sentimientos patrióticos. En sus pensamientos políticos recibió la influencia del pensamiento bolivariano y de la federación de los Estados Americanos. Esto hizo que emprendiera en Madrid los trabajos por la independencia de las dos antillas, Cuba y Puerto Rico; citados por Pérez Galdós “un antillano llamado Hostos, talentoso y brilloso, de ideas y radicales “. Como consecuencia de estas ideas, Hostos escribe la novela Bayoan, expone la necesidad de unir los pueblos ibéricos con América en una confederación de la familia peninsular, insular y continental. Según nos dice Camila, la novela Bayoan, fue secuestrada por el gobierno para que no circulara en Cuba y Puerto Rico.

Hostos se involucró con el liberalismo español pensando que estas ideas coincidían con las ideas de independencia de las dos Antillas, decide unirse a los movimientos liberales para derrocar la monarquía española. Los revolucionarios españoles olvidaron el compromiso contraído con Hostos por lo que la noche 20 de diciembre, 18678, el presidente del Atento de Madrid, Marcio Nieto le cedió la palabra para que disertara, y este ( Hostos) dijo “Señores, yo no necesito deciros quien soy. Yo soy americano: yo tengo la honra de ser puertorriqueño y tengo que ser federalista, colono, producto del despotismo colonial, cohibido por él en mis afectos, en mis pensamientos, en mis actos, me vengo de él y una confederación de ideas donde fuera imposible una confederación política. Porque soy colono, porque soy puertorriqueño, por eso soy federalista. Desde mi isla veo a Santo Domingo, veo a Cuba.... y pienso en la confederación: recorro el semicírculo de islas que ligan geográficamente a Puerto Rico con la América Latina y me profetizo una confederación providencial......

Según comenta Camila Henríquez. “Estaba resuelto, debía volver América a laborar por la libertad, sembrar en ella las ideas que creía necesarias para la salvación de sus jóvenes pueblos, al romper con España rompía con sus amigos, con sus ambiciones personales, con su porvenir, pero no vaciló”.

Para confirmar su compromiso con la patria declara “mucho más doloroso que las balas, mucho más doloroso que los padecimientos físicos son los dolores de la patria, al la defensa de sus hijos blancos, mulatos y negros, he consagrados los años vigoroso de mi juventud. Dentro de la constitución Española no cabe mi patria, y donde no cabe mi patria no quepo yo. (187).

Para difundir sus ideales, visitó a América del Sur, durante tres (3) años visitó Colombia, Chile, Perú, Argentina y Brasil, allí escribió millares de artículos, pronunció centenares de discursos en pro de Cuba y Puerto Rico, tratando de ayudar a la revolución.

En su estancia en esos países, sacó tiempo para hacer campaña a favor de los chinos maltratados y perseguidos por personas sin conciencia, en el Perú. En Chile, trabajó a favor de la educación de la mujer. En Argentina apoyó la construcción del primer ferrocarril trasandino, en reconocimiento a su labor de apoyo se designó al ferrocarril el nombre de Eugenio Maria de Hostos.

En su estancia en Chile, sus amigos le publicaron su primera novela “La .......de Bayoan”, desde Brasil se embarca a Estados Unidos en 1874. en New York, dirigió en la colaboración del escritor cubano Enrique Piñeyro, la publicación “América Española”.

Según Camila Henríquez “hasta se atrevió a ir a Puerto Rico; pero fue desterrado en el acto y se trasladó 1875 a Puerto Plata, en República Dominicana. En esta ciudad dirigió la revista “Las Tres Antillas” y organizó el trabajo revolucionario de la numerosa colonia de emigradores cubanos.”

En 1877 se casa en Venezuela y se inicia en la labor de Magisterio, ejerciéndolo por poco tiempo en un colegio privado, Hostos decide formar en la Antillas hombres cívicos conscientes de sus deberes y derechos. En la República Dominicana solicitan su presencia (1879), a través de su gran amigo Gregorio Luperón, visionario al igual que él sobre la importancia de la formación de  ciudadanos conscientes. En el 1880, funda la primera Escuela Nacional, formando sus primeros discípulos. Sobre este aspecto Camila Henríquez, señala “supo resistir con serenidad y sin flaqueza la oposición encarnizada de los que no le comprendían, si grande fue la lucha tuvo también muchos colaboradores entusiastas. Durante nueve años permaneció en Santo Domingo, difundiendo la enseñanza científica de la cual en América fue el activo defensor. Mientras eficazmente se ocupaba del magisterio, guiando y reformándolo todo, produjo una notada de obras destinada a la enseñanza”.

Se vio obligado a salir de la República Dominicana a fines de 1888, se dirige a Chile, llamado por el gobierno de ese país para que cooperara en la reforma de la enseñanza se le confió la rectoría liceos y una cátedra en la Universidad, allí vivió durante 10 años.

Hostos fue un enamorado del pensamiento científico, y entendía que educando las sociales se podían desarrollar armónicamente, por esto, Camila nos dice “Para Hostos la educación tienen un valor disciplinario: desarrollar los poderes de educación, y un valor ideal, perfeccionar al hombre para que sirva a los ideales sociales de justicia y a los universales del bien y la verdad.

En el año 1898, regresa Hostos a su querida patria, luego de pasar una breve estancia en los Estados Unidos, en Puerto Rico funda la Liga de Patriotas Puertorriqueña, sentó las bases con un fin político, trabajar para que la Unión Americana reconociera al pueblo de Puerto Rico derecho de decidir por si mismo de su suerte plebiscitamente. (Camila Henríquez).

No obstante, los esfuerzos de Hostos se desvanecían frente a imperio de los Estados Unidos y poco apoyo recibido en su país decide regresar a la República Dominicana en el 1900, luego de la caída del tirano Hereaux; esta vez llamada la caída de Santo Domingo acogió al Maestro y a su familia. Hostos mitigó su dolor un tanto al ver reunidos a sus discípulos y a sus auxiliares, dispuestos a volver al trabajo.

En fecha 11 de agosto, 1903, una fiebre infecciosa le arrebata la vida a ese gran maestro puertorriqueño, su entierro fue una manifestación de duelo, paz a sus restos.

Libros de Eugenio María de Hostos

  • Discurso pronunciado en la primera investidura de alumnas del Instituto de señoritas, 17 de abril de 1887. Santo Domingo: La Nación, 1933.

  • Estatutos de la Sociedad “Liga de patriotas Puertorriqueños”. New York: América, 1898.

  • La Vega, República Dominicana. Escuela Normal. Enseñanza intuitiva; programas oficiales preparados expresamente para el uso de las escuela normales de la República. La Vega: R. Cruz Torres, 1904.

  • Geografía evolutiva. Santiago de Chile: R. Miranda, 1895.

  • Hamlet. Pról., Antonio S. Pedreira. Río Piedras: Universidad, 1929.

  • Hamlet, estudio crítico. Buenos Aires: INTI, 1953.

  • La peregrinación de Bayoán. Madrid: Imp. del Comercio, 1863.

  • La peregrinación de Bayoán. Nota prel., Francisco Manrique Cabrera. San Juan: Instituto de Cultura Puertorriqueña, 1970.

  • La peregrinación de Bayoán. Pról., Julio César López. San Juan: Editorial San Juan, 1973.

  • Lecciones de derecho constitucional. Santo Domingo: Cuna de América, 1887.

  • Lecciones de derecho constitucional. París: P. Ollendorff, 1908.

  • Liga de patriotas puertorriqueños. Edición conmemorativa, Centenario de su fundación. Presentación, Juan Mari Bras. San Juan: Instituto de Estudios Hostosianos; Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe; Ateneo Puertorriqueño, 1998.

  • Meditando, Hamlet, Plácido, Carlos Guido Spano, Guillermo Matta, Lo que no quiso el lírico quisqueyano. París: Ediciones literarias y artísticas, 1909.

  • Momentos para la palabra (Discursos). Comp. y anotaciones, Vivian Quiles-Calderín. Pról., Julio César López. San Juan: Instituto de Estudios Hostosianos; Oficina del Rector, Universidad de Puerto Rico; Federación de Maestros de Puerto Rico, 2000.

  • Moral social. Santo Domingo: García Hermanos, 1888.

  • Moral social. 2a. ed. Madrid: Bailly-Bailliere e hijos, 1906.

  • Moral social. Introd. Rufino Blanco-Fombona. Madrid: América, 1917.

  • Moral social. Pról. Pedro Henríquez Ureña. Buenos Aires: Losada, 1939.

  • Moral social. Pról. Max Henríquez Ureña. Santo Domingo: Librería Dominicana, 1962.

  • Moral social. New York: Las Américas, 1964.

  • Moral social. Introd. Eugenio Fernández Méndez. Madrid: Archipiélago, 1965.

  • Moral social. Buenos Aires: EUDEBA, 1968.

  • Moral social. Pról., Francisco Seguí. Barcelona: Vosgos, 1974.

  • Moral social/Sociología. Pról. Manuel Maldonado-Denis. Caracas: Ayacucho, 1982.

  • Proyecto de ley general de ensañanza pública. Edición conmemorativa, Centenario de su publicación (1901-2001). San Juan: Instituto de Estudios Hostosianos; Oficina del Rector, Universidad de Puerto Rico; Federación de Maestros de Puerto Rico, 2001.

  • Repartición de premios en el Liceo de Chillán. Chillán: La discusión, 1889.

  • Romeo y Julieta. Ed. y notas Manuel Negrón Nogueras. Pról., Lidio Cruz Monclova. Apéndice de Carlos Arturo Torres. Río Piedras: Publicaciones Caguax, 1939.

  • Tratado de sociología. Madrid: Bailly-Bailliere e hijos, 1904.

OBRAS COMPLETAS

Obras Completas, 2a ed. 20 tomos. 1939. San Juan: Coquí, 1969. Edición conmemorativa del Gobierno de Puerto Rico 1839-1939.

  • Diario, Tomo I, Vol. I.
    El primer apunte está fechado en la Plaza del Carmen 1 y 2 (Madrid), 22 de septiembre de 1866 a la media noche, el último en Clinton Place 33, Nueva York, 3 de octubre de 1870. Contiene los recuerdos de su infancia, fechada en Nueva York, 24 de mayo de 1874, así como algunas cartas y discursos.

  • Diario, Tomo II, Vol. II.
    Cubre el periódo comprendido entre el jueves 24 de noviembre de 1870 en el Hotel Seronvalle de Lima, Perú hasta el 6 de agosto de 1903 en Estancia, Santo Domingo, República Dominicana.

  • Páginas intimas, Tomo III.
    Incluye a “Inda”, un diario que recoge los momentos cuando conoce a su esposa, la cubana Belinda Otilia Ayala; el “Libro de mis hijos” que comprende poemas, cuentos y comedias y sus “Cartas familiares”.

  • Cartas, Tomo IV.
    Cartas que Hostos escribió a personalidades y amigos como Práxedes Mateo Sagasta, Francisco Mariano Quiñones, Federico Henríquez y Carvajal, Tomás Estrada Palma, Guillermo Matta, Manuel Zeno Gandía, Gregorio Luperón, entre muchos otros. Aparecen aquí algunas cartas en respuestas a las suyas.

  • Madre Isla, Tomo V.
    Muchos de sus escritos sobre Puerto Rico como “La Liga de Patriotas Puertorriqueños”, “La primera comisión de Puerto Rico en Washington, “El gobierno civil en Puerto Rico” y sus “Cartas públicas”. En el “Apéndice”, se encuentran los “Estatutos de la Liga de Patriotas Puertorriqueños” y las “Entrevistas con periódicos newyorkinos” en las que se recoge su reacción a la invasión norteamericana a su isla.

  • Mi viaje al sur, Tomo VI.
    Experiencias de sus viajes por América: Colombia, Panamá, Perú, Chile, Argentina y Brasil.

  • Temas sudamericanos, Tomo VII.
    Ensayos y artículos diversos sobre la América Latina como “Tres Presidentes y tres repúblicas”, “El chino”, “El cholo”, “Trabajadores chilenos”, “Memoria de la exposición de Septiembre, 1872”, “En defensa de Chile”, “Cartas americanas” y “El ferrocarril trasandino”.

  • La peregrinación de Bayoán, Tomo VIII.
    Novela-diario escrita en 1863 con enfoque político cuyos personajes (Bayoán, Guarionex y Marién) representan las Antillas hispanas. Contiene un extenso “Prólogo a la segunda edición” que Hostos escribiera en 1873.

  • Temas cubanos, Tomo IX.
    Artículos, cartas y ensayos cuyo eje central es Cuba. Entre otros, contiene su importante biografía sobre Plácido, “El problema de Cuba”, y escritos sobre Antonio Maceo, Francisco Vicente Aguilera, Máximo Gómez y José Martí.

  • La cuna de América, Tomo X.
    Escritos sobre Cristóbal Colón, la República Dominicana y sus personajes más destacados como Duarte, Sánchez-Mella y Luperón. Así como sobre Haití y los artículos recogidos bajo el título “Civilización o muerte”.

  • Crítica, Tomo XI.
    Artículos de crítica sobre música, pintura, escultura, teatro y letras. Encontramos aquí sus celebrados ensayos “En la exposición” y “Hamlet”.

  • Forjando el porvenir americano I, Tomo XII.
    Temas que influyeron de forma decisiva en algunos países de América, principalmente en lo concerniente a la reforma de la educación que Hostos llevó a cabo en Chile y República Dominicana. Algunos de los ensayos y discursos son: “La educación científica de la mujer”, “El propósito de la Normal” y “Memoria del Rector del Liceo M. L. Amunátegui, año 1894”.

  • Forjando el porvenir americano II, Tomo XIII.
    Otros temas sobre la educación que se iniciaron en el tomo anterior. Debe destacarse sus comentarios sobre la enseñanza de las lenguas como latín e inglés, la universidad, las escuelas agrícolas, el kindergarten y la instrucción pública en Suecia y Suiza.

  • Hombres e ideas, Tomo XIV.
    Algunos de sus más importantes ensayos sobre hombres como Segundo Ruiz Belvis, Jorge Washington y Francisco Bilbao. Además, curiosa exposición de ideas sobre temas diversos como “La condición jurídica de los extranjeros en Perú”, “Estudio del libre cambio”, “La estadística criminal en Puerto Rico”, “El planeta Júpiter”, “Temblores de tierra y de nervios”, “Contra tonterías, ideas” y “El canal de Nicaragua”.

  • Lecciones de derecho constitucional, Tomo XV.
    Tratado sobre esta materia que Hostos impartiera en la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Lo peculiar de estas Lecciones es que su autor le imprime un sello latinoamericanista. Por eso en el prefacio a la edición dominicana aclara que “Tales como son, van con anhelo de bien para todas las generaciones que se forman en la América Latina” (7).

  • Tratado de moral, Tomo XVI.
    En este tomo se recogen sus cuatro libros sobre moral. A saber, Moral natural, Moral Individual, Moral social y Moral social objetiva. Este último, recoge los comentarios sobre personalidades que Hostos considera que son los mejores ejemplos de la moral puesta en práctica como Sócrates, Confucio, Sucre y San Martín, entre muchos otros. Los cuatro libros están precedidos por unos “Prolegómenos” en los que el filósofo puertorriqueño sienta las bases de su pensamiento ético.

  • Tratado de sociología, Tomo XVII.
    Obra que ha llevado a algunos estudiosos a sostener -como Manuel Maldonado-Denis y Alfonso Latoni- que Hostos fue uno de los iniciadores de esta disciplina en la América Latina. Dividida en tres libros bajo los títulos de: Sociología teórica, Sociología expositiva y Nociones de sociología.

  • Ensayos didácticos I, Tomo XVIII.
    Más que “ensayos” estos escritos son tratados y textos que Hostos tituló Nociones. Éstas son: Nociones de ciencia e historia de la pedagogía, Historia de la pedagogía, Nociones de derecho penal y Nociones de derecho constitucional. Sus libros sobre pedagogía tratan sobre la historia de esta materia en Occidente y Oriente.

  • Ensayos didácticos II, Tomo XIX.
    Continuación del tomo anterior. Se recogen sus libros: Tratado de lógica (con unas “Breves nociones de filosofía”), Gramática general, Historia de la lengua castellana y su Historia de las civilizaciones semítica y china.

  • Ensayos didácticos III, Tomo XX.
    Último de sus textos. Diversos libros como: Geografía evolutiva, Geografía intuitiva, Manejo de globos y mapas y Geografía política universal. Éste último cubre prácticamente casi todos los continentes e islas del mundo.

OBRAS COMPLETAS (Edición crítica)

NOTA: Las nuevas Obras completas (Edición crítica) surgieron como un proyecto del Comité Pro Celebración del Sesquicentenario del Natalicio de Eugenio María de Hostos -hoy Instituto de Estudios Hostosianos- adscrito a la Universidad de Puerto Rico en 1988. Las mismas han estado a cargo de Julio César López como Editor-Jefe y han sido revisadas y ampliamente anotadas por Vivian Quiles Calderín y Pedro Álvarez Ramos, entre otros. Este proyecto todavía no ha concluido, por lo que colocaré las entradas en el orden que se han publicado y añadiré eventualmente aquéllas que se vayan dando a la luz pública.

  • La peregrinación de Bayoán. Pról. José Emilio González. San Juan: Instituto de Cultura Puertorriqueña; Universidad de Puerto Rico, 1988.

  • Tratado de sociología. Pról. José Luis Méndez. San Juan: Instituto de Cultura Puertorriqueña; Universidad de Puerto Rico, 1989.

  • Diario 1866-1869. Pról. Gabriela Mora. San Juan: Instituto de Cultura Puertorriqueña; Universidad de Puerto Rico, 1990.

  • Ciencia de la pedagogía (Nociones e Historia) . Pról. Leonides Santos y Vargas. San Juan: Instituto de Cultura Puertorriqueña; Universidad de Puerto Rico, 1991.

  • Cuento. Teatro. Poesía. Ensayo. Pról. Marcos Reyes Dávila. San Juan: Instituto de Estudios Hostosianos; Instituto de Cultura Puertorriqueña; Universidad de Puerto Rico, 1993.

  • Crítica. Pról. Marcos Reyes Dávila. San Juan: Instituto de Estudios Hostosianos; Instituto de Cultura Puertorriqueña; Universidad de Puerto Rico, 1994.

  • La tela de araña. Pról. Ernesto Álvarez. San Juan: Instituto de Estudios Hostosianos; Universidad de Puerto Rico; Oficina del Rector, Recinto de Río Piedras, 1997.

  • Tratado de moral. Est. prel. Carlos Rojas Osorio. San Juan: Instituto de Estudios Hostosianos; Universidad de Puerto Rico; Oficina del Presidente, Administración Central, 2000.

  • Epistolario 1865-1878. Est. prel. Julio César López. San Juan: Instituto de Estudios Hostosianos; Universidad de Puerto Rico; Oficina del Presidente, Administración Central, 2000.

  • Puerto Rico - Madre-Isla. Próls. Juan Mari Bras y Félix Córdova Iturregui. San Juan: Instituto de Estudios Hostosianos; Universidad de Puerto Rico; Oficina del Presidente, Administración Central, 2001.

ANTOLOGÍAS

  • Antología. Pról., Pedro Henríquez Ureña. Selección y apéndice, Eugenio Carlos de Hostos. Madrid: J. Bravo, 1952.

  • Eugenio María de Hostos: Sociólogo y maestro. Selección, introd. y biblio., Manuel Maldonado-Denis. Río Piedras: Antillana, 1981.

  • Hostos. Pról. y selección, Pedro de Alba. México: Secretaría de Educación Pública, 1944.

  • Hostos, América la lucha por la libertad. Introd., Manuel Maldonado-Denis. México: Siglo XXI, 1980.

  • Hostos en Santo Domingo. Santo Domingo: J.R. vda. García, 1939.

  • Hostos y Cuba. La Habana: Municipio de La Habana, 1939

  • Los rostros del camino (Antología). Selección y pról., Julio César López. San Juan: Instituto de Cultura Puertorriqueña; Instituto de Estudios Hostosianos; Universidad de Puerto Rico, 1995.

  • Obras. Comp. y pról., Camila Henríquez Ureña. La Habana: Casa de las Américas, 1976.

  • Obra literaria selecta. Selección, pról., biblio. y cronología, Julio César López. Caracas: Ayacucho, 1988.

  • Páginas dominicanas. Selección, Emilio Rodríguez Demorizi. Santo Domingo: Librería Dominicana, 1963.

  • Páginas escogidas. Biobiblio., selección y notas, José D. Forgione. Buenos Aires: A. Estrada, 1952.

  • Textos. Pról., selec. y notas, José Luis González. México: UNAM, 1982.

TRADUCCIONES

  • America: The Struggle for Freedom. Ed. Manuel Maldonado-Denis. Trans. Vivian Otero and Shannon Lachicotte. San Juan: Office of Cultural Development of the City of San Juan; City University of New York; Institute of Hostosian Studies, 1992.

  • Essais. Traduit de l'espagnol pour Max Daireaux. Préface pour Pedro Henríquez Ureña et Antonio S. Pedreira. Paris: Institut international de coopération intellectuelle, 1936.

  • Eugenio María de Hostos: Promoter of Pan Americanism. Ed. Eugenio Carlos de Hostos. Madrid: J. Bravo, 1953.

  • The Lima Resolution, The Essay on Hamlet and other papers. Cambridge: Harvard UP, 1940.




Descargar
Enviado por:Neo
Idioma: castellano
País: República Dominicana

Источник: https://html.rincondelvago.com/eugenio-maria-de-hostos.html

Rubén Darío

Rubén DaríoRubén Darío, also known as ‘The Father of Modernism’, was born in the little town of Metapa on January 18th, 1867. His real name was Felix Rubén García Sarmiento. The name ‘Darío’ was adopted from a great grandfather who was well known as Darío, and his sons and daughters as ‘the Daríos’. This name became so famous that Rubén Darío’s great grandmother signed her name as ‘Rita Darío’. His father, Manuel García, was a merchant who also adopted the name and called himself Manuel Darío when doing business.

Since he was a child he proved to be very intelligent. His favorite books were considered complicated for a child’s mind. The books he read when he was just a child include ‘Don Qujote de La Mancha’ and the Bible. He also wrote some verses for regional celebrations. His creations became known when he was just 12 years old. At the age of 13, he made his first verse publication in a newspaper of the city of Rivas named ‘Termómetro’. Since then, he was known in his nation, Nicaragua, and in the other four Republics of Central America as the ‘child poet’.

He made his first trip to the capital, Managua, when he was becoming a teenager. Here, the Congress gave the ‘Child Poet’ a scholarship to study in Europe. Nevertheless, when he was at a party in the Presidential Palace, he recited a poem that astonished President Pedro Joaquín Chamorro who said: ‘If you write like this, against your parents’ religion and against your country, just being a child, imagine what it would be if you where to go to Europe to learn worse things”; therefore, instead of a scholarship to Europe, the President offered him one to the city of Granada, which he rejected for the historical rivalry between this city and León (where he was growing up). In Managua, he also worked in the National Library, which was an open door to Castilian literature.

At the age of 14, he made his first trip to the neighboring country of El Salvador, where he became a teacher; but he remained here just for a short period of time. Back again in his country, he worked at the Bureau of President Zavala. He had an amorous disillusion, and as he was very romantic, he decided to leave the country once again. This time he traveled to Valparaiso, Chile. A local newspaper of Valparaiso, ‘El Mercurio’, published his writings called ‘The eruption of the Momotombo’. In this same city he published, in 1888, one of his best known and one of the most significant pieces of poetry: the book ‘Azul’ (Blue).

Rubén DaríoHe then traveled to Santiago where he participated in the edition of ‘La Epoca’. In this city, he also joined the intellectual youth of Santiago and got to know Pedro Balmaceda who made the publication of his book ‘Abrojos’ possible.

Thanks to his friends José Victoriano and General Mitre, Rubén Darío got to be correspondent of the Argentinean newspaper ‘La Nación’, which was a long-term dream of him. After writing a report about a Brazilian cruise arriving at Valparaiso, he went back to Nicaragua.

On June 22, 1890 he married Rafaela Contreras in El Salvador. That same year, General Mendez, current president of El Salvador, died. Darío then left to Guatemala after narrating the event under the name ‘Dark History’ (Historia Negra), which was published by the Argentinean newspaper ‘La Nación’. In Guatemala, he became the owner and director of a newspaper ‘El Correo de la Tarde’. Darío then departed to Costa Rica after the journal had to cease operations. In Costa Rica he worked together with various journals. In this country his first child was born: Rubén Darío Contreras.

In 1892 he traveled by himself to Guatemala where he received a telegram informing him that the Nicaraguan government had included him in the delegation that was to travel to Spain for the celebrations of the discovery of America. He then traveled to Panama to join this delegation. On their way to Spain they stopped at Cuba, and on the way back they make a stop at Colombia, which allowed the poet to see a lot of different countries in the world.

The following year his wife died and he drowned his sorrows in alcohol. This same year, 1893, Darío married his second wife, Rosario Murillo (it is said that she deceived him to marry her with help of her brother).

Thanks to the influence of the Colombian ex-president Rafael Nuñez, the incumbent president Caro named him Consul in Buenos Aires. Under this title he traveled to the New York (where he met José Martí) and to France (where he was disappointed by the city he always dreamed of, Paris). He also was disillusioned by authors he admired before: Verlaine and Moreas.

Back in Buenos Aires he was told that his consul title was suspended. He had to adjust his style of living to what he was making with the newspaper ‘La Nación’ and then to the pay check he was receiving from another journal: ‘La Tribuna’. He then worked for the newspaper ‘El Tiempo’. The owner of this journal paid the publication of Darío’s book ‘Profane Prose’. This elegant and sensual piece was the most important example of Modernism due to the French influence and presence of innovative literary tools such as neologism, Anglicism, and archaism.

When he was working as correspondent for ‘La Nación’, he traveled to Spain where he met Francisca Sanchez who would become his inspiration from then on. As correspondent of ‘La Nación’ he traveled throughout almost whole Europe, which gave him the opportunity to meet other important literary figures. In 1905 he wrote Songs of Life and Hope, setting a new tone for literature expression. It was not until 1907 that he returned to his country Nicaragua (the main reason for his trip was to get divorced from Rosario Murillo). He was well-received in his country and named ‘Minister Resident in Spain’. He did, however, not get the divorce, and went back to Europe in 1915. In this same year, he was invited by the president of Guatemala to visit this country; so he stayed a couple of months there before heading back to Nicaragua.

Tragically, after undergoing an operation, he died in the city of León in February 1916. He was buried in the Cathedral of the León, the city he always loved.

Rubén Darío was first admired by Nicaragua. Being just a child, he was interested in complex readings and without the need to travel he wrote as if he had visited the whole world. His themes were always inspired by his early feelings. Then he reached maturity as a writer while he traveled, getting to know what he always dreamed of, and being disillusioned by what he wanted to become. His intense writings and his innovative style made the world notice him. His many voyages, his erotic instinct, his impulsive loves, his freedom of thought, the tragedy of the death of his first wife, and his refuge in alcohol along with his innate intellect, made him the ‘Prince of Castilian Letters’.

Rubén Darío is commemorated throughout Nicaragua. Many streets, schools, and buildings are named after the poet, and there are several Rubén Darío Museums in the country. In the city of Darío (Ciudad Darío) in Matagalpa there is a museum in the natal house of the poet, and in León there is another museum in the house where he lived during his youth.

Poems by Rubén Darío

 

Special thanks to Atelier Yoyita for providing the image of the young Rubén Darío.

Themes

Источник: https://vianica.com/

TRANS 10 (2006)


Lovers and Rulers, the Real and the Surreal: Harmonic Metaphors in Silvio Rodríguez's Songs

Noriko Manabe

Abstract:
This article, which analyzes 136 of Silvio Rodríguez’s over 500 songs and provides a close reading of seventeen, highlights musical patterns that recur in songs with similar themes across three periods: 1967-1970, when Rodríguez was censured; 1971-1989, when nueva trova became institutionalized; and post-1990, in Cuba’s Special Period. Differing viewpoints and emotions are often set in different keys (“Debo partirme en dos” (1969)); songs with a political message are set in simple repeating patterns (“Resumen de noticias” (1969)); and many of his love songs are highly chromatic or harmonically unstable (“Ojalá” (1969)). Double-plagal progressions often signify fatalism and never-ending struggle (“Sueño con serpientes” (1974), “Reino de todavía” (1994)). Analyses are complemented by Rodríguez’s comments regarding his creative process.

Key words: Silvio Rodríguez, nueva trova, analysis -- popular music, analysis – Schenkerian, ethnomusicology—popular music, Cuba, politics—Cuba



Over forty years after starting his career as a professional musician, Silvio Rodríguez remains one of the most popular songwriters of the Hispanic world. One of the founders of the nueva trova[1] movement, he has played to large stadium audiences in Spain, the Dominican Republic, Chile, Argentina, and other countries. Testimony to his enduring and widespread popularity includes attendance at his tours in Argentina and Mexico in 2005, where he sold out a four-concert engagement at Luna Park in Buenos Aires and played to an audience of over 80,000 in a free concert in the Zócalo of Mexico City (Vargas 2005). He has been decorated with several awards, including the Premio Latino a Toda una Vida (Lifetime Achievement Award) from the Academia de la Música española and the Premio Nacional de la Música of Cuba (La Jornada 2006).

Rodríguez and other nueva trova artists have inspired a number of books and articles addressing the history and sociopolitical background of the movement [Benmayor (1981), Fairley (1989), Díaz Pérez (1994a, b, 1995, 1996), Moore (2003, 2006)], Rodríguez’s life [Casaus (1984), Sanz (1992), Díaz Pérez (1993, 1995), Faulin (1995), Zapata (1996)], and song texts [Gutiérrez (1999), Shaw (2002)]. However, these works have not focused on the analysis of the music. Two analytical works-- Díaz Pérez’s dissertation (1989) and León Ojeda’s book (2005) –are also more focused on text or do not tie the analysis of the text to the music. Díaz Pérez’s early work, which contains no transcriptions, focuses on compiling statistics on subject matter, text, and music under broad categories rather than the interaction of music and text in the songs; as mentioned above, her later work has concentrated on sociopolitical context and biography[2]. While León Ojeda’s book (2005) contains transcriptions, it is primarily focused on analyzing the meter, assonance, and rhyme of the text, with few comments on the music and harmony. Hence, despite Rodríguez’s international popularity, there has not been a thorough study of the harmonies of Rodríguez’s songs and their interaction with the text.

Such neglect is not unique to Rodríguez. While the individual musical style of many classical composers has been thoroughly studied, analytical studies of the musical idiolects of popular musicians have been relatively rare. Only in the past fifteen years has the field of analyzing popular music become more widely accepted, with the publication of such books as Everett’s The Beatles as Musicians (1999) or Covach’s Understanding Rock (1997). However, this mantle has yet to be taken up for the vast repertoire of non-Anglo-American popular music.

In Rodríguez’s case, such a study could provide insights into his songs for two reasons. First, the songwriter’s creative process integrates both text and music from the outset. As he has said repeatedly in interviews, he often does not write the lyrics first and then set them to music. Instead, he writes both words and music simultaneously, and in fact, the harmonies more often occur to him first, upon which he sets the words. As he puts it:

Casi nunca trabajo un texto primero. Generalmente yo le pongo texto a la música que hago. En muy pocas ocasiones lo he hecho a la inversa y me cuesta mucho trabajo (Zapata 1996: 40)[3].

No tengo método fijo para componer. Lo más corriente es que lo haga a partir de lo que la guitarra me aconseja. A veces tomo notas – tanto musicales como literarias – y después las desarrollo. Uso bastante la grabadora, tengo un stock de temas musicales que ensancho casi cada día. Esto me ha permitido en ocasiones hacer una canción con una música archivada desde hace tiempo. . .(Casaus 1984: 220-1)[4]

An example of a musical idea that predated the text is “O, Melancolía”:

Esa canción tiene tres temas. Y los tres me aparecían atractivos. Estuve tres meses angulando la vuelta a ver como la organizaba. No sabía que tema poner antes o después. Primero tuve que organizarla musicalmente. De poco había organizado todo, tuve la estructura completa de la canción, le escribí la letra. Para que no tuve toda la estructura, no pude escribir la letra completa, porque los tres temas tenían algo que los conectaban, pero no sabía que idea poner primero (Rodríguez 2006, interview)[5].

Rodríguez’s reputation as a “poet who sings” notwithstanding, such a process of composition strongly suggest that the harmonies play an equal, if not greater, part in providing meaning to his songs.

Furthermore, the harmonic setting of Rodríguez’s songs presents an interesting case study, given his history and position vis-à-vis the Cuban government. As Moore (2003) and Díaz Pérez (1996) have discussed, the songwriter, along with other members of the nueva trova movement, underwent a metamorphosis from a singer admired by fans but antagonized by authorities in the 1960s to a cultural ambassador for the Cuban government in the 1970s. As Moore has observed, the trovadores wrote fewer songs openly criticizing the government following their co-optation in the 1970s, but Rodríguez’s works have been more difficult to evaluate, given the metaphorical nature of his texts (Moore 2003: 23). However, as I will demonstrate in this paper, Rodríguez has used certain harmonic and melodic patterns to depict particular emotions and states in a consistent manner throughout his career. These harmonic patterns provide clues as to the meaning of the text; they are metaphors in their own right, complementing and enhancing the text. These same techniques are also reflected in his songs in Cuba’s Special Period of the 1990s, when, as an internationally-oriented popular musician, he returned to a more open style of social criticism.

In addition, the question of how a government can encourage or limit creativity is applicable to Rodríguez’s case, as the government not only censured, then promoted him, but also provided him with training. While largely self-taught, Rodríguez benefited from musical training as part of the Grupo de Experimentación Sonora (GES) at the ICAIC film institute with Juilliard-trained composer and guitarist Leo Brouwer.[6]This influence is evident in the refinement of harmonic techniques in his songs from the 1970s onwards, but the impact needs to be assessed against Rodríguez’s earlier style, which shows a familiarity with idioms from classical, rock, and Cuban music. Finally, given Rodríguez’s popularity as a songwriter, recognition as a poet, and influence on other songwriters, it is worth analyzing how text and music complement each other in his songs for a fuller appreciation of their artistic merits.

This paper will demonstrate how the harmonies and melodies in Rodríguez’s songs contribute to the narrative of the text, not only by painting specific words with harmonic surprise, but also by providing musical metaphors. These devices, which often occur in pairs, include multipartite structures of songs, where one key represents one emotion or point of view, and another key, usually a relative or parallel major or minor, representing an opposite emotion or viewpoint. In another example, Rodríguez contrasts chromatic passages, modal mixture, and unresolved dominants, which often convey uncertainty, against diatonic passages of unambiguous tonality to depict truth or certainty. His most overtly political songs are often the simplest harmonically, lacking the harmonic turbulence of his more personal songs. Such musical devices bare some resemblance to, say, the setting of question vs. answer in Schubert Lieder in different keys, or the concepts of opposition, markedness, and topics discussed by Hatten (1995, 2004); hence, I am using the word “metaphor” broadly, to encompass a range of devices that seem to capture some meaning.

I will first present an overview of Rodríguez’s songs and my methods of analysis, followed by a discussion of his early musical career, influences, and training. To illustrate how text and music interact in Rodríguez’s songs, I will then provide a detailed analysis of seventeen songs, grouped by chronology and general subject matter. First, I will analyze political songs from 1967 to 1970, where I define “political” songs as those that comment on political figures (“Fusil contra fusil,” “La era está pariendo un corazón,” “Ese hombre”) or Rodríguez’s position in that environment (“Debo partirme en dos,” “Resumen de noticias”). Next, I will analyze songs from the same period on personal subjects, such as love (“Ojalá”, “Te doy una canción,” “Aunque no esté de moda”) or personal inspiration (“Al final de este viaje”). I will then follow with analyses of songs from the 1970s, largely written after the institutionalization of the nueva trova movement in late 1972, which refer to natural or surrealistic phenomena (“Mariposas,” “Como esperando abril,” ”Sueño con serpientes,” “La gaviota”). Finally, I will analyze his songs from the 1990s, following the collapse of the Soviet Union; these songs provide commentary on political or social situations (“El necio,” “Reino de todavía,” “Flores nocturnas,” “Abracadabra”).

The socio-historical context for each group of songs is described at the beginning of each of these chronological sections. The analyses of individual songs are included as clicks under their names. A summary at the end of each section reviews the musical devices used in each of these periods, with Rodríguez’s comments about their source and usage. I will conclude by summarizing Rodríguez’s methods of harmonic metaphor in the aggregate, reconciling these findings with the songwriter’s creative process.


Overview of Rodríguez’s songs and explanation of analytical methods

Rodríguez is said to have written well over 500 songs, of which 246 have appeared in at least one version in a commercial recording.[7]Table 1compiles analyses of 136 songs, listed in order of the year of composition. These songs exhibit an eclectic mix of styles that are mostly international, but some are identifiably Cuban. Of the sample, sixty-one percent of the songs have been recorded in styles with foreign influence, such as folk reminiscent of early, acoustic Bob Dylan or Victor Jara (30%); rock or folk-rock, with the guitar played with a harder strumming style with the mannerisms of rock (18%); and slow songs with chromatic harmonies reminiscent of German Lied or Italian art song, which I have labeled “Canción” (13%). In addition, about fifteen percent of songs, mostly recorded in the 1980s, are perhaps best described as pop. The remaining twenty-four percent of songs are in styles reflecting traditional Cuban genres, such as vieja trova (labeled “Trova,” 5%), son or timba (7%), bolero (6%), and Latin jazz-pop (6%).[8] At least a quarter of the songs in the sample feature rhythmic patterns that are characteristic of Cuban music, such as the hemiola, tresillo, clave, cinquillo, and anticipated bass, and as will be evident in the transcriptions to be presented later, Rodríguez’s vocal melodies often anticipate the downbeat[9].

As for harmonies, Rodríguez’s songs in this sample tend to use Western common practice as a base, with modifications of modal mixture. Among the sample, 80% of songs (108 songs) contain prepared V-I cadences at the end (or liaising with the beginning) of a key section, as in Western common practice; these songs also tend to feature modulations common in Western practice, such as those to the relative major or minor. In addition, six percent of songs have the V-IV-I cadence, common in Western popular music. Nine percent of songs are in the mixolydian mode, and ten percent feature VII-I or double plagal (VII-IV-I) cadences, as is common in rock music; there are also two examples of blues-like scales. On the other hand, occurrences of the Phrygian mode associated with Spanish music are few; five percent of songs end on V, as is common in Latin music (Manuel 2002), but feature V-I cadences at key points elsewhere in the song. Of the songs recorded in Cuban styles, eighty-three percent feature V-I cadences. Within this framework, Rodríguez injects a fair amount of modal mixture, particularly by substituting the parallel major or minor for IV, or using II# (V/V) rather than ii; these harmonies, which are also common in Cuban vieja trova (as well as the Beatles), usually do not differ in function from their diatonic equivalents.

Given that many of the songs are in an international style, and that the harmonies generally feature V-I cadences or modal practices also found in Anglo-American popular music, I have found it most useful to take the analytical methods used for rock, as described by Everett (1999) and Covach (1997), as a starting point for examining the harmonies in Rodríguez’s music. Such methods are informed by Western common practice but also allow for harmonies that are a result of modal mixture and do not fit into the major or minor scale. In particular, I have adopted the Roman numeral system to denote harmonies, as does Everett (1999: 309-313), despite the fact that the harmonies in Rodríguez’s songs do not always have the same function as in Western common practice. Using Roman numerals has one clear advantage over chord names: a single song often has multiple recordings in different keys, as Rodríguez has been transposing his songs down over the years (Rodríguez 2006, interview). Roman numerals are one way of preserving the usefulness of the analysis, given changes in absolute pitches.

For each song analyzed in depth, I have provided the chord charts and lyrics of the whole song, along with transcriptions of key moments. I have set the key, harmonies, melody, and rhythms according to a particular recording, which I have noted on the chord chart[10]. In addition to the chords, the charts note the occurrences of perfect and imperfect authentic cadences (PAC and IAC, respectively) as well as half cadences (HC)[11]. Finally, as Rodríguez has said that he purposefully includes unexpected harmonies, sequences, and inflections to highlight words (Rodríguez 2006, interview), I have created a color-coded guide to these harmonic surprises: harmonies lying outside of the primary scale or mode of the song are highlighted in green[12], while deceptive cadences are in yellow.

Rodríguez’s songs follow a wide variety of forms, which I have analyzed using Covach’s definitions as a guideline (Covach 2004). Such labeling of different sections of a song was deemed appropriate, as many of Rodríguez’s songs have international influences; on the other hand, only four percent of the songs in the sample follow the bipartite pattern of many traditional Cuban forms, where the first theme is generally not reprised once the song has moved on to the second theme. Just over half of the songs in the sample are in the verse-chorus format or a variation therein. However, some of the choruses do not follow some conventions of the format; in particular, the original text of the chorus is often not repeated in is entirety in the second chorus (e.g. in “Te doy una canción”). In such cases, I have labeled as the chorus the most dramatic section of the song, usually involving the highest melodic pitches, loudest dynamic, and a strumming style reminiscent of power chords in rock, often with a text that mentions the title[13]. Variations of the verse-chorus format include the insertion of a pre-chorus, a relatively short section that serves as a transition from verse to chorus; a lift, a build-up to the pre-chorus; or a bridge, a contrasting section that often modulate and often end in the dominant, returning to the verse or chorus. Seventeen percent of songs contain bridges without choruses or refrains; as a bridge is not the primary focus of a song, the verse-bridge song is distinct from a verse-chorus song. Nine percent of songs contain refrains, which are song hooks embedded at the end of a verse, often with the text of the song title, but are too short or not sufficiently differentiated from the verse to be choruses (e.g., “I Want to Hold Your Hand” by the Beatles, “Y nada más”). Strophic songs without choruses, bridges, or refrains are also a common format, making up eighteen percent of the sample; many of these songs tell a story or state a philosophical point of view.

As many of Rodríguez’s songs are highly polysemic and metaphorical, their texts are highly difficult to categorize. Nonetheless, about half of the songs in the sample appear biographical in nature, referring to his childhood, loves, moods, everyday occurrences, family, or role as a songwriter. About a quarter contain commentary on political events, socioeconomic circumstances, or Rodríguez’s position within these contexts. About nine percent are about specific individuals, including political figures, musicians, artists, and acquaintances, whereas about nineteen percent are philosophical in nature. All translations of lyrics are mine, unless otherwise noted; in cases where a word has two or more meanings that are relevant to the song, I have noted them in parentheses. Likewise, all interpretations of the meaning of the texts are mine, unless otherwise noted.


Rodríguez’s musical training and early career

Rodríguez was born into a musical family: his grandmother and mother were amateur singers with a repertory of Spanish and Cuban songs, and his uncle played bass in the jazz band Mambí and wrote songs. As a toddler, he took to singing along with the radio, and at the age of three, he participated in the song contest “Buscando estrellas” by the radio company CMQ, singing the Mexican bolero “Viajera” (Díaz Pérez 1995: 13). At the age of seven, he studied piano, music theory, and solfège for several months at the Conservatory La Milagrosa in Havana, where he earned high marks and learned to play a simplified version of Ernesto Lecuona’s “La Malagueña.” However, because of family instability and a penchant for more boyish activities, these lessons did not continue (Díaz Pérez 1995: 17).

In 1964, as a seventeen-year-old in military service, Rodríguez bought an old guitar and was taught some chords by fellow young amateurs. He quickly took to writing his own songs and singing them to other soldiers in the barracks; he eventually came to perform in official military festivals (Díaz Pérez 1995: 43-44). By 1966, he had already written songs with political messages, such as “Por qué,” about racial discrimination in the United States, and “La leyenda del águilla,” about the Vietnam War.

After being discharged from military service, Rodríguez continued to hone his songwriting skills in association with a group of young poets who gathered at Coppelia in Havana, participating in joint concerts. He quickly became a well-known songwriter. In 1967, he debuted on television in the “Caras nuevas” section of the television program “Música y Estrellas,” and in 1968, he became the central figure of the short-lived program “Mientras Tanto” (Díaz 1995: 67, 80). From February 1968 onwards, he, Pablo Milanés, and Noel Nicola were featured in monthly concerts in the Encuentro de la Canción Protesta at the Casa de las Américas, under the leadership of Haydée Santamaría. Some of these performances were televised (Díaz Pérez 1995: 92-93).

By the late 1960s, Rodríguez had already written an impressive list of songs, including many for which he remains most famous. Such songs include “Fusil contra fusil” (1968) and “La era está pariendo un corazón” (1968), which exhibit several of the hallmarks of his songwriting technique. Without the benefit of formal training, he had written songs that are harmonically complex, such as the chromatically expressive “Esta canción” (1967) or the harmonically varied “La familia, la propiedad privada y el amor” (1968). Essentially self-taught, he drew upon diverse influences including vieja trova singers such as Sindo Garay and María Teresa Vera, boleros such as those by César Portillo de la Luz and Marta Valdés, Western rock such as the Beatles, Italian song, and classical music, such as symphonic music by Tchaikovsky, Beethoven, Rachmaninoff, Mozart, and Vivaldi (Rodríguez 2006, interview).


Conflicts with authorities

During this time, Rodríguez ran afoul of some authorities in the cultural ministries. As he recounted:

En aquella época yo tenía muchos problemas con algunos sectores de la cultura . . .estuve suspendido de la radio, de la televisión, no se me llamaba a actividades. . . en todas aquellas manifestaciones se veía la penetración enemiga: fue la época de la ofensiva revolucionaria . .. (Díaz Pérez 1995: 112-113)[14]

This ofensiva, launched in 1968, was a nationalization of all economic activities as Cuba adopted a system modeled on the Soviet Union, on whose aid it had become dependent; the movement was accompanied by an ideological atmosphere that was intolerant toward dissent. From 1968 to the early 1970s, Cuban intellectuals and artists found themselves prone to being blacklisted or sent to labor camps (Moore 2006: 147-149). Music associated with the United States, particularly rock, was viewed as decadent for its association with capitalistic or alternative lifestyles, and was censored (Moore 2006: 150). Accordingly, Rodríguez was suspended from radio and television broadcasts for his acknowledgement of the influence of the Beatles on his style, in addition to his appearance and the alleged meaning of his songs (Díaz Pérez 1995: 87-88). He was rumored to have spent time at the Unidad Militar de Ayuda a la Producción, an organization whose purpose was to re-educate individuals of “alienating behavior” on revolutionary principles (Díaz Pérez 1996: 237).

Such difficulties were a large contributor to Rodríguez’s leaving Cuba for a trip on the fishing boats Playa Girón and Océano Pacífico from September, 1969, to January, 1970. As Rodríguez put it:

En los últimos dos años había trepado a una montaña rusa vivencial que me había conducido casi a la locura, y el hilo del que pendía mi existencia se tensaba peligrosamente (Rodríguez 1996: 12)[15].

This trip appears to have played an important role in the consolidation of his musical style. He was allowed on the boat not to fish, but ostensibly to entertain the fishermen. Isolated in the middle of the ocean with memories of the country, past loves, and struggles, this time of reflection allowed him to be extremely productive. In his five months at sea, he wrote sixty-two songs, many of which remain among his most popular today (Rodríguez 1996: 226). As I will demonstrate, these songs show a considerable command of harmonic, motivic, and rhythmic techniques, some which recall those in classical and rock music, and others which are delightfully experimental.


Songs of political commentary, 1960s

Summary: early political songs

Rodríguez’s early political songs show several aspects of his self-taught style. Several songs are set in a multipartite structure, with each section representing different points of view, often featuring differing keys, motives, or rhythms.  For example, in “Debo partirme en dos,” the songwriter’s point of view is set in G minor, while the parodic refrain reflecting the public’s expectations is set in Bb major.  In “Ese hombre,” he contrasts a phrase in the dominant against one in the tonic, and a phrase with two juxtaposed rhythms against one with a steady bass, to lend musical differentiation to two points of view. Such contrast is a hallmark of songs by vieja trova artists such as Sindo Garay and María Teresa Vera, who often set sections of bipartite songs in different keys, and Rodríguez had admired similar contrasts between sections in the Beatles (Rodríguez 2006, interview).[17] This technique was already a conscious part of Rodríguez’s style:

Las canciones mías no son equilibradas. Son concientemente desequilibradas. Hay tiempos que yo empieza en una forma y termina en otra. Como un recitativo y termino con algo rítmico. Muy intencionalmente para establecer dos maneras, dos estadillos (Rodríguez 2006, interview).[18]

Harmonically, the songwriter often uses modal mixture, sometimes in momentary word-painting (as with iv in “para reírme” in “La era está pariendo un corazón” or the Neapolitan in “Debo partirme en dos”) and sometimes for a Picardy third ending (“Fusil contra fusil”). Such mixture, particularly the use of iv for IV, also occurs in songs by the Beatles (“Nowhere Man”) and by Garay (“Perla Marina,” “A Mantanza”), as well as the Italian opera that is said to have influenced such vieja trovadores (e.g., “Di quell’amor,” La Traviata). Rodríguez also avoids stereotypical progressions, as shown in the insertion of iii rather than V at “porvenir” in “La era está pariendo un corazón.”  These features have continued to be hallmarks of his style in later decades.

On the other hand, as illustrated in “Resumen de noticias,” Rodríguez had already found usefulness in simple and repetitive harmonies.  As he explains, he purposefully keeps the music more simple in songs with a message:

Generalmente estas canciones con mensajes son musicalmente más simples, menos trabajada, por motivos de mensajes. Hay menos búsqueda de cosas musicales. “Resumen de noticias” puede ser una de estas canciones. No me interesaba cantar musicalmente sino encontrar un esquema armónico, donde podía meter una cantidad de versos. En esos casos tengo más interés en las palabras que la música. Estos son los casos donde hay un predominio del texto en la canción (Rodríguez 2006, interview).[19]

Rodríguez employed similar repeating patterns in songs such as “Testamento” (1975), which he wrote to sing to Cuban soldiers in the Angolan War; “Días y flores” (1975); “Canción urgente para Nicaragua” (1980), and “Cita con angeles” (2003).

Stylistically, many of these songs owe a debt to 1960s Anglo-American rock. Songs such as “Fusil contra fusil” and “Y nada más” (1965) use the VII-I progressions and common-tone third progressions common in rock of this period. The choruses of songs such as “Debo partirme en dos” have the stereotypical features of a rock chorus, such as a higher tessitura than the verse and fully voiced, strummed chords, the acoustic equivalent of the power chord. There are also several references to folk-rock of the 1960s: the simple strumming style of the guitar in “Playa Girón” (1969) or unedited versions of “Ese hombre” are reminiscent of early Bob Dylan, while the picking style, descending-fourth harmonies, and descending bass lines in “Y nada más” (1965) and “¿Qué hago ahora?” (1969) recall the Byrds. As described in the following section, Rodríguez’s songs about love or personal situations from the same period share these stylistic and harmonic characteristics; however, these harmonies are often more complex, with more frequent modulations and chromatic or modal substitutions.


Songs of love and personal inspiration to 1970

Summary: personal songs up to 1970

In these personal songs, Rodríguez uses many of the same techniques as in his political songs. As with “Debo partirme en dos,” “Aunque no esté de moda” and especially “Ojalá” have multiple sections of different moods set in different keys.  As with “La era está pariendo un corazón,” modal mixture, particularly with iv, is used to paint words momentarily, as in “sonrisa perfecta” in “Ojalá” or “papeles recordandote” in “Te doy una canción.”

A striking feature of these personal songs is the marked contrast between stable tonics, often punctuated by perfect authentic cadences, and unstable harmonies to set different aspects of the text.  The verse of “Ojalá,” addressing memories of a lover, vacillates between D major and D minor, while the chorus, about forgetting, has its C major tonality confirmed by repeated authentic cadences. Similarly, the hopefulness of “Al final de este viaje” is made clear by its perfect authentic cadences in the tonic (A major), interrupted only by the chromatic passage of the bridge. In the chorus of “Te doy una canción,” the constant shifting between I (F major) and vi (D minor) set positive and negative aspects of the memory of a person.

Particularly interesting are the chromatic and diminished chords in “Aunque no esté de moda” and “Al final de este viaje.” Rodríguez attributes the chromatic and diminished chords of “Al final de este viaje” to the vieja trova of Manuel Corona, Miguel Matamoros, and Sindo Garay; indeed, “La canción de la trova,” his tribute to Garay, owes much to this style (Rodríguez 2006, interview). These artists frequently used diminished chords as applied dominants, neighbor chords, or passing chords which added momentary color without straying far from the harmonies of the tonic. Such is the function of the diminished chords in Rodríguez’s “Esta canción” (1967), “Historia de la silla” (1969), “La vergüenza” (1970), “Rabo de nube” (1978), “El trovador de barro negro” (1980), “Ángel para un final” (1977), and “El sol no da de beber“ (1981).

However, I believe the use of diminished chords in “Aunque no esté de moda” and “Al final de este viaje” differs in function or rhythmic emphasis from those songs. Rodríguez also noticed a difference: “Los trovadores hicieron tres o cuatro acordes disminuidos de abajo, pero yo lo hice por arriba. Pero me dije, funciona. Increíble” (Rodríguez 2006, interview).[20] This ascending motion provides the sequence a different harmonic and semantic function from the usual descending-chord sequence of boleros.[21] In terms of rhythmic emphasis, Rodríguez lingers for a full measure on the diminished chord at “Desnudémonos pues como viejos amantes” in “Aunque no esté de moda,” even though it has a passing function; as previously mentioned, in the bridge of “Al final de este viaje,” he pauses at the unrelated chords of bVI and VI# during the chromatic climb. In addition, the goal harmony for both chromatic passages is VI# (F# major), which is not diatonically related to the tonic (A major), while the harmonic goals of diminished chords in the other songs named above are V or I.

Both passages set a text that expresses excitement, which was also associated with rising chromatic runs in Mozart and other classical music. While not verbalizing the typical topos associated with diminished-chord sequences in classical music, Rodríguez acknowledges: “Ninguna otra música me influencía más fuerte que la música clásica. Yo escuchaba la música clásica desde niño del radio CMBF” (Rodríguez 2006, interview).[22] However, he also believes that he may have picked up some of these topoi of classical music indirectly through vieja trovadores and bolero players, who listened to classical music and Italian opera, imitated their musical characteristics, and incorporated them into their music, citing the chromaticism of Sindo Garay’s “Germania,” which shows the influence of German Lied (Rodríguez 2006, interview).

Whichever the original source of inspiration, Rodríguez’s harmonies in these personal songs are more volatile and elaborate than in his political ones, and the songwriter, unrestrained by neither institution nor academy, experimented with a wide variety of chord progressions to depict the more complex emotions referenced in “Al final de este viaje” or “Ojalá.” Following the institutionalization of nueva trova and musical education at ICAIC, his harmonic language appeared to become somewhat more conservative, adding chromatic neighbor or passing chords but not straying so far from the diatonic range.


Songs of the 1970s: allusions to nature and surrealism

The 1970s brought several important events in Rodríguez’s career. Upon his return from his boat trip in 1970, Rodríguez rejoined the Grupo de Experimentación Sonora of ICAIC.  This organization gave him some legitimacy as a film composer and offered him an opportunity to make recordings, take classes in music theory, and collaborate with other musicians. The group included singer-songwriters Pablo Milanés, Noel Nicola, and Sara González, as well as guitarists Sergio Vitier and Pablo Menéndez, (Díaz Pérez 1994b: 194). As Brouwer recalls, neither Rodríguez, Milanés, nor Nicola knew how to read music at the time. He designed an intensive course on the techniques of music that crammed perhaps six to eight years of training into about a year and a half. Juan Elóseguí taught solfège; Federico Smith, who had arranged several of Rodríguez’s songs for orchestra in 1967, taught harmony and counterpoint; Jerónimo Labrada taught electroacoustics; and Brouwer taught form, orchestration, and aesthetics (Díaz Pérez 1994b: 194).

Although the group was originally formed in April, 1969, with Rodríguez as an original member, it had not been fully operational at the time Rodríguez left on the Playa Girón due to a lack of instrumental musicians (Rodríguez 2006, interview).  When he returned and re-entered the group, classes had already been in operation for a few months. Having missed these initial classes, he admits to having had difficulty following the classes in music theory, particularly as he did not know how to notate music at the time:

Yo no entendía las clases de armonía y contrapunto. Las mejores clases yo me las perdí porque no estaba de la altura de estas clases  Yo tenía que empezar por saber lo que era la música. Tenía una idea (de) la escritura musical, pero muy pobre. Tuve que empezar por escribir mi propia canción. Cuando yo supe escribir mis propias canciones, allí me ocurrieran otras cosas. Pero mientras que yo no supe escribir, no me ocurrieron. Y estudiaba Xenakis. Muy duro. Entonces una persona que no sabía escribir una melodía no iba entender Xenakis. Imposible. Yo me sentía inútil. Y sentía que no podía realmente entender lo que me estaba diciendo, si yo no sabía escribir una melodía. (Rodríguez 2006, interview).[23]

Nonetheless, Rodríguez believes he learned some valuable lessons at ICAIC, particularly the notation of his own songs and the analysis of forms. However, he also felt that many of the techniques he learned had already been part of his style:

Yo creo que lo más útil que yo tengo del Grupo Sonoro es haber aprendido a escribir mis canciones. También aprendimos la música de serialismo, la música electrónica, a componer como colectivo, a repartir una obra de veinte, treinta minutos, a analizar el desarrollo de la forma. Por ejemplo, el segundo movimiento de la séptima de Beethoven. Conocer esas cosas es muy útil. Pero yo me di cuenta de que yo hacia esas cosas ya de antes (Rodríguez 2006, interview).[24]

A second important event was the institutionalization of nueva trova.  By the mid-1960s, Latin American countries such as Chile and Argentina had already developed movements of song called nueva canción, whose socially conscious texts, simple acoustic arrangements, and inclusion of folk elements held much in common with nueva trova.  As early as the mid-1960s, such artists were featured in pan-Latin American song festivals in Havana, sponsored by the Consejo Nacional de Cultura (Díaz Pérez 1994b: 85-86); Victor Jara, Isabel and Angel Parra, and Inti Illimani performed at the Casa de las Américas in Havana in the early 1970s (Díaz Pérez 1994:229).  From 1971, Chilean nueva canción artists including Jara traveled all around Latin America as cultural ambassadors to the socialist government of Salvador Allende, and Cuba was a part of their itineraries (González 2006). 

Moore believes that the desire of the government to find common cultural ground with other Latin American countries, particularly Allende’s Chile, helped to make nueva trova more acceptable. As in Chile, Cuban nueva trova artists came to be invited to international festivals in Latin America; by the mid-1970s, these singer-songwriters were featured in annual festivals in Cuba. Nueva trova was officially institutionalized as the Movimiento de la Nueva Trova (MNT) by 1973, complete with a registry of members, a board of directors, dedicated performance spaces, and organized events (Moore 2006: 154-155).  Rodríguez’s Días y flores (1975), produced by the state recording company EGREM, was the first widely distributed LP by a nueva trova artist (Moore 2006: 156); two songs from this album will be analyzed in this section.

According to Moore, the lyrics of the nueva trovadores began to change as the artists moved from a small fan base to wide exposure in the media and sponsorship from highly-ranked government officials  (Moore 2006: 156-157).  Indeed, in Rodríguez’s works of the 1970s onwards, texts with anti-imperialistic or nationalistic references may be more common than previously. Such songs include “Madre” (1972), a protest over the war in Vietnam; “Me acosa el carapálida” (1979), about imperialism; “Canción urgente para Nicaragua” (1980), professing solidarity with the Sandinistas; “El tiempo está a favor de los pequeños” (1982), a song of similar spirit for El Salvador; and “El Mayor” (1973), an elegy for national hero Ignacio Agramonte y Loynaz.[25] A more noticeable change are the songs that seem to encourage a behavioral ideal, such as the collectivity espoused by “Vamos a andar” (1978) or “No hacen falta alas” (1984).

Another feature of Rodríguez’s lyrics from the 1970s onwards was the use of metaphorical texts. While metaphors and allegories can also be found in his earlier songs (e.g. “Historia de las sillas” (1969)), some songs from the 1970s have poignant texts referring to natural (or surreal) phenomena that could be read to be metaphors for something else. For example, in “En el claro de la luna” (1974), the singer refers to his beloved goddess of fortune, evoking images of moonlight, sun, wind, and waterfalls, but dreams of freedom and that which he cannot say. Similarly, the initial verses of “Yo digo que las estrellas” (1975) refer to the beauty of the stars before giving way to a message against those who believe they are more important than they are.

In this section, I will provide an analysis of four songs referring to natural or surreal phenomena that may serve as textual metaphors for other concepts. These include

Summary: songs of the 1970s

The songs of the 1970s show a continuity of Rodríguez’s harmonic techniques, coupled with refinement. As in the earlier examples, these songs are also often multipartite, but with different keys more clearly representing opposing ideas expressed in the sections, such as fantasy/light (C major) and reality/blindness (C minor) in “Como esperando abril” or seagull/life (E major) and death (C# minor) in “La gaviota.” Whereas rapidly shifting harmonies represented volatile emotions in the love songs, they represent changes in perceptions in these songs, symbolizing shifting clouds in “Como esperando abril,” shifting thoughts in “Mariposas,” or the taking of life in “La gaviota.”

Particularly skillful in these songs, particularly “Mariposas” and “La gaviota,” is the avoidance of an authentic V-I cadence.  In “La gaviota,” the lack of authentic cadences lends a sense of inconclusiveness to the song--save for the moment of death, which gets the only authentic cadence in the song. Similarly, in “Mariposas,” the emerging of the butterflies from the dark is announced by an authentic cadence, while the rest of the song flutters from key to key.  Earlier examples such as “Aunque no esté de moda” had also avoided authentic cadences, but these later songs show greater discipline in saving these authentic cadences for dramatic moments in the text.  These later songs also share with “Aunque no esté de moda” (as well as “Debo partirme en dos”) an ending on a chord other than the tonic; compared with the earlier examples, these later songs resolve more naturally by looping back to the beginning, rather than with power-chord endings, as in the earlier songs. 

A harmonic feature that seems to have begun appearing more frequently during this period was the double-plagal cadence, a sequence of falling fourths.  As discussed in the overview of Rodríguez’s works, plagal cadences, either as a single IV-I or a double (VII-IV-I), are central to only a minority of Rodríguez’s works.[26] While not fixed on a single sentiment, double-plagal cadences in Rodríguez’s oeuvre seem to occur to describe non-actionable themes, or never-ending or suspended situations, such as a memory (“Mariposas,” “Hoy mi deber” (1979) at the thought of a lover), reincarnation (“Mariposas”), enchantment (“Mujeres” (1975)),[27] or a never-ending struggle (“Sueño con serpientes”).  In addition, several songs that use single IV-I or V-IV-I cadences carry an air of fatalism, resignation, or weariness, such as “Y nada más” (1965), “Ese hombre,” “Días y flores,” “Me quieren” (1996), and “Cita con ángeles” (2003). 

Rodríguez believes he picked up plagal progressions from music of the Cuban countryside (la música campesina) or Renaissance music.[28] Nonetheless, the more direct inspiration for the double-plagal may have been the Beatles, whose Rubber Soul, Sergeant Pepper, and Abbey Road are  particularly admired by Rodríguez:

Yo fui un gran admirador de los Beatles, sobre todo la época cuando me estaba formando como compositor. No me gustó las primeras canciones de los Beatles. Ellos empezaron a gustarme desde Rubber Soul. Escuché Revolver, Sgt.Pepper, y Abbey Road—¡por favor, Abbey Road! Es una obra maestra. Y Sgt. Pepper también es muy sofisticado, en el arreglo de voz y las armonías (Rodríguez 2006, interview).[29]

In particular, he recalls with enthusiasm the VII-I and IV-I progressions in the first Beatles song he liked, “We Can Work It Out”:

La primera canción que me encantaba fue “We Can Work It Out.” Me gustaba cómo se pasa desde Do mayor a Si bemol y Fa, en vez de ir a Sol. [NB: La canción se toca en Re, pero la progresión armónica es I-bVII-I-IV-I] Me gustaba esa manera de manejar de tonalidades, de no hacer lo habitual. (Rodríguez 2006, interview).[30]

These plagal cadences continue to appear in Rodríguez’s songs of similar meanings in several examples from the 1990s, as will be discussed in the following section.

An outgrowth of Rodríguez’s experience in ICAIC was the increased number of references to classical music in Rodríguez’s songs after 1970, particularly in the orchestration and the nature of the introductions. Examples include the introduction on the piano to “Oh, melancolía” (1987), which quotes the beginning of the second movement of Beethoven’s “Pathètique” piano sonata; the harpsichord in “Que ya viví, que te vas” (1976); the diminished chord sequences in the harp in “Rabo de nube” (1978); the strings in “Hay quién precisa” (1979); the chromatic piano accompaniment in “Mi lecho está tendido” (1982); and the a capella chorus of “Entre el espanto y la ternura” (1988). At times, the orchestration seems quite pictorial, as in the high strings and flutes floating overhead like clouds in “Como esperando abril,” while the harmonies risng stepwise in “La gaviota” musically picture a seagull climbing into the air.

Along with this greater sophistication in the use of harmonies, cadences, and orchestration, Rodríguez’s harmonic style appears to have become more conservative during this period. While chromatic or non-diatonic chords continue to appear in songs of the 1970s (and in fact, in expanded variety), as in the transition of “Como esperando abril” or in “Rabo de nube,” they generally seem to be used more sparingly or purposefully than in songs such as “Al final de este viaje” or “Aunque no esté de moda.”  While more polished, the later songs could be heard as lacking the exuberant sense of experimentation of the above-named earlier songs. Perhaps this streamlining was part of the natural process of refinng a style, but one might wonder if the weight of the academy inhibited him from experimentation. In an interview in El Caiman burbudo of Havana, Rodríguez said that he had at first resisted joining ICAIC because he feared that so much knowledge would lead him to lose his spontaneity (Gutiérrez 1999: 179-180). The techniques and theories may also have been initially intimidating; in the same interview, Pablo Milanés claimed that he was so traumatized by Brouwer’s classes that he couldn’t write songs for a year, which echoes Rodríguez’s sense of feeling “useless,” quoted previously. Gutiérrez has also remarked that Rodríguez’s output fell off sharply during the 1970s (Gutiérrez 1999: 180).

Perhaps such observers would debate as to whether training led Rodríguez to a more skillful construction of songs but with a loss of urgency. Nonetheless, Rodríguez’s own account perhaps summarizes best the integration of inspiration, training, and work in his creative process:

Yo no pienso mucho, yo te confieso. A veces, pienso. Pero no siempre. Y cuando estoy componiendo, primero actúo y después (pausa) pienso. Realmente yo no pienso, “ahora voy a hacer este diseño.” Jamás, no. Yo nunca he hecho las canciones así. Con el grupo aprendí esas cosas, pero esas fueron cosas que uno aprende para olvidarlas. Y hay que olvidarlas por cierto, porque la música sería un desastre, lo que sale no es música. No se puede hacer música por libro. Se hace por…yo creo en la inspiración. Pero claro, también yo creo en el trabajo, porque después de la inspiración a veces en una canción hay un detalle, que en un momento en que encuentra que hay una sorpresa, un cambio, o esa sonoridad de que pronto aparece. Por eso entonces tiene que haber todo que está alrededor de cómo tu inserta eso dentro de una, y allí. Si, hay que trabajar, trabajar mucho (Rodríguez 2006, interview).[31]


Rodríguez in the 1990s

The collapse of the Soviet Union in 1991 caused a severe economic crisis in Cuba, as subsidies and imports of oil, paper, iron ore, and other raw materials from its former trade partner dried up. Severe power and material shortages led to a plummeting of manufacturing output, halts in transport, and shortages in food and other necessities; such hardships led to tens of thousands of Cubans leaving by raft to Florida (University of Miami 2006). Under such duress during this “Special Period,” the Cuban government legalized the use of the American dollar, opened the country to foreign tourists, and allowed self-employment in some fields.  These changes brought about such social problems as a widening of differences in wealth among the population, as those with relatives outside of Cuba benefited from remittances, and an increase in prostitution catering toward tourists (de la Fuente 2001: 317-334).

For some musicians, the Special Period led to better opportunities, as tourists provided a new market for some genres of music. In addition, the Cuban government became more open to performers’ selling their recordings overseas, often through international music companies. The removal of penalties for owning foreign currency in 1993 also made it easier for musicians to keep more of their receipts from recording and touring overseas (Moore 2006: 168). While Rodríguez’s albums had already been licensed and marketed internationally since the late 1970s, these changes in restrictions (as well as the reduced economic resources of Cubans) helped to tilt the composition of his overall fan base more in favor of Spain and other Latin American countries rather than the Cuban market.  Accompanying this opening of the music market to foreigners--both tourists in Cuba and international fans--were song texts by a new generation of trova artists and timba players that more openly expressed individual opinions regarding Cuba’s social problems (Moore 2006: 241-246).

In his 1990s triptych Silvio (1992), Rodríguez (1994), and Domínguez (1996) and the album of outtakes from those sessions, Descartes (1998), Rodríguez addresses many of the problems that grew out of the Special Period, such as prostitution (“Flores nocturnas” (1991)), the dollarized economy (“Paladar” (1996)),[32] tourism (“La desilución” (1992)), and the difficulties in integrating capitalist aspects into a socialist framework (“Reino de todavía” (1994)).

Summary: songs of the 1990s

Rodríguez’s songs in the 1990s from the Special Period show a return to texts that comment on Cuba’s internal crises—a contrast from his political songs of the 1980s, which were often directed at American imperialism.[33] Musically, however, these songs largely show a continuation and refinement of patterns already established in earlier periods.  With a repeated-tone melody in the verse and a leaping melody in the chorus, the structure of “El necio” is reminiscent of “La era está pariendo un corazón”; both songs express feelings of sadness and defiance.  Repeated harmonic patterns are used to convey a single idea in anthem-like style, as with the chorus of “El necio,” which recalls “Días y flores.”  Common-tone progressions highlight words in “Flores nocturnas” as in “Mariposas”; both songs involve fleeting situations.

Particularly interesting is the use of harmonies in “Abracadabra.” The modal ambiguity of the verse provides an apt depiction of sorcery, particularly when contrasted against the tonal clarity used to frame Rodríguez’s view in the chorus. In this way, “Abracadabra” reflects a similar device as “Al final de este viaje,” where tonal clarity also serves as a metaphor for mental or spiritual clarity.  In addition, “Abracadabra” demonstrates how Rodríguez uses modal ambiguity to depict magic or uncertain situations, with its conflict between sharp harmonies centered on C major and flat harmonies centered on C minor in the verse.

A similar pattern occurs in “La primera mentira” (1969), an allegory set in an enchanted forest. The chords of the verse are E-C#-Eb-C-A-G#m-F#m-B-E or I-VI#-bI-bVI-IV-iii-ii-V-I; what might have been a standard I-vi-IV-ii-V-I progression is altered by the insertion of the unrelated harmonies Eb (bI) and C (bVI), creating a juxtaposition of sharp harmonies with flat harmonies as heard in “Abracadabra.”  Similarly, the opening progression of “Trova de Edgardo” (1992), dedicated to Edgar Allan Poe, is C-Ab-F-Bb-G-C, with the melody in parallel major thirds to the bass; what might have been a standard I-IV-V-I progression is made jarring by two flat harmonies, Ab (bVI) and Bb (bVII). Rodríguez recognized the similarities and explained:

(“La primera mentira” y “Abracadabra”) hablan de cosas ambiguas y especulativas. “Abracadabra” habla del mal uso de la creencia y del poder para hacer daño. Pero eso debe ser el contrario. Si tiene un poder, si tiene un Dios, o si tiene un don que da la naturaleza, tiene que usarlo para hacer bien, no para hacer mal. Y “La primera mentira” habla de que todos, los que quieren ser buenos y los que son malos, que todas tienen frustraciones. Las dos canciones tienen algo que ver, porque hablan de los desvalidos de lo que es ser humano.  Y quizás por eso sea tan insegura la tonalidad, como que no se sabe dónde están las cosas, o dónde estamos. Y encontré esas formas de expresar musicalmente y lo hice. Es probablemente uno de los casos donde me ocurría la música primero, y la música me ha sugerido la temática. La ambigüedad me ha sugerido lo que tiene que decir el texto.[34]

While Rodríguez’s songs of the 1990s show continuity in the use of harmonic patterns, they nonetheless reflect a shift in the style in which they are set. After releasing orchestrated versions of his songs in Rabo de nube (1980), Unicornio (1982), Tríptico (1984), Causas y azares (1986), and Oh, melancolía (1988), Rodríguez returned to a simple guitar accompaniment in his 1990s quadriptych.[35]  Perhaps in keeping with this return to simplicity, these albums also include songs set in the style of traditional Cuban genres, such as “Trova de Edgardo,” “Rosana” (1997, son), and “Paladar” (1996, bolero). While Rodríguez had referenced Cuban genres in earlier decades (e.g. “Causas y azares” (1986, timba), the setting in traditional genres in acoustic instruments lends “Paladar” and “Rosana,” which refer to contemporary problems in Cuba, a touch of wistful nostalgia.[36]  Conversely, references to rock, as was common in Rodríguez’s earlier songs (“Fusil contra fusil,” “Debo partirme en dos”), are relatively few during this period, with “El necio” being one of the few examples.[37]


Musical metaphor in Rodríguez’s songs

Table 2 provides a summary of musical devices Rodríguez has used in the preceding examples. Often these devices are used in pairs with a contrasting one, adding to their meaning. The resigned monotone melodies of the verses of “La era está pariendo un corazón” or “El necio” are contrasted against their anthem-like choruses. The opinions of different parties are set in different harmonies, such as dominant vs. tonic in “Ese hombre.”  The rapidly shifting harmonies in the verse of “Ojalá,” projecting a range of memories, are set against the repeated authentic cadences of the chorus, stating the singer’s resolve to forget. Similarly, tonal ambiguity in “Abracadabra” pits the misuse of sorcery against clear-headedness. Such contrasts are often highlighted by a multipartite structure, with the sections in different keys, as in “Debo partirme en dos.” On the other hand, monothematic songs often have strophic settings, such as “Resumen de noticias,” “Unicornio” (1981), or “Cita con ángeles” (2003)

Particularly interesting is Rodríguez’s use of different types of cadences. In the above-mentioned “Ojalá” and “Abracadabra,” as well as “Al final de este viaje,” authentic cadences underline the notion of resolve or clear-headedness. In other songs, a sparse use of authentic cadences serves to spotlight dramatic moments in the text, such as the appearance of butterflies in “Mariposas” or the moment of death in “La gaviota.”  There also seems to be a differentiation in the use of plagal or double-plagal cadences relative to authentic cadences; as previously discussed, with plagal cadences used in songs with a certain pessimism and double-plagal cadences used to set never-ending, cyclic situations. 

Moreover, Rodríguez’s use of these patterns has been consistent throughout his career, including the period before he received training at ICAIC. Given this consistency, it is interesting to compare songs with remarkably similar patterns. As discussed previously, Rodríguez consciously uses simple, repeating progressions when he wants to convey a message; within this format, the similarity between “Resumen de noticias” (1970) and “Testamento” (1975) is striking, as both are open progressions starting with I and ending in V, cycling through V, vi, and ii in the interim. Rodríguez’s position with the government could not have been more different between the two – the former was written in defiance of censure on the Oceano Pacífico, while the latter was written to sing to Cuban soldiers stationed in the Angolan War.  Nonetheless, he may have harbored the same feelings in both cases--of having an extensive message to convey, with urgency, while in transit (in “Resumen,” he was on his return home; in “Testamento,” as he was about to leave for Angola).

Ex. 18-“Reino de todavía” and “Sueño con serpientes,” Schenker graphs

Another striking similarity is the use of the same progression (I-v-VII-IV-I) in “Sueño con serpientes” and “Reino de todavía,” whose Schenkerian graphs are pictured on Ex. 18.  Not only do both songs have the same harmonic progression, in mixolydian mode, but their melodies are also similar: they are both circular, with “Reino” starting and finishing on C# and “Sueño” on D, and both melodies fall by a third over the harmonies from v to I.[38] Such close resemblance leaves one wondering how similar the meanings or sentiments behind these songs must have been. “Reino” speaks with a pessimistic air of encroaching capitalism and the difficulties of ordinary Cubans in the 1990s; “Sueño” speaks of life’s struggles, as captured in a dream, in 1974. But of what kind of struggles was Rodríguez dreaming? How connected were these struggles to the situation in Cuba at the time, and how pessimistic did he feel regarding their resolution? Or turning to “Reino,” how might he consider Cuban idealism and Cuba’s relationship with the United States as endless struggles? Rodríguez focused his reply on the question of composition, perhaps showing the connections, however unconscious, in sentiment:

Generalmente cuando lo que yo hacía se parecía a otra cosa, eso yo lo echaba. Y me quedaba nada más que no me parecía a nada. Me hace cuidado de mis propias canciones. Porque como tú bien sabes, es muy habitual que uno se fusila a uno mismo.  En aparecer “Reino de todavía,” me di cuenta que se parecía un poco. Yo creo que tomé algunas cuantas ideas de “Sueño con serpientes”; yo tomé algunos esquemas parecidos al de “Sueño con serpientes.” Y traté de variar un poco la melodía, y di otras palabras y un coro diferente. Es que tenía urgencia en este momento por decir este discurso de “Reino de todavía”; tenía necesidades de escribir (Rodríguez 2006, interview)..[39]


Conclusion

When I met Rodríguez, he told me that he found it interesting that I was studying his harmonic patterns, as most writers had concentrated on his lyrics. Despite the evidence to the contrary, he does not consider himself a musician, but a “writer of songs”:

Realmente el estudio más profundo musical no lo hice nunca. Realmente no puedo decir que soy músico. Soy un autor de canciones que apenas sabe lo suficiente para escribir sus propias canciones, arreglar por unos instrumentos, pero con mucha dificultad. Puedo seguir una partitura, pero leer una partitura, me cuesta mucho trabajo. Todo yo canto es lo que he oído en la cabeza (Rodríguez 2006, interview).[40]

He thus seemed surprised when I described certain elements of his style that I had discovered– “¿Tú crees que yo tengo un estilo?”[41]—and was eager to hear of more examples. While he employs some musical patterns deliberately (e.g., repeating progressions for anthems), more often, he does not choose them consciously but out of inspiration, and he then works to fashion a surprise out of a sequence or add a chord or inflection that could provide a setting for some words (Rodríguez 2006, interview).

I believe that this method, however unconsciously, has resulted in a style that has remained remarkably consistent in its use of certain harmonic and melodic patterns to depict emotions and states, as has been demonstrated in this article. Moreover, many of these devices are similar to the topoi in the classical music that the songwriter admires; such devices include the use of chromatic harmonies to show turbulence or excitement, diatonic harmonies and descending Urlinie for clarity, a question and response set in dominant vs. tonic, and monotone melodies depicting resignation. While some aspects of classical music were taught at ICAIC, Rodríguez likely absorbed some of these concepts through listening to classical music or popular music that was influenced by it, such as the songs of Sindo Garay or the Beatles. These artists had also used the modal mixture and chromatic modulations also seen in nineteenth century art song and reflected in Rodríguez’s songs. A subject for further research would be a general study of the transfer of musical patterns and topoi between classical music and traditional and popular musics.

Furthermore, the eclecticism of Rodríguez’s influences is an example of the syncretic nature of global popular musics, which often blend elements of local traditional musics with the latest in popular music from elsewhere in the world. In the early Rodríguez song “Fusil contra fusil,” a 1960s-rock style was combined with a tresillo rhythm in the bass for an elegy to a Revolutionary hero, whereas in the Special Period, Rodríguez turned to traditional Cuban styles to set songs alluding to domestic problems. A closer reading of these musical blends, looking at how musical patterns of influential popular musicians are reinterpreted outside of their countries and in other languages, would yield interesting results. Finally, Rodríguez’s influence on the musical language of further generations of Latin songwriters would be worthy of investigation.


Acknowledgments

Part of this paper was presented at the GAMMA-UT conference at the University of Texas at Austin in March 2006; I thank the Department of Music at UT for their hospitality and their feedback, Jairo Moreno for his help in formulating the abstract, and Shaughn O’Donnell and his Rock Analysis class, especially Jason Hooper and Richard Porterfield, for their feedback on the analyses. My thanks also to Peter Manuel, Mark Spicer, and the anonymous reviewer for comments on a previous version of this paper; to L. Poundie Burstein for comments on the Schenkerian analyses; to Jan-Piet Knijff, John Wriggle, Rob Collins, and Jessica Embry for help with Sibelius and Finale; and to Nicolás Rodríguez for graciously lending me his CD collection and advice on translations. My thanks to Diana Dávila for teaching me Spanish many years ago, for advice on translations, and for her warm support. In Havana, I thank Yoanna Lizett Díaz Vázquez at CIDMUC and the staff at the Biblioteca Nacional José Martí for their attentive help in locating materials, and Clara Díaz Pérez and César Portillo de la Luz for their time in interviews.  Finally, I’d like to thank Silvio Rodríguez and the staff at Ojalá Studios for their time and hospitality.


Notes   

  • [1] Cuban song movement that gathered steam in the 1960s, affiliated with the nueva canción movement in Latin America.
  • [2] Díaz Pérez categorizes twenty songs, divided into four periods (1966-1969, 1970-1974, 1975-the middle of 1984, and beyond), by subject matter; stance of the songwriter; rhyme and meter of the text; whether or not harmonies are conventional; whether time signatures are binary, ternary, or compound; and general melodic shape (descending, ascending, or equal). Her general conclusions are that songs in the two earlier periods featured more socially-oriented, discursive texts with harmonies that were conventional and melodies that were ascending, while the latter two periods featured more affective, nostalgia-driven texts of an introspective nature, with greater variety and less conventionality in harmonies. No musical transcriptions are included, in favor of melographs, rendering difficult an analysis of the interaction of text and music. The dissertation is available at the Centro de Investigacion y Desarrollo de la Musica (CIDMUC) in Havana (Díaz Pérez 1989).
  • [3]“I almost never work on the text first. Generally I put text to the music I’ve made. On very few occasions I’ve done it the other way around, and it’s cost me much work.”
  • [4]“I don’t have a fixed method of composing. The most common is that I write what my guitar advises me to do. Sometimos I take notes – as many musical ones as literary ones – and afterwards I develop them. I use tape recorders a lot, and I have a stock of musical themes that expands almost every day. This has let me on ocasión to compose a song from music I archived a long time ago.”.
  • [5]“This song has three themes. And the three seemed attractive to me. I spent three months angling it around to see how to organize the song. I didn’t know which theme to put before and which to put after. I first had to organize it musically. Once everything had been organized, I had the complete structure of the song, and I wrote the text for it. If I didn’t have the complete structure, I couldn’t write the text because the three themes had something that connected them, but I wouldn’t have known what idea to put where.”
  • [6] Brouwer (1939-) studied composition at Juillard with Persichetti, Wolpe, and others. He was one of the leaders of the Cuban avant-garde music movement in the 1960s. (Eli Rodríguez 2006)
  • [7] Díaz Pérez believes the total number of songs to be 800 (Díaz Pérez 2006, phone interview). Of the number of songs recorded, 19 have appeared only on the discontinued recording Cuando digo futuro (1977) or the unofficial recordings El hombre extraño (1995) or Memorias (1987).
  • [8]  These percentages are taken from the sample of 136 songs rather than the entire oeuvre of Rodríguez’s recorded songs. This style designation is meant to give a general sense of the rhythms and textures given to the songs in commercial recordings and is not meant to specify the genre; e.g., songs designated as “son” may not have the largo and montuno format characteristic of a Cuban son, but contain rhythms associated with a son, such as a tresillo or clave, and may have improvisatory, repeated sections at the end that recall a montuno (“Rosana”). Often the orchestration of a recording may change the “style;” however, in comparing bootleg recordings on acoustic guitar of “Ese hombre,” “Son desangrado,” “Pioneros,” etc., against commercial recordings released years later, I believe that the general spirit of the song, such as the primary rhythms and harmonies, have generally been retained.
    By “folk,” I am referring to acoustic, pre-1965 Bob Dylan (e.g. “Girl from the North Country,” “It Ain’t Me Babe”) or Victor Jara (e.g., “Te recuerdo Amanda,” “Cuando voy al trabajo”). By “folk-rock,” I am referring to music where the guitar is strummed more aggressively (e.g., Bob Dylan in Blonde on Blonde) or the guitar is electrified (e.g., the Byrds, “Turn! Turn! Turn!”). By “trova,” I am referring to a picking style of vieja trova similar to, say, Trio los Veinte Años. By “bolero,” I am referring to a slow song with a guitar playing chromatic passing chords more frequently than in the “folk” style (e.g., the songs of Marta Valdés or César Portillo de la Luz). By “timba,” I am referring to the presence of salsa-like rhythms and bigger band instrumentation than for “son.” There are many possible overlaps between my designations of folk, trova, and bolero; bolero and canción, jazz-pop and timba; and son and timba. Hence, I would expect many fans of Rodríguez to take issue with some of these classifications, and I merely put them forward for the purpose of illustrating the vast variety of styles among Rodríguez’s recordings.
  • [9] Noting a sounded pulse as “x” and an unsounded or held pulse as “-“, a tresillo rhythm is x--x--x-; a clave is x--x--x-/--x-x---; and a cinquillo is x-xx-xx-. An anticipated bass is a bass note that is sounded slightly before the downbeat of a measure where a harmonic change occurs (e.g., an eighth note before the downbeat in a 4/4 meter).
  • [10]  All transcriptions and analyses are mine unless otherwise noted. 143 of Rodríguez’s songs have been included in the four-volume Antología, which contains piano-vocal scores and guitar chords (Rodríguez 2004, 2005). However, these scores were not notated by Rodríguez himself but are transcriptions by Martha Duarte. While Duarte has done an admirable job of catching the off-beat rhythms of Rodríguez’s singing, I disagree with several of the key signatures, meters, chords, bass notes, and melodic pitches she has chosen; in addition, many of her transcriptions are in different keys from the recordings to which I have referred. Hence, my analyses, transcriptions, and tables do not match that of the scores in the Antología.
  • [11] I am using William Caplin’s definition of a perfect authentic cadence as a cadential sequence with dominant preparation (often a IV or ii), dominant with the bass in root position, and tonic in root position with the soprano line or melody finishing on the first scale degree. The perfect authentic cadence is the strongest confirmation of a key. An imperfect authentic cadence has the same elements as a perfect authentic cadence, except that the melody does not finish on the first scale degree. A half cadence is similarly prepared as an authentic cadence but culminates on the dominant, in root position, without the seventh (Caplin 1998: 23-31).
  • [12] I.e., for a major scale, harmonies outside of I, ii, iii, IV, V, vi, and viio; for a minor scale, harmonies outside of i, iio, III, iv, v or V, VI, and VII or viio; and for a mixolydian scale, harmonies outside of I, ii, iiio, IV, v, vi, VII (assumed to be bVII). I have not highlighted some cases where a II# is substituted for ii and acts as dominant preparation.
  • [13] In several cases, Rodríguez’s songs contain identifiably distinct sections, but with varying texts. Some analysts may prefer to consider such songs as strophic due to the different texts. However, I have chosen to divide them into sections, as I believe they are more descriptive of the functions each section plays in the song.
  • [14]  “In those times, I had many problems with some sectors of the cultural (ministries). I was suspended from radio and television, and I wasn’t invited to activities. People saw the penetration of the enemy everywhere. It was the period of the revolutionary offensive.”
  • [15] “In the last two years I had been on a roller coaster, an experience that had almost led me to madness, and the string on which my existence hung was dangerously stretched” (Rodríguez 1996: 12).
  • [16] According to Rodríguez’s Ojalá Studios, this song was written in 1977 (p.c.), as is written in the liner notes for Expedición. However, Clara Díaz believes the song was written in the 1967-1970 period, due to its style (p.c.), while Shaw cites it as an open statement of Rodríguez’s disillusionment with the regime during the 1967-1970 period (Shaw 2002: 182-183). No further explanation of the song is given in the liner notes. 
  • [17]  Examples include “La tarde” by Garay and “Porque me siento triste” by Vera, both of whose second sections are in the parallel major of the first. Others, such as “Perla marina” by Garay, contain modulations in the second half (Garay 1940, Trio Veinte Años 1999). Rodríguez admires the turn to the minor mode in the bridge of the Beatles’ “We Can Work It Out” (Rodríguez 2006, interview).
  • [18]  “My songs are not balanced. They’re consciously not. There are times when I start in one form and end with another. For example, a recitative that ends with something rhythmic. Very intentionally in order to establish two manners, two states.”
  • [19]  “Generally these songs with messages are musically simpler, less worked on, for the sake of the messages. There’s less of a search for musical things. ‘Resumen de noticias‘ could be one of these songs. I wasn’t so interested in singing musically as to find a harmonic schema onto which I could set a quantity of verses. In those cases I have more interest in the words than the music. They are cases where text dominates the song.”
  • [20]  “The traditional Cuban troubadours played three or four diminished chords as a sequence going down, but I played them going up. But I said to myself, ‘It works. Incredible.’”
  • [21]  Recent examples include “Palabras” and “En la imaginación” by Marta Valdés (2006).
  • [22]  “No other music influenced me so much as classical music. I listened to classical music on radio CMBF since I was a child.”
  • [23]  “I didn’t understand the classes in harmony and counterpoint. The best classes I missed because I wasn’t at the level of these classes. I needed to start by knowing what was music. I had an idea of musical notation, but barely. I needed to start by writing my own songs. When I knew how to write my own songs, then other things occurred to me. But while I didn’t know how to notate, they didn’t occur to me. And we were studying Xenakis. Very difficult. Hence, a person who didn’t know how to write down a melody wasn’t going to understand Xenakis. Impossible. I felt useless. And I felt that I couldn’t really understand what they were saying to me, if I didn’t know how to write a melody.”
  • [24]  “I believe that the most useful thing I learned from the Grupo Sonero was to learn how to write my own songs. We also learned about serial music, electronic music, how to compose collaboratively, and how to spread a work over 20-30 minutes, how to analyze the development of a form. For example, the second movement of Beethoven’s seventh symphony. To know these things is very useful. But I also realized that I had already been doing these things before.”
  • [25] It should be noted, however, that among his pre-MNT songs were protests against Vietnam or imperialism (e.g., “El rey de flores” (1970)) or elegies to Revolutionary heroes (e.g., the previously analyzed songs for Che, “Canción del elegido” (1969) for Abel Santamaría).
  • [26]  Specifically, plagal cadences (IV-I or V-IV-I) are central to 8% of songs in the sample, while double-plagal cadences (VII-IV-I) account for 3% of songs. 
  • [27]  At "Pero lo que me ha estremecido./hasta perder casi el sentido/son tus ojitos divinos."
  • [28]  However, taking the songs of Garay and Vera as examples of vieja trova, the cadences are mostly of the V-I variety, and while there are falling fourth progressions, they rarely seem to happen in sequence; sequences of falling fifths are far more common (e.g. Garay’s “La bayamesa,” Vera’s “Es mi venganza.”) One example of a sequence of fourths is Garay’s “Perla marina,” but this sequence (Db-Ab-Bbm-F-Gb-Ebm) is not a double-plagal.
  • [29]  “I was a great admirer of the Beatles, especially during the time when I was taking shape as a composer. I didn’t like the first songs of the Beatles. I started to like them from Rubber Soul onwards. I listened to Revolver, Sergeant Pepper, and Abbey Road—pu-lease, Abbey Road!. It’s a masterpiece. And Sgt. Pepper is also very sophisticated, in its arrangement of voice and harmonies.”
  • [30]  “The first song that I liked was “We Can Work It Out.” I liked how it passes from C major to Bb and F, instead of going to G. [The song is in D, but the progression is I-bVII-I-IV-I] I liked this way of using keys, of not doing the well-worn progressions.”
  • [31]  “I confess to you: I don’t think much. Sometimes, I think. But not always. And when I’m composing, I first act, and then (pauses and sits back) I think. I don’t really think, ‘Now I’m going to do this pattern.’ Never, no. I have never written songs that way. We learned those things in the Grupo Sonero, but those are things we learned in order to forget them. And one has to forget them for certain because the music would be a disaster – what would come out wouldn’t be music. You can’t write music by the book. You do it by. . . I believe in inspiration. But of course, I also believe in work, because after the inspiration sometimes a song has a detail, a moment where one finds a surprise, a change, a sound that quickly appears. Hence, one has to have everything that is around, to insert an idea here and there; yes, one has to work, one has to work hard.”
  • [32]  Paladares are privately-operated restaurants (as opposed to state-operated ones), typically run often out of the proprietor’s home to cater to tourists.
  • [33]  Songs from the late 1970s through the 1980s commenting on imperialism and solidarity among Latin American countries include “Me acosa el carapálida” (1979), “Canción urgente para Nicaragua” (1980), “Por quién merece amor” (1981), “El tiempo está a favor de los pequeños” (1982), “Sueño de una noche de verano” (1984), and “La Resurrección” (1988).
  • [34]  “(‘La primera mentira’ and ‘Abracadabra’) are about ambiguous and speculative things. “Abracadabra” is about the misuse of beliefs and power to do harm. It should be the opposite. If one has power, a God, or a Don that gives a disposition, one should use it to do good, not evil. And “La primera mentira” is about how everyone – including those that want to be good as well as those that are bad – has frustrations. The two songs have something in common, because they are about the helplessness of being human. And perhaps for this reason, the tonality is so uncertain, as if one didn’t know where things were, where we were. And I found those forms to express them musically and did it that way. It’s probably one of those cases where the music occurred to me first, and the music suggested the thematic. The ambiguity suggested to me what the text had to say.”
  • [35]  Among his later albums, Mariposas (1999), is acoustic, featuring the guitarist Rey Guerra; Expedición (2002) uses orchestration; Cita con ángeles (2003) is acoustic; and Érase que se era (2006) features acoustic guitar, percussion, woodwinds, backup vocals, and some strings.
  • [36]  “Rosana” is about a Cuban woman leaving a lover to go far away, perhaps to the United States, possibly for economic reasons.
  • [37] Also interesting is the choice of a blues setting for “Me quieren” (1996), where Rodríguez recounts the demands of enemies and fans alike.   
  • [38]  Some analysts may wonder why I have given VII a higher place in the hierarchy in “Reino de todavía” and IV in “Sueño con serpientes.” In “Reino,” the harmonies unfold over evenly-spaced four-measure phrases (see Ex. 15B). Using the designation of “strong” and “weak” measures as discussed by Lerdahl and Jackendoff (1983), the moves to v and IV occur on the relatively weak third measure, while VII occurs on the relatively strong first measure. The higher hierarchy of VII is borne out by the ensuing tag line in the guitar. On the other hand, in “Sueño” (Ex. 12A), the entire progression takes place in a scant two measures and a downbeat. Here, the move to v is on a strong measure, while the move to VII takes place on a downbeat, but on a weak measure. Even though IV is not on a downbeat, I believe the chord stands out more in “Sueño” than in “Reino” because it is conjunct with the tonic in the context of a time-concentrated progression.
  • [39] “Generally, when what I was composing resembled something else, I threw it out. And only what didn’t resemble anything else remained.  I pay attention to my own songs. Because as you know, one often shoots oneself. When I started working on “Reino de todavía,” I took some ideas from “Sueño con serpientes.” And I realized that they had some resemblance. I think I took some similar schematics from “Sueño con serpientes” and tried to vary the melody a bit, and I gave it different words and a different chorus. I felt urgency in that moment to voice the discourse of “Reino de todavía”; I had to write.
  • [40]  “I’ve never really studied music deeply. I can’t really say I’m a musician. I’m a songwriter who hardly knows enough to write down his own songs and make arrangements for a few instruments, but with great difficulty. I can follow a score, but to read a score takes a lot out of me. All I sing is what I’ve heard in my head.”  Rodriguez was interested to learn that none of the Beatles read music during their tenure as a group (Everett 1999: viii).
  • [41]  “You think I have a style?”

Bibliography

  • Benmayor, Rina, 1981. “La nueva trova: new Cuban song.” Latin American Music Review 2(1): 11-44.
  • Caplin, William E.1998. Classical Form: A Theory of Formal Functions for the Instrumental Music of Haydn, Mozart, and Beethoven. Oxford: Oxford University Press.
  • Casaus, Victor and Luis Rogelio Nogueras. 1984. Silvio Rodríguez: Que levante la mano la guitarra. Buenos Aires: Librería y Editorial El Juglar.
  • Covach, John. 2004. “Form in Rock Music: A Primer.” In Engaging Music:
    Essays in Music Analysis, ed. Deborah Stein, 65-76. New York: Oxford University Press.
  • Covach, John, and Graeme Boone, eds. 1997. Understanding Rock: Essays in Musical Analysis. New York: Oxford University Press.
  • De la Fuente, Alejandro. 2001. A Nation for All: Race, Inequality, and Politics in Twentieth-Century Cuba.  Chapel Hill, NC: University of North Carolina Press.
  • Del Mazo, Mariano. 2005. " Música: Entrevista con Silvio Rodríguez. ‘No tengo ni idea de qué pasa conmigo’" El Clarín, 3 April 2005, http://www.clarin.com/diario/2005/04/03/espectaculos/c-00601.htm.
  • Delgado Linares, Carlos. 1996.  El movimiento de la nueva trova cubana y la trova tradicional. Caracas: Ediciones NAMAR.
  • Díaz Pérez, Clara. 1989. Ph.D. Dissertation, Instituto Superior de Arte, Havana,  Musicology.
  • _____________. 1993. Silvio Rodríguez. Havana: Editorial Letras Cubanas.
  • _____________. 1994a.  Sobre la guitarra, la voz. Havana: Editorial Letras Cubanas.
  • ______________. 1994b. Nueva trova. Havana: Editorial Letras Cubanas, 1994.
  • ______________.  1995. Silvio Rodríguez: Hay quien precisa. Madrid: Editorial Música Mundana.
  • ______________. 1996. “Estudio pragmatico de la creacion artistica de Silvio Rodríguez.” Cuadernos de musica iberoamericana 1: 231-242.
  • Eli Rodríguez, Victoria. 2006. “Brouwer, Leo.” Grove Music Online ed. L. Macy (Accessed 16 December 2006), <http://www.grovemusic.com>
  • Everett, Water. 1999. The Beatles as Musicians: Revolver through the Anthology. New York: Oxford University Press.
  • Fairley, Jan. “Nueva trova.” 2006. Grove Music Online ed. L. Macy (Accessed 27 November 2006), http://www.grovemusic.com.
  • ________.  1989. “Revolutionary art.” Folk roots 67: 13-15.
  • Faulin, Ignacio. 1995.  Silvio Rodríguez: Canción cubana. Valencia: La Mascara.
  • Garay, Sindo. 1940. Album de música cubana: Sindo Garay. Havana: Consejo Corporativo de Educación, Sanidad y Beneficencia.
  • Godoy, Alvardo. 1984. “Todo Silvio Rodríguez.” La bicicleta (Santiago de Chile), February.
  • Gonzalez, Juan Pablo. 2006. “Jara, Victor.”Grove Music Online ed. L. Macy (Accessed 27 November, 2006), http://www.grovemusic.com.
  • Gutiérrez, Francisco J. 1999. Silvio Rodríguez, el elegido: obra, personalidad y pensamiento del cantautor cubano proyectados al siglo XXI. Cali: Editorial FAID.
  • Hatten, Robert S. 1995. “Metaphor in Music.” In Musical Signification: Essays in the Semiotic Theory and Analysis of Music, ed. Eero Tarasti.  Berlin: Mouton de Gruyter, 373-392.
  • _____________. 2004. Interpreting Musical Gestures, Topics, and Tropes: Mozart, Beethoven, Schubert. Bloomington, IN: Indiana University Press.
  • La Jornada. 2006. “Otorgan a Silvio Rodríguez Premio Latino a Toda una Vida,” 6 April 2006 http://www.jornada.unam.mx/2006/04/06/a13n3esp.php [Accessed 27 December 2006].
  • Léon Ojeda, Néstor José. 2005. Silvio Rodríguez: Semblanza Biográfica. Análisis literario y musical de sus obras más populares. Bádajoz: @becedario.
  • Lerdahl, Fred and Ray Jackendoff. 1983. A Generative Theory of Tonal Music. Cambridge, MA: MIT Press.
  • Manuel, Peter L. 2002. “From Scarlatti to ‘Guantanamera’: Dual tonicity in Spanish and Latin American Musics,” Journal of the American Musicological Society 55(2): 313-338.
  • Moore, Robin. 2003. “Transformations in Cuban Nueva Trova, 1965-95,” Ethnomusicology 47(1): 1-41.
  • ____________. 2006. Music and Revolution: Cultural Change in Socialist Cuba. Berkeley, CA: University of California Press.
  • Rodríguez Derivet, Arleen. 2005. “Silvio Rodríguez: ‘Las canciones no cambian el mundo, pero pueden hacerlo major.’ Juventud Rebelde, 4 January.
    http://www.rnv.gov.ve/noticias/index.php?act=ST&f=17&t=12103
  • Rodríguez Domínguez, Silvio. 1996.  Canciones del mar. Havana: Ojalá Ediciones.
  • ______________. 2004. Antología / Silvio Rodríguez, vol. 1-2. Transcriptions by Martha Duarte. Madrid : Eliago Ediciones.
  • ______________. 2005. Antología / Silvio Rodríguez, vol. 3-4. Transcriptions by Martha Duarte. Madrid : Eliago Ediciones.
  • Sanz, Joseba. 1992.  Silvio: Memoria trovada de una revolución. Bilbao: Guazapa Liburuak.
  • Shaw, Laren E. 2002. “La nueva trova cubana: una poética y política menor.” Ph.D. Dissertation, City University of New York.
  • Vargas, Angel. 2005. “Una noche poética musical, regalo de Silvio Rodríguez en el Zócalo,” La Jornada (Mexico), 16 May 2005, http://www.jornada.unam.mx/2005/may05/050516/a15n1esp.php
  • University of Miami. 2006. The Cuban Rafter Phenomenon. http://balseros.miami.edu/. Accessed 28 December 2006.
  • Zapata, Sandra. 1996. Silvio: para letra y orquesta. Caracas: Alfadil Ediciones.

Discography and videography

  • Figueredo, Alberto, director. 1997. Por quien merece amor.
  • Rodríguez, Silvio. 1975. Dias y flores. Havana: Ojalá CDO-0001/EMI Argentina.
  • ______________. 1977. Cuando digo futuro. Havana: EGREM. Re-released, Fono Music Spain 738476296121, 1992.
  • ______________. 1978. Al final de este viaje. Havana: Ojalá CDO-0002/EMI Argentina.
  • ______________. 1978. Mujeres. Havana: Ojalá CDO-0003/EMI Argentina.
  • ______________. 1980. Rabo de nube. Havana: Ojalá CDO-0004/EMI Argentina.
  • ______________. 1982. Unicornio. Havana: Ojalá CDO-0005/EMI Argentina.
  • ______________. 1984. Tríptico I. Havana: Ojalá CDO-0006/EMI Argentina.
  • ______________.  1984. Tríptico II. Havana: Ojalá CDO-0007/EMI Argentina.
  • ______________. 1984. Tríptico III. Havana: Ojalá CDO-0008/EMI Argentina.
  • ______________. 1986. Causas y azares. Havana: Ojalá CDO-0009/EMI Argentina.
  • ______________.  1988. Oh, melancolía. Havana: Ojalá CDO-0012/EMI Argentina.
  • ______________. 1991. Cuba Classics 1: Canciones urgentes: Silvio Rodríguez, los grandes éxitos. New York: Sire Records, 9-26480-2.
  • ______________. 1992. Silvio Rodríguez en Chile, vol. 1 and 2. Havana: Ojalá: CDO-0014/15/EMI Argentina.
  • ______________. 1992. Silvio. Havana: Ojalá CDO-0017/EMI Argentina.
  • ______________. 1994. Rodríguez. Havana: Ojalá CDO-0018/EMI Argentina.
  • ______________. 1996. Domínguez. Havana: Ojalá CDO-0019/EMI Argentina.
  • ______________. 1998. Descartes. Havana: Ojalá CDO-0020/EMI Argentina.
  • ______________. 1999. Mariposas. Havana: Ojalá CDO-0021/EMI Argentina.
  • ______________. 2002. Expedición. Havana: Ojalá CDO-0022/EMI Argentina.
  • ______________. 2003. Cita con angeles. Havana: Ojalá CDO-0023/EMI Argentina.
  • ______________. 2006. Érase que se era. Buenos Aires: Sony BMG/Ojalá 8869 700507-2.
  • ______________ and Pablo Milanés. 1984. En vivo en Argentina. Buenos Aires: EMI/Alfiz CD 5304182.
  • Trio Veinte Años, 1999. Las canciones de María Teresa Vera. Havana: EGREM 0366. Recorded 1962.
  • Trovadores cubanos, 1966.  Havana: EGREM LD-3019.
  • Valdés, Marta. 2006. Doce boleros míos. Havana: Unicornio UN-CD7033.


Top >


TRANS - Revista Transcultural de Música

Источник: https://www.sibetrans.com/trans/article/154/lovers-and-rulers-the-real-and-the-surreal-harmonic-metaphors-in-silvio-rodriguez-s-songs

Martí Alsina, Ramón (1826-1894).

PinturaBiografía

Pintor catalán nacido en Barcelona en 1826 y muerto en 1894. Practicó un realismo que tuvo su mejor expresión en sus excelentes paisajes.

Su familia era ajena a la práctica del arte, de hecho su padre era funcionario del Ayuntamiento de su ciudad natal. Sus estudios artísticos se remontan a 1840, cuando se matriculó en la Escuela de Bellas Artes de La Llotja. Finalizados sus estudios realizó un primer viaje a Francia (1848), que le puso en contacto con el realismo courbetiano que por entonces desafiaba la hegemonía romántica.Desde 1852 ocupó la plaza de profesor de geometría en la escuela de la Llotja de Barcelona y desde 1854 la de profesor de dibujo de figura. Al año siguiente realizó un nuevo viaje a París con motivo de la Exposición Universal celebrada ese año, viaje que tuvo gran influencia en el posterior desarrollo de su obra, ya que durante el mismo visitó la exposición "Realismo" (1855). En 1858 expuso por primera vez en una exposición nacional convocada en Madrid, sin recibir ninguna mención honorífica, dos años después consiguió una medalla. En 1859, la Academia de Bellas Artesde San Jorge lo nombró académico.

Hombre de fuertes convicciones políticas, practicante de un socialismo tan próximo a las tendencias realistas de las que bebe su arte, Martí Alsina sufrió los avatares de la política en su vida académica. Por ello, tras negarse a jurar la Constitución en 1869, dimitió de su cátedra en la Escuela, a la que no regresó hasta la instauración de la Primera República en el año 1873. Pendiente siempre de la escena pictórica francesa, viajó a París por tercera vez en 1879, donde asimiló las novedades más vanguardistas de la que en ese momento era la ciudad más influyente en las artes.

No fue Martí Alsina un pintor de género, en su fértil producción encontramos desde retratos hasta marinas con sabor romántico, desde bodegones que enlazan con la tradición barroca española del siglo XVII hasta cuadros de historia más propios de la escena decimonónica, además de escenas populares desarrolladas en el ambiente urbano barcelonés y paisajes, su producción más característica.

Sus primeros paisajes tienen la influencia de la visión romántica naturalista imperante en el primer cuarto del siglo XIX. Algunas de sus obras más relevantes de este periodo, Ruinas de un castillo (1858, Palacio Real, Aranjuez) o Ruinas de la Iglesia del Santo Sepulcro (1862, Museo de Arte Moderno, Barcelona), muestran su preferencia por la búsqueda de atmósferas nítidas y el empleo de un empaste denso, atento a la captura de los efectos lumínicos. Como en algunas de sus marinas, también sus paisajes mantienen ecos del paisaje romántico, al representar una naturaleza agreste y salvaje. Frente a esta visión típicamente romántica, Martí Alsina realizó otra serie de paisajes más serenos, en los que la visión naturalista del artista atempera los ecos románticos; Jardín de San Gervasio (1875, Museo de Arte Moderno, Barcelona) o El jardín de la "torra" (1878, colección particular, Barcelona), son ejemplos significativos. Entre sus cuadros de temática histórica, Último día de Maguncia (1858) fue presentando a la Muestra Nacional de ese año sin merecer para el jurado distinción alguna, aunque éste subrayó al autor como un "verdadero paisajista, que comprende y presenta la naturaleza en toda su sencillez". Sus escenas históricas más conocidas son las que ilustraron episodios de la defensa de Cataluña durante la Guerra de la Independencia. El sitio de Gerona (1865) o El Somatén del Bruch (1866), ambas en el Museo de Arte Moderno de Barcelona, son buenos ejemplos. Entre su producción de retratos, destacan su serie de Autorretratos, el retrato de Ramón Tusquets (1862, Museo del Monasterio de Montserrat) y el de El pintor Francesc Torrescassana (1858, Museo del Prado, Madrid).

Bibliografía

  • FOLCH Y TORRES, J. El pintor Ramón Martí y Alsina. (Barcelona, 1920, catálogo de la Exposición, 1941, dic. Ráfols, T. III, 1980).

  • MARTÍN, RICARDO (director). Del Neoclasicismo al Realismo: el gran arte de la pintura. (Barcelona, Salvat Editores, S.A., 1990).

  • MIGUEL EGEA, PILAR DE. Del Realismo al Impresionismo. (Madrid, Ed. Información y revistas-historia 16, 1989).

  • VV.AA. y DIEZ, JOSE LUIS (comisario). Retratos de Pintores y Escultores del siglo XIX en el Museo del Prado. (Barcelona, Ed. Servicios Editoriales-Ministerio de Educación y Cultura, 1997).

  • VV.AA. Ramón Martí Alsina. (Barcelona, catálogo de la exposición, 1941).

AJMS

Autor

Источник: http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=marti-alsina-ramon

República de Cuba /  Republic of Cuba Constitución Política de 1940 Political Constitution of 1940 


Ultima actualización / Last updated:November, 2008


Guáimaro, Camagüey, 1 de julio de 1940.

Nosotros los delegados del pueblo de Cuba, reunidos en Convención Constituyente, a fin de dotarlo de una nueva Ley fundamental que consolide su organización como Estado independiente y soberano, apto para asegurar la libertad y la justicia, mantener el orden y promover el bienestar general, acordamos, invocando el favor de Dios, la siguiente Constitución:

  1. Título I - De la Nación, su territorio y forma de gobierno
  2. Título II - De la nacionalidad
  3. Título III - De la Extranjería
  4. Título IV - Derechos fundamentales
  5. Título V - De la Familia y la Cultura
  6. Título VI - Del Trabajo y de la Propiedad
  7. Título VII - Del sufragio y de los oficios públicos
  8. Título VIII - De los órganos del Estado
  9. Título X - Del Poder Ejecutivo
  10. Título XI - Del Vicepresidente de la República
  11. Título XII - Del Consejo de Ministros
  12. Título XIII - De las relacione entre el Congreso y el Gobierno
  13. Título XIV - Del Poder Judicial
  14. Título XV - El Régimen Municipal
  15. Título XVI - Del Régimen Provincial
  16. Título XVII - Hacienda Nacional
  17. Título XVIII - Del Estado de Emergencia
  18. Título XIX - De la Reforma de la Constitución
  19. Disposiciones transitorias

Título I- De la Nación, su territorio y forma de gobierno

Art. 1- Cuba es un Estado independiente y soberano organizado como República unitaria y democrática, para el disfrute de la libertad política, la justicia social, el bienestar individual y colectivo y la solidaridad humana.

Art. 2- La soberanía reside en el pueblo y de éste dimanan todos los poderes públicos.

Art. 3- EI territorio de la República está integrado por la Isla de Cuba, la Isla de Pinos y las demás islas y cayos adyacentes que con ellas estuvieron bajo la soberanía de España hasta la ratificación del tratado de París, de diez de diciembre de mil ochocientos noventa y ocho. La República no concertará ni ratificará pactos o tratados que en forma alguna limiten o menoscaben la soberanía nacional o la integridad del territorio.

Art. 4- El Territorio de la República se divide en provincias y éstas en términos municipales. Las actuales provincias se denominan Pinar del Río, La Habana, Matanzas, Las Villas, Camagüey y Oriente.

Art. 5- La Bandera de la República es la de Narciso López, que se izó en la fortaleza del Morro de La Habana el día veinte de mayo de mil novecientos dos, al transmitirse los Poderes públicos al pueblo de Cuba. El escudo nacional es el que como tal está establecido por la Ley. La República no reconocerá ni consagrará con carácter nacional otra bandera, himno o escudo que aquellos a que este artículo se refiere.

En los edificios, fortalezas y dependencias públicas y en los actos oficiales no se izará más bandera que la nacional, salvo las extranjeras en los casos y en la forma permitidos por el Protocolo y por los usos internacionales, los tratados y las leyes. Por excepción podrá enarbolarse en la ciudad de Bayamo, declarada monumento nacional, la bandera de Carlos Manuel de Céspedes.

El Himno nacional es el de Bayamo, compuesto por Pedro Figueredo, y será el único que se ejecute en todas la dependencias de Gobierno, cuarteles y actos oficiales. Los Himnos extranjeros podrán ejecutarse en los casos expresados anteriormente en relación con las banderas extranjeras.

No obstante lo dispuesto en el párrafo segundo de este artículo en las fortalezas y cuarteles se podrán izar banderas pertenecientes a las Fuerzas Armadas. Asimismo las sociedades, organizaciones o centros de cualquier clase podrán izar sus banderas o insignias en sus edificios, pero siempre el pabellón nacional ocupará lugar preferente.

Art. 6- El idioma oficial de la República es el español.

Art. 7- Cuba condena la guerra de agresión; aspira a vivir en paz con los demás Estados y a mantener con ellos relaciones y vínculos de cultura y de comercio.

El Estado cubano hace suyos los principios y prácticas del derecho internacional que propendan a la solidaridad humana, al respeto de la soberanía de los pueblos, a la reciprocidad entre los Estados y a la paz y la civilización universales.

Título II - De la nacionalidad

Art. 8- La ciudadanía comporta deberes y derechos, cuyo ejercicio adecuado será regulado por la Ley.

Art. 9- Todo cubano está obligado:
a) A servir con las armas a la patria en los casos y en la forma que establezca la ley.
b) A contribuir a los gastos públicos en la forma y cuantía que la Ley disponga.
c) A cumplir la Constitución y las Leyes de la República y observar conducta cívica, inculcándola a los propios hijos y a cuantos estén bajo su abrigo, promoviendo en ellos la más pura conciencia nacional.

Art.10- El ciudadano tiene derecho:
a) A residir en su patria sin que sea objeto de discriminación ni extorsión alguna, no importa cuáles sean su raza, clase, opiniones políticas o creencias religiosas.
b) A votar según disponga la Ley en las elecciones y referendos que se convoquen en la República.
c) A recibir los beneficios de la asistencia social y de la cooperación pública, acreditando previamente en el primer caso su condición de pobre.
d) A desempeñar funciones y cargos públicos.
e) A la preferencia que en el trabajo dispongan la Constitución y la Ley.

Art. 11- La ciudadanía cubana se adquiere por nacimiento o por naturalización.

Art. 12- Son cubanos por nacimiento:
a) Todos los nacidos en el territorio de la República, con excepción de los hijos de los extranjeros que se encuentren al servicio de su gobierno.
b) Los nacidos en territorio extranjero, de padre o madre cubanos, por el solo hecho de avecindarse aquéllos en Cuba.
c) Los que habiendo nacido fuera del territorio de la República de padre o madre natural de Cuba que hubiesen perdido esta nacionalidad, reclamen la ciudadanía cubana en la forma y con sujeción a las condiciones que señale la Ley.
d) Los extranjeros que por un año o más hubiesen prestado servicios en el Ejército Libertador, permaneciendo en éste hasta la terminación de la Guerra de Independencia, siempre que acrediten esta condición con documento fehaciente expedido por el Archivo Nacional.

Art. 13- Son cubanos por naturalización:
a) Los extranjeros que después de cinco años de residencia continua en el territorio de la República y no menos de uno después de haber declarado su intención de adquirir la nacionalidad cubana, obtengan la carta de ciudadanía con arreglo a la Ley, siempre que conozcan el idioma español.
b) El extranjero que contraiga matrimonio con cubana, y la extranjera que lo contraiga con cubano, cuando tuvieren prole de esa unión o llevaren dos años de residencia continua en el país después de la celebración del matrimonio, y siempre que hicieren previa renuncia de su nacionalidad de origen.

Art. 14- Las cartas de ciudadanía y los certificados de nacionalidad cubana estarán exentos de tributación.

Art. 15- Pierden la ciudadanía cubana:
a) Los que adquieran una ciudadanía extranjera.
b) Los que sin permiso del Senado entren al servicio militar de otra nación, o al desempeño de funciones que lleven aparejada autoridad o jurisdicción propia.
c) Los cubanos por naturalización que residan tres años consecutivos en el país de su nacimiento, a no ser que expresen cada tres años, ante la autoridad consular correspondiente, su voluntad de conservar la ciudadanía cubana. La Ley podrá determinar delitos y causas de indignidad que produzcan la pérdida de la ciudadanía por naturalización, mediante sentencia firme de los Tribunales competentes.
d) Los naturalizados que aceptasen una doble ciudadanía.
La pérdida de la ciudadanía por los motivos consignados en los incisos b) y c) de este artículo no se hará efectiva sino por sentencia firme dictada en juicio contradictorio ante Tribunal de Justicia, según disponga la Ley.

Art. 16- Ni el matrimonio ni su disolución afectan a la nacionalidad de los cónyuges o de sus hijos.

La cubana casada con extranjero conservará la nacionalidad cubana.

La extranjera que se case con cubano y el extranjero que se case con cubana conservarán su nacionalidad de origen, o adquirirán la cubana, previa opción regulada por la Constitución, la Ley o los tratados internacionales.

Art. 17- La ciudadanía cubana podrá recobrarse en la forma que prescriba la Ley.

Art. 18- Ningún cubano por naturalización podrá desempeñar, a nombre de Cuba, funciones oficiales en su país de origen.

Título III - De la Extranjería

Art. 19- Los extranjeros residentes en el territorio de la República se equiparan a los cubanos.
a) En cuanto a la protección de su persona y bienes.
b) En cuanto al goce de los derechos reconocidos en esta Constitución, con excepción de los que se otorgan exclusivamente a los nacionales.
El Gobierno, sin embargo, tiene la potestad de obligar a un extranjero a salir del territorio nacional en los casos y formas señalados en la Ley.
Cuando se trate de extranjeros con familia cubana constituida en Cuba, deberá mediar fallo judicial para expulsión, conforme a lo que prescriben las Leyes en la materia.
La Ley regulará la organización de las asociaciones de extranjeros, sin permitir discriminación contra los derechos de los cubanos que formen parte de ellas.
c) En la obligación de acatar el régimen económico social de la República.
d) En la obligación de observar la Constitución y la Ley.
e) En la obligación de contribuir a los gastos públicos en la forma y cuantía que la Ley disponga.
f) En la sumisión a la jurisdicción y resoluciones de los Tribunales de justicia y autoridades de la República.
g) En cuanto al disfrute de los derechos civiles, bajo las condiciones y con las limitaciones que la Ley prescriba.

 

Título IV - Derechos fundamentales

Sección primera. De los derechos individuales

Art. 20- Todos los cubanos son iguales ante la Ley. La República no reconoce fueros ni privilegios.

Se declara ilegal y punible toda discriminación por motivo de sexo, raza, color o clase, y cualquiera otra lesiva a la dignidad humana.

La Ley establecerá las sanciones en que incurran los infractores de este precepto.

Art. 21- Las Leyes penales tendrán efecto retroactivo cuando sean favorables al delincuente. Se excluye de este beneficio, en los casos en que haya mediado dolo, a los funcionarios o empleados públicos que delinquen en el ejercicio de su cargo y a los responsables de delitos electorales y contra los derechos individuales que garantiza esta constitución. A los que incurriesen en estos delitos se les aplicarán las penas y calificaciones de la Ley vigente al momento de delinquir.

Art. 22- Las demás Leyes no tendrán efecto retroactivo, salvo que la propia Ley lo determine por razones de orden público, de utilidad social o de necesidad nacional, señaladas expresamente en la Ley con el voto conforme de las dos terceras partes del número total de los miembros de cada Cuerpo colegislador. Si fuera impugnado el fundamento de la retroactividad en vía de inconstitucionalidad, corresponderá al Tribunal de Garantías Constitucionales y Sociales decidir sobre el mismo, sin que pueda dejar de hacerlo por razón de forma y otro motivo cualquiera. En todo caso la propia ley establecerá el grado, modo y forma en que se indemnizarán los daños, si los hubiere, que la retroactividad infiriese a los derechos adquiridos legítimamente al amparo de una legislación anterior.

La ley acordada al amparo de este artículo no será válida si produce efectos contrarios a lo dispuesto en el artículo 24 de esta Constitución.

Art. 23- Las obligaciones de carácter civil que nazcan de los contratos o de otros actos u omisiones que las produzcan no podrán ser anuladas ni alteradas por el Poder Legislativo ni por el Ejecutivo y, por consiguiente, las Leyes no podrán tener efecto retroactivo respecto a dichas obligaciones. El ejercicio de las acciones que de éstas se deriven podrá ser suspendido, en caso de grave crisis nacional, por el tiempo que fuere razonablemente necesario, mediante los mismos requisitos y sujeto a la impugnabilidad a que se refiere el párrafo primero del artículo anterior.

Art. 24- Se prohíbe la confiscación de bienes. Nadie podrá ser privado de su propiedad sino por autoridad judicial competente y por causa justificada de utilidad pública o interés social, y siempre previo al pago de la correspondiente indemnización en efectivo fijada judicialmente.

La falta de cumplimiento de estos requisitos determinará el derecho del expropiado a ser amparado por Tribunales de Justicia, y en su caso reintegrado en su propiedad.

La certeza de la causa de utilidad pública o interés social y la necesidad de la expropiación corresponderá decidirlas a los tribunales de Justicia en caso de impugnación.

Art. 25- No podrá imponerse la pena de muerte. Se exceptúan los miembros de las Fuerzas Armadas por delitos de carácter militar y las personas culpables de traición o de espionaje en favor del enemigo en tiempo de guerra con nación extranjera.

Art. 26- La Ley Procesal Penal establecerá las garantías necesarias para que todo delito resulte probado independientemente del testimonio del acusado, del cónyuge y también de sus familiares hasta el cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad. Se considerará inocente a todo acusado hasta que se dicte condena contra él.

En todos los casos las autoridades y sus agentes levantarán acta de la detención que firmará el detenido, a quien se le comunicará la autoridad que la ordenó, el motivo que la produce y el lugar adonde va a ser conducido, dejándose testimonio en el acta de todos estos particulares.

Son públicos los registros de detenidos y presos.

Todo hecho contra la integridad personal, la seguridad o la honra de un detenido será imputable a sus aprehensores o guardianes, salvo que se demuestre lo contrario. El subordinado podrá rehusar el cumplimiento de las órdenes que infrinjan esta garantía. El custodio que hiciere uso de las armas contra un detenido o preso que intentare fugarse será necesariamente inculpado y responsable, según las Leyes del delito que hubiere cometido.

Ningún detenido o preso será incomunicado.

Solamente la jurisdicción ordinaria conocerá de las infracciones de este precepto, cualesquiera que sean el lugar, circunstancias y personas que en la detención intervengan.

Art. 27- Todo detenido será puesto en libertad o entregado a la autoridad judicial competente dentro de las veinticuatro horas siguientes al acto de su detención.

Toda detención quedará sin efecto, o se elevará a prisión, por auto judicial fundado, dentro de las setenta y dos horas de haberse puesto el detenido a la disposición del juez competente. Dentro del mismo plazo se notificará al interesado el auto que se dictare.

La prisión preventiva se guardará en lugares distintos y completamente separados de los destinados a la extinción de las penas, sin que puedan ser sometidos los que así guarden prisión a trabajo alguno, ni a la reglamentación del penal para los que extingan condenas.

Art. 28- Nadie será procesado ni condenado sino por juez o tribunal competente, en virtud de Leyes anteriores al delito y con las formalidades y garantías que éstas establezcan. No se dictará sentencia contra el procesado rebelde ni será nadie condenado en causa criminal sin ser oído. Tampoco se le obligará a declarar contra sí mismo, ni contra sus cónyuges o parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad.

No se ejercerá violencia ni coacción de ninguna clase sobre las personas para forzarlas a declarar. Toda declaración obtenida con infracción de este precepto será nula, y los responsables incurrirán en las penas que fije la Ley.

Art. 29- Todo el que se encuentre detenido o preso fuera de los casos o sin las formalidades y garantías que prevean la Constitución y las Leyes, será puesto en libertad, a petición suya o de cualquier otra persona, sin necesidad de poder ni de dirección letrada mediante o sumarísimo procedimiento de hábeas corpus ante los tribunales ordinarios de justicia.

El Tribunal Supremo no podrá dedicar su jurisdicción ni admitir cuestiones de competencia en ningún caso ni por motivo alguno, ni aplazar su resolución que será preferente a cualquier otro asunto. Es absolutamente obligatoria la presentación ante el Tribunal que haya expedido el hábeas corpus de toda persona detenida o presa, cualquiera que sea la autoridad o funcionario, persona o entidad que la retenga, sin que pueda alegarse obediencia debida.

Serán nulas, y así lo declarará de oficio la autoridad judicial cuantas disposiciones impidan o retarden la presentación de la persona privada de libertad, así como las que produzcan cualquier dilación en el procedimiento de hábeas corpus.

Cuando el detenido o preso no fuere presentado ante el Tribunal que conozca de hábeas corpus, éste decretará la detención del infractor, el que será juzgado de acuerdo con lo que disponga la Ley.

Los jueces o magistrados que se negasen a admitir la solicitud de mandamiento de hábeas corpus, o no cumplieren las demás disposiciones de este artículo, serán separados de sus respectivos cargos por la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo.

Art. 30- Toda persona podrá entrar y permanecer en el territorio nacional, salir de él, trasladarse de un lugar a otro y mudar de residencia, sin necesidad de carta de seguridad, pasaporte u otro requisito semejante, salvo lo que se disponga en las Leyes sobre inmigración y las atribuciones de la autoridad en caso de responsabilidad criminal.

A nadie se obligará a mudar de domicilio o residencia sino por mandato de autoridad judicial y en los casos y con los requisitos que la Ley señale.

Ningún cubano podrá ser expatriado ni se le prohibirá la entrada en el territorio de la República.

Art. 31- La República de Cuba brinda y reconoce el derecho de asilo a los perseguidos políticos, siempre que los acogidos a él respeten la soberanía y la Leyes nacionales.

El Estado no autorizará la extradición de reos de delitos políticos ni intentará extraditar a los cubanos reos de esos delitos que se refugiaran en territorio extranjero.

Cuando procediere, conforme a la Constitución y la Ley, la expulsión de un extranjero del territorio nacional, ésta no se verificará si se tratase de asilado político hacia el territorio del Estado que pueda reclamarlo.

Art. 32- Es inviolable el secreto de la correspondencia y demás documentos privados, y ni aquélla ni éstos podrán ser ocupados ni examinados sino a virtud de auto fundado de juez competente y por los funcionarios o agentes oficiales. En todo caso, se guardará secreto respecto de los extremos ajenos al asunto que motivará la ocupación o examen. En los mismos términos se declara inviolable el secreto de la comunicación telegráfica, telefónica y cablegráfica.

Art. 33- Toda persona podrá, sin sujeción a censura previa, emitir libremente su pensamiento de palabra, por escrito o por cualquier otro medio gráfico u oral de expresión, utilizando para ello cualesquiera o todos los procedimientos de difusión disponibles.

Sólo podrá ser recogida la edición de libros, folletos, discos, películas, periódicos o publicaciones de cualquier índole cuando atente contra la honra de las personas, el orden social o la paz pública, previa resolución fundada de autoridad judicial competente y sin perjuicio de las responsabilidades que se deduzcan del hecho delictuoso cometido.

En los casos a que se refiere este artículo no se podrá ocupar ni impedir el uso y disfrute de los locales, equipos o instrumentos que utilice el órgano de publicidad de que se trate, salvo por responsabilidad civil.

Art. 34- El domicilio es inviolable y, en su consecuencia, nadie podrá entrar de noche en el ajeno sin el consentimiento de su morador, a no ser para socorrer a víctimas de delito o desastre; ni de día, sino en los casos y en la forma determinados por la ley. En caso de suspensión de esta garantía será requisito indispensable para penetrar en el domicilio de una persona que lo haga la propia autoridad competente, mediante orden o resolución escrita de la que se dejará copia auténtica al morador, a su familia o al vecino más próximo, según proceda. Cuando la autoridad delegue en alguno de sus agentes se procederá del mismo modo.

Art. 35- Es libre la profesión de todas las religiones, así como el ejercicio de todos los cultos, sin otra limitación que el respeto a la moral cristiana y al orden público. La iglesia estará separada del Estado, el cual no podrá subvencionar ningún culto.

Art. 36- Toda persona tiene derecho a dirigir peticiones a las autoridades y a que le sean atendidas y resueltas en término no mayor de cuarenta y cinco días, comunicándosele lo resuelto. Transcurrido el plazo de la ley, o en su defecto, el indicado anteriormente, el interesado podrá recurrir, en la forma que la Ley autorice, como si su petición hubiese sido denegada.

Art. 37- Los habitantes de la República tienen el derecho de reunirse pacíficamente y sin armas, y el de desfilar y asociarse para todos los fines lícitos de la vida, conforme a las normas legales correspondientes, sin más limitaciones que la indispensable para asegurar el orden público.

Es ilícita la formación y existencia de organizaciones políticas contrarias al régimen del gobierno representativo democrático de la República, o que atenten contra la plenitud de la soberanía nacional.

Art. 38- Se declara punible todo acto por el cual se prohíba o limite al ciudadano participar en la vida política de la nación.

Art. 39- Solamente los ciudadanos cubanos podrán desempeñar funciones públicas que tengan aparejada jurisdicción.

Art. 40- Las disposiciones legales, gubernativas o de cualquier otro orden que regulen el ejercicio de los derechos que esta Constitución garantiza, serán nulas si los disminuyen, restringen o adulteran.

Es legítima la resistencia adecuada para la protección de los derechos individuales garantizados anteriormente.

La acción para perseguir las infracciones de este Título es pública, sin caución ni formalidad de ninguna especie y por simple denuncia.

La enumeración de los derechos garantizados en este Título no excluye los demás que esta Constitución establezca, ni otros de naturaleza análoga o que se deriven del principio de la soberanía del pueblo y de la forma republicana del gobierno.

Sección segunda. De las garantías constitucionales

Art. 41- Las garantías constitucionales de los derechos reconocidos en los artículos veintiséis, veintisiete, veintiocho, veintinueve, treinta (párrafos primero y segundo), treinta y dos, treinta y tres, treinta y seis, y treinta y siete (párrafo primero) de esta Constitución podrán suspenderse, en todo o en parte del territorio nacional, por un período no mayor de cuarenta y cinco días naturales, cuando lo exija la seguridad del Estado, o en caso de guerra o invasión del territorio nacional, grave alteración del orden u otros que perturben hondamente la tranquilidad pública.

La suspensión de las garantías constitucionales sólo podrá dictarse mediante una Ley especial acordada por el Congreso, o mediante Decreto del Poder Ejecutivo; pero en este último caso en el mismo Decreto de suspensión se convocará al Congreso para que, dentro de un plazo de cuarenta y ocho horas y reunido en un solo Cuerpo, ratifique o no la suspensión, en votación nominal y por mayoría de votos. En el caso de que el Congreso así reunido vetase en contra de la suspensión, las garantías quedarán automáticamente restablecidas.

Art. 42- El Territorio en que fueron suspendidas las garantías a que se refiere el artículo anterior se regirá por la Ley de Orden Público dictada con anterioridad; pero ni en dicha Ley ni en otra alguna podrá disponer la suspensión de más garantías que las mencionadas.

Tampoco podrá hacerse declaración de nuevos delitos ni imponerse otras penas que las establecidas por la Ley al disponerse la suspensión.

Los detenidos por los motivos que hayan determinado la suspensión deberán ser recluidos en lugares especiales destinados a los procesados o penados por delitos políticos o sociales.

Queda prohibido al Poder Ejecutivo la detención de persona alguna por más de diez días sin hacer entrega de ella a la autoridad judicial.

 

Título V - De la Familia y la Cultura

Sección primera. Familia

Art. 43- La familia, la maternidad y el matrimonio tienen la protección del Estado.

Sólo es válido el matrimonio autorizado por funcionarios con capacidad legal para realizarlo.

El matrimonio judicial es gratuito y será mantenido por la ley. El matrimonio es el fundamento legal de la familia y descansa en la igualdad absoluta de derechos para ambos cónyuges; de acuerdo con este principio se organizará su régimen económico.

La mujer casada disfruta de la plenitud de la capacidad civil, sin que necesite de licencia o autorización marital para regir sus bienes, ejercer libremente el comercio, la industria, profesión, oficio o arte y disponer del producto de su trabajo.

El matrimonio puede disolverse por acuerdo de los cónyuges o a petición de cualquiera de los dos, por las causas y en la forma establecidas en la ley.

Los Tribunales determinarán los casos en que por razón de equidad la unión entre personas con capacidad legal para contraer matrimonio será equiparada, por su estabilidad y singularidad, al matrimonio civil.

Las pensiones por alimentos a favor de la mujer y de los hijos gozarán de preferencia respecto a cualquier obligación y no podrá oponerse a esa preferencia la condición de inembargable de ningún sueldo, pensión o ingreso económico de cualquier clase que sea.

Salvo que la mujer tuviera medios justificados de subsistencia o fuere declarada culpable, se fijará en su beneficio una pensión proporcionada a la posición económica del marido y teniendo en cuenta a la vez las necesidades de la vida social. Esta pensión será pagada y garantizada por el marido divorciado y subsistirá hasta que su ex cónyuge contrajera nuevo matrimonio, sin perjuicio de la pensión que se fijará a cada hijo, la cual deberá ser también garantizada. La Ley impondrá adecuadas sanciones a los que en caso de divorcio, de separación o cualquiera otra circunstancia, traten de burlar o eludir esa responsabilidad.

Art. 44- Los padres están obligados a alimentar, asistir, educar e instruir a sus hijos, y éstos a respetar y asistir a sus padres. La Ley asegurará el cumplimiento de estos deberes con garantías y sanciones adecuadas.

Art. 45- El régimen fiscal, los seguros y la asistencia social se aplicarán de acuerdo con las normas de protección a la familia establecidas en esta Constitución. La niñez y la juventud estarán protegidas contra la explotación y el abandono moral y material. El Estado, La Provincia y el Municipio organizarán instituciones adecuadas al efecto.

Art. 46- Dentro de las restricciones señaladas en esta Constitución, el cubano tendrá libertad de testar sobre la mitad de la herencia.

Sección segunda. Cultura

Art. 47- La cultura, en todas sus manifestaciones, constituye un interés primordial del Estado, son libres la investigación científica, la expresión artística y la publicación de sus resultados, así como la enseñanza, sin perjuicio, en cuanto a ésta, de la inspección y reglamentación que al Estado corresponda y que la Ley establezca.

Art. 48- La instrucción primaria es obligatoria para el menor en edad escolar, y su dispensación lo será para el Estado, sin perjuicio de la cooperación encomendada a la iniciativa municipal. Tanto esta enseñanza como la pre-primaria y las vocaciones serán gratuitas cuando las imparta el Estado, la Provincia o el Municipio. Asimismo lo será el material docente necesario.

Será gratuita la segunda enseñanza elemental y toda enseñanza superior que imparta el Estado o los Municipios, con exclusión de los estudios preuniversitarios especializados y los universitarios. En los Institutos creados o que se creasen en lo sucesivo con categoría de preuniversitarios, la Ley podrá mantener o establecer el pago de una matricula módica de cooperación, que se destinará a las atenciones de cada establecimiento.

En cuanto le sea posible, la República ofrecerá becas para el disfrute de las enseñanzas oficiales no gratuitas a los jóvenes que, habiendo acreditado vocación y aptitud sobresalientes, se vieren impedidos, por insuficiencia de recursos, de hacer tales estudios por su cuenta.

Art. 49- El Estado mantendrá un sistema de escuelas para adultos, dedicadas particularmente a la eliminación y prevención del analfabetismo; escuelas rurales predominantemente prácticas, organizadas con vista de los intereses de las pequeñas comunidades agrícolas, marítimas o de cualquier clase, y escuelas de artes y oficios y de técnica y agrícola, industrial y comercial, orientadas de modo que respondan a las necesidades de la economía nacional. Todas estas enseñanzas serán gratuitas, y a su sostenimiento colaborarán las Provincias y los Municipios en la medida de sus posibilidades.

Art. 50- El Estado sostendrá las escuelas normales indispensables para la preparación técnica de los maestros encargados de la enseñanza primaria en las escuelas públicas. Ningún otro centro podrá expedir títulos de maestros primarios, con excepción de las Escuelas de Pedagogía de las Universidades.

Lo anteriormente dispuesto no excluye el derecho de las escuelas creadas por la Ley para la expedición de Títulos docentes en relación con las materias especiales objeto de sus enseñanzas.

Estos títulos docentes de capacidad especial darán derecho a ocupar con toda preferencia las plazas vacantes o que se creen en las respectivas escuelas y especialidades.

Para la enseñanza de la economía doméstica, corte y costura e industria para la mujer, deberá de poseerse el título de maestra de economía, artes, ciencias domésticas e industriales, expedido por la Escuela del Hogar.

Art. 51- La enseñanza pública se constituirá en forma orgánica de modo que exista una adecuada articulación y continuidad entre todos sus grados, incluyendo el superior. El sistema oficial proveerá al estímulo y desarrollo vocacionales, atendiendo a la multiplicidad de las profesiones y teniendo en cuenta las necesidades culturales y prácticas de la nación.

Toda enseñanza, pública o privada, estará inspirada en un espíritu de cubanidad y de solidaridad humana, tendiendo a formar en la conciencia de los educandos el amor a la patria, a sus instituciones democráticas y a todos los que por una y otras lucharon.

Art. 52- Toda enseñanza pública será dotada en los presupuestos del Estado, la Provincia o el Municipio, y se hallará bajo la dirección técnica y administrativa del Ministerio de Educación, salvo aquellas enseñanzas que por su índole especial dependan de otros Ministerios.

El Presupuesto del Ministerio de Educación no será inferior al ordinario de ningún otro Ministerio, salvo caso de emergencia declarada por la Ley.

El sueldo mensual del maestro de instrucción primaria no deberá ser, en ningún caso, inferior a la millonésima parte del presupuesto total de la Nación.

El personal docente oficial tiene los derechos y deberes de los funcionarios públicos.

La designación, ascensos, traslados y separación de los maestros y profesores públicos, inspectores, técnicos y demás funcionarios escolares se regulará de modo que en ello no influyan consideraciones ajenas a las estrictamente técnicas, sin perjuicio de la vigilancia sobre las condiciones morales que deban concurrir en tales funcionarios.

Todos los cargos de dirección y supervisión de la enseñanza primaria oficial serán desempeñados por técnicos graduados de la Facultad universitaria correspondiente.

Art. 53- La Universidad de La Habana es autónoma y estará gobernada de acuerdo a sus estatutos y con la ley que los mismos deban anteponerse.

El Estado contribuirá a crear el patrimonio universitario y al sostenimiento de dicha Universidad, consignando a este último fin, en sus presupuestos nacionales, la cantidad que fije la Ley.

Art. 54- Podrán crearse Universidades oficiales o privadas y cualesquiera otras instituciones y centros de altos estudios. La Ley determinará las condiciones que hayan de regularlos.

Art. 55- La enseñanza oficial será laica. Los centros de enseñanza privada estarán sujetos a la reglamentación e inspección del Estado: pero en todo caso conservarán el derecho de impartir, separadamente de la instrucción técnica, la educación religiosa que deseen.

Art. 56- En todos los centros docentes, públicos o privados, la enseñanza de la Literatura, la Historia y la Geografía Cubana, y de la Cívica y de la Constitución, deberán ser impartidas por maestros cubanos por nacimiento y mediante textos de autores que tengan esa misma condición.

Art. 57- Para ejercer la docencia se requiere acreditar la capacidad en la forma que la Ley disponga.

La Ley determinará qué profesiones, artes u oficios no docentes requieren títulos para su ejercicio, y la forma en que deben obtenerse.

El Estado asegurará la preferencia en la provincia de los servicios públicos a los ciudadanos preparados oficialmente para la respectiva especialidad.

Art. 58- El Estado regulará por medio de la Ley la conservación del tesoro cultural de la Nación, su riqueza artística e histórica, así como también protegerá especialmente los monumentos nacionales y lugares notables por su belleza natural o por su reconocido valor artístico o histórico.

Art. 59- Se creará un Consejo Nacional de Educación y cultura que, presidido por el Ministerio de Educación, estará encargado de fomentar, orientar técnicamente o inspeccionar las actividades educativas, científicas y artísticas de la Nación.

Su opinión será oída por el Congreso en todo proyecto de ley que se relacione con materias de su competencia.

Los cargos del Consejo Nacional de Educación y Cultura serán honoríficos y gratuitos.

 

Título VI - Del Trabajo y de la Propiedad

Sección primera. Trabajo

Art. 60- El trabajo es un derecho inalienable del individuo. El Estado empleará los recursos que estén a su alcance para proporcionar ocupación a todo el que carezca de ella y asegurará a todo trabajador, manual o intelectual, las condiciones económicas necesarias a una existencia digna.

Art. 61- Todo trabajador manual o intelectual de empresas públicas o privadas, del Estado, la Provincia o el Municipio, tendrá garantizado un salario o sueldo mínimo, que se determinará atendiendo a las condiciones de cada región y a las necesidades normales del trabajador en el orden material, moral y cultural, y considerándolo como jefe de familia.

La Ley establecerá la manera de regular periódicamente los salarios sueldos mínimos por medio de comisiones paritarias para cada rama del trabajo, de acuerdo con el nivel de vida y con las peculiaridades de cada región y de cada actividad industrial, comercial o agrícola.

En los trabajos a destajo, por ajuste o precio alzado, será obligatorio que quede racionalmente asegurado el salario mínimo por jornada de trabajo.

El mínimo de todo salario o sueldo es inembargable, salvo las responsabilidades por pensiones alimenticias en la forma que establezca la Ley. Son también inembargables los instrumentos de labor de los trabajadores.

Art. 62- A trabajo igual en idénticas condiciones corresponderá siempre igual salario, cualesquiera que sean las personas que lo realicen.

Art. 63- No se podrá hacer en el sueldo o salario de los trabajadores manuales e intelectuales ningún descuento que no esté autorizado por la Ley.

Art. 64- Queda totalmente prohibido el pago en vales, fichas mercancías o cualquier otro signo representativo con que se pretenda sustituir la moneda del curso legal. Su contravención será sancionada por la ley.

Art. 65- Se establecen los seguros sociales como derecho irrenunciable e imprescindible de los trabajadores, con el concurso equitativo del Estado, los patronos y los propios trabajadores, a fin de proteger a éstos de manera eficaz contra la invalidez, la vejez, el desempleo y demás contingencias del trabajo en la forma que la Ley determine. Se establece asimismo el derecho de jubilación por antigüedad y el de pensión por causa de muerte.

La administración y el gobierno de las instituciones a que se refiere el párrafo primero de este artículo estarán a cargo de organismos paritarios elegidos por patronos y obreros con la intervención de un representante del Estado, en la forma que determine la Ley salvo el caso de que se creara por el Estado el Banco de Seguros Sociales.

Se declara igualmente obligatorio el seguro por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, a expensas exclusivamente de los patronos y bajo la fiscalización del Estado.

Los fondos o reservas de los seguros sociales no podrán ser objeto de transferencias, ni se podrá disponer de los mismos para fines distintos de los que determinaron su creación.

Art. 66- La jornada máxima de trabajo no podrá exceder de ocho horas al día. Este máximo podrá ser reducido hasta seis horas diarias para los mayores de catorce años y menores de dieciocho.

La labor máxima semanal será de cuarenta y cuatro horas, equivalentes a cuarenta y ocho en el salario, exceptuándose las industrias que, por su naturaleza, tienen que realizar su producción ininterrumpidamente dentro de cierta época del año, hasta que la Ley determine sobre el régimen definitivo de esta excepción.

Queda prohibido el trabajo y el aprendizaje a los menores de catorce años.

Art. 67- Se establece para todos los trabajadores manuales e intelectuales el derecho al descanso retribuido de un mes por cada once de trabajo dentro de cada año natural. Aquellos que, por la índole de su trabajo u otra circunstancia, no hayan laborado los once meses, tienen derecho al descanso retribuido de duración proporcional al tiempo trabajado.

Cuando por ser fiesta o duelo nacional los obreros vaguen en su trabajo los patronos deberán abonarles los salarios correspondientes.

Sólo habrá cuatro días de fiesta y duelos nacionales en que sea obligatorio el cierre de los establecimientos industriales o comerciales o de los espectáculos públicos, en su caso. Los demás serán de fiesta o duelo oficial y se celebrarán sin que se suspendan las actividades económicas de la Nación.

Art. 68- No podrá establecerse diferencia entre casadas y solteras a los efectos del trabajo.

La Ley regulará la protección a la maternidad obrera, extendiéndola a las empleadas.

La mujer grávida no podrá ser separada de su empleo, ni se le exigirá efectuar, dentro de los tres meses anteriores al alumbramiento, trabajos que requieran esfuerzos físicos considerables.

Durante las seis semanas que precedan inmediatamente al parto, y las seis que le sigan, gozará de descanso forzoso, retribuido igual que su trabajo conservando el empleo y todos los derechos anexos al mismo y correspondientes a su contrato de trabajo. En el periodo de lactancia se le concederán dos descansos extraordinarios al día, de media hora casa uno, para alimentar a su hijo.

Art. 69- Se reconoce el derecho de sindicación a los patronos, empleados privados y obreros, para los fines exclusivos de su actividad económico social.

La autoridad competente tendrá un término de treinta días para admitir o rechazar la inscripción de un sindicato obrero o patronal. La inscripción determinará la personalidad jurídica del sindicato obrero patronal. La ley regulará lo concerniente al reconocimiento del sindicato por los patronos y por los obreros, respectivamente.

No podrán disolverse definitivamente los sindicatos sin que recaiga sentencia firme de los tribunales de justicia.

Las directivas de estas asociaciones estarán integradas exclusivamente por cubanos de nacimiento.

Art. 70- Se establece la colegiación obligatoria de las demás profesiones reconocidas oficialmente por el Estado.

Art. 71- Se reconoce el derecho de los trabajadores a la huelga y el de los patrones al paro, conforme a la regulación que la Ley establezca para el ejercicio de ambos derechos.

Art. 72- La Ley regulará el sistema de contratos colectivos de trabajo, los cuales serán de obligatorio cumplimiento para patronos y obreros.

Serán nulas y no obligarán a los contratantes, aunque se expresen en un convenio de trabajo u otro pacto cualquiera, las estipulaciones que impliquen renuncia, disminución, adulteración o dejación de algún derecho reconocido a favor del obrero en esta Constitución o en la Ley.

Art. 73- El cubano por nacimiento tendrá en el trabajo una participación preponderante, tanto en el importe total de los sueldos y salarios como en las distintas categorías de trabajo, en la forma que determine la Ley.

También se extenderá la protección al cubano naturalizado con familia nacida en el territorio nacional, con preferencia sobre el naturalizado que no se halle en esas condiciones y sobre los extranjeros.

En el desempeño de los puestos técnicos indispensables se exceptuará de lo preceptuado en los párrafos anteriores al extranjero, previa las formalidades de la Ley y siempre con la condición de facilitar a los nativos el aprendizaje del trabajo técnico de que se trate.

Art. 74- El Ministerio del Trabajo cuidará, como parte esencial, entre otras, de su política social permanente, de que en la distribución de oportunidades de trabajo en la industria y en el comercio no prevalezcan prácticas discriminatorias de ninguna clase. En las remociones de personal, y en la creación de nuevas plazas, así como en las nuevas fábricas, industrias o comercios que se establecieren será obligatorio distribuir las oportunidades de trabajo sin distingos de raza o color, siempre que se satisfagan los requisitos de idoneidad. La ley establecerá que toda otra práctica será punible y perseguible de oficio o a instancia de parte afectada.

Art. 75- La formación de empresas cooperativas, ya sean comerciales, agrícolas, industriales, de consumo o de cualquier otra índole, serán auspiciadas por la Ley; pero ésta regulará la definición, constitución y funcionamiento de tales empresas de modo que no sirvan para eludir o adulterar las disposiciones que para el régimen del trabajo establece esta Constitución.

Art. 76- La Ley regulará la inmigración atendiendo el régimen económico nacional y a las necesidades sociales. Queda prohibida la importación de braceros contratados, así como toda inmigración que tienda a envilecer las condiciones del trabajo.

Art. 77- Ninguna empresa podrá despedir a un trabajador sin previo expediente y con las demás formalidades que establezca la Ley, la cual determinará las causas justas de despido.

Art. 78- El patrono será responsable del cumplimiento de las leyes sociales, aun cuando contrate el trabajo por intermediario. En todas las industrias y clases de trabajo en que se requieran conocimientos técnicos, será obligatorio el aprendizaje en la forma que establezca la Ley.

Art. 79- El Estado fomentará la creación de viviendas baratas para obreros.

La ley determinará las empresas que, por emplear obreros fuera de los centros de población, estarán obligadas a proporcionar a los trabajadores habitaciones adecuadas, escuelas, enfermerías, y demás servicios y atenciones propicias al bienestar físico y moral del trabajador y su familia.

Asimismo la Ley reglamentará las condiciones que deban reunir los talleres, fábricas y locales de trabajo de todas clases.

Art. 80- Se establecerá la asistencia social bajo la dirección del Ministerio de Salubridad y Asistencia Social, organizándolo por medio de la legislación pertinente, y proveyéndolo a las reservas necesarias con los fondos que la misma determine.

Se establecen las carreras hospitalarias, sanitarias, forense y las demás que fueren necesarias para organizar en forma adecuada los servicios oficiales correspondientes.

Las instituciones de beneficencia del Estado, la Provincia y el Municipio prestarán sus servicios con carácter gratuito sólo a los pobres.

Art. 81- Se reconoce el mutualismo como principio y práctica sociales. La Ley regulará su funcionamiento de manera que disfruten de sus beneficios las personas de recursos modestos y sirva, a la vez de justa y adecuada protección al profesional.

Art. 82- Solamente podrán ejercer las profesiones que requieren título oficial, salvo lo dispuesto en el Art. 57 de esta Constitución, los cubanos por nacimiento, los naturalizados que hubieren obtenido esa condición con cinco años o más de anterioridad a la fecha en que solicitaren la autorización para ejercer. El Congreso podrá, sin embargo, por Ley extraordinaria, acordar la suspensión temporal de este precepto cuando, por razones de utilidad pública resultase necesaria o conveniente la cooperación de profesionales o técnicos extranjeros en el desarrollo de iniciativas públicas o privadas de interés nacional. La Ley que así lo acordare fijará el alcance y término de la autorización.

En el cumplimiento de este precepto, así como en los casos en que por alguna Ley o Reglamento se regule el ejercicio de cualquiera nueva profesión, arte u oficio, se respetarán los derechos al trabajo adquiridos por las personas que hasta ese momento hubieran ejercido la profesión, arte u oficio de que se trate, y se observarán los principios de reciprocidad internacional.

Art. 83- La ley regulará la forma en que podrá realizarse el traslado de fábricas y talleres a los efectos de evitar que se envilezcan las condiciones de trabajo.

Art. 84- Los problemas que se deriven de las relaciones entre el capital y el trabajo se someterán a comisiones de conciliación integradas por representaciones paritarias de patronos y obreros. La ley señalara el funcionario judicial que presidirá dichas comisiones en el Tribunal nacional ante el cual sus resoluciones serán recurribles.

Art. 85- A fin se asegurar el cumplimiento de la legislación social, el Estado proveerá a la vigilancia e inspección de las empresas.

Art. 86- La enumeración de los derechos y beneficios a que esta Sección se refiere no excluye otros que se deriven del principio de la justicia social y serán aplicables por igual a todos los factores concurrentes al proceso de la producción.

Sección segunda. Propiedad

Art. 87- El Estado cubano reconoce la existencia y legitimidad de la propiedad privada en su más amplio concepto de función social y sin más limitaciones que aquellas que por motivos de necesidad pública o interés social establezca la Ley.

Art. 88- El subsuelo pertenece al Estado, que podrá hacer concesiones para su explotación, conforme a lo que establezca la Ley. La propiedad minera concedida y no explotada dentro del término que fije la Ley, será declarada nula y reintegrada al Estado.

Art. 89- El Estado tendrá el derecho de tanteo en toda adjudicación, o venta forzosa de propiedades inmuebles y de valores representativos de propiedades inmobiliarias.

Art. 90- Se proscribe el latifundio y a los efectos de su desaparición, la Ley señalará el máximo de extensión de la propiedad que cada persona o entidad pueda poseer para casa tipo de explotación a que la tierra se dedique y tomando en cuenta las respectivas peculiaridades.

La Ley limitará restrictivamente la adquisición y posesión de la tierra por personas y compañías extranjeras, y adoptará medidas que tiendan a revertir la tierra al cubano.

Art. 91- El padre de familia que habite, cultive y explote directamente una finca rústica de su propiedad, siempre que el valor de ésta no exceda de dos mil pesos, podrá declararla con carácter irrevocable como propiedad familiar, en cuanto fuera imprescindible para su vivienda y subsistencia, y quedará exenta de impuestos y será inembargable e inalienable salvo por responsabilidades anteriores a esta Constitución.

Las mejoras que excedan de la suma anteriormente mencionada abonarán los impuestos correspondientes en la forma que establezca la Ley. A los efectos de que pueda explorarse dicha propiedad, su dueño podrá gravar o dar en garantía siembras, plantaciones, frutos y productos de la misma.

Art. 92- Todo autor o invento disfrutará de la propiedad exclusiva de su obra o invención, con las limitaciones que señale la Ley en cuanto a tiempo y forma.

Las concesiones de marcas industriales y comerciales y demás reconocimiento de crédito mercantil con indicaciones de procedencia cubana, serán nulos si se usaren, en cualquier forma, para amparar o cubrir artículos manufacturados fuera del territorio nacional.

Art. 93- No se podrán imponer gravámenes perpetuos sobre la propiedad del carácter de los censos y otros de naturaleza análoga y en tal virtud queda prohibido su establecimiento. EI Congreso en término de tres legislaturas, aprobará una Ley regulando la liquidación de los existentes.

Quedan exceptuados de lo prescrito en el párrafo anterior los censos o gravámenes establecidos o que se establezcan a beneficio del Estado, la Provincia o el Municipio, o a favor de instituciones públicas de toda clase o de instituciones privadas de beneficencia.

Art. 94- Es obligación del Estado hacer cada diez años por lo menos un Censo de población que refleje todas las actividades económicas y sociales del país, así como publicar regularmente un Anuario Estadístico.

Art. 95- Se declaran imprescriptibles sobre los bienes de las instituciones de beneficencia.

Art. 96- Se declaran de utilidad pública, y por lo tanto en condiciones de ser expropiadas por el Estado, la Provincia o el Municipio, aquellas porciones de terreno que donadas por personas de la antigua nobleza española para la fundación de una villa o población y empleadas efectivamente para este fin, adquiriendo el carácter de Ayuntamiento, fueron posteriormente ocupadas o inscritas por los herederos o causahabientes del donante.

Los vecinos de dicha villa o ciudad que posean edificios u ocupen solares en la parte urbanizada podrán obtener en la entidad expropiadora, que se le transmita el dominio y posesión de los solares o parcelas que ocupen, mediante el pago del precio proporcional que corresponda.

Título VII - Del sufragio y de los oficios públicos

Sección primera. Sufragio

Art. 97- Se establece para todos los ciudadanos cubanos como derecho, deber y función el sufragio universal, igualitario y secreto.

Esta función será obligatoria; y todo el que salvo impedimento admitido por la Ley, dejare de votar en una elección o referendo será objeto de las sanciones que la Ley le imponga y carecerá de capacidad para ocupar magistratura o cargo público alguno durante dos años, a partir de la fecha de la infracción.

Art. 98- Por medio del referendo decidirá la mayoría de los votos válidamente emitidos, salvo las excepciones establecidas en esta Constitución. El resultado se hará público de modo oficial tan pronto como lo conozca el organismo competente. El voto se contará única y exclusivamente a la persona a cuyo favor se haya depositado, sin que pueda acumulársele a otro candidato. Además, en los casos de representación proporcional se contará el sufragio emitido a favor del candidato para determinar el factor del partido.

Art. 99- Son electores todos los cubanos de uno u otro sexo, mayores de veinte años, con excepción de los siguientes:
a) Los asilados.
b) Los incapacitados mentalmente, previa declaración judicial de su incapacidad.
c) Los inhabilitados judicialmente por causa de delito.
d) Los individuos pertenecientes a las Fuerzas Armadas o de Policía que estén en servicio activo.

Art. 100- El Código electoral establecerá el carnet de identidad, con la fotografía del elector, su firma y huellas digitales y los demás requisitos necesarios para la mejor identificación.

Art. 101- Es punible toda forma de coacción para obligar a un ciudadano a afiliarse, votar o manifestar su voluntad en cualquier operación electoral.

Se castigará esta infracción y se aplicará el duplo de la pena, además de imponerse la inhabilitación permanente para el desempeño de cargos públicos, cuando la coacción la ejecute por si o por persona intermedia una autoridad o su agente, funcionario o empleado.

Art. 102- Es libre la organización de partidos y asociaciones políticas, no podrán, sin embargo, formarse agrupaciones políticas de raza, sexo o clase.

Para la Constitución de nuevos partidos políticos es indispensable presentar, junto con la solicitud correspondiente, un número de adhesiones igual o mayor al dos por ciento del Censo electoral correspondiente, según se trate de partidos nacionales, provinciales o municipales. El partido que en una elección general o especial no obtenga un número de votos que represente dicho tanto por ciento desaparecerá como tal o se procederá de oficio a tacharlo del registro de Partidos. Sólo podrán presentar candidatura los partidos políticos. Se reorganizarán en un solo día, seis meses antes de cada elección presidencial o de gobernadores y de alcaldes o concejales o para delegados a una Convención Constituyente. EI Tribunal Superior electoral tachará, de oficio, del Registro de Partidos los que en tal oportunidad no se reorganizaron.

Las asambleas de los partidos conservarán todas sus facultades y no podrán disolverse sino mediante reorganización legal. En todo caso serán los únicos organismos encargados de acordar postulaciones, sin que en ningún caso pueda delegarse esta facultad.

Art. 103- La Ley establecerá reglas y procedimientos que garanticen la intervención de las minorías en la formación del Censo de electores, en la organización o reorganización de las asociaciones y partidos políticos y en las demás operaciones electorales, y les asegurará representación en los organismos electivos del Estado, la Provincia y el Municipio.

Art. 104- Son nulas todas aquellas disposiciones modificativas de la legislación electoral que sean dictadas después de haberse convocado una elección o referendo o antes de que tomen posesión los que resulten electos o se conozca el resultado definitivo del referendo. Se exceptúan de esta prohibición aquellas modificaciones que fueren pedidas expresamente por el Tribunal Superior Electoral y se acordasen por las dos terceras partes del Congreso.

Desde la convocatoria a elecciones hasta la toma de posesión de los electos, el tribunal Superior Electoral tendrá jurisdicción sobre las Fuerzas Armadas y sobre los Cuerpos de Policía, al solo objeto de garantizar la pureza de la función electoral.

Sección segunda. Oficios públicos

Art. 105- Son funcionarios, empleados y obreros públicos los que, previa demostración de capacidad y cumplimiento de los demás requisitos y formalidades establecidos por la Ley, sean designados por autoridad competente para el desempeño de funciones o servicios públicos y perciban o no sueldo o jornal con cargo a los presupuestos del Estado, la Provincia o el Municipio, o de entidades autónomas.

Art. 106- Los funcionarios, empleados y obreros públicos civiles de todos los poderes del Estado, los de la Provincia, del Municipio y de las entidades o corporaciones autónomas, son servidores exclusivamente de los intereses generales de la República y su inamovilidad se garantiza por esta Constitución, con excepción de los que desempeñen cargos políticos y de confianza.

Art. 107- Son cargos políticos y de confianza:
a) Los Ministros y Subsecretarios de Despacho, los Embajadores, Enviados Extraordinarios y Ministros Plenipotenciarios y los Directores Generales, éstos en los casos en que la Ley no los declare técnicos.
b) Todo el personal adscrito a la oficina particular inmediata de los Ministros y Subsecretarios de Despacho.
c) Los Secretarios particulares de los funcionarios.
d) Los Secretarios de la Administraciones provinciales y municipales, los jefes de Departamento de esos organismos y el personal adscrito a la oficina particular inmediata de los Gobernadores y Alcaldes.
e) Los funcionarios, empleados y obreros públicos civiles nombrados con carácter temporal, con cargo a consignaciones ocasionales, cuya duración no alcance el año fiscal.

Art. 108- El ingreso y el ascenso en los cargos públicos no exceptuados en el artículo anterior sólo podrán obtenerse después que los aspirantes hayan cumplido los requisitos y sufrido, en concurso de méritos, las pruebas de idoneidad y de capacidad que la Ley establecerá, salvo en aquellos casos que, por la naturaleza de las funciones de que se trate, sean declarados exentos por la Ley.

Art. 109- No se podrán imponer sanciones administrativas a los funcionarios, empleados y obreros públicos sin previa formación de expediente, instruido con audiencia del interesado y con los recursos que establezca la Ley. El procedimiento deberá ser siempre sumario.

Art. 110- El funcionario, empleado u obrero público que sustituya al que haya sido removido de su cargo se considerará sustituto provisional mientras no sea resuelta definitivamente la situación del sustituido, y sólo podrá invocar, en su caso, los derechos que le correspondan en el cargo de que proceda.

Art. 111- Las excedencias forzosas sólo podrán decretarse por refundición o supresión de plazas, respetando la antigüedad de quienes las desempeñen. Los excedentes tendrán derecho preferente a ocupar, por orden de antigüedad, cargos de iguales o análogas funciones que se establecieran o vacaren en la misma categoría o en la inmediata inferior.

Art. 112- Nadie podrá desempeñar simultáneamente más de un cargo en las entidades o corporaciones autónomas, con excepción de los casos que señala esta Constitución.

Las pensiones o jubilaciones del Estado, la Provincia y el Municipio son supletorias de las necesidades de sus beneficiarios. Los que tengan bienes de fortuna propio sólo podrán percibir la parte de la pensión o jubilación que sea necesaria para que sumada a los ingresos propios, no exceda del máximum de pensión que la Ley fijará. Igual criterio se aplicará para la percepción de más de una pensión.

Nadie podrá percibir efectivamente, por concepto alguno, pensión, jubilación o retiro de más de dos mil cuatrocientos pesos al año, y la escala porque se abonen será unificada y extensiva a todos los pensionados o jubilados.

Las personas que hoy disfrutan pensiones, retiros o jubilaciones mayores de dos mil cuatrocientos pesos anuales no recibirán efectivamente mayor cantidad anual.

Como homenaje de la República a sus libertadores quedan exceptuados de lo dispuesto en los párrafos anteriores los miembros del Ejército Libertador de Cuba, sus viudas e hijos con derecho a pensión.

Art. 113- Será obligación del Estado el pago mensual de las jubilaciones y pensiones por servicios prestados al Estado, la Provincia y el Municipio en la proporción que permita la situación del Tesoro Público y que en ningún caso será menor del cincuenta por ciento de la cuantía básica legal.

Las cantidades para jubilaciones y pensiones se consignarán cada año en el presupuesto general de la nación.

Ninguna pensión o jubilación será menor de la cantidad que como jornal mínimo se halle vigente a virtud de lo establecido en el artículo sesenta y uno de esta Constitución.

Las jubilaciones y pensiones de los funcionarios y empleados del Estado, la Provincia y el Municipio comprendidas en la ley general de pensiones que rija, se pagarán en la misma oportunidad que sus haberes a los funcionarios y empleados en activo servicio, quedando el Estado, la Provincia y el Municipio obligados en su caso a arbitrar los recursos necesarios para atender a esta obligación.

El pago de las pensiones a veteranos de la Guerra de Independencia y a sus familiares se considerará preferente a toda otra obligación del Estado.

Art. 114- El ingreso de la carrera notarial y en el Cuerpo de registradores de la Propiedad será, en lo sucesivo, por oposición regulada por la Ley.

Art. 115- La acumulación y manejo de los fondos de los retiros sociales podrán ser independientes en la forma que determine la Ley; pero dentro de las cuatro legislaturas siguientes a la promulgación de esta Constitución el Congreso dictará una Ley estableciendo las normas de carácter general por la que se regirán todas las jubilaciones y pensiones existentes, o que se creen en el futuro en lo que se refiere a beneficios, contribuciones, requisitos mínimos y garantías.

Art. 116- Para resolver las cuestiones relativas a los servicios públicos se crea un organismo de carácter autónomo, que se denominará Tribunal de Oficios Públicos y que estará integrado por siete miembros, designados en la siguiente forma:

Uno, por el pleno del Tribunal Supremo de Justicia y que deberá reunir las mismas condiciones requeridas para ser Magistrado de dicho Tribunal.

Uno, designado por el Congreso, que deberá poseer título académico expedido por entidad oficial.

Uno, designado por el Presidente de la República, previo acuerdo del Consejo de Ministros, y que deberá tener reconocida experiencia en cuestiones administrativas.

Uno, designado por el Consejo Universitario, previa la tema elevada al efecto por la Facultad de Ciencias Sociales, de la cual deberá ser graduado.

Uno, por los empleados del Estado.

Uno, por los empleados de la Provincia y Uno, por los del Municipio. Los tres últimos miembros deberán tener conocida experiencia en las ramas respectivas.

La resolución que dicte el Tribunal de Oficios Públicos causará estado y será de inmediato cumplimiento, sin perjuicio de los recursos que la Ley establezca.

Art. 117- La Ley establecerá las sanciones correspondientes a quienes infrinjan los preceptos contenidos en esta Sección.

Título VIII - De los órganos del Estado

Art. 118- El Estado ejerce sus funciones por medio de los Poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, y los organismos reconocidos en la constitución o que conforme a la misma se establezcan por la ley.

Las Provincias y los Municipios, además de ejercer sus funciones propias coadyuvan a la realización de los fines del Estado.

Título IX
Del Poder Legislativo

Sección primera. De los Cuerpos Colegisladores

Art. 119- El Poder Legislativo se ejerce por dos cuerpos, denominados, respectivamente, Cámara de Representantes y Senado, que juntos reciben el nombre de Congreso.

Sección segunda. Del Senado, su composición y atribuciones

Art. 120- El Senado se compone de nueve Senadores por provincia, elegidos en cada una para un periodo de cuatro años, por sufragio universal, igual, directo, secreto, en un solo día y en la forma que prescriba la Ley.

Art. 121- Para ser Senador se requiere:
a) Ser cubano por nacimiento.
b) Haber cumplido treinta años de edad.
c) Hallarse en el pleno goce de los derechos civiles y políticos.
d) No haber pertenecido en servicio activo a las Fuerzas Armadas de la República durante los dos años inmediatamente anteriores a la fecha de su designación como candidato.

Art. 122- Son atribuciones propias del Senado:
a) Juzgar, constituido en Tribunal, al Presidente de la República cuando fuere acusado por la Cámara de Representantes de delito contra la seguridad exterior del Estado, el libre funcionamiento de los Poderes Legislativo o Judicial o de infracción de los preceptos constitucionales.
Para actuar con esta atribución será indispensable que la acusación formulada por la Cámara de Representantes haya sido acordada por las dos terceras partes de sus miembros.
Integrarán el Tribunal, a los efectos de este artículo, los miembros del Senado y todos los del Tribunal Supremo, presididos por quien ostente en ese instante el cargo de Presidente de este Tribunal.
b) Juzgar, constituido en Tribunal, a los ministros de Gobierno cuando fueren acusados por la Cámara de Representantes de delito contra la seguridad exterior del Estado, el libre funcionamiento de los Poderes Legislativo o Judicial o de infracción de los preceptos constitucionales, así como de cualquier otro delito de carácter político que la Ley determine.
c) Juzgar, constituido en Tribunal, a los Gobernadores de las provincias cuando fueren acusados por el Consejo Provincial o por el Presidente de la República mediante acuerdos del Consejo de Ministros, de cualquiera de los delitos expresados en el inciso anterior.
En todos los casos en que el Senado se constituya en Tribunal será presidido por el Presidente del Tribunal supremo. No podrá imponer a los acusados otra sanción que la pena de destitución o las de destitución e inhabilitación para el ejercicio de cargos públicos, sin perjuicio do que los tribunales ordinarios les impongan cualquier otra en que hubieren incurrido.
d) Aprobar los nombramientos que haga el Presidente de la República. Asistido del Consejo de Ministros, de los jefes de Misión Diplomática permanente y de los demás funcionarios cuyo nombramiento requiera su aprobación según la Ley.
e) Aprobar los nombramientos de miembros del Tribunal de cuentas del Estado.
f) Nombrar comisiones de investigación . Estas tendrán el número de miembros que acuerde el Senado, el derecho de citar tanto a los particulares como a los funcionarios y autoridades para que concurran a informar ante ellas y el de solicitar los datos y documentos que estimen necesarios para los fines de la investigación. Los Tribunales de Justicia, autoridades administrativas y particulares están en el deber de suministrar a las comisiones de investigación todos los datos y documentos que solicitaren. Para acordar estas comisiones se requiere el voto favorable de las dos terceras partes de los miembros del Senado si la investigación ha de producirse sobre actividades del Gobierno. En otro caso bastará el voto conforme de la mitad más uno.
g) Autorizar a los cubanos para servir militarmente a un país extranjero o para aceptar de otro Gobierno empleo y honores que lleven aparejadas autoridad o jurisdicción propia.
h) Aprobar los Tratados que negociare el Presidente de la República con otras naciones.
i) Solicitar la comparecencia de los Ministros de Gobierno para responder de las interpelaciones de que hayan sido objeto de acuerdo con la Constitución.
j) Las demás facultades que emanen de esta Constitución.

Sección tercera De la Cámara de Representantes, su composición y atribuciones

Art. 123- La Cámara de Representantes se compondrá de un Representante por cada treinta y cinco mil habitantes o fracción mayor de diecisiete mil quinientas. Los Representantes serán elegidos por provincias, por un período de cuatro años, por sufragio universal, igual directo y secreto, en un solo día y en la forma que prescriba la Ley.

Esta determinará la base numérica de proporcionalidad en cada provincia, de acuerdo con el último Censo nacional oficial de población.

La Cámara de Representantes se renovará por mitad cada dos años.

Art. 124- Para ser Representante se requiere:
a) Ser cubano por nacimiento o por naturalización, y en este último caso con diez años de residencia continuada en la República, contados desde la fecha de la naturalización.
b) Haber cumplido veintiún años de edad.
c) Hallarse en el pleno goce de los derechos civiles y políticos.
d) No haber pertenecido en servicio activo a las Fuerzas Armadas de la República durante los dos años inmediatamente anteriores a la fecha de su designación como candidato.

Art. 125- Corresponde a la Cámara de Representantes:
a) Acusar ante el Senado al Presidente de la República y a los Ministros del Gobierno en los casos determinados en los incisos a) y h) del artículo ciento veintidós, cuando las dos terceras partes del número total de Representantes acordasen en sesión secreta la acusación.
b) La prioridad en la discusión y aprobación de los Presupuestos generales de la Nación.
c) Todas las demás facultades que le sean otorgadas por esta Constitución.

Sección cuarta. Disposiciones comunes a los cuerpos colegisladores

Art. 126- Los cargos de Senador y de Representante son incompatibles con cualquier otro retribuido con cargo al Estado, la Provincia o el Municipio, o a organismos mantenidos total o parcialmente con fondos públicos, exceptuándose el de Ministro de Gobierno y el de Catedrático de establecimiento oficial obtenido con anterioridad a la elección.

El nombramiento de Ministro de Gobierno puede recaer en miembros del Poder Legislativo, pero en ningún caso podrán ostentar ambos cargos más de la mitad de los componentes del Consejo de Ministros.

Los Senadores y Representantes recibirán del Estado una dotación que será igual para ambos cargos. La cuantía de esta dotación podrá ser alterada en todo tiempo, pero la alteración no surtirá efecto hasta que sean renovados los Cuerpos colegisladores.

Art. 127- Los Senadores y Representantes serán inviolables por las opiniones y votos que emitan en el ejercicio de sus cargos. Los Senadores y Representantes sólo podrán ser detenidos o procesados con autorización del Cuerpo a que pertenezcan. Si el Senador o Cámara de Representantes no resolvieren sobre la autorización solicitada dentro de los cuarenta días consecutivos de legislatura abierta y después de recibido el suplicatorio del juez o tribunal, se entenderá concedida la autorización para instruir el proceso y sujetar el mismo al Senador o Representante. No se proseguirá la causa si el Cuerpo a que el legislador pertenezca niega la autorización para continuar el procedimiento.

En caso de ser hallado in fraganti en la comisión de un delito podrá ser detenido un legislador sin la autorización del cuerpo a que pertenezca. En este caso, y en el de ser detenido o procesado cuando estuviese cerrado el Congreso, se dará cuenta inmediatamente al Presidente del Cuerpo respectivo para la resolución que corresponda, debiendo éste convocar inmediatamente a sesión extraordinaria al cuerpo colegislador de que se trate para que resuelva exclusivamente sobre la autorización solicitada por el Juez o Tribunal. Si no se denegase dentro de las veinte sesiones ordinarias celebradas a partir de esta notificación se entenderá concedida la autorización.

Todo acuerdo accediendo o negando la solicitud de autorización para procesar o detener a un miembro del Congreso tendrá que ser precedido de la lectura de los antecedentes que hayan de fundamentar la resolución que se adopte por el Cuerpo colegislador respectivo.

Art. 128- El Senado y la Cámara de Representantes abrirán y cerrarán sus sesiones en un mismo día, residirá en una misma población y no podrán trasladarse a otro lugar ni suspender sus sesiones por más de tres días sino por acuerdo de ambas.

No podrá abrirse una legislatura ni celebrar sesiones sin la presencia de la mitad más uno de la totalidad de los miembros de cada Cuerpo.

La comprobación del quórum se hará mediante el pase de lista.

La inmunidad parlamentaria no comprende ni protege los hechos que se relacionen con la veracidad y legitimidad de los actos o con las formalidades prescritas para la aprobación de las leyes.

Las leyes en todo caso deberán ser sometidas previamente a una votación nominal sobre su totalidad.

Ningún proyecto de Ley podrá ser votado en un cuerpo colegislador sin el informe previo y razonado de una comisión de ese Cuerpo, por lo menos.

Art. 129- Cada Cuerpo legislativo resolverá sobre la validez de la elección de sus respectivos miembros y sobre las renuncias que presentaren, ningún Senador o Representante podrá ser expulsado del Cuerpo a que pertenezca sino en virtud de causa previamente determinada y por acuerdo de las dos terceras partes, por lo menos, del número total de sus miembros.

Cada Cuerpo legislativo formará su Reglamento y elegirá su Presidente, Vicepresidentes y Secretarios de entre sus miembros. El Presidente del Senado sólo presidirá las sesiones cuando falte el Vicepresidente de la República.

Art. 130- Ningún Senador o Representante podrá tener en arrendamiento, directa o indirectamente, bienes del Estado ni obtener de éste contratas ni concesiones de ninguna clase.

Tampoco podrá ocupar cargos de consultor legal o director, ni cargo alguno que lleve aparejada jurisdicción, en empresas que sean extranjeras o cuyos negocios estén vinculados de algún modo a entidad que tenga esa condición.

Art. 131- Las relaciones entre el Senador y la Cámara de Representantes, no previstas en esta Constitución, se regirán por la Ley de Relaciones entre ambos Cuerpos colegisladores. Contra cualquier acuerdo que viole dicha Ley se dará el recurso de inconstitucionalidad.

Sección quinta. Del Congreso y sus atribuciones

Art. 132- El Congreso se reunirá, por derecho propio y sin necesidad de convocatoria, dos veces al año. No funcionará menos de sesenta días hábiles en cada una de las legislaturas, ni más de ciento cuarenta días sumadas las dos. Una legislatura empezará el tercer lunes de septiembre y otra el tercer lunes de marzo.

El Senado y la Cámara de Representantes se reunirán en sesiones extraordinarias en los casos y en la forma que determinen sus Reglamentos o establezcan la Constitución o la Ley y cuando el Presidente de la República los convoque, con arreglo a esta Constitución. En dichos casos sólo tratarán del asunto o asuntos que motivan su reunión.

Art. 133- El Senado y la Cámara de Representantes se reunirán en un solo Cuerpo para:
a) Proclamar el Presidente y Vicepresidente de la República con vista de la certificación del escrutinio respectivo remitida por el Tribunal Superior Electoral.

Si de esta certificación resultare empate entre dos o más candidatos, el Congreso procederá a la selección del Presidente entre los candidatos que hayan obtenido empate en la elección general. Si en el Congreso resultase también empate se repetirá la votación, y si el resultado de ésta fuese el mismo el voto del Presidente decidirá.

El procedimiento establecido en los párrafos anteriores será aplicable al Vicepresidente de la República.

b) En los demás casos que establezca la Ley de relaciones entre los dos Cuerpos colegisladores. Cuando el Senado y la Cámara de Representantes se reúnan formando un solo Cuerpo, lo presidirá el Presidente del Senado en su condición de Presidente del Congreso; y en su defecto, el de la Cámara de Representantes, como Vicepresidente del propio Congreso.

Art. 134- Son facultades no delegables del Congreso:

a) Formar los Códigos y las Leyes de carácter general, determinar el régimen de las elecciones, dictar las disposiciones relativas a la administración general, la provincial y la municipal, y acordar las demás Leyes y resoluciones que estimase convenientes sobre cualquiera otros asuntos de interés público o que sean necesarios para la efectividad de esta Constitución.

b) Establecer las contribuciones e impuestos de carácter nacional que sean necesarios para las atenciones del Estado.

c) Discutir y aprobar los presupuestos de gastos e ingresos del Estado.

d) Resolver sobre los informes anuales que el Tribunal de Cuentas presente acerca de la liquidación de los Presupuestos, el estado de la deuda pública y la moneda nacional.

e) Acordar empréstitos, pero con la obligación de votar al mismo tiempo los ingresos permanentes necesarios para el pago de intereses y amortización.

f) Acordar lo pertinente sobre la acuñación de la moneda, determinando su patrón, ley, valor y denominación, y resolver lo que estime necesario sobre la emisión de signos fiduciarios y sobre el régimen bancario y financiero.

g) Regular el sistema de pesas y medidas.

h) Dictar disposiciones para el régimen y fomento del comercio interior y exterior, de la agricultura y la industria, seguros del trabajo y vejez, maternidad y desempleo.

i) Regular los servicios de comunicaciones, atendiendo al régimen de los ferrocarriles, caminos, canales y puertos, y al tránsito por vía terrestre, aérea y marítima, creando los que exija la conveniencia pública.

j) Fijar las reglas y procedimientos para obtener la naturalización y regular el régimen de los extranjeros.

k) Conceder amnistía de acuerdo con esta Constitución. Las amnistías para delitos comunes sólo podrán ser acordadas por el voto favorable de las dos terceras partes de la totalidad de cada uno de los Cuerpos colegisladores y ramificadas por el mismo número de votos en la siguiente legislatura. Las amnistías de delitos políticos requieren igual votación extraordinaria si en relación con los mismos se hubieren cometido homicidio o asesinato.

l) Fijar el cupo de las Fuerzas Armadas y acordar su organización.

ll) Otorgar o retirar su confianza al Consejo de Ministros o a cualquiera de sus integrantes en la forma y oportunidad que determina esta Constitución.

m) Citar al Consejo de Ministros o a cualquiera de sus miembros para que responda a las interpelaciones que se le hayan formulado.

La citación deberá hacerse por cada Cuerpo colegislador, previa notificación al Presidente de la República y al primer Ministro, con diez días de antelación, expresando el asunto sobre el cual versará la interpelación.

El Ministro citado podrá hacerse acompañar, cuando haya de responder a una interpelación o informar sobre un proyecto de Ley, de los asesores que designe, pero estos asesores se limitarán a rendir los informes técnicos que indique el Ministro interpelado o informante.

n) Declarar la guerra y aprobar los tratados de paz que el Presidente de la República haya negociado.

ñ) Acordar todas las Leyes que dispone esta Constitución y las que desenvuelvan los principios contenidos en sus normas.

Sección sexta. De la iniciativa y formación de las Leyes.De su sanción y promulgación.

Art. 135- La iniciativa de las Leyes compete:
a) A los Senadores y Representantes, de acuerdo con las disposiciones reglamentarias de cada Cuerpo.
b) Al Gobierno.
c) Al Tribunal Superior, en materia relativa a la administración de justicia.
d) Al tribunal Superior, en materia de su competencia.
e) Al Tribunal de Cuentas, en asuntos de su competencia y jurisdicción.
f) A los ciudadanos. En este caso será requisito indispensable que ejerciten la iniciativa diez mil ciudadanos, por lo menos, que tengan la condición de electores. Toda iniciativa legislativa se formulará como proposición de Ley y será elevada a uno de los Cuerpos colegisladores.

Art. 136- Las Leyes se clasificarán en ordinarias y extraordinarias. Son Leyes extraordinarias las que se indican como tales en la Constitución, las orgánicas y cualesquiera otras a las que el Congreso dé este carácter. Son Leyes ordinarias todas las demás.

Las Leyes extraordinarias necesitan para su aprobación los votos favorables de la mitad más uno de los componentes de cada Cuerpo colegislador. Las Leyes ordinarias sólo requerirán los votos favorables de la mayoría absoluta de los presentes en la sesión en que se aprueben.

Art. 137- EI proyecto de ley que obtenga la aprobación de ambos Cuerpos colegisladores se presentará necesariamente al Presidente de la República por el del Cuerpo que le impartió la aprobación.

El Presidente de la República, dentro de los diez días de haber recibido el proyecto, y previo acuerdo del Consejo de Ministros, sancionará y promulgará la Ley, o la devolverá, con las objeciones que considere oportunas, al Cuerpo Colegislador de que procediera.

Recibido el proyecto por dicho Cuerpo asentará íntegramente en acta las objeciones y procederá a una nueva decisión del proyecto.

Si después de esta discusión dos terceras partes del número total de los miembros del Cuerpo colegislador votasen en favor del proyecto de Ley, se pasará, con las objeciones del Presidente al otro Cuerpo, que también lo discutirá, y si por igual mayoría lo aprobase, será Ley.

En todos estos casos las votaciones serán nominales.

Si dentro de los diez días hábiles siguientes a la remisión del proyecto de Ley al Presidente éste no lo devolviere, se tendrá por sancionado y será Ley.

Si dentro de los últimos diez días de una legislatura se presentare un proyecto de Ley al Presidente de la República y éste se propusiese utilizar todo el término que al efecto de la sanción se le concede en el párrafo anterior, comunicará su propósito en término de cuarenta y ocho horas, al Congreso, a fin de que permanezca reunido, si lo quisiere, hasta el vencimiento del expresado término. De no hacerlo así el Presidente, se tendrá por sancionado el proyecto y será Ley.

Ningún proyecto de Ley desechado totalmente por alguno de los Cuerpos colegisladores podrá discutirse de nuevo en la misma legislatura.

El proyecto de Ley aprobado por uno de los Cuerpos colegisladores será discutido y resuelto preferentemente por el otro. Este precepto no es de aplicación a las Leyes extraordinarias.

Toda Ley será promulgada dentro de los diez días siguiente al de su sanción.

Título X - Del Poder Ejecutivo

Sección primera. El ejercicio del Poder Ejecutivo.

Art. 138- El Presidente de la República es el jefe del Estado y representa a la Nación. El Poder Ejecutivo se ejerce por el Presidente de la República con el Consejo de Ministros, de acuerdo con lo establecido en esta Constitución.

El Presidente de la República actúa como poder director, moderador y de solidaridad nacional.

Sección segunda. Del Presidente de la República, sus atribuciones y deberes.

Art. 139- Para ser Presidente de la República se requiere:

a) Ser cubano por nacimiento; pero si esta condición resultare de lo dispuesto en el inciso d) del artículo 12 de esta Constitución, será necesario haber servido con las armas a Cuba, en sus guerras de independencia, diez años por lo menos.

b) Haber cumplido treinta y cinco años de edad.

c) Hallarse en el pleno goce de los derechos civiles y políticos.

d) No haber pertenecido en servicios activos a las Fuerzas Armadas de la República durante el año inmediatamente anterior a la fecha de su designación como candidato presidencial.

Art. 140- El Presidente de la República será elegido por sufragio universal, igual, directo y secreto, en un solo día, para un periodo de cuatro años, conforme al procedimiento que establezca la Ley.

El cómputo de la votación se hará por provincia. Al candidato que mayor número de sufragio obtenga en cada una de ellas se le contará un número de voto provincial igual al total de senadores y representantes que, conforme a la Ley, corresponda elegir al electorado de la Provincia respectiva y se considerará electo el que mayor número de votos provincial acumule en toda la República.

El que haya ocupado una vez el cargo no podrá desempeñarlo nuevamente hasta ocho años después de haber cesado en el mismo.

Art. 141- El Presidente de la República jurará o prometerá ante el Tribunal Superior de Justicia, al tomar posesión de su cargo, desempeñarlo fielmente, cumpliendo y haciendo cumplir la Constitución y las leyes.

Art. 142- Corresponde al Presidente de la república, asistido del Consejo de Ministros:
a) Sancionar y promulgar las leyes, ejecutarlas y hacerlas ejecutar; dictar, cuando no lo hubiere hecho el Congreso, los reglamentos para la mejor ejecución de las mismas, y expedir los Decretos y las Ordenes que para este fin y para cuanto incumba al gobierno y Administración del Estado fuere conveniente, sin contravenir en ningún caso lo establecido en las leyes.
b) Convocar a sesiones extraordinarias al Congreso o solamente al Senado, en los casos que señale esta Constitución o cuando fuere necesario.
c) Suspender las sesiones del Congreso cuando no se hubiere logrado acuerdo al efecto entre los Cuerpos colegisladores.
d) Presentar al Congreso, al principio de cada legislatura y siempre que fuere oportuno, un mensaje sobre los actos de administración, demostrativos del estado general de la República; y recomendar o iniciar la adopción de las leyes y resoluciones que considere necesarias o útiles.
e) Presentar a la Cámara de Representantes, sesenta días antes de la fecha en que debe comenzar a regir, el proyecto de presupuesto anual.
f) Facilitar al Congreso los informes que éste solicitaré, directamente o por medio de interpelaciones, al Gobierno, sobre toda clase de asuntos que no exijan reserva.
g) Dirigir las negociaciones diplomáticas y celebrar tratados con las otras naciones, debiendo someterlos a la aprobación del Senado, sin cuyo requisito no tendrán validez ni obligarán a la República.
h) Nombrar, con la aprobación del Senado, al Presidente de Sala y Magistrados del Tribunal Superior de Justicia en la forma que dispone esta Constitución, así como a los jefes de misiones diplomáticas.
i) Nombrar, para el desempeño de los demás cargos instituidos por la Ley, a los funcionarios correspondientes cuya designación no esté atribuida a otras autoridades.
j) Suspender el ejercicio de los derechos que se enumeren en el artículo 41 de esta Constitución, en los casos y en la forma que en la misma se establece.
k) Conceder indultos con arreglo a lo que prescriban la Constitución y la Ley, excepto cuando se trate de delitos electorales dolosos. Para indultar a los funcionarios y empleados públicos sancionados por delitos cometidos en el ejercicio de sus funciones, será necesario que éstos hubiesen cumplido por lo menos la tercera parte de la sanción que le fuera impuesta por los Tribunales.
l) Recibir a los Representantes diplomáticos y admitir a los agentes consultores de las otras naciones.
ll) Disponer de las Fuerzas Armadas de la República, como Jefe superior de las mismas.
m) Proveer a la defensa del territorio nacional y a la conservación del orden interior, dando cuenta al Congreso. Siempre que hubiere peligro de invasión, o cuando alguna rebelión amenazare gravemente la seguridad pública, no estando reunido el Congreso, el Presidente lo convocará sin demora para la resolución que proceda.
n) Cumplir y hacer cumplir cuantas reglas, órdenes y disposiciones acuerden y dicte el Tribunal Superior Electoral.
ñ) Nombrar y remover libremente a los Ministros de Gobierno, dando cuentas al Congreso; sustituirlos en las oportunidades que procedan de acuerdo con esta Constitución y suscribir en su caso los acuerdos del Consejo.
o) Ejercer las demás atribuciones que les confieran expresamente la Constitución y la Ley.

Art. 143- Todos los Decretos, Ordenes y resoluciones del Presidente de la República habrán de ser refrendados por el Ministro correspondiente, sin cuyo requisito carecerán de fuerza obligatoria. No será necesario este referendo en los casos de nombramientos de Ministros de Gobierno.

Art. 144- El Presidente no podrá salir del territorio de la República sin autorización del Congreso.

Art. 145- El Presidente será responsable ante el Pleno del Tribunal Superior de Justicia por los delitos de carácter común que cometiere durante el ejercicio de su cargo, pero no podrá ser procesado sin previa autorización del Senado, acordada por el voto favorable de las dos terceras partes de sus miembros. En este caso el Tribunal resolverá si procede suspenderlo en sus funciones hasta que recaiga sentencia.

Art. 146- El Presidente recibirá del Estado una dotación que podrá ser alterada en todo tiempo, pero esta alteración no surtirá efecto sino en los períodos presidenciales siguientes a aquel en que se acordare.

Título XI - Del Vicepresidente de la República

Art. 147- Habrá un Vicepresidente de la República que será elegido en la misma forma y por igual periodo de tiempo que el Presidente y conjuntamente con éste. Para ser Vicepresidente se requiere las mismas condiciones que prescribe esta Constitución para ser Presidente.

Art. 148- El Vicepresidente de la República sustituirá al Presidente en los casos de ausencia, incapacidad o muerte. Si la vacante fuese definitiva, durará la sustitución hasta la terminación del período presidencial. En caso de ausencia, incapacidad o muerte de ambos, le sustituirá por el resto del período el Presidente del Congreso.

Art. 149- En cualquier caso que faltaren los sustitutos presidenciales que establece esta Constitución, ocupará interinamente la Presidencia de la República el Magistrado más antiguo del Tribunal Supremo, el cual convocará a elecciones nacionales dentro de un plazo no mayor de noventa días.

Cuando la vacante hubiera ocurrido dentro del último año del periodo presidencial, el Magistrado sustituto ocupará el cargo hasta finalizar el período.

La persona que ocupare la Presidencia en cualquiera de las sustituciones a que refieren los artículos anteriores no podrá ser candidato presidencial para la próxima elección.

Art. 150- El Vicepresidente de la República ejerce la Presidencia del Senado y sólo tendrá voto en los casos de empate.

El Vicepresidente recibirá del Estado una dotación que podrá ser alterada en todo tiempo, pero la alteración no surtirá efecto sino en el período presidencial siguiente a aquel en que se acordare.

Título XII - Del Consejo de Ministros

Art. 151- Para el ejercicio del Poder ejecutivo el Presidente de la República estará asistido de un Consejo de Ministros, integrado por el número de miembros que determine la Ley.

Uno de estos Ministros tendrá la categoría de Primer Ministro por designación del Presidente de la República, y podrá desempeñar el cargo con o sin cartera.

Art. 152- Para ser Ministro se requiere:
a) Ser cubano por nacimiento.
b) Haber cumplido treinta años de edad.
c) Hallarse en el pleno goce de los derechos civiles y políticos.
d) No tener negocios con el Estado, la Provincia o el Municipio.

Art. 153- Cada Ministro tendrá uno o más subsecretarios que lo sustituirán en los casos de ausencia o falta temporal.

Art. 154- El Consejo de Ministros será presidido por el Presidente de la República. Cuando el Presidente no asista a las sesiones del Consejo, lo presidirá el Primer Ministro. El Primer Ministro representará la política general del Gobierno y a éste ante el Congreso.

Art. 155- El Consejo de Ministros tendrá un Secretario encargado de levantar las actas del Consejo, certificar sus acuerdos, atender al despacho de los asuntos de la Presidencia de la República y del consejo de Ministros.

Art. 156- Los Ministros tendrán a su cargo el despacho de sus respectivos Ministerios, deliberarán y revolverán sobre todas la cuestiones de interés general que no estén atribuidas a otras dependencias o autoridades, y ejercerán las facultades que les correspondan con arreglo a la Constitución y la Ley.

Art. 157- Los acuerdos del Consejo de Ministros se tomarán por mayoría de votos en sesiones a las que concurra la mitad más uno de los Ministros.

Art. 158- Los Ministros de Gobierno serán personalmente responsables de los actos que refrenden y solidariamente de los que juntos acuerden o autoricen.

Art. 159- El Primer Ministro y los Ministros de Gobierno son criminalmente responsables ante el Tribunal Superior de Justicia de los delitos comunes que cometieren en el ejercicio de sus cargos.

Art. 160- Los Ministerios de Educación, de Salubridad y Asistencia Social, de Agricultura y de Obras Públicas actuarán exclusivamente como organismos técnicos.

Art. 161- El Primer Ministro y los Ministros de Gobierno jurarán o prometerán ante el Presidente de la República cumplir fielmente los deberes inherentes a sus cargos, así como observar y hacer cumplir la Constitución y la Ley.

Art. 162- Corresponderá al Primer Ministro despachar con el Presidente de la República los asuntos de la política general del Gobierno, y, acompañados de los Ministros, los asuntos de los respectivos departamentos.

Art. 163- Son atribuciones de los Ministros:
a) Cumplir y hacer cumplir la Constitución, y las Leyes, Decreto-leyes, Decretos, reglamentos y demás resoluciones y disposiciones.
b) Redactar proyectos de Ley, reglamentos, Decretos y cualesquiera otra resoluciones y presentarlos a la consideración del Gobierno.
c) Refrendar, conjuntamente con el Primer Ministro, las leyes y demás documentos autorizados con la firma del Presidente de la República, salvo los decretos de nombramientos o separación de Ministros.
d) Concurrir al Congreso por su propia iniciativa o a instancia de cualesquiera de su Cuerpo, informar ante ellos, contestar las interpelaciones, deliberar en su seno y producir, individual o colectivamente, cuestiones de confianza. El Ministro, si fuere congresista, sólo tendrá derecho a votar en el Cuerpo a que pertenezca.

Título XIII - De las relacione entre el Congreso y el Gobierno

Sección única.

Art. 164- El Primer Ministro y el Consejo de Ministros son responsables de sus actos de gobierno ante la Cámara y el Senado.

Estos podrán otorgar o retirar su confianza al Primer Ministro, a un Ministro o al Consejo en Pleno, en la forma que se especifica en esta Constitución.

Art. 165- Cada Cuerpo colegislador podrá determinar la remoción total o parcial del Gobierno planteando la cuestión de confianza, la que se presentará por medio de una moción motivada por escrito y con la firma de la tercera parte, por lo menos, de sus miembros. Esta moción se comunicará inmediatamente a los demás componentes del Cuerpo respectivo y se discutirá y votará ocho días naturales después de su presentación. Si no se resuelve dentro de los quince días siguientes a dicha presentación, se considerará rechazada.

Para aprobar válidamente estas nociones se necesitará una mayoría de votos favorables de la mitad más uno de la totalidad de los miembros de la Cámara de Representantes o del Senado respectivamente, obtenida siempre en votación nominal.

El hecho de que recaiga votación contraria en un proyecto de ley presentado por el Gobierno o por un Ministro, o que se reconsidere un proyecto de ley devuelto por el Presidente de la República, no obligará en forma alguna al Primer Ministro o a los Miembros a renunciar a sus cargos.

Si se suscitase simultáneamente una cuestión de confianza en ambos Cuerpos colegisladores, tendrá prioridad la que se plantee en la Cámara de Representantes.

Art. 166- Habrá crisis totales y parciales. Se considerará total la que se plantee el Primer Ministro o la que se refiera a más de tres Ministros. Las demás se considerarán parciales.

Art. 167- La facultad de negar la confianza a todo el Gobierno, al Primer Ministro o cualquiera de los que formen parte del Consejo sólo podrá ejercitarse transcurrido seis meses por lo menos, del nombramiento por primera vez del Consejo de Gobierno o de la producción posterior de una crisis total por aprobación de una moción de no confianza por el Cuerpo colegislador respectivo, según las reglas establecidas en esta Constitución.

Los Ministros que hayan sido nombrados por haber sido removidos sus antecesores en una crisis parcial, sólo podrán ser sometidos a un voto de no confianza seis meses después de su designación, salvo que se trate de una crisis total.

Cuando cualquiera de los Cuerpos colegisladores hubiese resuelto favorablemente una moción de no confianza, no podrá plantearla nuevamente hasta transcurrido un año, en que dicha facultad corresponderá al otro Cuerpo colegislador, el que en todo caso no podrá ejercitarla sino después que haya transcurrido, por lo menos, seis meses del nombramiento del Gobierno o Ministros a quien se refiera dicha cuestión.

Dos crisis parciales equivaldrán a una crisis total, a los efectos de la restricción de los seis meses a que este artículo se refiere.

En ningún caso se podrán plantear cuestiones de confianza dentro de los seis meses últimos de cada periodo presidencial.

El Consejo de Ministros podrá plantear por sí mismo la cuestión de confianza en cuanto a la totalidad de sus componentes, o respecto de algunos de los Ministros. En este caso se discutirá y resolverá inmediatamente.

El hecho de haberse resuelto con anterioridad una moción de confianza planteada por el Gobierno no impide ni restringe al Congreso ejercitar libremente sus derechos a plantear mociones de confianza.

Art. 168- En cualquier caso en que se niegue la confianza al Gobierno o a alguno de sus miembros deberá el Gobierno en pleno, o aquellos de sus componentes a quien afecte la negación de confianza, dimitir dentro de las cuarenta y ocho horas siguientes al acuerdo parlamentario, y si no lo hicieren se considerarán removidos y el Presidente de la República así lo declarará.

El Ministro saliente continuará interinamente en el cargo después de su dimisión hasta la entrega al sucesor.

Art. 169- La negativa de confianza a todo el Consejo de Ministros o a alguno de sus miembros sólo significa la inconformidad del Cuerpo colegislador que hubiere promovido la cuestión, con la política del Ministro o del Gobierno en conjunto.

La denegación de confianza lleva implícito que en el Gabinete que se forme o se rehaga inmediatamente después de la crisis no podrán ser nombrados para las mismas carteras los Ministros cuya política haya sido objeto de dicha denegación.

Título XIV - Del Poder Judicial

Sección primera. Disposiciones Generales

Art. 170- la justicia se administra en nombre del pueblo y su dispensación será gratuita en todo el territorio nacional.

Los Jueces y Fiscales son independientes en el ejercicio de sus funciones y no deben obediencia más que a la Ley.

Sólo podrá administrarse justicia por quienes pertenezcan permanentemente al Poder Judicial. Ningún miembro de este Poder podrá ejercer otra profesión.

Los registros del Estado Civil estarán a cargo de miembros del Poder Judicial.

Art. 171- El Poder Judicial se ejerce por el Tribunal Supremo de Justicia, el Tribunal Supremo electoral y los demás Tribunales y Jueces que la Ley establezca. Esta regulará la organización de los Tribunales, sus facultades, el modo de ejercerla y las condiciones que habrán de concurrir en los funcionarios que los integren.

Sección segunda. Del Tribunal Supremo de Justicia

Art. 172- El tribunal Supremo de justicia se compondrá de las Salas que la Ley determine.

Una de estas salas constituirá el Tribunal de Garantía Constitucionales y Sociales. Cuando conozca de asuntos constitucionales será presidida necesariamente por el Presidente del Tribunal Supremo y no podrá estar integrada por menos de quince Magistrados. Cuando se trate de asuntos sociales no podrá constituirse por menos de nueve Magistrados.

Art. 173- Para ser Presidente o Magistrado del Tribunal Supremo de Justicia se requiere:
a) Ser cubano por nacimiento.
b) Haber cumplido cuarenta años de edad.
c) Hallarse en el pleno goce de los derechos civiles y políticos y no haber sido condenado a pena aflictiva por delito común.
d) Reunir además algunas de las circunstancia siguientes:

Haber ejercido en Cuba durante diez años, por lo menos, la profesión de abogado o haber desempeñado, por igual tiempo, funciones judiciales o fiscales o explicando, durante el mismo número de años, una cátedra de derecho en establecimiento oficial de enseñanza.

A los efectos del párrafo anterior podrán sumarse los períodos en que se hubiesen ejercido la abogacía y las funciones judiciales o fiscales.

Art. 174- El Tribunal Supremo de Justicia tendrá además de las otras atribuciones que esta Constitución y la Ley le señale las siguientes:
a) Conocer de los recursos de casación.
b) Dirimir las cuestiones de competencias entre los tribunales que le sean inmediatamente inferiores o no tengan superior común y las que se susciten entre las autoridades judiciales y las de otros órdenes del Estado, la Provincia y el Municipio.
c) Decidir, en última instancia, sobre la suspensión o destitución de los gobernantes locales y provinciales, conforme a lo dispuesto por esta Constitución y la Ley.
d) Decidir sobre la constitucionalidad de las Leyes, Decretos-leyes, Decretos, reglamentos, acuerdos, órdenes, disposiciones y otros actos de cualquier organismo, autoridades o funcionarios.
e) Conocer de los juicios en que litiguen entre sí el Estado, la Provincia y el Municipio.

Art. 175- Se instituye la carrera judicial. EI ingreso en la misma se hará mediante ejercicios de oposición, exceptuándose los Magistrados del Tribunal Supremo.

Art. 176- Para los nombramientos de los Magistrados de Audiencia se observarán tres turnos: el primero, en concepto de ascenso, por rigurosa antigüedad en la categoría inferior; el segundo, mediante concursos entre los que ocupan la categoría inmediata inferior, y el tercero, mediante ejercicios teóricos y prácticos de oposición, a los que podrán concurrir tanto funcionarios judiciales y fiscales como abogados, no mayores de sesenta años. Los abogados en ejercicio deberán reunir los demás requisitos exigidos para poder ser nombrados Magistrados del Tribunal Supremo.

Art. 177- Los nombramientos de Jueces se harán en dos turnos: uno por rigurosa antigüedad en la categoría inferior y otro por concurso, en el que podrán tomar parte funcionarios de la misma y de la inferior categoría. En el primer turno a que se refiere este artículo y el anterior, la vacante será provista por traslado si hubiere funcionarios de igual categoría que así lo solicitaren, reservándose el ingreso o el ascenso para las plazas que en definitiva queden disponibles en la categoría.

Art. 178- La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo determinará, clasificará y publicará los méritos que hayan de ser reconocidos a los funcionarios judiciales de cada categoría para el turno de ascenso.

Art. 179- En los casos de concurso, los traslados y ascensos se otorgarán forzosamente al funcionario solicitante, de la propia categoría o de la inmediata inferior, que mayor puntuación hubiera obtenido. El Tribunal Supremo establecerá la pauta de puntuación por categoría, rectificándolo semestralmente, exclusiva a la capacidad, actuación, mérito y producción jurídica de cada funcionario.

Art. 180- Los Magistrados del Tribunal Supremo serán nombrados por el Presidente de la República de un tema propuesto por un colegio electoral de nueve miembros. Estos serán designados cuatro por el pleno del Tribunal Supremo, de su propio seno; tres por el Presidente de la República, y dos por la Facultad de Derecho de la Universidad de la Habana. Los cinco últimos deberán reunir los requisitos exigidos para ser Magistrados del Tribunal Supremo, y los designados por la Facultad de Derecho no podrán pertenecer a la misma.

El Colegio se forma para cada designación, y sus componentes que no sean Magistrados no podrán volver a formar parte del mismo sino transcurridos cuatro años.

El Presidente del Tribunal Supremo y los Presidentes de Sala serán nombrados por el Presidente de la República a propuesta del pleno del Tribunal. Estos nombramientos y los Magistrados del Tribunal Supremo deberán recibir la aprobación del Senado.

El tema a que se refiere el párrafo primero de este artículo comprenderá por lo menos, si lo hubiere, a un funcionario judicial en activo servicio que haya desempeñado esas funciones durante diez años como mínimo.

Art. 181- Los nombramientos, ascensos, traslado, permutas, suspensiones, correcciones, jubilaciones, licencias y supresiones de plazas se harán por la Sala de Gobierno especial integrada por el Presidente del Tribunal Supremo y por seis miembros del mismo, elegidos anualmente entre los Presidentes de Sala y Magistrados de dicho Tribunal.

No se puede formar parte de esta Sala de Gobierno dos años sucesivos.

Todas las plazas de nueva creación serán cubiertas conforme a las disposiciones de esta Constitución.

La facultad reglamentaria, en cuanto afecte el orden interno de los Tribunales, se ejercerá por la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo de Justicia, de acuerdo con lo dispuesto en la Ley orgánica del Poder Judicial.

Sección tercera. Del Tribunal de Garantías Constitucionales y Sociales

Art. 182- El Tribunal de Garantías Constitucionales y Sociales, es competente para conocer de los siguientes asuntos:
a) Los recursos de inconstitucionalidad contra las Leyes, Decretos-leyes, Decretos, resoluciones o actos que nieguen, disminuyan, restrinjan o adulteren los derechos y garantías consignados en esta Constitución o que impidan el libre funcionamiento de los órganos del Estado.
b) Las consultas de Jueces y Tribunales sobre la constitucionalidad de las Leyes, Decretos-leyes y demás disposiciones que hayan de aplicar en juicio.
c) Los recursos de hábeas corpus por vía de apelación no cuando haya sido ineficaz la reclamación ante otras autoridades o tribunales.
d) La validez del procedimiento y de la reforma constitucionales.
e) Las cuestiones jurídico-políticas y las de legislación social que la Constitución y la Ley sometan a su consideración.
f) Los recursos contra los abusos de poder.

Art. 183- Pueden acudir ante el Tribunal de Garantías Constitucionales y Sociales sin necesidad de prestar fianza:
a) El Presidente de la República, el Presidente y cada uno de los miembros del Consejo de Gobierno, del Senado, de la Cámara de Representantes y del Tribunal de Cuentas, los Gobernadores, Alcaldes y Concejales.
b) Los Jueces y Tribunales.
c) El Ministro Fiscal.
d) Las Universidades.
e) Los organismos autónomos autorizados por la Constitución o la Ley.
f) Toda persona individual o colectiva que haya sido afectada por un acto o disposición que considere inconstitucional.

Las personas no comprendidas en alguno de los incisos anteriores pueden acudir también al Tribunal de Garantías Constitucionales y Sociales, siempre que presente la fianza que la Ley señale.

La Ley establecerá el modo de funcionar el Tribunal de Garantías constitucionales y Sociales y el procedimiento para sustanciar los recursos que ante el mismo se interpongan.

Sección cuarta. Del Tribunal Superior Electoral

Art. 184- El Tribunal Superior Electoral estará formado por tres Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia y dos de la Audiencia de la Habana, nombrados por un periodo de cuatro años y por los plenos de sus respectivos tribunales.

La presidencia del Tribunal Superior Electoral corresponde al más antiguo de los tres Magistrados del Tribunal Supremo. Cada uno de los miembros del Tribunal tendrán dos suplentes, nombrados por el organismo de donde procedan.

Art. 185- Además de las atribuciones que las Leyes Electorales le confieran, el Tribunal Superior Electoral queda investido de plenas facultades para garantizar la pureza del sufragio, fiscalizar e intervenir cuando lo considere necesario en todos los censos, elecciones y demás actos electorales, en la formación y organización de nuevos partidos, reorganización de los existentes, nominación de candidatos y proclamación de los electos.

Le corresponde también:
a) Resolver las reclamaciones electorales que la Ley someta a su jurisdicción y competencia.
b) Dictar las instrucciones generales y especiales necesarias para el cumplimiento de la legislación electoral.
c) Resolver, en grado de apelación, los recursos sobre la validez o nulidad de una elección y la proclamación de candidatos.
d) Dictar instrucciones y disposiciones, de cumplimiento obligatorio a las Fuerzas Armadas y de Policía para el mantenimiento del orden y de la libertad electoral durante el periodo de confección del censo, el de organización de los partidos y el comprendido entre la convocatoria a elecciones y la terminación de los escrutinios.

En caso de grave alteración del orden público, o cuando el Tribunal estime que no existen suficientes garantías, podrá acordar la suspensión o la nulidad de todos los actos y operaciones electorales en el territorio afectado aunque no estén suspendidas las garantías constitucionales.

Art. 186- La Ley organizará los Tribunales Electorales. Para formarlos podrá utilizar a funcionarios de la carrera judicial.

El conocimiento de las reclamaciones electorales queda reservado a la jurisdicción electoral. Sin embargo, la Ley determinará los asuntos en que, por excepción, podrá recurrirse de las resoluciones del tribunal Superior Electoral, en vía de apelación ante el Tribunal de Garantías constitucionales y Sociales.

Art. 187- Se crea la carrera administrativa de los empleados y funcionarios electorales, subordinados a la jurisdicción máxima del tribunal Superior Electoral, y se declaran inamovibles los empleados permanentes de las juntas electorales.

La retribución fijada a estos funcionarios y empleados permanentes por el Código Electoral, no podrá ser alterada sino en las condiciones y circunstancias establecidas para los funcionarios y empleados judiciales. La Ley no podrá asignar distintas retribuciones a cargos de igual grado, categoría y funciones.

Sección quinta. Del Ministerio Fiscal

Art. 188- El Ministerio Fiscal representa al pueblo ante la administración de justicia y tiene como finalidad primordial vigilar el cumplimiento de la Constitución y la Ley. Los funcionarios del Ministerio Fiscal serán inamovibles e independientes en sus funciones, con excepción del Fiscal del Tribunal Supremo, que será nombrado y removido libremente por el Presidente de la República.

Art. 189- El ingreso en la carrera fiscal se hará mediante ejercicio de oposición y el ascenso habrá de realizarse en la forma que para los Jueces establece esta Constitución. Los nombramientos, incluyendo los de las plazas de nueva creación, ascensos, traslado, suspensiones, correcciones, licencias, separaciones y jubilaciones de los funcionarios del Ministerio Fiscal y la aceptación de sus permutas y renuncias se harán de acuerdo con lo que determine la Ley.

Art. 190- El Fiscal del Tribunal Supremo de Justicia reunirá las condiciones exigidas para ser Magistrado del Tribunal Supremo; los Tenientes Fiscales del propio Tribunal y los fiscales de los demás tribunales deberán ser cubanos por nacimiento, haber cumplido treinta años de edad y hallarse en el pleno goce de los derechos civiles y políticos. Los demás funcionarios del Ministerio Fiscal reunirán las condiciones que la Ley señale.

Art. 191- Cuando el Gobierno litigue o deba personarse en algún procedimiento lo hará por medio del abogado del Estado, los cuales formaran un cuerpo cuya organización regulará la Ley.

Sección sexta. Del Consejo Superior de Defensa Social y de los Tribunales para menores

Art. 192- Habrá un Consejo Superior de Defensa Social que estará encargado de la ejecución de las sanciones y medidas de seguridad que impliquen la privación o la limitación de la libertad individual, así como de la organización, dirección y administración de todos los establecimientos o instituciones que se requieran para la más eficaz prevención de la criminalidad.

Este organismo, que gozará de autoridad para el ejercicio de sus funciones técnicas y administrativas, tendrá también a su cargo la concesión y revocación de la libertad condicional, de acuerdo con la Ley.

Art. 193- Se crean los Tribunales para menores de edad. La Ley regulará su organización y funcionamiento.

Sección séptima. De la inconstitucionalidad

Art. 194- La declaración de inconstitucionalidad podrá pedirse:
a) Por los interesados en los juicios, causas o negocios de que conozcan la jurisdicción ordinaria y las especiales.
b) Por veinticinco ciudadanos que justifiquen su condición de tales.
c) Por las personas a quien afecte la disposición que se estime inconstitucional.

Los Jueces y Tribunales están obligados a resolver los conflictos entre las Leyes vigentes y la Constitución, ajustándose al principio de que ésta prevalezca sobre aquéllas.

Cuando un Juez o Tribunal considere inaplicable cualquier Ley, Decreto-ley, Decreto o disposición porque estime que viola la Constitución, suspender el procedimiento y elevar el asunto al Tribunal de Garantías Constitucionales y Sociales a fin de que declare o niegue la constitucionalidad del precepto en cuestión y devuelva el asunto al remitente para que continúe el procedimiento, dictando las medidas de seguridad que sean pertinentes.

En los expedientes administrativos podrá plantearse el recurso de inconstitucionalidad al acudirse a la vía contencioso administrativo. Si las Leyes no franquearan esta vía podrá interponerse el recurso de inconstitucionalidad directamente contra la resolución administrativa.

Los recursos de inconstitucionalidad, en los casos enumerados en los artículos ciento treinta y uno, ciento setenta y cuatro, ciento ochenta y dos y ciento ochenta y seis de esta Constitución, se interpondrán directamente ante el Tribunal de Garantías Constitucionales y Sociales.

En todo recurso de inconstitucionalidad los Tribunales revolverán siempre el fondo de la reclamación. Si el recurso adoleciere de algún defecto de forma concederá un plazo al recurrente para que lo subsane.

No podrá aplicarse en ningún caso ni forma una Ley, Decreto-ley, Decreto, reglamento, orden, disposición o medida que haya sido declarada inconstitucional, bajo pena de inhabilitación para el desempeño de cargo público.

La sentencia en que se declare la inconstitucionalidad de un precepto legal o de una medida o acuerdo gubernativo, obligará al organismo, autoridad o funcionario que haya dictado la disposición anulada, a derogarla inmediatamente.

En todo caso la disposición legislativa o reglamentaria o medida gubernativa declarada inconstitucional se considerara nula y sin valor ni efecto desde el día de la publicación de la sentencia en los estrados del Tribunal.

Art. 195- El Tribunal Supremo y el de Garantías Constitucionales y Sociales están obligados a publicar sin demora sus sentencias en el periódico oficial que corresponda. En el presupuesto del Poder Judicial se consignará anualmente un crédito para el pago de estas atenciones.

Sección octava. De la jurisdicción e inamovilidad

Art. 196- Los Tribunales ordinarios conocerán de todos los juicios, causas o negocios, sea cual fuere la jurisdicción a que correspondan, con la sola excepción de los originados por delitos militares o por hechos ocurridos en el servicio de las armas, los cuales quedarán sometidos a la jurisdicción militar.

Cuando estos delitos se cometan conjuntamente por militares y por personas no aforadas, o cuando una de estas últimas sean víctimas del delito, serán de la competencia de la jurisdicción afinarla.

Art. 197- En ningún caso podrán crearse tribunales, comisiones y organismos a los que se conceda competencia especial para conocer el hecho, juicio, causa, expedientes, cuestiones o negocios de las jurisdicciones atribuidas a los tribunales ordinarios.

Art. 198- Los Tribunales de las Fuerzas de Mar y Tierra se regirán por una Ley orgánica especial y conocerán únicamente de los delitos y faltas estrictamente militares cometidos por sus miembros. En caso de guerra o grave alteración del orden público la jurisdicción militar conocerá de todos los delitos y faltas cometidas por militares en el territorio donde exista realmente el estado de guerra, de acuerdo con la Ley.

Art. 199- La responsabilidad civil y criminal en que incurran los Jueces, Magistrados y Fiscales en el ejercicio de sus funciones, o con motivo de ellas, será exigible ante el Tribunal Supremo de Justicia.

Art. 200- Los funcionarios judiciales y del Ministerio Fiscal, abogados de oficio, así como sus auxiliares y subalternos, son inamovibles. En su virtud, no podrán ser suspendidos ni separados sino por razón de delito u otra causa grave debidamente acreditada, y siempre con audiencia del inculpado.
Estos funcionarios podrán ser suspendidos en el ejercicio de sus funciones en cualquier estado del expediente.

Cuando en causa criminal un Juez, Magistrado, Fiscal o abogado de oficio fuere procesado será suspendido inmediatamente en el ejercicio de sus funciones.

No podrá acordarse el traslado de Jueces, Magistrados, Fiscales o abogados de oficio, a no ser mediante expediente de corrección disciplinaria o por los motivos de conveniencia pública que establezca la Ley. No obstante, los funcionarios del Ministerio Fiscal podrán ser trasladados, en caso de vacantes, si lo solicitaren.

Art. 201- Los cargos de Secretarios y auxiliares de la Administración de Justicia se cubrirán en turnos alterativos de traslados y ascensos por antigüedad y méritos, determinados estos últimos, por concurso oposición, en la forma que fije la Ley y de acuerdo con el escalafón que confeccionará y publicará la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo de Justicia.

Art. 202- La Ley establecerá las causales de corrección, traslado y separación, así como la tramitación de los expedientes respectivos.

Art. 203- El cumplimiento de las resoluciones judiciales es ineludible.

La Ley establecerá las garantías necesarias para hacer efectivas estas resoluciones si a ellos resistiese autoridades, funcionarios, empleados del Estado, de la Provincia o el Municipio o miembro de las Fuerzas Armadas.

Art. 204- Las sentencias que dicten los Jueces correccionales en los casos de delito serán apelables ente el Tribunal que la Ley determine, regulando ésta su procedimiento.

Art. 205- El Gobierno no tiene potestad para declarar lesiva una resolución firme de los Tribunales. En el caso de que no pueda cumplirla indemnizará al perjudicado en la forma correspondiente siempre que proceda, solicitando del Congreso los créditos necesarios si no los tuviere.

Art. 206- La retribución de los funcionarios y empleados de la Administración de Justicia, del Ministerio Fiscal y de los funcionarios y empleados permanentes de los organismos electorales no podrá ser alterada sino por una votación de las dos terceras partes de cada uno de los Cuerpos colegisladores y en periodo no menos de cinco años.

No podrán asignarse distintas retribuciones a casos de igual grado, categoría y función.

La retribución que se asigne a los Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia y a los demás funcionarios del Poder Judicial deberán ser en todo caso adecuada a la importancia y trascendencia de sus funciones.

Art. 207- Ningún miembro del Poder Judicial podrá ser Ministro de Gobierno ni desempeñar función alguna adscrita a los Poderes Legislativos o Ejecutivos, excepto cuando se trate de formar parte de Comisiones designadas por el Senado o la Cámara de Representantes para la reforma de la Ley.
Tampoco podrán figurar como candidatos a ningún cargo electivo.

Art. 208- La responsabilidad penal y los motivos de separación en que puedan incurrir el Presidente, Presidente de Sala y Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia se declararán ajustándose al siguiente procedimiento:

El Senado de la República será el competente para conocer de las denuncias contra dichos funcionarios. Recibida una denuncia el Senado nombrará una Comisión para que la estudie; ésta elevará su dictamen al Senado. Si por el voto de las dos terceras partes de sus miembros, emitidos en votación secreta, el Senado considera fundada la denuncia se abrirá el juicio correspondiente ante un Tribunal, que se denominará Gran Jurado, compuesto por quince miembros, designados en la forma que sigue: El Presidente del Tribunal Supremo remitirá al Presidente del Senado la relación completa de los miembros de dicho organismo que no se encuentren afectados por la acusación.

El Presidente de la Cámara de Representantes remitirá al Presidente del Senado la relación de los miembros que la integraran. El Rector de la Universidad de la Habana enviará al Presidente del Senado la relación completa de los profesores titulares de su Facultad de Derecho.

El Presidente de la República remitirá al Presidente del Senado una relación de cincuenta abogados que reúnan las condiciones requeridas para ser Magistrados del Tribunal Supremo, designados libremente por él.

Recibidas estas listas por el Presidente del Senado, éste, en sesión pública de dicho Cuerpo, procederá a determinar los componentes del Gran Jurado mediante insaculación:

Seis del Tribunal Superior de Justicia. No habiéndole, o no alcanzando su número, se completará por el mismo procedimiento de una lista formada con el Presidente y los Magistrados de la Audiencia de La Habana remitida al Presidente del Senado por el Presidente de dicha Audiencia.

Tres miembros de la Cámara de Representantes.

Tres miembros de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana; y

Tres miembros de la lista de cincuenta abogados.

Este tribunal será presidido por el funcionario judicial de mayor categoría y en su defecto por el de mayor antigüedad de los que concurran a integrarlo. El Senado, una vez nombrado el Gran Jurado, le dará traslado de la denuncia para la tramitación oportuna. Dictado el fallo, el Gran Jurado se disolverá.

Título XV - El Régimen Municipal

Sección primera. Disposiciones generales

Art. 209- El Municipio es la sociedad local organizada políticamente por autorización del Poder Legislativo en una extensión territorial determinada por necesarias relaciones de vecindad, sobre una base de capacidad económica para satisfacer los gastos del gobierno propio, y con personalidad jurídica a todos los efectos legales.

La Ley determinará el territorio, el nombre de cada Municipio y el lugar de residencia de su gobierno.

Art. 210- Los Municipios podrán asociarse para fines intermunicipales por acuerdo de sus Ayuntamientos o Comisiones. También podrán incorporarse unos Municipios a otros o dividirse para constituir otros nuevos, o alterar sus límites, por iniciativa popular y con aprobación del Congreso, oído el parecer de los Ayuntamientos o Comisiones respectivas.

Para acordar la segregación de parte de un término municipal y agregarla a otro u otros colindantes será preciso que lo solicite, por lo menos, un diez por ciento de los vecinos de la porción de territorio que se trate de segregar, y que, en una elección de referendo, el sesenta por ciento de los electores de dicha parte se muestre conforme con la segregación.

Si el resultado del referendo fuese favorable a la solicitud presentada se elevará el asunto al Congreso para su resolución definitiva.

Al señalarse las nuevas demarcaciones de territorio y practicarse la división de bienes se respetará el derecho de propiedad privada del Municipio cedente sobre los bienes que haya adquirido o construido en la porción que se le segrega, sin perjuicio de reconocerle al Municipio que la recibe la parte proporcional que le corresponda por lo que hubiere aportado para la adquisición o construcción de dichos bienes.

Siempre que se trate de la constitución de un nuevo Municipio, corresponderá al Tribunal de Cuentas informar sobre la capacidad económica del mismo para el mantenimiento del gobierno propio.

Art. 211- EI gobierno municipal es una entidad con poderes para satisfacer las necesidades colectivas peculiares de la capacidad local, y es además un organismo auxiliar del Poder Central, ejercido por el Estado a través de todo el territorio nacional.

Art. 212- El Municipio es autónomo. El gobierno municipal queda investido de todos los poderes necesarios para resolver libremente los asuntos de la sociedad local.

Las facultades de las cuales no resulta investido el gobierno municipal por esta Constitución quedan reservadas al Gobierno nacional.

El Estado podrá suplir la gestión municipal cuando ésta sea insuficiente en caso de epidemia, grave alteración del orden público y otros motivos de interés general, en la forma que determine la Ley.

Art. 213- Corresponde especialmente al gobierno municipal:
a) Suministrar todos los servicios públicos locales; comprar, construir y operar empresas de servicios públicos o prestar dichos servicios mediante concesión o contrato, con todas las garantías que establezca la Ley, y adquirir, por expropiación o por compra, para los propósitos indicados, las propiedades necesarias. También podrán operar empresas de carácter económico.
b) Llevar a cabo mejoras públicas locales y adquirir por compra, de acuerdo con sus dueños o mediante expropiación, las propiedades directamente necesarias para la obra proyectada y las que conviniesen para resarcirse del costo de la misma.
c) Crear y administrar escuelas, museos y bibliotecas públicas, campos para educación física y campos recreativos, sin perjuicio de lo que la Ley establezca sobre educación, y adoptar y ejecutar dentro de los límites del Municipio, reglas sanitarias y de vigilancia local y otras disposiciones similares que no se opongan a la Ley, así como propender al establecimiento de cooperativas de producción y de consumo y exposición y jardines botánicos y zoológicos, todo con carácter de servicio público.
d) Nombrar los empleados municipales con arreglo a lo que establezcan esta Constitución y la Ley.
e) Formar sus presupuestos de gastos e ingresos y establecer los impuestos necesarios para cubrirlos, siempre que estos sean compatibles con el sistema tributario del Estado.

Los Municipios no podrán reducir ni suprimir ingresos de carácter permanente sin establecer al mismo tiempo otros que los sustituyan, salvo en caso en que la reducción o supresión corresponda a la reducción o supresión de gastos permanentes equivalentes.

Los créditos que figuren en los presupuestos para gastos serán divididos en dozavas partes y no pagará ninguna atención del mes corriente si no han sido liquidadas todas las del anterior.
f) Acordar empréstitos, votando al mismo tiempo los ingresos permanentes necesarios para el pago de sus intereses y amortizaciones.

Ningún Municipio podrá contraer obligaciones de esta clase sin previo informe favorable del Tribunal de Cuentas.

En el caso de que se acordare nuevos impuestos para el pago de las obligaciones a que se refiere el párrafo anterior se requerirá además la votación conforme en una elección de referendo de la mitad más uno de los votos estimados por los electores del término municipal, sin que la votación pueda ser inferior al treinta por ciento de los mismos.
g) Contraer obligaciones económicas de pago aplazado para costear obras públicas, con el deber de consignar en los sucesivos presupuestos anuales los créditos necesarios para satisfacerlas, y siempre que su pago no absorba la capacidad económica del Municipio para prestar los otros servicios que tiene a su cargo. No podrá ningún municipio contraer obligaciones de esta clase sin previo informe favorable del Tribunal de Cuentas y la votación conforme también de las dos terceras partes de los miembros que compongan el Ayuntamiento o la Comisión.
h) La enumeración de estas facultades, así como cualquiera otra que se haga en la Ley, no implica una limitación o restricción de las facultades generales concedidas por la Constitución al Municipio, sino la expresión de una parte de la misma, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo doscientos doce de esta Constitución.

El comercio, las comunicaciones y el tránsito intermunicipales no podrán ser gravados por el Municipio. Queda prohibido el agio o la competencia desleal que pudiera resultar de medidas adoptadas por los Municipios. Los impuestos municipales sobre artículos de primera necesidad se ajustarán a las bases que establezca la Ley.

Art. 214- El gobierno de cada Municipio está obligado a satisfacer las siguientes necesidades mínimas locales:
a) El pago puntual de sueldos y jornales a los funcionarios y empleados municipales, de acuerdo con el nivel de vida de la localidad.
b) El sostenimiento de un albergue y casa de asistencia social, un taller de trabajo y una granja agrícola.
c) El mantenimiento de la vigilancia pública y de un servicio de extinción de incendios.
d) El funcionamiento, por lo menos en la cabecera, de una escuela, una biblioteca, un centro de cultura popular y una casa de socorros médicos.

Art. 215- En cada Municipio existirá una Comisión de urbanismo, que tendrá la obligación de trazar el plan de ensanche y embellecimiento de la ciudad y vigilar su ejecución, teniendo en cuenta las necesidades presentes y futuras del tránsito público, de la higiene, del ornato y del bienestar común.

Dicha Comisión atenderá a todo lo concerniente a la vivienda del trabajador y propondrá planes de fabricación de casas para obreros y campesinos, las cuales podrán ser adquiridas a largo plazo con el importe de un módico alquiler que restituya al Municipio el capital invertido. Los Municipios procederán a ejecutar el plan que aprobaren, consignando obligatoriamente en sus presupuestos las cantidades necesarias a tal fin de sus ingresos ordinarios, sin que puedan ser éstas inferiores al costo de una casa en cada ejercicio económico, o acudiendo a los medios que les brinda la Constitución para llevar a cabo obras de esta naturaleza, en el caso de que sus ingresos ordinarios no fuesen suficientes para ellos.

Existirán asimismo una Comisión de caminos vecinales, que tendrán la obligación de trazar, construir y conservar aquellos que, según un plan y régimen, previamente acordado, favorezcan la explotación, el transporte y la distribución de los productos.

Art. 216- La ley determinará la urbanización de los caseríos o poblados contiguos a los bateyes de los ingenios azucareros o cualquier otra explotación agrícola o industrial de análoga naturaleza.

Sección segunda. Garantías de la Autonomía Municipal

Art. 217- Como garantía de la autonomía municipal queda establecido lo siguiente:
a) Ningún gobernante local podrá ser suspendido ni destituido por el Presidente de la República, por el Gobernador de la provincia ni por ninguna otra autoridad gubernativa.

Sólo los Tribunales de Justicia podrán acordar la suspensión o separación de sus cargos de los gobernantes locales, mediante procedimiento sumario instruido conforme a la Ley, sin perjuicio de lo que disponga sobre la revocación del mandato público.

Tampoco podrán ser intervenidos en ninguna de las funciones propias de su cargo por otro funcionario o autoridades, salvo las facultades concedidas por la Constitución al Tribunal de Cuentas.
b) Los acuerdos del Ayuntamiento o de la comisión, o las resoluciones del alcalde o de cualquier otra autoridad municipal no podrán ser suspendidos por el Presidente de la República, el Gobernador de la Provincia ni otra autoridad gubernativa.

Los referidos acuerdos o resoluciones sólo podrán ser impugnados por autoridades gubernativas, cuando éstas lo estimen ilegales, ante los Tribunales de Justicia, que serán los únicos competentes para declarar, mediante el procedimiento sumario que establezca la Ley, si el organismo o las autoridades municipales los han tomado o no, dentro de la esfera de su competencia, de acuerdo con las facultades concedidas a los mismos por la Constitución.
c) Ninguna Ley podrá recabar para el Estado, las Provincias u otros organismos o instituciones todas o parte de las cantidades que recauden los Municipios por concepto de contribuciones, impuestos y demás medios de obtención de los ingresos municipales.
d) Ninguna Ley podrá declarar de carácter nacional un impuesto o tributo municipal que constituya una de las fuentes de ingresos del Municipio, sin garantizarle al mismo tiempo ingresos equivalentes a los nacionalizados.
e) Ninguna Ley podrá obligar a los Municipios a ejercer funciones recaudadoras de impuestos de carácter nacional o provincial a menos que los organismos interesados en el cobro nombren los auxiliares para esa gestión.
f) El Municipio no estará obligado a pagar ningún servicio que no esté administrado por el mismo, salvo que otra cosa hubiere convenido expresamente con el Estado, los particulares u otros Municipios.

Art. 218- El Alcalde o cualquier otra autoridad representativa del gobierno local podrá, por sí o cumpliendo acuerdo del Ayuntamiento o de la Comisión, interponer ante el pleno del Tribunal Supremo recurso de abuso de poder contra toda resolución del gobierno Nacional o Provincial que, a su juicio, atente contra el régimen de autonomía municipal establecido por la Constitución, aunque la resolución haya sido dictada en uso de facultades discrecionales.

Art. 219- Como garantía de los habitantes del término municipal respecto a sus gobernantes locales, se dispone lo siguiente:
a) En caso de que las resoluciones o acuerdos de las autoridades u organismos municipales lesionen algún interés privado o social, el perjudicado o cualquier habitante del Municipio que considere que el acuerdo o resolución lesiona el interés público, podrá solicitar su nulidad y la reparación del daño ante los Tribunales de Justicia, mediante un procedimiento sumario establecido por la ley. El Municipio responderá subsidiariamente y tendrá el derecho de repetir, cuando fuere condenado al pago, contra el funcionario culpable de haber ocasionado el daño en los términos que disponga la ley.
b) Se exigirá el referendo en la contratación de empréstitos, emisiones de bonos y otras operaciones de movilización del crédito municipal que por su cuantía obliguen al Municipio que las realiza a la creación de nuevos impuestos para responder el pago de las amortizaciones o pagos de dichas contrataciones.
c) Se concederá el derecho de iniciativa a un tanto por ciento que fijará la ley del Cuerpo electoral del Municipio para proponer acuerdos al Ayuntamiento o a la Comisión. Si éstos rechazaran la iniciativa o no resolvieran sobre ella, deberán someterlas a la consulta popular mediante referendo en la forma que la ley determine.
d) La revocación del mandato político podrá solicitarse contra los gobernantes locales por un tanto por ciento de los electores del Municipio, en la forma que la Ley determine.
e) Se considerará resuelto negativamente lo que se solicite de las autoridades y organismos municipales cuando la petición o reclamación no fuere resuelta favorablemente dentro del término fijado por la ley. Esta regulará todo lo relativo a la impugnación de tales denegaciones tácitas y la responsabilidad de los culpables de la demora.

La Ley fijará sanciones por la demora injustificada en la tramitación de las peticiones formuladas por los habitantes del término municipal a las autoridades y organismos municipales.

Art. 220- La responsabilidad penal en que incurran los Alcaldes, los miembros del Ayuntamiento o de la Comisión, y demás autoridades municipales será exigible ante los Tribunales de Justicia, bien de oficio, a instancia del Fiscal, o por acción privada. Esta será popular y podrá ejercitarse sin constituir fianza, por no menos de veinticinco vecinos del término municipal, sin perjuicio de las responsabilidades que proceda por acusación falsa o calumniosa.

Art. 221- De los acuerdos municipales serán responsables los que votaran a favor de ellos y los que no habiendo asistido a la sesión en que se tomaron, sin estar en uso de licencia, oficial entonces, dejarán transcurrir las dos sesiones siguientes sin salvar su voto. Estas salvedades no afectarán en ningún caso a la eficiencia de los acuerdos definitivamente adoptados.

Sección tercera. Gobierno Municipal

Art. 222- Los términos municipales estarán regidos en la forma que establezca la ley, la cual reconocerá el derecho de los Municipios a darse su propia Carta Municipal de acuerdo con esta Constitución. La organización municipal será democrática y responderá en forma sencilla y eficaz al carácter esencialmente administrativo del gobierno local.

Art. 223- Los Municipios podrán adoptar su propia Carta municipal de acuerdo con el siguiente procedimiento que regulará la ley. El Ayuntamiento o la Comisión, a petición de un diez por ciento de los electores del Municipio y con el voto conforme a las dos terceras partes de sus miembros, consultará al Cuerpo electoral del Municipio, por medio de los organismos electorales correspondientes, si desea elegir una Comisión de quince miembros para redactar una Carta municipal.

Los nombres de los candidatos para formar parte de la Comisión figurarán en las correspondientes boletas, y si la mayoría de los electores votasen favorablemente la pregunta formulada, los quince candidatos que hayan recibido la mayor votación, de acuerdo con el sistema de representación proporcional, serán los electos para integrar la Comisión. Esta redactará la Carta Municipal y someterá a la aprobación de los electores del Municipio, no antes de los treinta días de haberla terminado y repartido, ni después del año de elegida la Comisión.

El Municipio adoptará uno de estos sistemas de gobierno: el de Comisión o el de Ayuntamiento y gerente, y el de alcalde y Ayuntamiento.

Art. 224- En el sistema de gobierno por Comisión el número de comisionados, incluyendo entre ellos al alcalde como presidente, será de cinco en los Municipios que tengan veinte mil habitantes, de siete en los que tengan de veinte mil a cien mil y de nueve en los mayores de cien mil habitantes.

Todos los comisionados serán elegidos directamente por el pueblo por un periodo de cuatro años. Cada comisionado será jefe de un departamento de la organización municipal, del cual será responsable, y estará encargado de cumplir y hacer cumplir, en cuanto a su departamento, los acuerdos adoptados por la Comisión. La ley fijará los requisitos que deban exigirse al comisionado según el departamento de que se trate.

Conjuntamente los comisionados integrarán el Cuerpo Deliberativo del Municipio.

Art. 225- En el sistema de Ayuntamiento y Gerente habrá además un Alcalde que presidirá el Ayuntamiento y será el representante del pueblo en todos los actos oficiales o de carácter social.

El gerente social será un técnico o persona de reconocida capacidad en asuntos municipales y actuará como jefe de Administración municipal, con facultades para nombrar y remover los funcionarios y empleados del Municipio con observancia de lo establecido en esta Constitución.

El cargo proveerá por el Ayuntamiento, por término de seis años, mediante concurso-oposición, ante un tribunal compuesto de los siguientes miembros: un Profesor de Gobierno Municipal; un Profesor de Derecho Administrativo; un Contador Publico y dos representantes del Municipio. El Profesor de Derecho Administrativo y el de Gobierno Municipal serán nombrados por una Facultad universitaria de Ciencias Sociales; el Contador Público, por la Escuela de Comercio de la provincia a que pertenezca el Municipio, y los representantes del Municipio, por el Ayuntamiento del término de que se trate.

Una vez nombrado el Gerente por el Ayuntamiento, a propuesta del Tribunal calificador, no podrá ser destituido sino por sentencia de las autoridad judicial competente, o por la voluntad popular, siempre de acuerdo con las causas y las formalidades que la ley establezca.

El Ayuntamiento estará integrado, en esta forma de Gobierno, por seis concejales, cuando la población del Municipio no exceda de veinte mil habitantes; por catorce, cuando sea superior a veinte mil y no exceda de cien mil; y por veintiocho cuando sea superior a cien mil habitantes, todos elegidos directamente por el pueblo por un periodo de cuatro años.

Art. 226- En el sistema de Alcaldes y Ayuntamiento presidido por el Alcalde, tanto éste como los concejales serán elegidos directamente por el pueblo por un periodo de cuatro años.

La ley determinará la composición que haya de tener el Ayuntamiento y fijará las reglas según las cuales los partidos políticos deberán siempre postular para dicho organismo representante de los diversos intereses y actividades de la localidad.

Art. 227- El Alcalde, el gerente y los Comisionados recibirán del Tesoro municipal una dotación que podrá ser alterada en todo tiempo, pero que no surtirá efecto sino después que se verifique una nueva elección de Alcalde, del Ayuntamiento o de la Comisión.

El aumento en la dotación del Alcalde estará subordinado al aumento efectivo en las recaudaciones municipales durante los dos últimos años precedentes a la fecha en que deba hacerse efectivo.

El cargo de Concejal podrá ser retribuido cuando las condiciones económicas del Municipio lo permitan y los servicios públicos estén debidamente dotados y atendidos.

Art. 228- Si faltare temporal o definitivamente el Alcalde en cualquiera de los tres sistemas anteriormente señalados, él sustituirá al Concejal o Comisionado que a sus efectos habrá sido elegido en la primera sesión celebrada por el Ayuntamiento o la Comisión. Si la falta fuese del Gobierno, el Ayuntamiento procederá a cubrir la vacante en la misma forma dispuesta para la provisión del cargo.

Art. 229- Para ser Alcalde Municipal, Gerente, Comisionado o Concejal se requiere ser ciudadano cubano, tener veintiún años de edad y reunir los demás requisitos que señale la ley. En cuanto el Alcalde, se requerirá, además, no haber pertenecido al servicio activo de las Fuerzas Armadas de la República durante los dos años inmediatos anteriores a la fecha de su designación como candidato.

La vecindad o residencia en el Municipio no será exigible en cuanto al Gerente.

Art. 230- La ley podrá crear el Distrito Metropolitano de La Habana, federando con la ciudad capital los Municipios que la circundan, en el número que la propia ley determine.

Los municipios federados tendrán representación directa en el Municipio del Distrito Metropolitano, conservando su organización democrática y popular.

Art. 231- En los presupuestos municipales se consignarán para atención de los barrios rurales las cantidades correspondientes, de acuerdo con la siguiente escala gradual:
En los barrios rurales que contribuyan de: 0,100 a 1,000 $............................ el 35%
En los barrios rurales que contribuyan de: 1,001 a 5,000 $...............
En los barrios rurales que contribuyan de: 5,001 a 10,000 $............. ............... 25%
En los barrios rurales que contribuyan de: 10,001 $ en adelante ..... ................. 20%

Art. 232- Las elecciones municipales se celebrarán en fecha distinta a las elecciones generales.

Título XVI - Del Régimen Provincial

Sección única.

Art. 233- La Provincia comprenderá los Municipios situados dentro de su territorio. Cada Provincia estará regida por un Gobernador y un Consejo provincial.

El Gobernador ostentará la representación de la Provincia. El Consejo provincial es el órgano de orientación y coordinación de los intereses de la Provincia.

Art. 234- Las Provincias podrán refundirse o dividirse para formar otra nueva, o modificar sus límites, mediante acuerdo de los respectivos Consejos Provinciales y la aprobación del Congreso.

Art. 235- El Gobernador será elegido por un período de cuatro años, por sufragio directo y secreto, en la forma que determine la ley. Para ser Gobernador se requiere:
a) Ser cubano por nacimiento o naturalización, y en este último caso con diez años de residencia en la República, contados desde la fecha de la naturalización.
b) Haber cumplido veinticinco años de edad.
c) Hallarse en el pleno goce de los derechos civiles y políticos.
d) No haber pertenecido al servicio activo de las Fuerzas Armadas de la República durante los dos años inmediatos anteriores a la fecha de su designación como candidato.

Art. 236- El gobernador recibirá del Tesoro provincial una dotación que podrá ser alterada en todo tiempo, pero que no surtirá efecto sino después que se verifique nueva elección de Gobernador.

El aumento en la dotación del Gobernador estará subordinado al aumento efectivo de los ingresos provinciales durante los dos últimos años procedentes a la fecha que deba hacerse efectivo.

Art. 237- Por si fallare temporal o definitivamente el Gobernador, lo sustituirá en el cargo el Alcalde de más edad.

Art. 238- Corresponde al Gobernador de la Provincia:
a) Cumplir y hacer cumplir, en los extremos que le conciernan, las leyes, decretos y reglamentos de la Nación.
b) Publicar los acuerdos del Consejo Provincial que tengan fuerza obligatoria, ejecutándolos y haciéndolos ejecutar, determinando las penalidades correspondientes a la infracción cuando no hayan sido fijadas por el Consejo.
c) Expedir órdenes y dictar además las instrucciones y reglamentos para la mejor ejecución de los acuerdos del Consejo cuando éste no lo hubiere hecho.

Art. 239- Formarán el Consejo Provincial los alcaldes municipales de la Provincia. Los Alcaldes podrán concurrir a las sesiones del Consejo asistidos de peritos en cada uno de los servicios fundamentales de la comunidad, tales como administración, salubridad y asistencia social, educativa y obras públicas, los cuales tendrán el carácter de consultores técnicos del Consejo y podrán ser oídos por éste, pero no tendrán voto. El cargo de asesor técnico será honorífico y gratuito.

Art. 240- El Gobernador tendrá su sede en la capital de la provincia, pero las sesiones del Consejo Provincial podrán celebrarse indistintamente en la cabecera de cualquier término municipal de la misma, previo acuerdo del Consejo.

Art. 241- Los Consejos Provinciales se reunirán, por lo menos, una vez cada dos meses, sin perjuicios de las sesiones extraordinarias que podrán celebrarse cuando las convoque el gobernador por sí o a instancia de tres o más miembros del Consejo Provincial.

Art. 242- Corresponde al Consejo Provincial:
a) Formar su presupuesto ordinario de ingresos y gastos y determinar la cuota que en proporción igual -en relación con los ingresos- deberá aportar obligatoriamente cada Municipio para sufragar los gastos de la provincia.
b) Prestar servicios públicos y ejecutar obras de interés provincial, especialmente en los ramos de salubridad y asistencia social, educativa y comunicaciones, sin contravenir las leyes del Estado.
c) Acordar empréstitos para realizar obras públicas o planes provinciales de carácter social o económico, y votar a la vez los ingresos permanentes necesarios para el pago de sus intereses y amortizaciones. No podrá acordarse ningún empréstito sin el informe previo favorable del Tribunal de Cuentas y el acuerdo de las dos terceras partes de los miembros del Consejo Provincial.

En el caso en que se acordare nuevos impuestos para el pago de la obligación a que se refiere el párrafo anterior, será necesario además la votación conforme, en una elección de referendo, de la mitad más una de los votos emitidos por los electores de la provincia, sin que la votación pueda ser inferior al treinta por ciento de los mismos.
d) Nombrar y remover los empleados y provinciales con arreglos a esta Constitución y la ley.

Art. 243- A los efectos de lo dispuesto en el artículo anterior se tomará como base para calcular los ingresos la cifra promedio de los ingresos efectivos del quinquenio anterior.

Art. 244- Cuando las obras acordadas por el Consejo no sean de carácter provincial, sino en interés de los Municipios, éstos deberán recibir en beneficios una consignación mínima proporcional a sus cuotas contributivas.

Art. 245- Ningún miembro del Consejo Provincial podrá ser suspendido ni destituido por autoridad gubernativa. Tampoco podrán ser suspendidos ni anulados por dicha autoridad los acuerdos y decisiones del Consejo, los que podrán ser impugnados ante los tribunales de Justicia, mediante procedimientos sumario especial que la ley regulará, por las autoridades gubernativas municipales o nacionales, por cualquier vecino que resulte perjudicado por el acuerdo o resolución, o estime que éstos lesionan un interés público.

Los acuerdos de los Consejos Provinciales serán tomados en sesiones públicas.

Sólo las Audiencias están facultadas para suspender o separar a los Consejeros Provinciales a causa de delito en sumario instruido conforme a la ley, o por sentencia firme que lleve aparejada inhabilitación. En caso de suspensión o separación de un Consejo Provincial, la sanción se extenderá a sus funciones como Alcalde Municipal.

Art. 246- El Gobernador, previo acuerdo del Consejo provincial, podrá interponer ante el pleno del Tribunal Supremo de Justicia, en la forma que la ley determine, recurso de abuso de poder contra las resoluciones del Gobierno nacional que, a su juicio, atente contra el régimen de autonomía provincial establecido por la Constitución, aunque la resolución haya sido dictada en uso de facultades discrecionales.

Art. 247- El Consejo Provincial y el Gobernador deben acatamiento al Tribunal de Cuentas del Estado en materia de contabilidad, quedando obligado a suministrarle todos los datos e informes que éste solicite, especialmente los relativos a la formación y liquidación de los presupuestos.

El Gobernador designará, en la oportunidad que le indique el Tribunal de Cuentas, un perito conocedor de la Hacienda Provincial para que asista al Tribunal en el examen de la contabilidad de la Provincia.

Art. 248- Las disposiciones sobre Hacienda Pública contenidas en el título correspondiente de esta Constitución, serán aplicables a la provincia, en cuanto sea compatible con el régimen de la misma.

Art. 249- Los Consejeros Provinciales y el Gobernador serán responsables ante los Tribunales de Justicia, en la forma que la ley prescriba, de los actos que realicen en el ejercicio de sus funciones. El cargo de Consejero Provincial es honorífico, gratuito y obligatorio.

Art. 250- La ley organizará el principio de gobierno y de administración provincial que se establece en esta Constitución, de modo que corresponda al carácter administrativo del gobierno provincial.

Título XVII - Hacienda Nacional

Sección primera. De los bienes y finanzas del Estado

Art. 251- Pertenecen al Estado, además de los bienes de dominio público y de los suyos propios, todos los existentes en el territorio de la República que no correspondan a las Provincias o a los Municipios ni sean, individual o colectivamente, de propiedad particular.

Art. 252- Los bienes propios o patrimoniales del Estado sólo podrán enajenarse o grabarse con las siguientes condiciones:
a) Que el Congreso lo acuerde en ley extraordinaria, por razón de necesidad o conveniencia social, y siempre por las dos terceras partes de cada Cuerpo colegislador.
b) Que la venta se realice mediante subasta pública. Si se trata de arrendamiento se procederá según disponga la ley.
c) Que se designe el producto a crear trabajo, atender servicios o a satisfacer necesidades públicas.

Podrá, sin embargo, acordarse la enajenación o gravamen en ley ordinaria y realizarse sin el requisito de subasta pública, cuando se haga para desarrollar un plan económico nacional aprobado en ley extraordinaria.

Art. 253- El Estado no concertará empréstitos sino en virtud de una ley aprobada por las dos terceras partes del número total de sus miembros de cada Cuerpo colegislador, y en que se voten al mismo tiempo los ingresos permanentes necesarios para el pago de intereses y amortización.

Art. 254- El Estado garantiza la Deuda Pública y en general toda operación que implique responsabilidad económica para el Tesoro nacional, siempre que hubiere contraído de acuerdo con lo dispuesto en la Constitución y en la Ley.

Sección segunda. Del presupuesto

Art. 255- Todos los ingresos y gastos del Estado, con excepción de los que se mencionan más adelante, serán previstos y fijados en presupuestos anuales y sólo regirán durante el año para el cual hayan sido aprobados.

Se exceptúan de lo dispuesto en el párrafo anterior los fondos cajas especiales o patrimonios privados de los organismos autorizados por la Constitución o por la ley, y que estén dedicados a seguros sociables, obras públicas, fomento de la agricultura y regulación de la actividad industrial, agropecuaria, comercial o profesional, y en general al fomento de la riqueza nacional. Estos fondos o sus impuestos serán entregados al organismos autónomo y administrado por éste, de acuerdo con la ley que los haya creado, sujetos a la fiscalización del Tribunal de Cuentas.

Los gastos de los Poderes Legislativo y Judicial, los del Tribunal de Cuentas y los intereses y amortización de empréstitos, y los ingresos con que hayan de cubrirse, tendrán el carácter de permanentes y se incluirán en el presupuesto fijo que regirá mientras no sea reformado por leyes extraordinarias.

Art. 256- A los efectos de la protección de los intereses comunes y nacionales, dentro de cualquier rama de la producción, así como de las profesiones, la ley podrá establecer asociaciones obligatorias de productores, determinando la forma de constitución y funcionamiento de los organismos nacionales y los regionales que fueran necesarios, en forma tal que en todos los momentos estén regidos por la mayoría de sus asociados con autoridad plena, concediéndoles asimismo el derecho de subvenir a las necesidades de su acción organizada mediante las cuotas que por ministerio de la propia Ley se impongan.

Los presupuestos de estos organismos o cooperativas serán fiscalizados por el Tribunal de Cuentas.

Art. 257- El Congreso no podrá incluir en las leyes de presupuesto disposiciones que introduzcan reformas legislativas o administrativas de otro orden, ni podrá reducir o suprimir ingresos de carácter permanente sin establecer al mismo tiempo otros que los sustituyan, salvo el caso en que reducción o suspensión corresponda a la reducción de gastos permanentes de igual cuantía; ni asignara ninguno de los servicios que deban dotarse en el presupuesto anual cantidad mayor de la indicada en el proyecto del Gobierno.

Podrá por medio de las leyes crear nuevos servicios o ampliar los existentes.

Toda ley que origine gastos fuera del presupuesto, o que represente en el porvenir erogaciones de esa clase, deberá establecer, bajo pena de nulidad, el medio de cubrirlos en cualquiera de estas formas:
a) Creación de nuevos ingresos.
b) Supresión de erogaciones anteriores.
c) Comprobación cierta de superávit o sobrante por el Tribunal de Cuentas.

Art. 258- El estudio y formación de los presupuestos anuales del Estado corresponden al Poder Ejecutivo; su aprobación o modificación, al Congreso, dentro de los limites establecidos en la Constitución. En caso de necesidad perentoria, el Congreso por medio de una ley podrá acordar un presupuesto extraordinario.

El Poder Ejecutivo presentará al Congreso a través de la Cámara de Representantes el proyecto de presupuesto anual sesenta días antes de la fecha en que deba comenzar a regir. El Presidente de la República, y especialmente el Ministro de Hacienda, incurrirá en la responsabilidad que la Ley determine si el presupuesto llega al Congreso después de la fecha antes fijada. La Cámara de Representantes deberá enviar con su acuerdo el proyecto de presupuesto al Senado treinta días antes de la fecha en que deba comenzar a regir.

Si el presupuesto general no fuera votado antes del primer día del año económico en que deba regir, se entenderá prorrogado por trimestre, conjuntamente con la Ley de Bases, el que haya venido rigiendo. En este caso el Poder Ejecutivo no podrá hacer más modificaciones que las derivadas de gastos ya pagados, o de servicios o gastos no necesarios, en el nuevo ejercicio fiscal.

Las atenciones del presupuesto ordinario serán cubiertas necesariamente con ingresos de este tipo previsto en el mismo, sin que en ningún caso puedan cubrirse con ingresos extraordinarios, a no ser que lo autorice así una Ley de este carácter.

El presupuesto ordinario será ejecutivo, con la sola aprobación del Congreso, que lo hará publicar inmediatamente.

Art. 259- Los presupuestos contendrán en la parte de egresos epígrafes en que se haga constar:
a) El montante absoluto de las responsabilidades legítimas del Estado, liquidable y no pagadas, correspondiente a presupuestos anteriores.
b) La proporción de ese montante se satisfará con los ingresos ordinarios correspondientes al nuevo presupuesto.

La Ley de Bases establecerá, en cuanto a los incisos anteriores, necesariamente, las reglas relativas a la forma en que habrá de prorratearse entre los acreedores con créditos liquidados, la cantidad o cantidades que se fije para cargos durante la vigencia del presupuesto.

Art. 260- Los créditos consignados en el estado de gastos del presupuesto fijarán las cantidades máximas destinadas a cada servicio, que no podrán ser aumentadas ni transferidas por el Poder Ejecutivo sin autorización previa del Congreso.

El Poder Ejecutivo podrá, sin embargo, conceder bajo su responsabilidad, y cuando el Congreso no esté reunido, créditos o suplementos de créditos en los siguientes casos:
a) Guerra o peligro inminentes de ella.
b) Grave alteración del orden público.
c) Calamidades públicas. La tramitación de estos créditos se determinará por la Ley.

Art. 261- El Poder Ejecutivo tiene la obligación de rendir anualmente las cuentas del Estado. A ese fin, el Ministro de Hacienda liquidará el presupuesto anual dentro de los tres primeros meses siguientes a su expiración, y, previa aprobación por el Consejo de Ministros, enviará su informe, con los datos y comprobantes necesarios, al Tribunal de Cuentas. Este dictaminará sobre el informe dentro de los tres meses siguientes, y en este plazo, y sin perjuicio de la efectividad de sus acuerdos, comunicará al Congreso y al Poder Ejecutivo las infracciones o responsabilidades en que a su juicio se hayan incurrido. El Congreso será, en definitiva, el que apruebe o rechace las cuentas. Los créditos presupuestados para gastos imprevistos de la Administración sólo podrán ser invertidos, en su caso, previo acuerdo del Consejo de Ministros.

El Poder Ejecutivo remitirá al Congreso mensualmente los balances correspondientes a los ingresos y gastos del Estado.

Art. 262- El Poder ejecutivo impedirá la duplicidad de servicios y la multiplicidad de agencias oficiales o semioficiales dotadas total o parcialmente por el Estado para la realización de sus fines.

Art. 263- Nadie estará obligado al pago de impuesto, tasa o contribución alguna que no haya sido establecido expresamente por la Ley o por los Municipios, en la forma dispuesta por esta Constitución y cuyo importe no vaya a formar parte de los ingresos del presupuesto del Estado, la Provincia o el Municipio, salvo que se disponga otra cosa en la Constitución o en la Ley.

No se consideran comprendidas en la disposición anterior las contribuciones o cuotas impuestas por la Ley con carácter obligatorio a las personas o entidades integrantes de una industria, comercio o profesión, en favor de su organismo reconocidos por la ley.

Art. 264- El Estado, sin perjuicio de los demás medios a su alcance regulará el fomento de la riqueza nacional mediante la ejecución de obras públicas pagaderas, en todo o en parte, por los directamente beneficiados. La Ley determinará la forma y el procedimiento adecuado para que el Estado, la Provincia o el Municipio, por iniciativa propia o acogiendo la privada, promuevan la ejecución de tales obras, otorguen las concesiones pertinentes, autoricen la fijación, el repartimiento y la cobranza de impuestos para esos fines.

Art. 265- La liquidación de cada crédito proveniente de fondos del estado para la ejecución de cualquier obra o servicio público, será publicada íntegramente en la Gaceta Oficial de la República, tan pronto haya obtenido la superior aprobación del Ministerio correspondiente.

El acta de recepción, ya sea parcial, total, provisional o definitiva, de toda obra pública ejecutada total o parcialmente con fondos provenientes del Estado, será publicada en la Gaceta Oficial de la República, tan pronto haya obtenido la aprobación superior del Ministerio correspondiente.

Tanto la liquidación de los créditos provenientes de los fondos del Estado, como las recepciones definitivas de las obras ejecutadas por contrato o administración, sufragadas parcial o totalmente con fondos provenientes del Estado, serán sometidas a la aprobación superior dentro de los sesenta días naturales después de terminadas las obras, sin perjuicio de las liquidaciones y recepciones parciales que se consideren procedentes por la administración durante el proceso de ejecución de las obras.

Sección tercera. Del Tribunal de Cuentas

Art. 266- El Tribunal de Cuentas es el organismo fiscalizador de los ingresos y gastos del Estado, la Provincia y el Municipio, y de las organizaciones autónomas nacidas al amparo de la Ley que reciban sus ingresos, directa o indirectamente, a través del Estado. El Tribunal de Cuentas sólo depende de la Ley, y sus conflictos con otros organismos se someterán a la resolución del Tribunal Supremo de Justicia.

Art. 267- El Tribunal de Cuentas estará compuesto por siete miembros, cuatro de los cuales serán abogados y tres contadores públicos o profesores mercantiles. También podrá ser designado, aun sin ser abogado o contador, cualquier persona que esté comprendida en el inciso d) del artículo siguiente. Los abogados deberán reunir los mismos requisitos que exigen para ser miembro del Tribunal Supremo.

Los contadores públicos o profesores mercantiles deberán ser mayores de treinta y cinco años, cubanos por nacimiento y tener no menos de diez años en el ejercicio de su profesión.

El Pleno del Tribunal Supremo designará dos de los abogados, que serán el Presidente y el Secretario del Tribunal.

El Presidente de la República designará un miembro abogado y un contador público o profesor mercantil.

El Senado designará un miembro abogado y un contador público o profesor mercantil.

EI Consejo Universitario designará un miembro contador público o profesor mercantil.

Los miembros del Tribunal de Cuentas desempeñarán sus cargos por periodos de ocho años y sólo podrán ser separados dentro de este periodo por el Tribunal de Garantías Constitucionales y Sociales del Tribunal Supremo de Justicia de la República, previo expediente y resolución razonada.

Los miembros del Tribunal de Cuentas no podrán formar parte de ningún otro organismo oficial o autónomo que dependa, directa o indirectamente, del Estado, la Provincia o el Municipio, ni podrán ejercer profesión, industria o comercio.

Art. 268- Para ser miembro del Tribunal de Cuentas se requiere:
a) Ser cubano por nacimiento.
b) Haber cumplido treinta y cinco años de edad.
c) Hallarse en el pleno goce de los derechos civiles y políticos y no tener antecedentes penales.
d) Ser abogado con diez años de ejercicio; haber sido Ministro, o Secretario, o Subsecretario de Hacienda; Interventor General de la República, Tesorero o Jefe de Contabilidad del Ministerio de Hacienda; Catedrático de Economía, Hacienda, Intervención y Fiscalización o de Contabilidad en establecimiento oficial de enseñanza; o poseer título de contador público o profesor mercantil con diez años de ejercicio.

Los miembros del Tribunal de Cuentas no podrán tener interés material, directo o indirecto, en ninguna empresa agrícola, industrial, comercial o financiera conectada con el Estado, la Provincia o el Municipio.

Art. 269- El Tribunal de Cuentas nombrará interventores, funcionarios, empleados y auxiliares, mediante pruebas acreditativas de capacidad.

Art. 270- Son atribuciones del Tribunal de Cuentas:
a) Velar por la aplicación de los presupuestos del Estado, la Provincia y el Municipio de los organismos autónomos que reciban sus ingresos directa o indirectamente a través del Estado, examinando y fiscalizando la contabilidad de todos ellos.
b) Conocer de las órdenes de adelanto del Estado para aprobar la situación de fondos con vista del presupuesto, de manera que se cumplan las disposiciones de la Ley de Bases y que se tramitan sin preferencia ni pretericiones.
c) Inspeccionar en general los gastos y desembolsos del Estado, la Provincia y el Municipio tanto para la realización de obras, como para suministro y pago de personal y las subastas hechas con ese fin. A este efecto podrá incoar expedientes para comprobar si los pagos realizados corresponden efectivamente al servicio realizado por las instituciones oficiales bajo su supervisión, debiendo comprobar por medio de los expedientes correspondientes para fijar el costo promedio por unidad de obra y el valor promedio de los suministros que el estado debe percibir de acuerdo con el mercado. Asimismo podrá tramitar todas las denuncias que se formulen con este motivo y rendir un informe anual al Presidente de la República en relación con la forma en que se han realizado los gastos de las instituciones bajo su fiscalización, para que éste lo envíe con sus respectivas observaciones al Congreso.
d) Pedir informes a todos los organismos y dependencias sujetos a su fiscalización y nombrar delegado especial para practicar las correspondientes investigaciones cuando los datos no sean suministrados, o cuando éstos se estimen deficientes.

El Tribunal estará obligado a rendir información detallada al Poder Ejecutivo y al Congreso, cuando sea requerido al efecto, sobre todos los extremos concernientes a su actuación.
e) Rendir anualmente un informe con respecto al estado y administración del tesoro público, la moneda nacional, la Deuda Pública y el presupuesto y su liquidación.
f) Recibir declaración bajo juramento o promesa a todo ciudadano designado para desempeñar una función pública, antes de tomar posesión y al cesar en el cargo, acerca de los bienes de fortuna que posea, y realizando al efecto las investigaciones que estime procedente.

La Ley regulará la oportunidad y forma de ejercer esta función.
g) Dar cuentas a los Tribunales del tanto de culpa que resulte de la inspección y fiscalización que realice en relación con las facultades que le han sido concedidas por los incisos anteriores, y dictar las instrucciones oportunas en los casos de infracciones en que no hubiere responsabilidad penal, para el mejor cumplimiento de las leyes de contabilidad por todos los organismos sujetos a su fiscalización.
h) Publicar sus informes para general conocimiento.
l) Cumplir los demás deberes que le señale la Ley y los Reglamentos.

Sección cuarta. De la Economía Nacional

Art. 271- El Estado orientará la economía nacional en beneficio del pueblo para asegurar a cada individuo una existencia decorosa. Será función del Estado fomentar la agricultura e industria pública y beneficio colectivo.

Art. 272- El dominio y posesión de bienes inmuebles y la explotación de empresas o negocios agrícolas, industrial, comerciales, bancarios y de cualquier otra índole por extranjeros radicados en Cuba que realicen sus operaciones aunque radiquen fuera de ella, están sujetos de un modo obligatorio a las mismas condiciones que establezca la Ley para los nacionales, las cuales deberán responder, en todo caso, al interés económico social de la Nación.

Art. 273- El incremento del valor de las tierras y de la propiedad inmueble, que se produzcan sin esfuerzo del trabajo o del capital privado y únicamente por causa de la acción del Estado, la Provincia o el Municipio, cederá en beneficio de éstos la parte proporcional que determine la Ley.

Art. 274- Serán nulas la estipulación de los contratos de arrendamiento, colonato o aparcería de fincas rústicas que impongan la renuncia de derechos reconocidos en la Constitución o en la Ley, y también cualesquiera otros pactos que ésta o los Tribunales declaren abusivos.

Al regular dichos contratos se establecerán las normas adecuadas para tutelar las rentas, que serán flexibles, con máximo y mínimo según el destino, productividad, ubicación y demás circunstancias del bien arrendado; para fijar el mínimo de duración de los propios contratos según dichos elementos, y para garantizar al arrendatario, colono o aparcero una compensación razonable por el valor de las mejoras y bienhechurías que entreguen en buen estado y que hayan realizado a sus expensas con el consentimiento expreso o tácito del dueño, o por haberlas requerido la explotación del inmueble dado su destino.

El arrendatario no tendrá derecho a dicha compensación si el contrato termina anticipadamente por su culpa, ni tampoco cuando rehúse la prórroga que se le ofrezca bajo las mismas condiciones vigentes al ocurrir el vencimiento del contrato.

También regulará la Ley los contratos de refacción agrícola y de molienda de caña, así como la entrega de otros frutos por quien los produzca, otorgando al agricultor la debida protección.

Art. 275- La Ley regulará la siembra y molienda de caña por administración, reduciéndolas al límite mínimo impuesto por la necesidad económico social de mantener la industria azucarera sobre la base de la división de los dos grandes factores que concurren a su desarrollo: industriales o productores de azúcar y agricultores o colonos, productores de caña.

Art. 276- Serán nulas y carecerán de efecto las leyes y disposiciones creadoras de monopolios privados, o que regulan el comercio, la industria y la agricultura en forma tal que produzcan ese resultado. La Ley cuidará especialmente de que no sean monopolizadas en interés particular las actividades comerciales en los centros de trabajos agrícolas e industriales.

Art. 277- Los servicios públicos, nacionales o locales, se considerarán de interés social. Por consiguiente, tanto el Estado como la Provincia y el Municipio, en sus casos respectivos, tendrán el derecho de supervisarlos, dictando al efecto las medidas necesarias.

Art. 278- No se grabará con impuestos de consumos la materia prima nacional que, sea o no producto del agro, se destine a la manufactura o exportación.

Tampoco se establecerá impuesto de consumo sobre los productos de la industria nacional, si no pueden grabarse de igual forma los mismos productos, sus similares o sustitutos importados del extranjero.

Art. 279- El Estado mantendrá la independencia de las instituciones privadas de previsión y cooperación social que se sostienen normalmente sin el auxilio de los fondos públicos, y contribuirá al desenvolvimiento de la misma mediante la legislación adecuada.

Art. 280- La moneda de la Banca estará sometida a la regulación y fiscalización del Estado.

Источник: https://pdba.georgetown.edu/Constitutions/Cuba/cuba1940.html

Compartir     0 Me sirvió      0 No me sirvió


Eugenio Maria de Hostos

Escritor jurista puertorriqueño, también político, educador y ensayista, que interviene activamente en la lucha antiesclavista y a favor de la independencia en Puerto Rico y Cuba. Realiza sus estudios secundarios en Puerto Rico y los secundarios en la facultad de derecho de Madrid, donde recibe la influencia Krausista. Desempeña las cátedras de Derecho, Economía política y Moral pública en la Universidad de Santo Domingo.

Más tarde se traslada a Chile. Realiza diversos viajes por el continente, promoviendo la solidaridad con José Martí y la revolución cubana. La conferencia de Estados americanos reunida en Lima le proclama ciudadano de América en el año 1983. Sus Obras Completas, que comprenden 20 volúmenes, se han editado en 1939.

Cuando estudia letras y derecho en España se declara partidario de las luchas emancipadoras y contrario a las políticas esclavistas en Puerto Rico y Cuba. A su retorno a su patria, funda la Escuela Normal y es catedrático de la Universidad de Santo Domingo.

Rector del Colegio Nacional de Asunción en Venezuela y promotor de la educación política en Chile. En Nueva York es miembro de la Junta Revolucionaria Cubana y dirige el periódico La Revolución. Viaja por el continente buscando apoyo a la causa de José Martí y la Revolución Cubana.

En Puerto Rico pide la independencia a los Estados Unidos de América. Funda varios periódicos y escribe Moral social, La peregrinación de Bayoán, Tratado de sociología y Cuentos a mi hijo.

Sus primeros estudios los realizó en Mayagüez, después pasó a España (Bilbao) donde cursó su bachillerato. Por voluntad de su padre se trasladó a Madrid con el propósito de estudiar leyes, pero su ideal político de independencia para Puerto Rico y la lucha constante a través de artículos de prensa y conferencias en el Ateneo de Madrid le impidieron continuar su carrera. En tierra española biografia de jose marti resumen unió a los núcleos políticos de tendencias liberales.

De España se traslada a Nueva York y durante dos años laboró junto a los cubanos que luchaban por la independencia de su país. Más tarde inició un recorrido por Hispanoamérica (1871) how to activate walmart prepaid debit card por la causa cubana. Dondequiera que fue se hizo sentir como hombre íntegro y consagrado al servicio de su prójimo.

En Perú levantó su voz contra la explotación de que eran víctimas los numerosos trabajadores chinos emigrados a aquel país.

En Chile fue el primero en abogar por la instrucción científica de la mujer; perteneció a la Academia de Bellas Letras de Santiago de Chile y publicó varios escritos para esa fecha; entre ellos: una reseña histórica de Puerto Rico, un juicio crítico sobre la obra Hamlet, del dramaturgo inglés William Shakespeare (considerado como el mejor juicio crítico sobre esta obra que se haya escrito en español), y una biografía crítica del poeta cubano Plácido.

En Argentina laboró por la construcción de la primera vía ferroviaria que cruzaría la cordillera de los Andes, y lográndose tal empresa, el primer ferrocarril que cruzó la Cordillera llevó el nombre de Eugenio María de Hostos.

Pasó a Santo Domingo donde en 1879 fijó su residencia. Allí fundó en 1880 la primera escuela normal de pedagogía para la preparación de maestros. Por espacio de nueve años desarrolló en este país una intensa labor de educación.

Después de la invasión norteamericana en 1898, volvió a su tierra natal. Quiso despertar el espíritu de sus compatriotas para que reclamaran en aquel momento sus derechos, fundó la Liga de Patriotas Puertorriqueños y llegó a formar parte de la primera comisión que fue a Washington para hacer valer los derechos de Puerto Rico ante las autoridades norteamericanas. Sin embargo, todas las gestiones fracasaron ante la firme decisión del gobierno norteamericano de retener a la isla como colonia y la falta de respaldo de sus compatriotas. Podría afirmarse que aunque Hostos publicó con mucho éxito tratados, ensayos, dos novelas y numerosos artículos periodísticos, su mejor obra fue su extraordinaria vida limpia, justa, humanitaria y patriótica, que lo ha colocado muy alto entre los grandes hombres de esta América. Eugenio María de Hostos murió en 1903 en Santo Domingo, lugar donde aún reposan sus restos.

Cronología de Eugenio María de Hostos

(1839-1903)

1839 - Nace el 11 de enero en el barrio Río Cañas de Mayagüez, Puerto Rico.

1847 - Estudia la primaria en el Liceo de San Juan, en Mayagüez.

1848 - Obtiene premio como el mejor estudiante de aritmética en el Liceo de San Juan.

1852 - Empieza su bachillerato en el Instituto de Segunda Enseñanza de Bilbao, España.

1855 - Termina el cuarto curso de Latinidad en el Seminario de San Idelfonso en San Juan, Puerto Rico, y pasa a Bilbao.

1858 - Ingresa en las Facultades de Derecho y Filosofía y Letras de la Universidad Central de Madrid, en la cual es discípulo de don Julián Sanz del Río.

1859 - Pasa a Puerto Rico. Regresa a España.

1862 - Muere en Madrid doña María Hilaria de Bonilla y Cintrón, madre de Hostos. Pasa a Usps office open today Rico.

1863 - Regresa a España. Publica La peregrinación de Bayoán. Miembro de la Sociedad Abolicionista de la Esclavitud y del Ateneo de Madrid.

1865 - Escribe una carta al periódico La Iberia en que se refiere a los sangrientos sucesos estudiantiles de la Noche de San Daniel, ocurridos en Madrid el 10 de abril.

1866 - Continúa en Madrid su campaña por más libertades para Puerto Rico.

1868 - Realiza esfuerzos en favor de la República española. Después del triunfo de los republicanos españoles, rechaza la oferta de ser Gobernador de Barcelona. El 20 de diciembre pronuncia en el Ateneo de Madrid su célebre discurso contra el régimen colonial español en América.

1869 - Recomendado por el Partido Liberal de Puerto Rico como candidato a Cortes por Mayagüez. Se entrevista con el general Serrano, presidente del Gobierno Provisional, pidiendo autonomía para las Antillas. Parte a Nueva York. Primer encuentro con el Dr. Ramón Emeterio Betances. Continúa su propaganda en favor de la independencia de Cuba y Puerto Rico.

1870 - Miembro del club de Artesanos de la Sociedad de Instrucción, de la Liga de los Independientes, de la Sociedad de Auxilios a los Cubanos. Colabora en el periódico La Revolución. Sale para Sur América. Visita Cartagena (Colombia), Panamá, El Callao y Lima (Perú). Fundador de la Sociedad de Inmigración Antillana en Cartagena.

1871 - Vive un año en Lima donde funda con un peruano el periódico La Patria, y crea la Sociedad de Auxilios para Cuba y la de Amantes del Saber. En diciembre llega a Chile.

1872 - Socio de la Academia de Bellas Letras de Santiago de Chile. Funda la Sociedad de Auxilios para Cuba. Recibe primer premio por su Memoria de la Exposición Nacional de Artes e Industrias, y publica la Biografía Crítica de Plácido.

1873 - Se publican sus conferencias sobre "La Educación Científica de la Mujer", el Ensayo Crítico sobre Hamlet, la segunda edición de La peregrinación de Bayoán. Sale de Valparaíso para Buenos Aires. Es miembro honorario de la Sociedad Fraternal Boliviana.

1874 - Vicente F. López a través de José Manuel Estrada le ofrece la Cátedra de Filosofía o la de Literatura en la Universidad de Buenos Aires, la cual Hostos declina. Visita Brasil; de Río de Janeiro sale hacia Nueva York pasando por Saint Thomas. En Nueva York publica en La América Ilustrada. Continúa su campaña en favor de la independencia de Cuba y Puerto Rico.

1875 - Sale del puerto de Boston en compañía del general Aguilera en expedición armada hacia Cuba. Regresa al puerto de Boston después del fracaso de la misma. Se establece en Puerto Plata, Republica Dominicana, donde funda y dirige los periódicos Las Tres Antillas y Los Antillanos, y colabora en Las Dos Antillas. Conoce a Gregorio Luperón, Segundo Imbert, Federico Henríquez y Carvajal. El club Cubano de Puerto Rico le nombra socio honorario y le comisiona ante los Gobiernos de Venezuela y Colombia.

1876 - Funda la sociedad La Educadora. Vocal de la sociedad patriótica, La Liga de la Paz. Sale de Puerto Plata hacia Nueva York, donde redacta el "Programa de la Liga de los Independientes". Se va a Venezuela y se inicia en la labor pedagógica.

1877 - Contrae matrimonio en Venezuela con doña Belinda Otilia de Ayala, natural de La Habana. Director de colegios en isla Magarita y Puerto Cabello.

1878 - El 6 de junio pasa a Puerto Rico, pero no desembarca. Se traslada a Saint Thomas, donde permanece por una temporada. Pasa a Santo Domingo y de allí, en septiembre, a Puerto Rico donde permanece hasta marzo de 1879.

1879 - Llega a Santo Domingo e inicia su labor educativa y cívica. Nace su primer hijo, Eugenio Carlos.

1880 - Funda y dirige la primera Escuela Normal del país y dicta cátedras de derecho y economía política en el Instituto Profesional.

1881 - Funda la Escuela Normal de Santiago de los Caballeros, en República Dominicana. Publica el opúsculo Los frutos de la Normal (exposición de pedagogía práctica-científica escrita por encargo del gobierno dominicano). En marzo, nace su hija Luisa Amelia.

1882 - Viaja por el interior de la República Dominicana (San Cristóbal, Baní y Azua). Nace su hijo Bayoán Lautaro.

1883 - Inaugura la cátedra de Economía Política en el Instituto Profesional. Dicta a sus alumnos las lecciones de sociología que más tarde formarán parte del Tratado de Sociología.

1884 - En septiembre se efectúa la investidura de los primeros maestros normalistas. Pronuncia un memorable discurso, que se publicó con el título de "Apología de la Verdad".

1885 - Llega a Santo Domingo el general Máximo Gómez, Hostos le da la bienvenida a nombre de la juventud capitaleña. Participa como delegado de Chile en el congreso Histórico de Colón, reunido en Santo Domingo. El presidente chileno, Domingo Santamaría, le extiende invitación, que Hostos declina, para que colabore en la educación pública de ese país.

1886 - En febrero se realiza la investidura del segundo grupo de maestros normalistas.

1887 - Socio correspondiente del Ateneo de Lima. Publica en Santo Domingo sus Lecciones de Derecho Constitucional. Nace su hijo Adolfo José. Se gradúan las primeras maestras normalistas, alumnas del Instituto de señoritas, dirigido por Salomé Ureña de Henríquez.

1888 - Miembro del Congreso Jurídico Internacional de Lisboa. Miembro honorario de la Sociedad de Estudios, Santo Domingo. En agosto, funda en Santo Domingo la Escuela Nocturna para la clase obrera. Publica en Santo Domingo su obra Moral Social. Llamado por el Gobierno de Chile para trabajar en la reforma de la enseñanza.

El 18 de diciembre parte para Chile, por vía de Curazao y Panamá. Le acompañan su esposa y sus hijos Eugenio Carlos, Luisa Amelia, Bayoán y Adolfo, nacidos en Santo Domingo.

1889 - Llega a Valparaíso. Es nombrado Rector del Liceo de Chillán, puesto que ocupa hasta 1890. Escribe Reforma de la enseñanza de Chile y Reforma del plan de estudios de la Facultad de Leyes en Santiago de Chile. Presidente honorario de la Academia Carrasco Albano, en Chillán. Colabora con Valentín Letelier y Julio Bañados Espinosa en el libro La reforma de la enseñanza del Derecho.

1890 - Dirige el Liceo Miguel Luis Amunátegui de Santiago de Chile hasta 1898. Escribe su Gramática General. Voto de gracias de la Sociedad dominicana por su labor educativa en Santo Domingo. Primer premio en el Certamen Varela del club del Progreso, de Santiago, por su trabajo Descentralización Administrativa. Profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Chile. Director del Congreso Pedagógico de Chile y del Ateneo de Santiago. Nace su hijo Filipo Luis Duarte.

891 - Co-fundador de la Société Scientifique du Chili en Santiago. Escribe Crisis constitucional de Chile.

1892 - Miembro honorario de la Academia Literaria Diego Barros Arana en Santiago.

1893 - Confecciona programas de castellano, historia y geografía. Escribe un estudio sobre Manuel Antonio Matta.

1894 - Director del Congreso Científico de Chile. Escribe su Ensayo sobre la historia de la lengua castellana y la Historia de la civilización antigua.

1895 - Director del Centro bank of eastman magnolia state bank Profesores de Chile. Socio correspondiente del Centro Propagandista Cubano Martí de Caracas. Agente de la Junta del Partido Revolucionario de Cuba y Puerto Rico de Nueva York, en Santiago (1895-98). Hijo adoptivo del Ayuntamiento de Santiago.

1896 - Director de la Sociedad Unión Americana (pro Cuba) en Santiago. El 14 de febrero nace su hija María Angelina.

1897 - Miembro honorario de la Academia Literaria La Ilustración. Inicia la serie de Cartas Públicas acerca de Cuba, publicadas en la prensa de Chile y de la República Dominicana.

1898 - Renuncia al Rectorado del Liceo Amunátegui y a sus cátedras y tareas periodísticas y se embarca para Nueva York a continuar su apostolado por la independencia de Puerto Rico. Acepta comisión del gobierno de Chile para estudiar los Institutos de Psicología Experimental de los Estados Unidos de América, y embarca en Valparaíso con rumbo a Panamá. Llega a Caracas y sale para Nueva York comisionado por las emigraciones cubana y puertorriqueña de Colombia y Venezuela. En Nueva York funda la Liga de Patriotas, de la cual es nombrado presidente. Llega a Puerto Rico, funda en Juana Díaz el Primer Capítulo de la Liga de Patriotas y el Instituto Municipal. Se le designa en comisión a Washington junto a Julio Henna, Manuel Zeno Gandía y Rafael del Valle.

1899 - Se entrevista en Washington con el presidente William McKinley en compañía de Henna y Zeno Gandía. Regresa a Puerto Rico, funda en Mayagüez el Instituto Municipal. El Gobierno dominicano le llama a reorganizar la enseñanza pública en ese país.

1900 - Llega a Santo Domingo benefits of fsa vs hsa es nombrado Inspector General de Enseñanza Pública.

1901 - Dicta a sus discípulos lecciones sobre sociología.

1902 - Es nombrado Director General de Enseñanza. Desempeña a la vez la Dirección de la Escuela Normal de Santo Domingo.

1903 - Fallece el credit card payment citibank billdesk de agosto en su residencia de Las Marías, Santo Domingo, República Dominicana, en donde aún reposan sus restos en el Panteón Nacional.

Semblanza de Eugenio María de Hostos


Eugenio María de Hostos nace un 11 de enero de 1839, en Río Cañas, Mayagüez, Puerto Rico. Ingresa a la edad de 8 años al Liceo de San Juan y cuatro o cinco años más tarde es enviado a España a continuar sus estudios de bachillerato en la ciudad de Bilbao.

De regreso a Puerto Rico, 1855, pasó por el Seminario Conciliar de San Idelfonso Mayagüez. Por decisión paterna vuelve a España y en esta ocasión ingresa a la Universidad Central de Madrid a estudiar leyes. En España se dio a conocer por sus conocimientos, por la claridad de sus ideas y por su bondad.

Por el entorno en que creció en Puerto Rico, sobre la vida colonial, dejaron huellas en su formación de Hostos. Para ese momento, España, perdía su dominio en América, los pueblos lograban su independencia, esto hacía que Hostos soñara con independizar a Cuba y a Puerto Rico, estas dos islas antillanas aún permanecían bajo el dominio de España. Una de las características de este dominio eran las enseñanzas bajo la responsabilidad de la iglesia católica, donde todo proyecto de reforma, no se podía realizar, por los obstáculos que presentaban los métodos de enseñanzas de la iglesia, según cita la autora “Toda libertad en el orden de las ideas, en lo social, en lo político, era delito en las Antillas Coloniales&rdquo.

En la estadía de Hostos en su tierra natal, pudo constatar los errores del régimen, esto hizo que profundizara sus sentimientos patrióticos. En sus pensamientos políticos recibió la influencia del pensamiento bolivariano y de la federación de los Estados Americanos. Esto hizo que emprendiera en Madrid los trabajos por la independencia de las dos antillas, Cuba y Puerto Rico; citados por Pérez Galdós “un antillano llamado Hostos, talentoso y brilloso, de ideas y radicales &ldquo. Como consecuencia de estas ideas, Hostos escribe la novela Bayoan, expone la necesidad de unir los pueblos ibéricos con América en una confederación de la familia peninsular, insular y continental. Según nos dice Camila, la novela Bayoan, fue secuestrada por el gobierno para que no circulara en Cuba y Puerto Rico.

Hostos se involucró con el liberalismo español pensando que estas ideas coincidían con las ideas de independencia de las dos Antillas, decide unirse a los movimientos liberales para derrocar la monarquía española. Los revolucionarios españoles olvidaron el compromiso contraído con Hostos por lo que la noche 20 de diciembre, 18678, el presidente del Atento de Madrid, Marcio Nieto le cedió la palabra para que disertara, y este ( Hostos) dijo “Señores, yo no necesito deciros quien soy. Yo soy americano: yo tengo la honra de ser puertorriqueño y tengo que ser federalista, colono, producto del despotismo colonial, cohibido por él en mis afectos, en mis pensamientos, en mis actos, me vengo de él y una confederación de ideas donde fuera imposible una confederación política. Porque soy colono, porque soy puertorriqueño, por eso soy federalista. Desde mi isla veo a Santo Domingo, veo a Cuba. y pienso en la confederación: recorro el semicírculo de islas que ligan geográficamente a Puerto Rico con la América Latina y me profetizo una confederación providencial.

Según comenta Camila Henríquez. “Estaba resuelto, debía volver América a laborar por la libertad, sembrar en ella las ideas que creía necesarias para la salvación de sus jóvenes pueblos, al romper con España rompía con sus amigos, con sus ambiciones personales, con su porvenir, pero no vaciló&rdquo.

Para confirmar su compromiso con la patria declara “mucho más doloroso que las balas, mucho más doloroso que los padecimientos físicos son los dolores de la patria, al la defensa de sus hijos blancos, mulatos y negros, he consagrados los años vigoroso de mi juventud. Dentro de la constitución Española no cabe mi patria, y donde no cabe mi patria no quepo yo. (187).

Para difundir sus ideales, visitó a América del Sur, durante tres (3) años visitó Colombia, Chile, Perú, Argentina y Brasil, allí escribió millares de artículos, pronunció centenares de discursos en pro de Cuba y Puerto Rico, tratando de ayudar a la revolución.

En su estancia en esos países, sacó tiempo para hacer campaña a favor de los chinos maltratados y perseguidos por personas sin conciencia, en el Perú. En Chile, trabajó a favor de la educación de la mujer. En Argentina apoyó la construcción del primer ferrocarril trasandino, en reconocimiento a su labor de apoyo se designó al ferrocarril el nombre de Eugenio Maria de Hostos.

En su estancia en Chile, sus amigos le publicaron su primera novela “La .de Bayoan”, desde Brasil se embarca a Estados Unidos en 1874. en New York, dirigió en la colaboración del escritor cubano Enrique Piñeyro, la publicación “América Española&rdquo.

Según Camila Henríquez “hasta se atrevió a ir a Puerto Rico; pero fue desterrado en el acto y se trasladó 1875 a Puerto Plata, en República Dominicana. En esta ciudad dirigió la revista “Las Tres Antillas” y organizó el trabajo revolucionario de la numerosa colonia de emigradores cubanos.”

En 1877 se casa en Venezuela y se inicia en la labor de Magisterio, ejerciéndolo por poco usps office open today en un colegio privado, Hostos decide formar en la Antillas hombres cívicos conscientes de sus deberes y derechos. En la República Dominicana solicitan su presencia (1879), a través de su gran amigo Gregorio Luperón, visionario al igual que él sobre la importancia de la formación de  ciudadanos conscientes. En el 1880, funda la primera Escuela Nacional, formando sus primeros discípulos. Sobre este aspecto Camila Henríquez, señala “supo resistir con serenidad y sin flaqueza la oposición encarnizada de los que no le comprendían, si grande fue la lucha tuvo también muchos colaboradores entusiastas. Durante nueve años permaneció en Santo Domingo, difundiendo la enseñanza científica de la cual en América fue el activo defensor. Mientras eficazmente se ocupaba del magisterio, guiando y reformándolo todo, produjo una notada de obras destinada a la enseñanza&rdquo.

Se vio obligado a salir de la República Dominicana a fines de 1888, se dirige a Chile, llamado por el gobierno de ese país para que cooperara en la reforma de la enseñanza se le confió la rectoría liceos y una cátedra en la Universidad, allí vivió durante 10 años.

Hostos fue un enamorado del pensamiento científico, y entendía que educando las sociales se podían desarrollar armónicamente, por esto, Camila nos dice “Para Hostos la educación tienen un valor disciplinario: desarrollar los poderes de educación, y un valor ideal, perfeccionar al hombre para que sirva a los ideales sociales de justicia y a los universales del bien y la verdad.

En el año 1898, regresa Hostos a su querida patria, luego de pasar una breve estancia en los Estados Unidos, en Puerto Rico funda la Liga de Patriotas Puertorriqueña, sentó las bases con un fin político, trabajar para que la Unión Americana reconociera al pueblo de Puerto Rico derecho de decidir por si mismo de su suerte plebiscitamente. (Camila Henríquez).

No obstante, los esfuerzos de Hostos se desvanecían frente a imperio de los Boost mobile bill pay contact number Unidos y poco apoyo recibido en su país decide regresar a la República Dominicana en el 1900, luego de la caída del tirano Hereaux; esta vez llamada la caída de Santo Domingo acogió al Maestro y a su familia. Hostos mitigó su dolor un tanto al ver reunidos a sus discípulos y a sus auxiliares, dispuestos a volver al trabajo.

En fecha 11 de agosto, 1903, una fiebre infecciosa le arrebata la vida a ese gran maestro puertorriqueño, su entierro fue una manifestación de duelo, paz a sus restos.

Libros de Eugenio María de Hostos

  • Discurso pronunciado en la primera investidura de alumnas del Instituto de señoritas, 17 de abril de 1887. Santo Domingo: La Nación, 1933.

  • Estatutos de la Sociedad “Liga de patriotas Puertorriqueños&rdquo. New York: América, 1898.

  • La Vega, República Dominicana. Escuela Normal. Enseñanza intuitiva; programas oficiales preparados expresamente para el uso de las escuela normales de la República. La Vega: R. Cruz Torres, 1904.

  • Geografía evolutiva. Santiago de Chile: R. Miranda, 1895.

  • Hamlet. Pról., Antonio S. Pedreira. Río Piedras: Universidad, 1929.

  • Hamlet, estudio crítico. Buenos Aires: INTI, 1953.

  • La peregrinación de Bayoán. Madrid: Imp. del Comercio, 1863.

  • La peregrinación de Bayoán. Nota prel., Francisco Manrique Cabrera. San Juan: Instituto de Cultura Puertorriqueña, 1970.

  • La peregrinación de Bayoán. Pról., Julio César López. San Juan: Editorial San Juan, 1973.

  • Lecciones de derecho constitucional. Santo Domingo: Cuna de América, 1887.

  • Lecciones de derecho constitucional. París: P. Ollendorff, 1908.

  • Liga de usps office open today puertorriqueños. Edición conmemorativa, Centenario de su fundación. Presentación, Juan Mari Bras. San Juan: Instituto de Estudios Hostosianos; Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe; Ateneo Puertorriqueño, 1998.

  • Meditando, Hamlet, Plácido, Carlos Guido Spano, Guillermo Matta, Lo que no quiso el lírico quisqueyano. París: Ediciones literarias y artísticas, 1909.

  • Momentos para la palabra (Discursos). Comp. y anotaciones, Vivian Quiles-Calderín. Pról., Julio César López. San Juan: Instituto de Estudios Hostosianos; Oficina del Rector, Universidad de Puerto Rico; Federación de Maestros de Puerto Rico, 2000.

  • Moral social. Santo Domingo: García Hermanos, 1888.

  • Moral social. 2a. ed. Madrid: Bailly-Bailliere e hijos, 1906.

  • Moral social. Introd. Rufino Blanco-Fombona. Madrid: América, 1917.

  • Moral social. Pról. Pedro Henríquez Ureña. Buenos Aires: Losada, 1939.

  • Moral social. Pról. Max Henríquez Ureña. Santo Domingo: Librería Dominicana, 1962.

  • Moral social. New York: Las Américas, 1964.

  • Moral social. Introd. Eugenio Fernández Méndez. Madrid: Archipiélago, 1965.

  • Moral social. Buenos Aires: EUDEBA, 1968.

  • Moral social. Pról., Francisco Seguí. Barcelona: Vosgos, 1974.

  • Moral social/Sociología. Pról. Manuel Maldonado-Denis. Caracas: Ayacucho, 1982.

  • Proyecto de ley general de ensañanza pública. Edición conmemorativa, Centenario de su publicación (1901-2001). San Juan: Instituto de Estudios Hostosianos; Oficina del Rector, Universidad de Puerto Rico; Federación de Maestros de Puerto Rico, 2001.

  • Repartición de premios en el Liceo de Chillán. Chillán: La discusión, 1889.

  • Romeo y Julieta. Ed. y notas Manuel Negrón Nogueras. Pról., Lidio Cruz Monclova. Apéndice de Carlos Arturo Torres. Río Piedras: Publicaciones Caguax, 1939.

  • Tratado de sociología. Madrid: Bailly-Bailliere e hijos, 1904.

OBRAS COMPLETAS

Obras Completas, 2a ed. 20 tomos. 1939. San Juan: Coquí, 1969. Edición conmemorativa del Gobierno de Puerto Rico 1839-1939.

  • Diario, Tomo I, Vol. I.
    El primer apunte está fechado en la Plaza del Carmen 1 y 2 (Madrid), 22 de septiembre de 1866 a la media noche, el último en Clinton Place 33, Nueva York, 3 de octubre de 1870. Contiene los recuerdos de su infancia, fechada en Nueva York, 24 de mayo de 1874, así como algunas cartas y discursos.

  • Diario, Tomo II, Vol. II.
    Cubre el periódo comprendido entre el jueves 24 de noviembre de 1870 en el Hotel Seronvalle de Lima, Perú hasta el 6 de agosto de 1903 en Estancia, Santo Domingo, República Dominicana.

  • Páginas intimas, Tomo III.
    Incluye a “Inda”, un diario que recoge los momentos cuando conoce a su esposa, la cubana Belinda Otilia Ayala; el “Libro de mis hijos” que comprende poemas, cuentos y comedias y sus “Cartas familiares&rdquo.

  • Cartas, Tomo IV.
    Cartas que Hostos escribió a personalidades y amigos como Práxedes Mateo Sagasta, Francisco Mariano Quiñones, Federico Henríquez y Carvajal, Tomás Estrada Palma, Guillermo Matta, Manuel Zeno Gandía, Gregorio Luperón, entre muchos otros. Aparecen aquí algunas cartas en respuestas a las suyas.

  • Madre Isla, Tomo V.
    Muchos de sus escritos sobre Puerto Rico como “La Liga de Patriotas Puertorriqueños”, “La primera comisión de Puerto Rico en Washington, “El gobierno civil en Puerto Rico” y sus “Cartas públicas&rdquo. En el “Apéndice”, se encuentran los “Estatutos de la Liga de Patriotas Puertorriqueños” y las “Entrevistas con periódicos newyorkinos” en las que se recoge su reacción a la invasión norteamericana a su isla.

  • Mi viaje al sur, Tomo VI.
    Experiencias de sus viajes por América: Colombia, Panamá, Perú, Chile, Argentina y Brasil.

  • Temas sudamericanos, Tomo VII.
    Ensayos y artículos diversos sobre la América Latina como “Tres Presidentes y tres repúblicas”, “El chino”, “El cholo”, “Trabajadores chilenos”, “Memoria de la exposición de Septiembre, 1872”, “En defensa de Chile”, “Cartas americanas” y “El ferrocarril trasandino&rdquo.

  • La peregrinación de Bayoán, Tomo VIII.
    Novela-diario escrita en 1863 con enfoque político cuyos personajes (Bayoán, Guarionex y Marién) representan las Antillas hispanas. Contiene un extenso “Prólogo a la segunda edición” que Hostos escribiera en 1873.

  • Temas cubanos, Tomo IX.
    Artículos, cartas y ensayos cuyo eje central es Cuba. Entre otros, contiene su importante biografía sobre Plácido, “El problema de Cuba”, y escritos sobre Antonio Maceo, Francisco Vicente Aguilera, Máximo Gómez y José Martí.

  • La cuna de América, Tomo X.
    Escritos sobre Cristóbal Colón, la República Dominicana y sus personajes más destacados como Duarte, Sánchez-Mella y Luperón. Así como sobre Haití y los artículos recogidos bajo el título “Civilización o muerte&rdquo.

  • Crítica, Tomo XI.
    Artículos de crítica sobre música, pintura, escultura, teatro y letras. Encontramos aquí sus celebrados ensayos “En la exposición” y “Hamlet&rdquo.

  • Forjando el porvenir americano I, Tomo XII.
    Temas que influyeron de forma decisiva en algunos países de América, principalmente en lo concerniente a la reforma de la educación que Hostos llevó a cabo en Chile y República Dominicana. Algunos de los ensayos y discursos son: “La educación científica de la mujer”, “El propósito de la Normal” y “Memoria del Rector del Liceo M. L. Amunátegui, año 1894&rdquo.

  • Forjando el porvenir americano II, Tomo XIII.
    Otros temas sobre la educación que se iniciaron en el tomo anterior. Debe destacarse sus comentarios sobre la enseñanza de las lenguas como latín e inglés, la universidad, las escuelas agrícolas, el kindergarten y la instrucción pública en Suecia y Suiza.

  • Hombres e ideas, Tomo XIV.
    Algunos de sus más importantes ensayos sobre hombres como Segundo Ruiz Belvis, Jorge Washington y Francisco Bilbao. Además, curiosa exposición de ideas sobre temas diversos como “La condición jurídica de los extranjeros en Perú”, “Estudio del libre cambio”, “La estadística criminal en Puerto Rico”, “El planeta Júpiter”, “Temblores de tierra y de nervios”, “Contra tonterías, ideas” y “El canal de Nicaragua&rdquo.

  • Lecciones de derecho constitucional, Tomo XV.
    Tratado sobre esta materia que Hostos impartiera en la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Lo peculiar de estas Lecciones es que su autor le imprime un sello latinoamericanista. Por eso en el prefacio a la edición dominicana aclara que “Tales como son, van con anhelo de bien para todas las generaciones que se forman en la América Latina” (7).

  • Tratado de moral, Tomo XVI.
    En este tomo se american bank and trust covington sus cuatro libros sobre moral. A saber, Moral natural, Moral Individual, Moral social y Moral social objetiva. Este último, recoge los comentarios sobre personalidades que Hostos considera que son los mejores ejemplos de la moral puesta en práctica como Sócrates, Confucio, Sucre y San Martín, entre muchos otros. Los cuatro libros están precedidos por unos “Prolegómenos” en los que el filósofo puertorriqueño sienta las bases de su pensamiento ético.

  • Tratado de sociología, Tomo XVII.
    Obra que ha llevado a algunos estudiosos a sostener -como Manuel Maldonado-Denis y Alfonso Latoni- que Hostos fue uno de los iniciadores de esta disciplina en la América Latina. Dividida en tres libros bajo los títulos de: Sociología teórica, Sociología expositiva y Nociones de sociología.

  • Ensayos didácticos I, Tomo XVIII.
    Más que “ensayos” estos escritos son tratados y textos que Hostos tituló Nociones. Éstas son: Nociones de ciencia e historia de la pedagogía, Historia de la pedagogía, Nociones de derecho penal y Nociones de derecho constitucional. Sus libros sobre pedagogía tratan sobre la historia de esta materia en Occidente y Oriente.

  • Ensayos didácticos II, Tomo XIX.
    Continuación del tomo anterior. Se recogen sus libros: Tratado de lógica (con unas “Breves nociones de filosofía”), Gramática general, Historia de la lengua castellana y su Historia de las civilizaciones semítica y china.

  • Ensayos didácticos III, Tomo XX.
    Último de sus textos. Diversos libros como: Geografía evolutiva, Geografía intuitiva, Manejo de globos y mapas y Geografía política universal. Éste último cubre prácticamente casi todos los continentes e islas del mundo.

OBRAS COMPLETAS (Edición crítica)

NOTA: Las nuevas Obras completas (Edición crítica) surgieron como un proyecto del Comité Pro Celebración del Sesquicentenario del Natalicio de Eugenio María de Hostos -hoy Instituto de Estudios Hostosianos- adscrito a la Universidad de Puerto Rico en 1988. Las mismas han estado a cargo de Julio César López como Editor-Jefe y han sido revisadas y ampliamente anotadas por Vivian Quiles Calderín y Pedro Álvarez Ramos, entre otros. Este proyecto todavía no ha concluido, por lo que colocaré las entradas en el orden que se han publicado y añadiré eventualmente aquéllas que se vayan dando a la luz pública.

  • La peregrinación de Bayoán. Pról. José Emilio González. San Juan: Instituto de Cultura Puertorriqueña; Universidad de Puerto Rico, 1988.

  • Tratado de sociología. Pról. José Luis Méndez. San Juan: Instituto de Cultura Puertorriqueña; Universidad de Puerto Rico, 1989.

  • Diario 1866-1869. Pról. Gabriela Mora. San Juan: Instituto de Cultura Puertorriqueña; Universidad de Puerto Rico, 1990.

  • Ciencia de la pedagogía (Nociones e Historia). Pról. Leonides Santos y Vargas. San Juan: Instituto de Cultura Puertorriqueña; Universidad de Puerto Rico, 1991.

  • Cuento. Teatro. Poesía. Ensayo. Pról. Marcos Reyes Dávila. San Juan: Instituto de Estudios Hostosianos; Instituto de Cultura Puertorriqueña; Universidad de Puerto Rico, 1993.

  • Crítica. Pról. Marcos Reyes Dávila. San Juan: Instituto de Estudios Hostosianos; Instituto de Cultura Puertorriqueña; Universidad de Puerto Rico, 1994.

  • La tela de araña. Pról. Ernesto Álvarez. San Juan: Instituto de Estudios Hostosianos; Universidad de Puerto Rico; Oficina del Rector, Recinto de Río Piedras, 1997.

  • Tratado de moral. Est. prel. Carlos Rojas Osorio. San Juan: Instituto de Estudios Hostosianos; Universidad de Puerto Rico; Oficina del Presidente, Administración Central, 2000.

  • Epistolario 1865-1878. Est. prel. Julio César López. San Juan: Instituto de Estudios Hostosianos; Universidad de Puerto Rico; Oficina del Presidente, Administración Central, 2000.

  • Puerto Rico - Madre-Isla. Próls. Juan Mari Bras y Félix Córdova Iturregui. San Juan: Instituto de Estudios Hostosianos; Universidad de Puerto Rico; Oficina del Presidente, Administración Central, 2001.

ANTOLOGÍAS

  • Antología. Pról., Pedro Henríquez Ureña. Selección y apéndice, Eugenio Carlos de Hostos. Madrid: J. Bravo, 1952.

  • Eugenio María de Hostos: Sociólogo y maestro. Selección, introd. y biblio., Manuel Maldonado-Denis. Río Piedras: Antillana, 1981.

  • Hostos. Pról. y selección, Pedro de Alba. México: Secretaría de Educación Pública, 1944.

  • Hostos, América la lucha por la libertad. Introd., Manuel Maldonado-Denis. México: Siglo XXI, 1980.

  • Hostos en Santo Domingo. Santo Domingo: J.R. vda. García, 1939.

  • Hostos y Cuba. La Habana: Municipio de La Habana, 1939

  • Los rostros del camino (Antología). Selección y pról., Julio César López. San Juan: Instituto de Cultura Puertorriqueña; Instituto de Estudios Hostosianos; Universidad de Puerto Rico, 1995.

  • Obras. Comp. y pról., Camila Henríquez Ureña. La Habana: Casa de las Américas, 1976.

  • Obra literaria selecta. Selección, pról., biblio. y cronología, Julio César López. Caracas: Ayacucho, 1988.

  • Páginas dominicanas. Selección, Emilio Rodríguez Demorizi. Santo Domingo: Librería Dominicana, 1963.

  • Páginas escogidas. Biobiblio., selección y notas, José D. Forgione. Buenos Aires: A. Estrada, 1952.

  • Textos. Pról., selec. y notas, José Luis González. México: UNAM, 1982.

TRADUCCIONES

  • America: The Struggle for Freedom. Ed. Manuel Maldonado-Denis. Trans. Vivian Otero and Shannon Lachicotte. San Juan: Office of Cultural Development of the City of San Juan; City University of New York; Institute of Hostosian Studies, 1992.

  • Essais. Traduit de l'espagnol pour Max Daireaux. Préface pour Pedro Henríquez Ureña et Antonio S. Pedreira. Paris: Institut international de coopération intellectuelle, 1936.

  • Eugenio María de Hostos: Promoter of Pan Americanism. Ed. Eugenio Carlos de Hostos. Madrid: J. Bravo, 1953.

  • The Lima Resolution, The Essay on Hamlet and other papers. Cambridge: Harvard UP, 1940.




Descargar
Enviado por:Neo
Idioma: castellano
País: República Dominicana

Источник: https://html.rincondelvago.com/eugenio-maria-de-hostos.html

República de Cuba /  Republic of Cuba Constitución Política de 1940 Political Constitution of 1940 


Ultima actualización / Last updated:November, 2008


Guáimaro, Camagüey, 1 de julio de 1940.

Nosotros los delegados del pueblo de Cuba, reunidos en Convención Constituyente, a fin de dotarlo de una nueva Ley fundamental que consolide su organización como Estado independiente y soberano, apto para asegurar la libertad y la justicia, mantener el orden y promover el bienestar general, acordamos, invocando el favor de Dios, la siguiente Constitución:

  1. Título I - De la Nación, su territorio y forma de gobierno
  2. Título II - De la nacionalidad
  3. Título III - De la Extranjería
  4. Título IV - Derechos fundamentales
  5. Título V - De la Familia y la Cultura
  6. Título VI - Del Trabajo y de la Propiedad
  7. Título VII - Del sufragio y de los oficios públicos
  8. Título VIII - De los órganos del Estado
  9. Título X - Del Poder Ejecutivo
  10. Título XI - Del Vicepresidente de la República
  11. Título XII - Del Consejo de Ministros
  12. Título XIII - De las relacione entre el Congreso y el Gobierno
  13. Título XIV - Del Poder Judicial
  14. Título XV - El Régimen Municipal
  15. Título XVI - Del Régimen Provincial
  16. Título XVII - Hacienda Nacional
  17. Título XVIII - Del Estado de Emergencia
  18. Título XIX - De la Reforma de la Constitución
  19. Disposiciones transitorias

Título I- De la Nación, su territorio y forma de gobierno

Art. 1- Cuba es un Estado independiente y soberano organizado como República unitaria y democrática, para el disfrute de la libertad política, la justicia social, el bienestar individual y colectivo y la solidaridad humana.

Art. 2- La soberanía reside en el pueblo first national bank severna park de éste dimanan todos los poderes públicos.

Art. 3- EI territorio de la República está integrado por la Isla de Cuba, la Isla de Pinos y las demás islas y cayos adyacentes que con ellas estuvieron bajo la soberanía de España hasta la ratificación del tratado de París, de diez de diciembre de mil ochocientos noventa y ocho. La República no concertará ni ratificará pactos o tratados que en forma alguna limiten o menoscaben la soberanía nacional o la integridad del territorio.

Art. 4- El Territorio de la República se divide en provincias y éstas en términos municipales. Las actuales provincias se denominan Pinar del Río, La Habana, Matanzas, Las Villas, Camagüey y Oriente.

Art. 5- La Bandera de la República es la de Narciso López, que se izó en la fortaleza del Morro de La Habana el día veinte de mayo de mil novecientos dos, al transmitirse los Poderes públicos al pueblo de Cuba. El escudo nacional es el que como tal está establecido por la Ley. La República no reconocerá ni consagrará con carácter nacional otra bandera, himno o escudo que aquellos a que este artículo se refiere.

En los edificios, fortalezas y dependencias públicas y en los actos oficiales no se izará más bandera que la nacional, salvo las extranjeras en los casos y en la forma permitidos por el Protocolo y por los usos internacionales, los tratados y las leyes. Por excepción podrá enarbolarse en la ciudad de Bayamo, declarada monumento nacional, la bandera de Carlos Manuel de Céspedes.

El Himno nacional es el de Bayamo, compuesto por Pedro Figueredo, y será el único que se ejecute en todas la dependencias de Gobierno, cuarteles y actos oficiales. Los Himnos extranjeros podrán ejecutarse en los casos expresados anteriormente en relación con las banderas extranjeras.

No obstante lo dispuesto en el párrafo segundo de este artículo en las fortalezas y cuarteles se podrán izar banderas pertenecientes a las Fuerzas Armadas. Asimismo las sociedades, organizaciones o centros de cualquier clase podrán izar sus banderas o insignias en sus edificios, pero siempre el pabellón nacional ocupará lugar preferente.

Art. 6- El idioma oficial de la República es el español.

Art. 7- Cuba condena la guerra de agresión; aspira a vivir en paz con los demás Estados y a mantener con ellos relaciones y vínculos de cultura y de comercio.

El Estado cubano hace suyos los principios y prácticas del derecho internacional que propendan a la solidaridad humana, al respeto de la soberanía de los pueblos, a la reciprocidad entre los Estados y a la paz y la civilización universales.

Título II - De la nacionalidad

Art. 8- La ciudadanía comporta deberes y derechos, cuyo ejercicio adecuado será regulado por la Ley.

Art. 9- Todo cubano está obligado:
a) A servir con las armas a la patria en los casos y en la forma que establezca la ley.
b) A contribuir a los gastos públicos en la forma y cuantía que la Ley disponga.
c) A cumplir la Constitución y las Leyes de la República y observar conducta cívica, inculcándola a los propios hijos y a cuantos estén bajo su abrigo, promoviendo en ellos la más pura conciencia nacional.

Art.10- El ciudadano tiene derecho:
a) A residir en su patria sin que sea objeto de discriminación ni extorsión alguna, no importa cuáles sean su raza, clase, opiniones políticas o creencias religiosas.
b) A votar según disponga la Ley en las elecciones y referendos que se convoquen no way jose pigeon forge menu la República.
c) A recibir los beneficios de la asistencia social y de la cooperación pública, acreditando previamente en el primer caso su condición de pobre.
d) A desempeñar funciones y cargos públicos.
e) A la preferencia que en el trabajo dispongan la Constitución y la Ley.

Art. 11- La ciudadanía cubana se adquiere por nacimiento o por naturalización.

Art. 12- Son cubanos por nacimiento:
a) Todos los nacidos en el territorio de la República, con excepción de los hijos de los extranjeros que se encuentren al servicio de su gobierno.
b) Los nacidos en territorio extranjero, de padre o madre cubanos, por el solo hecho de avecindarse aquéllos en Cuba.
c) Los que habiendo nacido fuera del territorio de la República de padre o madre natural de Cuba que hubiesen perdido esta nacionalidad, reclamen la ciudadanía cubana en la forma y con sujeción a las condiciones que señale la Ley.
d) Los extranjeros que por un año o más hubiesen prestado servicios en el Ejército Libertador, permaneciendo en éste hasta la terminación de la Guerra de Independencia, siempre que acrediten esta condición con documento fehaciente expedido por el Archivo Nacional.

Art. 13- Son cubanos por naturalización:
a) Los extranjeros que después de cinco años de residencia continua en el territorio de la República y no menos de uno después de haber declarado su intención de adquirir la nacionalidad cubana, obtengan la carta de ciudadanía con arreglo a la Ley, siempre que conozcan el idioma español.
b) El extranjero que contraiga matrimonio con cubana, y la extranjera que lo contraiga con cubano, cuando tuvieren prole de esa unión o llevaren dos años de residencia continua en el país después de la celebración del matrimonio, y siempre que hicieren previa renuncia de su nacionalidad de origen.

Art. 14- Las cartas de ciudadanía y los certificados de nacionalidad cubana estarán exentos de tributación.

Art. 15- Pierden la ciudadanía cubana:
a) Los que adquieran una ciudadanía extranjera.
b) Los que sin permiso del Senado entren al servicio militar de otra nación, o al desempeño de funciones que lleven aparejada autoridad o jurisdicción propia.
c) Los cubanos por naturalización que residan tres años consecutivos en el país de su nacimiento, a no ser que expresen cada tres años, ante la autoridad consular correspondiente, su voluntad de conservar la ciudadanía cubana. La Ley podrá determinar delitos y causas de indignidad que produzcan la pérdida de la ciudadanía por naturalización, mediante sentencia firme de los Tribunales competentes.
d) Los naturalizados que aceptasen una doble ciudadanía.
La pérdida de la ciudadanía por los motivos consignados en los incisos b) y c) de este artículo no se hará efectiva sino por sentencia firme dictada en juicio contradictorio ante Tribunal de Justicia, según disponga la Ley.

Art. 16- Ni el matrimonio ni su disolución afectan a la nacionalidad de los cónyuges o de sus hijos.

La cubana casada con extranjero conservará la nacionalidad cubana.

La extranjera que se case con cubano y el extranjero que se case con cubana conservarán su nacionalidad de origen, o adquirirán la cubana, previa opción regulada por la Constitución, la Ley o los tratados internacionales.

Art. 17- La ciudadanía cubana podrá recobrarse en la forma que prescriba la Ley.

Art. 18- Ningún cubano por naturalización podrá desempeñar, a nombre de Cuba, funciones oficiales en su país de origen.

Título III - De la Extranjería

Art. 19- Los extranjeros residentes en el territorio de la República se equiparan a los cubanos.
a) En cuanto a la protección de su persona y bienes.
b) En cuanto al goce de los derechos reconocidos en esta Constitución, con excepción de los que se otorgan exclusivamente a los nacionales.
El Gobierno, sin embargo, tiene la potestad de obligar a un extranjero a salir del territorio nacional en los casos y formas señalados en la Ley.
Cuando se trate de extranjeros con familia cubana constituida en Cuba, deberá mediar fallo judicial para expulsión, conforme a lo que prescriben las Leyes en la materia.
La Ley regulará la organización de las asociaciones de extranjeros, sin permitir discriminación contra los derechos de los cubanos que formen parte de ellas.
c) En la obligación de acatar el régimen económico social de la República.
d) En la obligación de observar la Constitución y la Ley.
e) En la obligación de contribuir a los gastos públicos en la forma y cuantía que la Ley disponga.
f) En la sumisión a la jurisdicción y resoluciones de los Tribunales de justicia y autoridades de la República.
g) En cuanto al disfrute de los derechos civiles, bajo las condiciones y con las limitaciones que la Ley prescriba.

 

Título IV - Derechos fundamentales

Sección primera. De los derechos individuales

Art. 20- Todos los cubanos son iguales ante la Ley. La República no reconoce fueros ni privilegios.

Se declara ilegal y punible toda discriminación por motivo de sexo, raza, color o clase, y cualquiera otra lesiva a la dignidad humana.

La Ley establecerá las sanciones en que incurran los infractores de este precepto.

Art. 21- Las Leyes penales tendrán efecto retroactivo cuando sean favorables al delincuente. Se excluye de este beneficio, en los casos en que haya mediado dolo, a los funcionarios o empleados públicos que delinquen en el ejercicio de su cargo y a los responsables de delitos electorales y contra los derechos individuales que garantiza esta constitución. A los que incurriesen en estos delitos se les aplicarán las penas y calificaciones de la Ley vigente al momento de delinquir.

Art. 22- Las demás Leyes no tendrán efecto retroactivo, salvo que la propia Ley lo determine por razones de orden público, de utilidad social o de necesidad nacional, señaladas expresamente en la Ley con el voto conforme de las dos terceras partes del número total de los miembros de cada Cuerpo colegislador. Si fuera impugnado el fundamento de la retroactividad en vía de inconstitucionalidad, corresponderá al Tribunal de Garantías Constitucionales y Sociales decidir sobre el mismo, sin que pueda dejar de hacerlo por razón de forma y otro motivo cualquiera. En todo caso la propia ley establecerá el grado, modo y forma en que se indemnizarán los daños, si los hubiere, que la retroactividad infiriese a los derechos adquiridos legítimamente al amparo de una legislación anterior.

La ley acordada al amparo de este artículo no será válida si produce efectos contrarios a lo dispuesto en el artículo 24 de esta Constitución.

Art. 23- Las obligaciones de carácter civil que nazcan de los contratos o de otros actos u omisiones que las produzcan no podrán ser anuladas ni alteradas por el Poder Legislativo ni por el Ejecutivo y, por consiguiente, las Leyes no podrán tener efecto retroactivo respecto a dichas obligaciones. El ejercicio de las acciones que de éstas se deriven podrá ser suspendido, en caso de grave crisis nacional, por el tiempo que fuere razonablemente necesario, mediante los mismos requisitos y sujeto a la impugnabilidad a que se refiere el párrafo primero del artículo anterior.

Art. 24- Se prohíbe la confiscación de bienes. Nadie podrá ser privado de su propiedad sino por autoridad judicial competente y por causa justificada de utilidad pública o interés social, y siempre previo al pago de la correspondiente indemnización en efectivo fijada judicialmente.

La falta de cumplimiento de estos requisitos determinará el derecho del expropiado a ser amparado por Tribunales de Justicia, y en su caso reintegrado en su propiedad.

La certeza de la causa de utilidad pública o interés social y la necesidad de la expropiación corresponderá decidirlas a los tribunales de Justicia en caso de impugnación.

Art. 25- No podrá imponerse la pena de muerte. Se exceptúan los miembros de las Fuerzas Armadas por delitos de carácter militar y las personas culpables de traición o de espionaje en favor del enemigo en tiempo de guerra con nación extranjera.

Art. 26- La Ley Procesal Penal establecerá las garantías necesarias para que todo delito resulte probado independientemente del testimonio del acusado, del cónyuge y también de sus familiares hasta el cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad. Se considerará inocente a todo acusado hasta que se dicte condena contra él.

En todos los casos las autoridades y sus agentes levantarán acta de la detención que firmará el detenido, a quien se le comunicará la autoridad que la ordenó, el motivo que la produce y el lugar adonde va a ser conducido, dejándose testimonio en el acta de todos estos particulares.

Son públicos los registros de detenidos y presos.

Todo hecho contra la integridad personal, la seguridad o la honra de un detenido será imputable a sus aprehensores o guardianes, salvo que se demuestre lo contrario. El subordinado podrá rehusar el cumplimiento de las órdenes que infrinjan esta garantía. El custodio que hiciere uso de las armas contra un detenido o preso que intentare fugarse será necesariamente inculpado y responsable, según las Leyes del delito que hubiere cometido.

Ningún detenido o preso será incomunicado.

Solamente la jurisdicción ordinaria conocerá de las infracciones de este precepto, cualesquiera que sean el lugar, circunstancias y personas que en la detención intervengan.

Art. 27- Todo detenido será puesto en libertad o entregado a la autoridad judicial competente dentro de las veinticuatro horas siguientes al acto de su detención.

Toda detención quedará sin efecto, o se elevará a prisión, por auto judicial fundado, dentro de las setenta y dos horas de haberse puesto el detenido a la disposición del juez competente. Dentro del mismo plazo se notificará al interesado el auto que se dictare.

La prisión preventiva se guardará en lugares distintos y completamente separados de los destinados a la extinción de las penas, sin que puedan ser sometidos los que así guarden prisión a trabajo alguno, ni a la reglamentación del penal para los que extingan condenas.

Art. 28- Nadie será procesado ni condenado sino por juez o tribunal competente, en virtud de Leyes anteriores al delito y con las formalidades y garantías que éstas establezcan. No se dictará sentencia contra el procesado rebelde ni será nadie condenado en causa criminal sin ser oído. Tampoco se le obligará a declarar contra sí mismo, ni contra sus cónyuges o parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad.

No se ejercerá violencia ni coacción de ninguna clase sobre las personas para forzarlas a declarar. Toda declaración obtenida con infracción de este precepto será nula, y los responsables incurrirán en las penas que fije la Ley.

Art. 29- Todo el que se encuentre detenido o preso fuera de los casos o sin las formalidades y garantías que prevean la Constitución y las Leyes, será puesto en libertad, a petición suya o de cualquier otra persona, sin necesidad de poder ni de dirección letrada mediante o sumarísimo procedimiento de hábeas corpus ante los tribunales ordinarios de justicia.

El Tribunal Supremo no podrá dedicar su jurisdicción ni admitir cuestiones de competencia en ningún caso ni por motivo alguno, ni aplazar su resolución que será preferente a cualquier otro asunto. Es absolutamente obligatoria la presentación ante el Tribunal que haya expedido el hábeas corpus de toda persona detenida o presa, cualquiera que sea la autoridad o funcionario, persona o entidad que la retenga, sin que pueda alegarse obediencia debida.

Serán nulas, y así lo declarará de oficio la autoridad judicial cuantas disposiciones impidan o retarden la presentación de la persona privada de libertad, así como las que produzcan cualquier dilación en el procedimiento de hábeas corpus.

Cuando el detenido o preso no fuere presentado ante el Tribunal que conozca de hábeas corpus, éste decretará la detención del infractor, el que será juzgado de acuerdo con lo que disponga la Ley.

Los jueces o magistrados que se negasen a admitir la solicitud de mandamiento de hábeas corpus, o no cumplieren las demás disposiciones de este artículo, serán separados de sus respectivos cargos por la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo.

Art. 30- Toda persona podrá entrar y permanecer en el territorio nacional, salir de él, trasladarse de un lugar a otro y mudar de residencia, sin necesidad de carta de seguridad, pasaporte u otro requisito semejante, salvo lo que se disponga en las Leyes sobre inmigración y las atribuciones de la autoridad en caso de responsabilidad criminal.

A nadie se obligará a mudar de domicilio o residencia sino por mandato de autoridad judicial y en los casos y con los requisitos que la Ley señale.

Ningún cubano podrá ser expatriado ni se le prohibirá la entrada en el territorio de la República.

Art. 31- La República de Cuba brinda y reconoce el derecho de asilo a los perseguidos políticos, siempre que los acogidos a él respeten la soberanía y la Leyes nacionales.

El Estado no autorizará la extradición de reos de delitos políticos ni intentará extraditar a los cubanos reos de esos delitos que se refugiaran en territorio extranjero.

Cuando procediere, conforme a la Constitución y la Ley, la expulsión de un extranjero del territorio nacional, ésta no se verificará si se tratase de asilado político hacia el territorio del Estado que pueda reclamarlo.

Art. 32- Es inviolable el secreto de la correspondencia y demás documentos privados, y ni aquélla ni éstos podrán ser ocupados ni examinados sino a virtud de auto fundado de juez competente y por los funcionarios o agentes oficiales. En todo caso, se guardará secreto respecto de los extremos ajenos al asunto que motivará la ocupación o examen. En los mismos términos se declara inviolable el secreto de la comunicación telegráfica, telefónica y cablegráfica.

Art. 33- Toda persona podrá, sin sujeción a censura previa, emitir libremente su pensamiento de palabra, por escrito o por cualquier otro medio gráfico u oral de expresión, utilizando para ello cualesquiera o todos los procedimientos de difusión disponibles.

Sólo podrá ser recogida la edición de libros, folletos, discos, películas, periódicos o publicaciones de cualquier índole cuando atente contra la honra de las personas, el orden social o la paz pública, previa resolución fundada de autoridad judicial competente y sin perjuicio de las responsabilidades que se deduzcan del hecho delictuoso cometido.

En how to cancel direct debit online santander casos a que se refiere este artículo no se podrá ocupar ni impedir el uso y disfrute de los locales, equipos o instrumentos que utilice el órgano de publicidad de que se trate, salvo por responsabilidad civil.

Art. 34- El domicilio es inviolable y, en su consecuencia, nadie podrá entrar de noche en el ajeno sin el consentimiento de su morador, a no ser para socorrer a víctimas de delito o desastre; ni de día, sino en los casos y en la forma determinados por la ley. En caso de suspensión de esta garantía será requisito indispensable para penetrar en el domicilio de una persona que lo haga la propia autoridad competente, mediante orden o resolución escrita de la que se dejará copia auténtica al morador, a su familia o al vecino más próximo, según proceda. Cuando la autoridad delegue en alguno de sus agentes se procederá del mismo modo.

Art. 35- Es libre la profesión de todas las religiones, así como el ejercicio de todos los cultos, sin otra limitación que el respeto a la moral cristiana y al orden público. La iglesia estará separada del Estado, el cual no podrá subvencionar ningún culto.

Art. 36- Toda persona tiene derecho a dirigir peticiones a las autoridades y a que le sean atendidas y resueltas en término no mayor de cuarenta y cinco días, comunicándosele lo resuelto. Transcurrido el plazo de la ley, o en su defecto, el indicado anteriormente, el interesado podrá recurrir, en la forma que la Ley autorice, como si su petición hubiese sido denegada.

Art. 37- Los habitantes de la República tienen el derecho de reunirse pacíficamente y sin armas, y el de desfilar y asociarse para todos los fines lícitos de la vida, conforme a las normas legales correspondientes, sin más limitaciones que la indispensable para asegurar el orden público.

Es ilícita la formación y existencia de organizaciones políticas contrarias al régimen del gobierno representativo democrático de la República, o que atenten contra la plenitud de la soberanía nacional.

Art. 38- Se declara punible todo acto por el cual se prohíba o limite al ciudadano participar en la vida política de la nación.

Art. 39- Solamente los ciudadanos cubanos podrán desempeñar funciones públicas que tengan aparejada jurisdicción.

Art. 40- Las disposiciones legales, gubernativas o de cualquier otro orden que regulen el ejercicio de los derechos que esta Constitución garantiza, serán nulas si los disminuyen, restringen o adulteran.

Es legítima la resistencia adecuada para la protección de los derechos individuales garantizados anteriormente.

La acción para perseguir las infracciones de este Título es pública, sin caución ni formalidad de ninguna especie y por simple denuncia.

La enumeración de los derechos garantizados en este Título no excluye los demás que esta Constitución establezca, ni otros de naturaleza análoga o que se deriven del principio de la soberanía del pueblo y de la forma republicana del gobierno.

Sección segunda. De las garantías constitucionales

Art. 41- Las garantías constitucionales de los derechos reconocidos en los artículos veintiséis, veintisiete, veintiocho, veintinueve, treinta (párrafos primero y segundo), treinta y dos, treinta y tres, treinta y seis, y treinta y siete (párrafo primero) de esta Constitución podrán suspenderse, en todo o en parte del territorio nacional, por un período no mayor de cuarenta y cinco días naturales, cuando lo exija la seguridad del Estado, o en caso de guerra o invasión del territorio nacional, grave alteración del orden u otros que perturben hondamente la tranquilidad pública.

La suspensión de las garantías constitucionales sólo podrá dictarse mediante una Ley especial acordada por el Congreso, o mediante Decreto del Poder Ejecutivo; pero en este último caso en el mismo Decreto de suspensión se convocará al Congreso para que, dentro de un plazo de cuarenta y ocho horas y reunido en un solo Cuerpo, ratifique o no la suspensión, en votación nominal y por mayoría de votos. En el caso de que el Congreso así reunido vetase en contra de la suspensión, las garantías quedarán automáticamente restablecidas.

Art. 42- El Territorio en que fueron suspendidas las garantías a que se refiere el artículo anterior se regirá por la Ley de Orden Público dictada con anterioridad; pero ni en dicha Ley ni en otra alguna podrá disponer la suspensión de más garantías que las mencionadas.

Tampoco podrá hacerse declaración de nuevos delitos ni imponerse otras penas que las establecidas por la Ley al disponerse la suspensión.

Los detenidos por los motivos que hayan determinado la suspensión deberán ser recluidos en lugares especiales destinados a los procesados o penados por delitos políticos o sociales.

Queda prohibido al Poder Ejecutivo la detención de persona alguna por más de diez días sin hacer entrega de ella a la autoridad judicial.

 

Título V - De la Familia y la Cultura

Sección primera. Familia

Art. 43- La familia, la maternidad y el matrimonio tienen la protección del Estado.

Sólo es válido el matrimonio autorizado por funcionarios con capacidad legal para realizarlo.

El matrimonio judicial es gratuito y será mantenido por la ley. El matrimonio es el fundamento legal de la familia y descansa en la igualdad absoluta de derechos para ambos cónyuges; de acuerdo con este principio se organizará su régimen económico.

La mujer casada disfruta de la plenitud de la capacidad civil, sin que necesite de licencia o autorización marital para regir sus bienes, ejercer libremente el comercio, la industria, profesión, oficio o arte y disponer del producto de su trabajo.

El matrimonio puede disolverse por acuerdo de los cónyuges o a petición de cualquiera de los dos, por las causas y en la forma establecidas en la ley.

Los Tribunales determinarán los casos en que por razón de equidad la unión entre personas con capacidad legal para contraer matrimonio será equiparada, por su estabilidad y singularidad, al matrimonio civil.

Las pensiones por alimentos a favor de la mujer y de los hijos gozarán de preferencia respecto a cualquier obligación y no podrá oponerse a esa preferencia la condición de inembargable de ningún sueldo, pensión o ingreso económico de cualquier clase que sea.

Salvo que la mujer tuviera medios justificados de subsistencia o fuere declarada culpable, se fijará en su beneficio una pensión proporcionada a la posición económica del marido y teniendo en cuenta a la vez las necesidades de la vida social. Esta pensión será pagada y garantizada por el marido divorciado y subsistirá hasta que su ex cónyuge contrajera nuevo matrimonio, sin perjuicio de la pensión que se fijará a cada hijo, la cual deberá ser también garantizada. La Ley impondrá adecuadas sanciones a los que en caso de divorcio, de separación o cualquiera otra circunstancia, traten de burlar o eludir esa responsabilidad.

Art. 44- Los padres están obligados a alimentar, asistir, educar e instruir a sus hijos, y éstos a respetar y asistir a sus padres. La Ley asegurará el cumplimiento de estos deberes con garantías y sanciones adecuadas.

Art. 45- El régimen fiscal, los seguros y la asistencia social se aplicarán de acuerdo con las normas de protección a la familia establecidas en esta Constitución. La niñez y la juventud estarán protegidas contra la explotación y el abandono moral y material. El Estado, La Provincia y el Municipio organizarán instituciones adecuadas al efecto.

Art. 46- Dentro de las restricciones señaladas en esta Constitución, el cubano tendrá libertad de testar sobre la mitad de la herencia.

Sección segunda. Cultura

Art. 47- La cultura, en todas sus manifestaciones, constituye un interés primordial del Estado, son libres la investigación científica, la expresión artística y la publicación de sus resultados, así como la enseñanza, sin perjuicio, en cuanto a ésta, de la inspección y reglamentación que al Estado corresponda y que la Ley establezca.

Art. 48- La instrucción primaria es obligatoria para el menor en edad escolar, y su dispensación lo será para el Estado, sin perjuicio de la cooperación encomendada a la iniciativa municipal. Tanto esta enseñanza como la pre-primaria y las vocaciones serán gratuitas cuando las imparta el Estado, la Provincia o el Municipio. Asimismo lo será el material docente necesario.

Será gratuita la segunda enseñanza elemental y toda enseñanza superior que imparta el Estado o los Municipios, con exclusión de los estudios preuniversitarios especializados y los universitarios. En los Institutos creados o que se creasen en lo sucesivo con categoría de preuniversitarios, la Ley podrá mantener o establecer el pago de una matricula módica de cooperación, que se destinará a las atenciones de cada establecimiento.

En cuanto le sea posible, la República ofrecerá becas para el disfrute de las enseñanzas oficiales no gratuitas a los jóvenes que, habiendo acreditado vocación y aptitud sobresalientes, se vieren impedidos, por insuficiencia de recursos, de hacer tales estudios por su cuenta.

Art. 49- El Estado mantendrá un sistema de escuelas para adultos, dedicadas particularmente a la eliminación y prevención del analfabetismo; escuelas rurales predominantemente prácticas, organizadas con vista de los intereses de las pequeñas comunidades agrícolas, marítimas o de cualquier clase, y escuelas de artes y oficios y de técnica y agrícola, industrial y comercial, orientadas de modo que respondan a las necesidades de la economía nacional. Todas estas enseñanzas serán gratuitas, y a su sostenimiento colaborarán las Provincias y los Municipios en la medida de sus posibilidades.

Art. 50- El Estado sostendrá las escuelas normales indispensables para la preparación técnica de los maestros encargados de la enseñanza primaria en las escuelas públicas. Ningún otro centro podrá expedir títulos de maestros primarios, con excepción de las Escuelas de Pedagogía de las Universidades.

Lo anteriormente dispuesto no excluye el derecho de las escuelas creadas por la Ley para la expedición de Títulos docentes en relación con las materias especiales objeto de sus enseñanzas.

Estos títulos docentes de capacidad especial darán derecho a ocupar con toda preferencia las plazas vacantes o que se creen en las respectivas escuelas y especialidades.

Para la enseñanza de la economía doméstica, corte y costura e industria para la mujer, deberá de poseerse el título de maestra de economía, artes, ciencias domésticas e industriales, expedido por la Escuela del Hogar.

Art. 51- La enseñanza pública se constituirá en forma orgánica de modo que exista una adecuada articulación y continuidad entre todos sus grados, incluyendo el superior. El sistema oficial proveerá al estímulo y desarrollo vocacionales, atendiendo a la multiplicidad de las profesiones y teniendo en cuenta las necesidades culturales y prácticas de la nación.

Toda enseñanza, pública o privada, estará inspirada en un espíritu de cubanidad y de solidaridad humana, tendiendo a formar en la conciencia de los educandos el amor a la patria, a sus instituciones democráticas y a todos los que por una y otras lucharon.

Art. 52- Toda enseñanza pública será dotada en los presupuestos del Estado, la Provincia o el Municipio, y se hallará bajo la dirección técnica y administrativa del Ministerio de Educación, salvo aquellas enseñanzas que por su índole especial dependan de otros Ministerios.

El Presupuesto del Ministerio de Educación no será inferior al ordinario de ningún otro Ministerio, salvo caso de emergencia declarada por la Ley.

El sueldo mensual del maestro de instrucción primaria no deberá ser, en ningún caso, inferior a la millonésima parte del presupuesto total de la Nación.

El personal docente oficial tiene los derechos y deberes de los funcionarios públicos.

La designación, ascensos, traslados y separación de los maestros y profesores públicos, inspectores, técnicos y demás funcionarios escolares se regulará de modo que en ello no influyan consideraciones ajenas a las estrictamente técnicas, sin perjuicio de la vigilancia sobre las condiciones morales que deban concurrir en tales funcionarios. where to deposit cash into usaa account los cargos de dirección y supervisión de la enseñanza primaria oficial serán desempeñados por técnicos graduados de la Facultad universitaria correspondiente.

Art. 53- La Universidad de La Habana es autónoma y estará gobernada de acuerdo a sus estatutos y con la ley que los mismos deban anteponerse.

El Estado contribuirá a crear el patrimonio universitario y al sostenimiento de dicha Universidad, consignando a este último fin, en sus presupuestos nacionales, la cantidad que fije la Ley.

Art. 54- Podrán crearse Universidades oficiales o privadas y cualesquiera otras instituciones y centros de altos estudios. La Ley determinará las condiciones que hayan de regularlos.

Art. 55- La enseñanza oficial será laica. Los centros de enseñanza privada estarán sujetos a la reglamentación e inspección del Estado: pero en todo caso conservarán el derecho de impartir, separadamente de la instrucción técnica, la educación religiosa que deseen.

Art. 56- En todos los centros docentes, públicos o privados, la enseñanza de la Literatura, la Historia y la Geografía Cubana, y de la Cívica y de la Constitución, deberán ser impartidas por maestros cubanos por nacimiento y mediante textos de autores que tengan esa misma condición.

Art. 57- Para ejercer la docencia se requiere acreditar la capacidad en la forma que la Ley disponga.

La Ley determinará qué profesiones, artes u oficios no docentes requieren títulos para su ejercicio, y la forma en que deben obtenerse.

El Estado asegurará la preferencia en la provincia de los servicios públicos a los ciudadanos preparados oficialmente para la respectiva especialidad.

Art. 58- El Estado regulará por medio de la Ley la conservación del tesoro cultural de la Nación, su riqueza artística e histórica, así como también protegerá especialmente los monumentos nacionales y lugares notables por su belleza natural o por su reconocido valor artístico o histórico.

Art. 59- Se creará un Consejo Nacional de Educación y cultura que, presidido por el Ministerio de Educación, estará encargado de fomentar, orientar técnicamente o inspeccionar las actividades educativas, científicas y artísticas de la Nación.

Su opinión será oída por el Congreso en todo proyecto de ley que se relacione con materias de su competencia.

Los cargos del Consejo Nacional de Educación y Cultura serán honoríficos y gratuitos.

 

Título VI - Del Trabajo y de la Propiedad

Sección primera. Trabajo

Art. 60- El trabajo es un derecho inalienable del individuo. El Estado empleará los recursos que estén a su alcance para proporcionar ocupación a todo el que carezca de ella y asegurará a todo trabajador, manual o intelectual, las condiciones económicas necesarias a una existencia digna.

Art. 61- Todo trabajador manual o intelectual de empresas públicas o privadas, del Estado, la Provincia o el Municipio, tendrá garantizado un salario o sueldo mínimo, que se determinará atendiendo a las condiciones de cada región y a las necesidades normales del trabajador en el orden material, moral y cultural, y considerándolo como jefe de familia.

La Ley establecerá la manera de regular periódicamente los salarios sueldos mínimos por medio de comisiones paritarias para cada rama del trabajo, de acuerdo con el nivel de vida y con las peculiaridades de cada región y de cada actividad industrial, comercial o agrícola.

En los trabajos a destajo, por ajuste o precio alzado, será obligatorio que quede racionalmente asegurado el salario mínimo por jornada de trabajo.

El mínimo de todo salario o sueldo es inembargable, salvo las responsabilidades por pensiones alimenticias en la forma que establezca la Ley. Son también inembargables los instrumentos de labor de los trabajadores.

Art. 62- A trabajo igual en idénticas condiciones corresponderá siempre igual salario, cualesquiera que sean las personas que lo realicen.

Art. 63- No se podrá hacer en el sueldo o salario de los trabajadores manuales e intelectuales ningún descuento que no esté autorizado por la Ley.

Art. 64- Queda totalmente prohibido el pago en vales, fichas mercancías o cualquier otro signo representativo con que se pretenda sustituir la moneda del curso legal. Su contravención será sancionada por la ley.

Art. 65- Se establecen los seguros sociales como derecho irrenunciable e imprescindible de los trabajadores, con el concurso equitativo del Estado, los patronos y los propios trabajadores, a fin de proteger a éstos de manera eficaz contra la invalidez, la vejez, el desempleo y demás contingencias del trabajo en la forma que la Ley determine. Se establece asimismo el derecho de jubilación por antigüedad y el de pensión por causa de muerte.

La administración y el gobierno de las instituciones a que se refiere el párrafo primero de este artículo estarán a cargo de organismos paritarios elegidos por patronos y obreros con la intervención de un representante what is the routing number for first interstate bank Estado, en la forma que determine la Ley salvo el caso de que se creara por el Estado el Banco de Seguros Sociales.

Se declara igualmente obligatorio el seguro por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, a expensas exclusivamente de los patronos y bajo la fiscalización del Estado.

Los fondos o reservas de los seguros sociales no podrán ser objeto de transferencias, ni se podrá disponer de los mismos para fines distintos de los que determinaron su creación.

Art. 66- La jornada máxima de trabajo no podrá exceder de ocho horas al día. Este máximo podrá ser reducido hasta seis horas diarias para los mayores de catorce años y menores de dieciocho.

La labor máxima semanal será de cuarenta y cuatro horas, equivalentes a cuarenta y ocho en el salario, exceptuándose las industrias que, por su naturaleza, tienen que realizar su producción ininterrumpidamente dentro de cierta época del año, hasta que la Ley determine sobre el régimen definitivo de esta excepción.

Queda prohibido el trabajo y el aprendizaje a los menores de catorce años.

Art. 67- Se establece para todos los trabajadores manuales e intelectuales el derecho al descanso retribuido de un mes por cada once de trabajo dentro de cada año natural. Aquellos que, por la índole de su trabajo u otra circunstancia, no hayan laborado los once meses, tienen derecho al descanso retribuido de duración proporcional al tiempo trabajado.

Cuando por ser fiesta o duelo nacional los obreros vaguen en su trabajo los patronos deberán abonarles los salarios correspondientes.

Sólo habrá cuatro días de fiesta y duelos nacionales en que sea obligatorio el cierre de los establecimientos industriales o comerciales o de los espectáculos públicos, en su caso. Los demás serán de fiesta o duelo oficial y se celebrarán sin que se suspendan las actividades económicas de la Nación.

Art. 68- No podrá establecerse diferencia entre casadas y solteras a los efectos del trabajo.

La Ley regulará la protección a la maternidad obrera, extendiéndola a las empleadas.

La mujer grávida no podrá ser separada de su empleo, ni se le exigirá efectuar, dentro de los tres meses anteriores al alumbramiento, trabajos que requieran esfuerzos físicos considerables.

Durante las seis semanas que precedan inmediatamente al parto, y las seis que le sigan, gozará de descanso forzoso, retribuido igual que su trabajo conservando el empleo y todos los derechos anexos al mismo y correspondientes a su contrato de trabajo. En el periodo de lactancia se le concederán dos descansos extraordinarios al día, de media hora casa uno, para alimentar a su hijo.

Art. 69- Se reconoce el derecho de sindicación a los patronos, empleados privados y obreros, para los fines exclusivos de su actividad económico social.

La autoridad competente tendrá un término de treinta días para admitir o rechazar la inscripción de un sindicato obrero o patronal. La inscripción determinará la personalidad jurídica del sindicato obrero patronal. La ley regulará lo concerniente al reconocimiento del sindicato por los patronos y por los obreros, respectivamente.

No podrán disolverse definitivamente los sindicatos sin que recaiga sentencia firme de los tribunales de justicia.

Las directivas de estas asociaciones estarán integradas exclusivamente por cubanos de nacimiento.

Art. 70- Se establece la colegiación obligatoria de las demás profesiones reconocidas oficialmente por el Estado.

Art. 71- Se reconoce el derecho de los trabajadores a la huelga y el de los patrones al paro, conforme a la regulación que la Ley establezca para el ejercicio de ambos derechos.

Art. 72- La Ley regulará el sistema de contratos colectivos de trabajo, los cuales serán de obligatorio cumplimiento para patronos y obreros.

Serán nulas y no obligarán a los contratantes, aunque se expresen en un convenio de trabajo u otro pacto cualquiera, las estipulaciones que impliquen renuncia, disminución, adulteración o dejación de algún derecho reconocido a favor del obrero en esta Constitución o en la Ley.

Art. 73- El cubano por nacimiento tendrá en el trabajo una participación preponderante, tanto en el importe total de los sueldos y salarios como en las distintas categorías de trabajo, en la forma que determine la Ley.

También se extenderá la protección al cubano naturalizado con familia nacida en el territorio nacional, con preferencia sobre el naturalizado que no se halle en esas condiciones y sobre los extranjeros.

En el desempeño de los puestos técnicos indispensables se exceptuará de lo preceptuado en los párrafos anteriores al extranjero, previa las formalidades de la Ley y siempre con la condición de facilitar a los nativos el aprendizaje del trabajo técnico de que se trate.

Art. 74- El Ministerio del Trabajo cuidará, como parte esencial, entre otras, de su política social permanente, de que en la distribución de biografia de jose marti resumen de trabajo en la industria y en el comercio no prevalezcan prácticas discriminatorias de ninguna clase. En us bank card balance remociones de personal, y en la creación de nuevas plazas, así como en las nuevas fábricas, industrias o comercios que se establecieren será obligatorio distribuir las oportunidades de trabajo sin distingos de raza o color, siempre que se satisfagan los requisitos de idoneidad. La ley establecerá que toda otra práctica será punible y perseguible de oficio o a instancia de parte afectada.

Art. 75- La formación de empresas cooperativas, ya sean comerciales, agrícolas, industriales, de consumo o de cualquier otra índole, serán auspiciadas por la Ley; pero ésta regulará la definición, constitución y funcionamiento de tales empresas de modo que no sirvan para eludir o adulterar las disposiciones que para el régimen del trabajo establece esta Constitución.

Art. 76- La Ley regulará la inmigración atendiendo el régimen económico nacional y a las necesidades sociales. Queda prohibida la importación de braceros contratados, biografia de jose marti resumen como toda inmigración que tienda a envilecer las condiciones del trabajo.

Art. 77- Ninguna empresa podrá despedir a un trabajador sin previo expediente y con las demás formalidades que establezca la Ley, la cual determinará las causas justas de despido.

Art. 78- El patrono será responsable del cumplimiento de las leyes sociales, aun cuando contrate el trabajo por intermediario. En todas las industrias y clases de trabajo en que se requieran conocimientos técnicos, será obligatorio el aprendizaje en la forma que establezca la Ley.

Art. 79- El Estado fomentará la creación de viviendas baratas para obreros.

La ley determinará las empresas que, por emplear obreros fuera de los centros de población, estarán obligadas a proporcionar a los trabajadores habitaciones adecuadas, escuelas, enfermerías, y demás servicios y atenciones propicias al bienestar físico y moral del trabajador y su familia.

Asimismo la Ley reglamentará las condiciones que deban reunir los talleres, fábricas y locales de trabajo de todas clases.

Art. 80- Se establecerá la asistencia social bajo la dirección del Ministerio de Salubridad y Asistencia Social, organizándolo por medio de la legislación pertinente, y proveyéndolo a las reservas necesarias con los fondos que la misma determine.

Se establecen las carreras hospitalarias, sanitarias, forense y las demás que fueren necesarias para organizar en forma adecuada los servicios oficiales correspondientes.

Las instituciones de beneficencia del Estado, la Provincia y el Municipio prestarán sus servicios con carácter gratuito sólo a los pobres.

Art. 81- Se reconoce el mutualismo como principio y práctica sociales. La Ley regulará su funcionamiento de manera que disfruten de sus beneficios las personas de recursos modestos y sirva, a la vez de justa y adecuada protección al profesional.

Art. 82- Solamente podrán ejercer las profesiones que requieren título oficial, salvo lo dispuesto en el Art. 57 de esta Constitución, los cubanos por nacimiento, los naturalizados que hubieren obtenido esa condición con cinco años o más de anterioridad a la fecha en que solicitaren la autorización para ejercer. El Congreso podrá, sin embargo, por Ley extraordinaria, acordar la suspensión temporal de este precepto cuando, por razones de utilidad pública resultase necesaria o conveniente la cooperación de profesionales o técnicos extranjeros en el desarrollo de iniciativas públicas o privadas de interés nacional. La Ley que así lo acordare fijará el alcance y término de la autorización.

En el cumplimiento de este precepto, así como en los casos en que por alguna Ley o Reglamento se regule el ejercicio de cualquiera nueva profesión, arte u oficio, se respetarán los derechos al trabajo adquiridos por las personas que hasta ese momento hubieran ejercido la profesión, arte u oficio de que se trate, y se observarán los principios de reciprocidad internacional.

Art. 83- La ley regulará la forma en que podrá realizarse el traslado de fábricas y talleres a los efectos de evitar que se envilezcan las condiciones de trabajo.

Art. 84- Los problemas que se deriven de las relaciones entre el capital y el trabajo se someterán a comisiones de conciliación integradas por representaciones paritarias de patronos y obreros. La ley señalara el funcionario judicial que presidirá dichas comisiones en el Tribunal nacional ante el cual sus resoluciones serán recurribles.

Art. 85- A fin se asegurar el cumplimiento de la legislación social, el Estado proveerá a la vigilancia e inspección de las empresas.

Art. 86- La enumeración de los derechos y beneficios a que esta Sección se refiere no excluye otros que se deriven del principio de la justicia social y serán aplicables por igual a todos los factores concurrentes al proceso de la producción.

Sección segunda. Propiedad

Art. 87- El Estado cubano reconoce la existencia y legitimidad de la propiedad privada en su más amplio concepto de función social y sin más limitaciones que aquellas que por motivos de necesidad pública o interés social establezca la Ley.

Art. 88- El subsuelo pertenece al Estado, que podrá hacer concesiones para su explotación, conforme a lo que establezca la Ley. La propiedad minera concedida y no explotada dentro del término que fije la Ley, será declarada nula y reintegrada al Estado.

Art. 89- El Estado tendrá el derecho de tanteo en toda adjudicación, o venta forzosa de propiedades inmuebles y de valores representativos de propiedades inmobiliarias.

Art. 90- Se proscribe el latifundio y a los efectos de su desaparición, la Ley señalará el máximo de extensión de la propiedad que cada persona o entidad pueda poseer para casa tipo de explotación a que la tierra se dedique y tomando en cuenta las respectivas peculiaridades.

La Ley limitará restrictivamente la adquisición y posesión de la tierra por personas y compañías extranjeras, y adoptará medidas que tiendan a revertir la tierra al cubano.

Art. 91- El padre de familia que habite, cultive y explote directamente una finca rústica de su propiedad, siempre que el valor de ésta no exceda de dos mil pesos, podrá declararla con carácter irrevocable como propiedad familiar, en cuanto fuera imprescindible para su vivienda y subsistencia, y quedará exenta de impuestos y será inembargable e inalienable salvo por responsabilidades anteriores a esta Constitución.

Las mejoras que excedan de la suma anteriormente mencionada abonarán los impuestos correspondientes en la forma que establezca la Ley. A los efectos de que pueda explorarse dicha propiedad, su dueño podrá gravar o dar en garantía siembras, plantaciones, frutos y productos de la misma.

Art. 92- Todo autor o invento disfrutará de la propiedad exclusiva de su obra o invención, con las limitaciones que señale la Ley en cuanto a tiempo y forma.

Las concesiones de marcas industriales y comerciales y demás reconocimiento de crédito mercantil con indicaciones de procedencia cubana, serán nulos si se usaren, en cualquier forma, para amparar o cubrir artículos manufacturados fuera del territorio nacional.

Art. 93- No se podrán imponer gravámenes perpetuos sobre la propiedad del carácter de los censos y otros de naturaleza análoga y en tal virtud queda prohibido su establecimiento. EI Congreso en término de tres legislaturas, aprobará una Ley regulando la liquidación de los existentes.

Quedan exceptuados de lo prescrito en el párrafo anterior los censos o gravámenes establecidos o que se establezcan a beneficio del Estado, la Provincia o el Municipio, o a favor de instituciones públicas de toda clase o de instituciones privadas de beneficencia.

Art. 94- Es obligación del Estado hacer cada diez años por lo menos un Censo de población que refleje todas las actividades económicas y sociales del país, así como publicar regularmente un Anuario Estadístico.

Art. 95- Se declaran imprescriptibles sobre los bienes de las instituciones de beneficencia.

Art. 96- Se declaran de utilidad pública, y por lo tanto en condiciones de ser expropiadas por el Estado, la Provincia o el Municipio, aquellas porciones de terreno que donadas por personas de la antigua nobleza española para la fundación de una villa o población y empleadas efectivamente para este fin, adquiriendo el carácter de Ayuntamiento, fueron posteriormente ocupadas o inscritas por los herederos o causahabientes del donante.

Los vecinos de dicha villa o ciudad que posean edificios u ocupen solares en la parte urbanizada podrán obtener en la entidad expropiadora, que se le transmita el dominio y posesión de los solares o parcelas que ocupen, mediante el pago del precio proporcional que corresponda.

Título VII - Del sufragio y de los oficios discover online banking bonus

Sección primera. Sufragio

Art. 97- Se establece para todos los ciudadanos cubanos como derecho, deber y función el sufragio universal, igualitario y secreto.

Esta función será obligatoria; y todo el que salvo impedimento admitido por la Ley, dejare de votar en una elección o referendo será objeto de las sanciones que la Ley le imponga y carecerá de capacidad para ocupar magistratura o cargo público alguno durante dos años, a partir de la fecha de la infracción.

Art. 98- Por medio del referendo decidirá la mayoría de los votos válidamente emitidos, salvo las excepciones establecidas en esta Constitución. El resultado se hará público de modo oficial tan pronto como lo conozca el organismo competente. El voto se contará única y exclusivamente a la persona a cuyo favor se haya depositado, sin que pueda acumulársele a otro candidato. Además, en los casos de representación proporcional se contará el sufragio emitido a favor del candidato para determinar el factor del partido.

Art. 99- Son electores todos los cubanos de uno u otro sexo, mayores de veinte años, con excepción de los siguientes:
a) Los asilados.
b) Los incapacitados mentalmente, previa declaración judicial de su incapacidad.
c) Los inhabilitados judicialmente por causa de delito.
d) Los individuos pertenecientes a las Fuerzas Armadas o de Policía que estén en servicio activo.

Art. 100- El Código electoral establecerá el carnet de identidad, con la fotografía del elector, su firma y huellas digitales y los demás requisitos necesarios para la mejor identificación.

Art. 101- Es punible toda forma de coacción para obligar a un ciudadano a afiliarse, votar o manifestar su voluntad en cualquier operación electoral.

Se castigará esta infracción y se aplicará el duplo de la pena, además de imponerse la inhabilitación permanente para el desempeño de cargos públicos, cuando la coacción la ejecute por si o por persona intermedia una autoridad o su agente, funcionario o empleado.

Art. 102- Es libre la organización de partidos y asociaciones políticas, no podrán, sin embargo, formarse agrupaciones políticas de raza, sexo o clase.

Para la Constitución de nuevos partidos políticos es indispensable presentar, junto con la solicitud correspondiente, un número de adhesiones igual o mayor al dos por ciento del Censo electoral correspondiente, según se trate de partidos nacionales, provinciales o municipales. El partido que en una elección general o especial no obtenga un número de votos que represente dicho tanto por ciento desaparecerá como tal o se procederá de oficio a tacharlo del registro de Partidos. Sólo podrán presentar candidatura los partidos políticos. Se reorganizarán en un solo día, seis meses antes de cada elección presidencial o de gobernadores y de alcaldes o concejales o para delegados a una Convención Constituyente. EI Tribunal Superior electoral tachará, de oficio, del Registro de Partidos los que en tal oportunidad no se reorganizaron.

Las asambleas de los partidos conservarán todas sus facultades y no podrán disolverse sino mediante reorganización legal. En todo caso serán los únicos organismos encargados de acordar postulaciones, sin que en ningún caso pueda delegarse esta facultad.

Art. 103- La Ley establecerá reglas y procedimientos que garanticen la intervención de las minorías en la formación del Censo de electores, en la organización o reorganización de las asociaciones y partidos políticos y en las demás operaciones electorales, y les asegurará representación en los organismos electivos del Estado, la Provincia y el Municipio.

Art. 104- Son nulas todas aquellas disposiciones modificativas de la legislación electoral que sean dictadas después de haberse convocado una elección o referendo o antes de que tomen posesión los que resulten electos o se conozca el resultado definitivo del referendo. Se exceptúan de esta prohibición aquellas modificaciones que fueren pedidas expresamente por el Tribunal Superior Electoral y se acordasen por las dos terceras partes del Congreso.

Desde la convocatoria a elecciones hasta la toma de posesión de los electos, el tribunal Superior Electoral tendrá jurisdicción sobre las Fuerzas Armadas y sobre los Cuerpos de Policía, al solo objeto de garantizar la pureza de la función electoral.

Sección segunda. Oficios públicos

Art. 105- Son funcionarios, empleados y obreros públicos los que, previa demostración de capacidad y cumplimiento de los demás requisitos y formalidades establecidos por la Ley, sean designados por autoridad competente para el desempeño de funciones o servicios públicos y perciban o no sueldo o jornal con cargo a los presupuestos del Estado, la Provincia o el Municipio, o de entidades autónomas.

Art. 106- Los funcionarios, empleados y obreros públicos civiles de todos los poderes del Estado, los de la Provincia, del Municipio y de las entidades o corporaciones autónomas, son servidores exclusivamente de los intereses generales de la República y su inamovilidad se garantiza por esta Constitución, con excepción de los que desempeñen cargos hotels near university at buffalo y de confianza.

Art. 107- Son cargos políticos y de confianza:
a) Los Ministros y Subsecretarios de Despacho, los Embajadores, Enviados Extraordinarios y Ministros Plenipotenciarios y los Directores Generales, éstos en los casos en que la Ley no los biografia de jose marti resumen técnicos.
b) Todo el personal adscrito a la oficina particular inmediata de los Ministros y Subsecretarios de Despacho.
c) Los Secretarios particulares de los funcionarios.
d) Los Secretarios de la Administraciones provinciales y municipales, los jefes de Departamento de esos organismos y el personal adscrito a la oficina particular inmediata de los Gobernadores y Alcaldes.
e) Los funcionarios, empleados y obreros públicos civiles nombrados con carácter temporal, con cargo a consignaciones ocasionales, cuya duración no alcance el año fiscal.

Art. 108- El ingreso y el ascenso en los cargos públicos no exceptuados en el artículo anterior sólo podrán obtenerse después que los aspirantes hayan cumplido los requisitos y sufrido, en concurso de méritos, las pruebas de idoneidad y de capacidad que la Ley establecerá, salvo en aquellos casos que, por la naturaleza de las funciones de que se trate, sean declarados exentos por la Ley.

Art. 109- No se podrán imponer sanciones administrativas a los funcionarios, empleados y obreros públicos sin previa formación de expediente, instruido con audiencia del interesado y con los recursos que establezca la Ley. El procedimiento deberá ser siempre sumario.

Art. 110- El funcionario, empleado u obrero público que sustituya al que haya sido removido de su cargo se considerará sustituto provisional mientras no sea resuelta definitivamente la situación del sustituido, y sólo podrá invocar, en su caso, los derechos que le correspondan en el cargo de que proceda.

Art. 111- Las excedencias forzosas sólo podrán decretarse por refundición o supresión de plazas, respetando la antigüedad de quienes las desempeñen. Los excedentes tendrán derecho preferente a ocupar, por orden de antigüedad, cargos de iguales o análogas funciones que se establecieran o vacaren en la misma categoría o en la inmediata inferior.

Art. 112- Nadie podrá desempeñar simultáneamente más de un cargo en las entidades o corporaciones autónomas, con excepción de los casos que señala esta Constitución.

Las pensiones o jubilaciones del Estado, la Provincia y el Municipio son supletorias de las necesidades de sus beneficiarios. Los que tengan bienes de fortuna propio sólo podrán percibir la parte de la pensión o jubilación que sea necesaria para que sumada a los ingresos propios, no exceda del máximum de pensión que la Ley fijará. Igual criterio se aplicará para la percepción de más de una pensión.

Nadie podrá percibir efectivamente, por concepto alguno, pensión, jubilación o retiro de más de dos mil cuatrocientos pesos al año, y la escala porque se abonen será unificada y extensiva a todos los pensionados o jubilados.

Las personas que hoy disfrutan pensiones, retiros o jubilaciones mayores de dos mil cuatrocientos pesos anuales no recibirán efectivamente mayor cantidad anual.

Como homenaje de la República a sus libertadores quedan exceptuados de lo dispuesto en los párrafos anteriores los miembros del Ejército Libertador de Cuba, sus viudas e hijos con derecho a pensión.

Art. 113- Será obligación del Estado el pago mensual de las jubilaciones y pensiones por servicios prestados al Estado, la Provincia y el Municipio en la proporción que permita la situación del Tesoro Público y que en ningún caso será menor del cincuenta por ciento de la cuantía básica legal.

Las cantidades para jubilaciones y pensiones se consignarán cada año en el presupuesto general de la nación.

Ninguna pensión o jubilación será menor de la cantidad que como jornal mínimo se halle vigente a virtud de lo establecido en el artículo sesenta y uno de esta Constitución.

Las jubilaciones y pensiones de los funcionarios y empleados del Estado, la Provincia y el Municipio comprendidas en la ley general de pensiones que rija, se pagarán en la misma oportunidad que sus haberes a los funcionarios y empleados en activo servicio, quedando el Estado, la Provincia y el Municipio obligados en su caso a arbitrar los recursos necesarios para atender a esta obligación.

El pago de las pensiones a veteranos de la Guerra de Independencia y a sus familiares se considerará preferente a toda otra obligación del Estado.

Art. 114- El ingreso de la carrera notarial y en el Cuerpo de registradores de la Propiedad será, en lo sucesivo, por oposición regulada por la Ley.

Art. 115- La acumulación y manejo de los fondos de los retiros sociales podrán ser independientes en la forma que determine la Ley; pero dentro de las cuatro legislaturas siguientes a la promulgación de esta Constitución el Congreso dictará una Ley estableciendo las normas de carácter general por la que se regirán todas las jubilaciones y pensiones existentes, o que se creen en el futuro en lo que se refiere a beneficios, contribuciones, requisitos mínimos y garantías.

Art. 116- Para resolver las cuestiones relativas a los servicios públicos se crea un organismo de carácter autónomo, que se denominará Tribunal de Oficios Públicos y que estará integrado por siete miembros, designados en la siguiente forma:

Uno, por el pleno del Tribunal Supremo de Justicia y que deberá reunir las mismas condiciones requeridas para ser Magistrado de dicho Tribunal.

Uno, designado por el Congreso, que deberá poseer título académico expedido por entidad oficial.

Uno, designado por el Presidente de la República, previo acuerdo del Consejo de Ministros, y que deberá tener reconocida experiencia en cuestiones administrativas.

Uno, designado por el Consejo Universitario, previa la tema elevada al efecto por la Facultad de Ciencias Sociales, de la cual deberá ser graduado.

Uno, por los empleados del Estado.

Uno, por los empleados de la Provincia y Uno, por los del Municipio. Los tres últimos miembros deberán tener conocida experiencia en las ramas respectivas.

La resolución que dicte el Tribunal de Oficios Públicos causará estado y será de inmediato cumplimiento, sin perjuicio de los recursos que la Ley establezca.

Art. 117- La Ley establecerá las sanciones correspondientes a quienes infrinjan los preceptos contenidos en esta Sección.

Título VIII - De los órganos del Estado

Art. 118- El Estado ejerce sus funciones por medio de los Poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, y los organismos reconocidos en la constitución o que conforme a la misma se establezcan por la ley.

Las Provincias y los Municipios, además de ejercer sus funciones propias coadyuvan a la realización de los fines del Estado.

Título IX
Del Poder Legislativo

Sección primera. De los Cuerpos Colegisladores

Art. 119- El Poder Legislativo se ejerce por dos cuerpos, denominados, respectivamente, Cámara de Representantes y Senado, que juntos reciben el nombre de Congreso.

Sección segunda. Del Senado, su composición y atribuciones

Art. 120- El Senado se compone de nueve Senadores por provincia, elegidos en cada una para un periodo de cuatro años, por sufragio universal, igual, directo, secreto, en un solo día y en la forma que prescriba la Ley.

Art. 121- Para ser Senador se requiere:
a) Ser cubano por nacimiento.
b) Haber cumplido treinta años de edad.
c) Hallarse en el pleno goce de los derechos civiles y políticos.
d) No haber pertenecido en servicio activo a las Fuerzas Armadas de la República durante los dos años inmediatamente anteriores a la fecha de su designación como candidato.

Art. 122- Son atribuciones propias del Senado:
a) Juzgar, constituido en Tribunal, al Presidente de la República cuando fuere acusado por la Cámara de Representantes de delito contra la seguridad exterior del Estado, el libre funcionamiento de los Poderes Legislativo o Judicial o de infracción de los preceptos constitucionales.
Para actuar con esta atribución será indispensable que la acusación formulada por la Cámara de Representantes haya sido acordada por las dos terceras partes de sus miembros.
Integrarán el Tribunal, a los efectos de este artículo, los miembros del Senado y todos los del Tribunal Supremo, presididos por quien ostente en ese instante el cargo de Presidente de este Tribunal.
b) Juzgar, constituido en Tribunal, a los ministros de Gobierno cuando fueren acusados por la Cámara de Representantes de delito contra la seguridad exterior del Estado, el libre funcionamiento de los Poderes Legislativo o Judicial o de infracción de los preceptos constitucionales, así como de cualquier otro delito de carácter político que la Ley determine.
c) Juzgar, constituido en Tribunal, a los Gobernadores de las provincias cuando fueren acusados por el Consejo Provincial o por el Presidente de la República mediante acuerdos del Consejo de Ministros, de cualquiera de los delitos expresados en el inciso anterior.
En todos los casos en que el Senado se constituya en Tribunal será presidido por el Presidente del Biografia de jose marti resumen supremo. No podrá imponer a los acusados otra sanción que la pena de destitución o las de destitución e inhabilitación para el ejercicio de cargos públicos, sin perjuicio do que los tribunales ordinarios les impongan cualquier otra en que hubieren incurrido.
d) Aprobar los nombramientos que haga el Presidente de la República. Asistido del Consejo de Ministros, de los jefes de Misión Diplomática permanente y de los demás funcionarios cuyo nombramiento requiera su aprobación según la Ley.
e) Aprobar los nombramientos de miembros del Tribunal de cuentas del Estado.
f) Nombrar comisiones de investigación. Estas tendrán el número de miembros que acuerde el Senado, el derecho de citar tanto a los particulares como a los funcionarios y autoridades para que concurran a informar ante ellas y el de solicitar los datos y documentos que estimen necesarios para los fines de la investigación. Los Tribunales de Justicia, autoridades administrativas y particulares están en el deber de suministrar a las comisiones de investigación todos los datos y documentos que solicitaren. Para acordar estas comisiones se requiere el voto favorable de las dos terceras partes de los miembros del Senado si la investigación ha de producirse sobre actividades del Gobierno. En otro caso bastará el voto conforme de la mitad más uno.
g) Autorizar a los cubanos para servir militarmente a un país extranjero o para aceptar de otro Gobierno empleo y honores que lleven aparejadas autoridad o jurisdicción propia.
h) Aprobar los Tratados que negociare el Presidente de la República con otras naciones.
i) Solicitar la comparecencia de los Ministros de Gobierno para responder de las interpelaciones de que hayan sido objeto de acuerdo con la Constitución.
j) Las demás facultades que emanen de esta Constitución.

Sección tercera De la Cámara de Representantes, su composición y atribuciones

Art. 123- La Cámara de Representantes se compondrá de un Representante por cada treinta y cinco mil habitantes o fracción mayor de diecisiete mil quinientas. Los Representantes serán elegidos por provincias, por un período de cuatro años, por sufragio universal, igual directo y secreto, en un solo día y en la forma que prescriba la Ley.

Esta determinará la base numérica de proporcionalidad en cada provincia, de acuerdo con el último Censo nacional oficial de población.

La Cámara de Representantes se renovará por mitad cada dos años.

Art. 124- Para ser Representante se requiere:
free printable worksheets for 1st grade science a) Ser cubano por nacimiento o por naturalización, y en este último caso con diez años de residencia continuada en la República, contados desde la fecha de la naturalización.
b) Haber cumplido veintiún años de edad.
c) Hallarse en el pleno goce de los derechos civiles y políticos.
d) No haber pertenecido en servicio activo a las Fuerzas Armadas de la República durante los dos años inmediatamente anteriores a la fecha de su designación como candidato.

Art. 125- Corresponde a la Cámara de Representantes:
a) Acusar ante el Senado al Presidente de la República y a los Ministros del Gobierno en los casos determinados en los incisos a) y h) del artículo ciento veintidós, cuando las dos terceras partes del número total de Representantes acordasen en sesión secreta la acusación.
b) La prioridad en la discusión y aprobación de los Presupuestos generales de la Nación.
c) Todas las demás facultades que le sean otorgadas por esta Constitución.

Sección cuarta. Disposiciones comunes a los cuerpos colegisladores

Art. 126- Los cargos de Senador y de Representante son incompatibles con cualquier otro retribuido con cargo al Estado, la Provincia o el Municipio, o a organismos mantenidos total o parcialmente con fondos públicos, exceptuándose el de Ministro de Gobierno y el de Catedrático de establecimiento oficial obtenido con anterioridad a la elección.

El nombramiento de Ministro de Gobierno puede recaer en miembros del Poder Legislativo, pero en ningún caso podrán ostentar ambos cargos más de la mitad de green dot moneypak refund check componentes del Consejo de Ministros.

Los Senadores y Representantes recibirán del Estado una dotación que será igual para ambos cargos. La cuantía de esta dotación podrá ser alterada en todo tiempo, pero la alteración no surtirá efecto hasta que sean renovados los Cuerpos colegisladores.

Art. 127- Los Senadores y Representantes serán inviolables por las opiniones y votos que emitan en el ejercicio de sus cargos. Los Senadores y Representantes sólo podrán ser detenidos o procesados con autorización del Cuerpo a que pertenezcan. Si el Senador o Cámara de Representantes no resolvieren sobre la autorización solicitada dentro de los cuarenta días consecutivos de legislatura abierta y después de recibido el suplicatorio del juez o tribunal, se entenderá concedida la autorización para instruir el proceso y sujetar el mismo al Senador o Representante. No se proseguirá la causa si el Cuerpo a que el legislador pertenezca niega la autorización para continuar el procedimiento.

En caso de ser hallado in fraganti en la comisión de un delito podrá ser detenido un legislador sin la autorización del cuerpo a que pertenezca. En este caso, y en el de ser detenido o procesado cuando estuviese cerrado el Congreso, se dará cuenta inmediatamente al Presidente del Cuerpo respectivo para la resolución que corresponda, debiendo éste convocar inmediatamente a sesión extraordinaria al cuerpo colegislador de que se trate para que resuelva exclusivamente sobre la autorización solicitada por el Juez o Tribunal. Si no se denegase dentro de las veinte sesiones ordinarias celebradas a partir de esta notificación se entenderá concedida la autorización.

Todo acuerdo accediendo o negando la solicitud de autorización para procesar o detener a un miembro del Congreso tendrá que ser precedido de la lectura de los antecedentes que hayan de fundamentar la resolución que se adopte por el Cuerpo colegislador respectivo.

Art. 128- El Senado y la Cámara de Representantes abrirán y cerrarán sus sesiones en un mismo día, residirá en una misma población y no podrán trasladarse a otro lugar ni suspender sus sesiones por más de tres días sino por acuerdo de ambas.

No podrá abrirse una legislatura ni celebrar sesiones sin la presencia de la mitad más uno de la totalidad de los miembros de cada Cuerpo.

La comprobación del quórum se hará mediante el pase de lista.

La inmunidad parlamentaria no comprende ni protege los idaho falls food bank que se relacionen con la veracidad y legitimidad de los actos o con las formalidades prescritas para la aprobación de las leyes.

Las leyes en todo caso deberán ser sometidas previamente a una votación nominal sobre su totalidad.

Ningún proyecto de Ley podrá ser votado en un cuerpo colegislador sin el informe previo y razonado de una comisión de ese Cuerpo, por lo menos.

Art. 129- Cada Cuerpo legislativo resolverá sobre la validez de la elección de sus respectivos miembros y sobre las renuncias que presentaren, ningún Senador o Representante podrá ser expulsado del Cuerpo a que pertenezca sino en virtud de causa previamente determinada y por acuerdo de las dos terceras partes, por lo menos, del número total de sus miembros.

Cada Cuerpo legislativo formará su Reglamento y elegirá su Presidente, Vicepresidentes y Secretarios de entre sus miembros. El Presidente del Senado sólo presidirá las sesiones cuando falte el Vicepresidente de la República.

Art. 130- Ningún Senador o Representante podrá tener en arrendamiento, directa o indirectamente, bienes del Estado ni obtener de éste contratas ni concesiones de ninguna clase.

Tampoco podrá ocupar cargos de consultor legal o director, ni cargo alguno que lleve aparejada jurisdicción, en empresas que sean extranjeras o cuyos negocios estén vinculados de algún modo a entidad que tenga esa condición.

Art. 131- Las relaciones entre el Senador y la Cámara de Representantes, no previstas en esta Constitución, se regirán por la Ley de Relaciones entre ambos Cuerpos colegisladores. Contra cualquier acuerdo que viole dicha Ley se dará el recurso de inconstitucionalidad.

Sección quinta. Del Congreso y sus atribuciones

Art. 132- El Congreso se reunirá, por derecho propio y sin necesidad de convocatoria, dos veces al año. No funcionará menos de sesenta días hábiles en cada una de las legislaturas, ni más de ciento cuarenta días sumadas las dos. Una legislatura empezará el tercer lunes de septiembre y otra el tercer lunes de marzo.

El Senado y la Cámara de Representantes se reunirán en sesiones extraordinarias en los casos y en la forma que determinen sus Reglamentos o establezcan la Constitución o la Ley y cuando el Presidente de la República los convoque, con arreglo a esta Constitución. En dichos casos sólo tratarán del asunto o asuntos que motivan su reunión.

Art. 133- El Senado y la Cámara de Representantes se reunirán en un solo Cuerpo para:
a) Proclamar el Presidente y Vicepresidente de la República con vista de la certificación del escrutinio respectivo remitida por el Tribunal Superior Electoral.

Si de esta certificación resultare empate entre dos o más candidatos, el Congreso procederá a la selección del Presidente entre los candidatos que hayan obtenido empate en la elección general. Si en el Congreso resultase también empate se repetirá la votación, y si el resultado de ésta fuese el mismo el voto del Presidente decidirá.

El procedimiento establecido en los párrafos anteriores será aplicable al Vicepresidente hud homes for sale indianapolis la República.

b) En los demás casos que establezca la Ley de relaciones entre los dos Cuerpos colegisladores. Cuando el Senado y la Cámara de Representantes se reúnan formando un solo Cuerpo, lo presidirá el Presidente del Senado en su condición de Presidente del Congreso; y en su defecto, el de la Cámara de Representantes, como Vicepresidente del propio Congreso.

Art. 134- Son facultades no delegables del Congreso:

a) Formar los Códigos y las Leyes de carácter general, determinar el régimen de las elecciones, dictar las disposiciones relativas a la administración general, la provincial y la municipal, y acordar las demás Leyes y resoluciones que estimase convenientes sobre cualquiera otros asuntos de interés público o que sean necesarios para la efectividad de esta Constitución.

b) Establecer las contribuciones e impuestos de carácter nacional que sean necesarios para las atenciones del Estado.

c) Discutir y aprobar los presupuestos de gastos e ingresos del Estado.

d) Resolver sobre los informes anuales que el Tribunal de Cuentas presente acerca de la liquidación de los Presupuestos, el estado de la deuda pública y la moneda nacional.

e) Acordar empréstitos, pero con la obligación de votar al mismo tiempo los ingresos permanentes necesarios para el pago de intereses y amortización.

f) Acordar lo pertinente sobre la acuñación de la moneda, determinando su patrón, ley, valor y denominación, y resolver lo que estime necesario sobre la emisión de signos fiduciarios y sobre el régimen bancario biografia de jose marti resumen financiero.

g) Regular el sistema de pesas y medidas.

h) Dictar disposiciones para el régimen y fomento del comercio interior y exterior, de la agricultura y la industria, seguros del trabajo y vejez, maternidad y desempleo.

i) Regular los servicios de comunicaciones, atendiendo al régimen de los ferrocarriles, caminos, canales y puertos, y al tránsito por vía terrestre, aérea y marítima, creando los que exija la conveniencia pública.

j) Fijar las reglas y procedimientos para obtener la naturalización y regular el régimen de los extranjeros.

k) Conceder amnistía de acuerdo con esta Constitución. Las amnistías para delitos comunes sólo podrán ser acordadas por el voto favorable de las dos terceras partes de la totalidad de cada uno de los Cuerpos colegisladores y ramificadas por el mismo número de votos en la siguiente legislatura. Las amnistías de delitos políticos requieren igual votación extraordinaria si en relación con los mismos se hubieren cometido homicidio o asesinato.

l) Fijar el cupo de las Fuerzas Armadas y acordar su organización.

ll) Otorgar o retirar su confianza al Consejo de Ministros o a cualquiera de sus integrantes en la forma y oportunidad que determina esta Constitución.

m) Citar al Consejo de Ministros o a cualquiera de sus miembros para que responda a las interpelaciones que se le hayan formulado.

La citación deberá hacerse por cada Cuerpo colegislador, previa notificación al Presidente de la República y al primer Ministro, con diez días de antelación, expresando el asunto sobre el cual versará la interpelación.

El Ministro citado podrá hacerse acompañar, cuando haya de responder a una interpelación o informar sobre un proyecto de Ley, de los asesores que designe, pero estos asesores se limitarán a rendir los informes técnicos que indique el Ministro interpelado o informante.

n) Declarar la guerra y aprobar los tratados de paz que el Presidente de la República haya negociado.

ñ) Acordar todas las Leyes que dispone esta Constitución y las que desenvuelvan los principios contenidos en sus normas.

Sección sexta. De la iniciativa y formación de las Leyes.De su sanción y promulgación.

Art. 135- La iniciativa de las Leyes compete:
a) A los Senadores y Representantes, de acuerdo con las disposiciones reglamentarias de cada Cuerpo.
b) Al Gobierno.
c) Al Tribunal Superior, en materia relativa a la administración de justicia.
d) Al tribunal Superior, en tarrant county appraisal review board de su competencia.
e) Al Tribunal de Cuentas, en asuntos de su competencia y jurisdicción.
f) A los ciudadanos. En este caso será requisito indispensable que ejerciten la iniciativa diez mil ciudadanos, por lo menos, que tengan la condición de electores. Toda iniciativa legislativa se formulará como proposición de Ley y será elevada a uno de los Cuerpos colegisladores.

Art. 136- Las Leyes se clasificarán en ordinarias y extraordinarias. Son Leyes extraordinarias las que se indican como tales en la Constitución, las orgánicas y cualesquiera otras a las que el Congreso dé este carácter. Son Leyes ordinarias todas las demás.

Las Leyes extraordinarias necesitan para su aprobación los votos favorables de la mitad más uno de los componentes de cada Cuerpo colegislador. Las Leyes ordinarias sólo requerirán los votos favorables de la mayoría absoluta de los presentes en la sesión en que se aprueben.

Art. 137- EI proyecto de ley que obtenga la aprobación de ambos Cuerpos colegisladores se presentará necesariamente al Presidente de la República por el del Cuerpo que le impartió la aprobación.

El Presidente de la República, dentro de los diez días de haber recibido el proyecto, y previo acuerdo del Consejo de Ministros, sancionará y promulgará la Ley, o la devolverá, con las objeciones que considere oportunas, al Cuerpo Colegislador de que procediera.

Recibido el proyecto por dicho Cuerpo asentará íntegramente en acta las objeciones y procederá a una nueva decisión del proyecto.

Si después de esta discusión dos terceras partes del número total de los miembros del Cuerpo colegislador votasen en favor del proyecto de Ley, se pasará, con las objeciones del Presidente al otro Cuerpo, que también lo discutirá, y si por igual mayoría lo aprobase, será Ley.

En todos estos casos las votaciones serán nominales.

Si dentro de los diez días hábiles siguientes a la remisión del proyecto de Ley al Presidente éste no lo devolviere, se tendrá por sancionado y será Ley.

Si dentro de los últimos diez días de una legislatura se presentare un proyecto de Ley al Presidente de la República y éste se propusiese utilizar todo el término que al efecto de la sanción se le concede en el párrafo anterior, comunicará su propósito en término de cuarenta y ocho horas, al Congreso, a fin de que permanezca reunido, si lo quisiere, hasta el vencimiento del expresado término. De no hacerlo así el Presidente, se tendrá por sancionado el proyecto y será Ley.

Ningún proyecto de Ley desechado totalmente por alguno de los Cuerpos colegisladores podrá discutirse de nuevo en la misma legislatura.

El proyecto de Ley aprobado por uno de los Cuerpos colegisladores será discutido y resuelto preferentemente por el otro. Este precepto no es de aplicación a las Leyes extraordinarias.

Toda Ley será promulgada dentro de los diez días siguiente al de su sanción.

Título X - Del Poder Ejecutivo

Sección primera. El ejercicio del Poder Ejecutivo.

Art. 138- El Presidente de la República es el jefe del Estado y representa a la Nación. El Poder Ejecutivo se ejerce por el Presidente de la República con el Consejo de Ministros, de acuerdo con lo establecido en esta Constitución.

El Presidente de la República actúa como poder director, moderador y de solidaridad nacional.

Sección segunda. Del Presidente de la República, sus atribuciones y deberes.

Art. 139- Para ser Presidente de la República se requiere:

a) Ser cubano por nacimiento; pero si esta condición resultare de lo dispuesto en el inciso d) del artículo 12 de esta Constitución, será necesario haber servido con las armas a Cuba, en sus guerras de independencia, diez años por lo menos.

b) Haber cumplido treinta y cinco años de edad.

c) Hallarse en el pleno goce de los derechos civiles y políticos.

d) No haber pertenecido en servicios activos a las Fuerzas Armadas de la República durante el año inmediatamente anterior a la fecha de su designación como candidato presidencial.

Art. 140- the skeleton key in hindi download Presidente de la República será elegido por sufragio universal, igual, directo y secreto, en un solo día, para un periodo de cuatro años, conforme al procedimiento que establezca la Ley.

El cómputo de la votación se hará por provincia. Al candidato que mayor número de sufragio obtenga en cada una de ellas se le contará un número de voto provincial igual al total de senadores y representantes que, conforme a la Ley, corresponda elegir al electorado de la Provincia respectiva y se considerará electo el que mayor número de votos provincial acumule en toda la República.

El que haya ocupado una vez el cargo no podrá desempeñarlo nuevamente hasta ocho años después de haber cesado en el mismo.

Art. 141- El Presidente de la República jurará o prometerá ante el Tribunal Superior de Justicia, al tomar posesión de su cargo, desempeñarlo fielmente, cumpliendo y haciendo cumplir la Constitución y las leyes.

Art. 142- Corresponde al Presidente de la república, asistido del Consejo de Ministros:
a) Sancionar y promulgar las leyes, ejecutarlas y hacerlas ejecutar; dictar, cuando no lo hubiere hecho el Congreso, los reglamentos para la mejor ejecución de las mismas, y expedir los Decretos y las Ordenes que para este fin y para cuanto incumba al gobierno y Administración del Estado fuere conveniente, sin contravenir en ningún caso lo establecido en las leyes.
b) Convocar a sesiones extraordinarias al Congreso o solamente al Senado, en los casos que señale esta Constitución o cuando fuere necesario.
c) Suspender las sesiones del Congreso cuando no se hubiere logrado acuerdo al efecto entre los Cuerpos colegisladores.
d) Presentar al Congreso, al principio de cada legislatura y siempre que fuere oportuno, un mensaje sobre los actos de administración, demostrativos del estado general de la República; y recomendar o iniciar la adopción de las leyes y resoluciones que considere necesarias o útiles.
e) Presentar a la Cámara de Representantes, sesenta días antes de la fecha en que debe comenzar a regir, el proyecto de presupuesto anual.
f) Facilitar al Congreso los informes que éste solicitaré, directamente o por medio de interpelaciones, al Gobierno, sobre toda clase de asuntos que no exijan reserva.
g) Dirigir las negociaciones diplomáticas y celebrar tratados con las otras naciones, debiendo someterlos a la aprobación del Senado, sin cuyo requisito no tendrán validez ni obligarán a la República.
h) Nombrar, con la aprobación del Senado, al Presidente de Sala y Magistrados del Tribunal Superior de Justicia en la forma que dispone esta Constitución, así como a los jefes de misiones diplomáticas.
i) Nombrar, para el desempeño de los demás cargos instituidos por la Ley, a los funcionarios correspondientes cuya designación no esté atribuida a otras autoridades.
j) Suspender el ejercicio de los derechos que se enumeren en el artículo 41 de esta Constitución, en los casos y en la forma que en la misma se establece.
k) Conceder indultos con arreglo a lo que prescriban la Constitución y la Ley, excepto cuando se trate de delitos electorales dolosos. Para indultar a los funcionarios y empleados públicos sancionados por delitos cometidos en el ejercicio de sus funciones, será necesario que éstos hubiesen cumplido por lo menos la tercera parte de la sanción que le fuera impuesta por los Tribunales.
usaa mobile app deposit limit l) Recibir a los Representantes diplomáticos y admitir a los agentes consultores de las otras naciones.
ll) Disponer de las Fuerzas Armadas de la República, como Jefe superior de las mismas.
m) Proveer a la defensa del territorio nacional y a la conservación del orden interior, dando cuenta al Congreso. Siempre que hubiere peligro de invasión, o cuando alguna rebelión amenazare gravemente la seguridad pública, no estando reunido el Congreso, el Presidente lo convocará sin demora para la resolución que proceda.
n) Cumplir y hacer cumplir cuantas reglas, órdenes y disposiciones acuerden y dicte el Tribunal Superior Electoral.
ñ) Nombrar y remover libremente a los Ministros de Gobierno, dando cuentas al Congreso; sustituirlos en las oportunidades que procedan de acuerdo con esta Constitución y suscribir en su caso los acuerdos del Consejo.
o) Ejercer las demás atribuciones que les confieran expresamente la Constitución y la Ley.

Art. 143- Todos los Decretos, Ordenes y resoluciones del Presidente de la República habrán de ser refrendados por el Ministro correspondiente, sin cuyo requisito carecerán de fuerza obligatoria. No será necesario este referendo en los casos de nombramientos de Ministros de Gobierno.

Art. 144- El Presidente no podrá salir del territorio de la República sin autorización del Congreso.

Art. 145- El Presidente será responsable ante el Pleno del Tribunal Superior de Justicia por los delitos de carácter común que cometiere durante el ejercicio de su cargo, pero no podrá ser procesado sin previa autorización del Senado, acordada por el voto favorable de las dos terceras partes de sus miembros. En este caso el Tribunal resolverá si procede suspenderlo en sus funciones hasta que recaiga sentencia.

Art. 146- El Presidente recibirá del Estado una dotación que podrá ser alterada en todo tiempo, pero esta alteración no surtirá efecto sino en los períodos presidenciales siguientes a aquel en que se acordare.

Título XI - Del Vicepresidente de la República

Art. 147- Habrá un Vicepresidente de la República que será elegido en la misma forma y por igual periodo de tiempo que el Presidente y conjuntamente con éste. Para ser Vicepresidente se requiere las mismas condiciones que prescribe esta Constitución para ser Presidente.

Art. 148- El Vicepresidente de la República sustituirá al Presidente en los casos de ausencia, incapacidad o muerte. Si la vacante fuese definitiva, durará la sustitución hasta la terminación del período presidencial. En caso de ausencia, incapacidad o muerte de ambos, le sustituirá por el resto del período el Presidente del Congreso.

Art. 149- En cualquier caso que faltaren los sustitutos presidenciales que establece esta Constitución, ocupará interinamente la Presidencia de la República el Magistrado más antiguo del Tribunal Supremo, el cual convocará a elecciones nacionales dentro de un plazo no mayor de noventa días.

Cuando la vacante hubiera ocurrido dentro del último año del periodo presidencial, el Magistrado sustituto ocupará el cargo hasta finalizar el período.

La persona que ocupare la Presidencia en cualquiera de las sustituciones a que refieren los artículos anteriores no podrá ser candidato presidencial para la próxima elección.

Art. 150- El Vicepresidente de la República ejerce la Presidencia del Senado y sólo tendrá voto en los casos de empate.

El Vicepresidente recibirá del Estado una dotación que podrá ser alterada en service credit union branches near me tiempo, pero la alteración no surtirá efecto sino en el período presidencial siguiente a aquel en que se acordare.

Título XII - Del Consejo de Ministros

Art. 151- Para el ejercicio del Poder ejecutivo el Presidente de la República estará asistido de un Consejo de Ministros, integrado por el número de miembros que determine la Ley.

Uno de estos Ministros tendrá la categoría de Primer Ministro por designación del Presidente de la República, y podrá desempeñar el cargo con o sin cartera.

Art. 152- Para ser Ministro se requiere:
a) Ser cubano por nacimiento.
b) Haber cumplido treinta años de edad.
c) Hallarse en el pleno goce de los derechos civiles y políticos.
d) No tener negocios con el Estado, la Provincia o el Municipio.

Art. 153- Cada Ministro tendrá uno o más subsecretarios que lo sustituirán en los casos de ausencia o falta temporal.

Art. 154- El Consejo de Ministros será presidido por el Presidente de la República. Cuando el Presidente no asista a las sesiones del Consejo, lo presidirá el Primer Ministro. El Primer Ministro representará la política general del Gobierno y a éste ante el Congreso.

Art. 155- El Consejo de Ministros tendrá un Secretario encargado de levantar las actas del Consejo, certificar sus acuerdos, atender al despacho de los asuntos de la Presidencia de la República y del consejo de Ministros.

Art. 156- Los Ministros tendrán a su cargo el despacho de sus respectivos Ministerios, deliberarán y revolverán sobre todas la cuestiones de interés general que no estén atribuidas a otras dependencias o autoridades, y ejercerán las facultades que les correspondan con arreglo a la Constitución y la Ley.

Art. 157- Los acuerdos del Consejo de Ministros se tomarán por mayoría de votos en sesiones a las que concurra la mitad más uno de los Ministros.

Art. 158- Los Ministros de Gobierno serán personalmente responsables de los actos que refrenden y solidariamente de los que juntos acuerden o autoricen.

Art. 159- El Primer Ministro y los Ministros de Gobierno son criminalmente responsables ante el Tribunal Superior de Justicia de los delitos comunes que cometieren en el ejercicio de sus cargos.

Art. 160- Los Ministerios de Educación, de Salubridad y Asistencia Social, de Agricultura y de Obras Públicas actuarán exclusivamente como organismos técnicos.

Art. 161- El Primer Ministro y los Ministros de Gobierno jurarán o prometerán ante el Presidente de la República cumplir fielmente los deberes inherentes a sus cargos, así como observar y hacer cumplir la Constitución y la Ley.

Art. 162- Corresponderá al Primer Ministro despachar con el Presidente de la República los asuntos de la política general del Gobierno, y, acompañados de los Ministros, los asuntos de los respectivos departamentos.

Art. 163- Son atribuciones de los Ministros:
a) Cumplir y hacer cumplir la Constitución, y las Leyes, Decreto-leyes, Decretos, reglamentos y demás resoluciones y disposiciones.
b) Redactar proyectos de Ley, reglamentos, Decretos y cualesquiera otra resoluciones y presentarlos a la consideración del Gobierno.
c) Refrendar, conjuntamente con el Primer Ministro, las leyes y demás documentos autorizados con la firma del Presidente de la República, salvo los decretos de nombramientos o separación de Ministros.
d) Concurrir al Congreso por su propia iniciativa o a instancia de cualesquiera de su Cuerpo, informar ante ellos, contestar las interpelaciones, deliberar en su seno y producir, individual o colectivamente, cuestiones de confianza. El Ministro, si fuere congresista, sólo tendrá derecho a votar en el Cuerpo a que pertenezca.

Título XIII - De las relacione entre el Congreso y el Gobierno

Sección única.

Art. 164- El Primer Ministro y el Consejo de Ministros son responsables de sus actos de gobierno ante la Cámara y el Senado.

Estos podrán otorgar o retirar su confianza discover online banking bonus Primer Ministro, a un Ministro o al Consejo en Pleno, en la forma que se especifica en esta Constitución.

Art. 165- Cada Cuerpo colegislador podrá determinar la remoción total o parcial del Gobierno planteando la cuestión de confianza, la que se presentará por medio de una moción motivada por escrito y con la firma de la tercera parte, por lo menos, de sus miembros. Esta moción se comunicará inmediatamente a los demás componentes del Cuerpo respectivo y se discutirá y votará ocho días naturales después de su presentación. Si no se resuelve dentro de los quince días siguientes a dicha presentación, se considerará rechazada.

Para aprobar válidamente estas nociones se necesitará una mayoría de votos favorables de la mitad más uno de la totalidad de los miembros de la Cámara de Representantes o del Senado respectivamente, obtenida siempre en votación nominal.

El hecho de que recaiga votación contraria en un proyecto de ley presentado por el Gobierno o por un Ministro, o que se reconsidere un proyecto de ley devuelto por el Presidente de la República, no obligará en forma alguna al Primer Ministro o a los Miembros a renunciar a sus cargos.

Si se suscitase simultáneamente una cuestión de confianza en ambos Cuerpos colegisladores, tendrá prioridad la que se plantee en la Cámara de Representantes.

Art. 166- Habrá crisis totales y parciales. Se considerará total la que se plantee el Primer Ministro o la que se refiera a más de tres Ministros. Las demás se considerarán parciales.

Art. 167- La facultad de negar la confianza a todo el Gobierno, al Primer Ministro o cualquiera de los que formen parte del Consejo sólo podrá ejercitarse transcurrido seis meses por lo menos, del nombramiento por primera vez del Consejo de Gobierno o de la producción posterior de una crisis total por aprobación de una moción de no confianza por el Cuerpo colegislador respectivo, según las reglas establecidas en esta Constitución.

Los Ministros que hayan sido nombrados por haber sido removidos sus antecesores en una crisis parcial, sólo podrán ser sometidos a un voto de no confianza seis meses después de su designación, salvo que se trate de una crisis total.

Cuando cualquiera de los Cuerpos colegisladores hubiese resuelto favorablemente una moción de no confianza, no podrá plantearla nuevamente hasta transcurrido un año, en que dicha facultad corresponderá al otro Cuerpo colegislador, el que en todo caso no podrá ejercitarla sino después que haya transcurrido, por lo menos, seis meses del nombramiento del Gobierno o Ministros a quien se refiera dicha cuestión.

Dos crisis parciales equivaldrán a una crisis total, a los efectos de la restricción de los seis meses a que este artículo se refiere.

En ningún caso se podrán plantear cuestiones de confianza dentro de los seis meses últimos de cada periodo presidencial.

El Consejo de Ministros podrá plantear por sí mismo la cuestión de confianza en cuanto a la totalidad de sus componentes, o respecto de algunos de los Ministros. En este caso se discutirá y resolverá inmediatamente.

El hecho de haberse resuelto con anterioridad una moción de confianza planteada por el Gobierno no impide ni restringe al Congreso ejercitar libremente sus derechos a plantear mociones de confianza.

Art. 168- En cualquier caso en que se niegue la confianza al Gobierno o a alguno de sus miembros deberá el Gobierno en pleno, o aquellos de sus componentes a quien afecte la negación de confianza, dimitir dentro de las cuarenta y ocho horas siguientes al acuerdo parlamentario, y si no lo hicieren se considerarán removidos y el Presidente de la República así lo declarará.

El Ministro saliente continuará interinamente en el cargo después de su dimisión hasta la entrega al sucesor.

Art. 169- La negativa de confianza a todo el Consejo de Ministros o a alguno de sus miembros sólo significa la inconformidad del Cuerpo colegislador que hubiere promovido la cuestión, con la política del Ministro o del Gobierno en conjunto.

La denegación de confianza lleva implícito que en el Gabinete que se forme o se rehaga inmediatamente después de la crisis no podrán ser nombrados para las mismas carteras los Ministros cuya política haya sido objeto de dicha denegación.

Título XIV - Del Poder Judicial

Sección primera. Disposiciones Generales

Art. 170- la justicia se administra en nombre del pueblo y su dispensación será gratuita en todo el territorio nacional.

Los Jueces y Fiscales son independientes en el ejercicio de sus funciones y no deben obediencia más que a la Ley.

Sólo podrá administrarse justicia por quienes pertenezcan permanentemente al Poder Judicial. Ningún miembro de este Poder podrá ejercer otra profesión.

Los registros del Estado Civil estarán a cargo de miembros del Poder Judicial.

Art. 171- El Poder Judicial se ejerce por el Tribunal Supremo de Justicia, el Tribunal Supremo electoral y los demás Tribunales y Jueces que la Ley establezca. Esta regulará la organización de los Tribunales, sus facultades, el modo de ejercerla y las condiciones que habrán de concurrir en los funcionarios que los integren.

Sección segunda. Del Tribunal Supremo de Justicia

Art. 172- El tribunal Supremo de justicia se compondrá de las Salas que la Ley determine.

Una de estas salas constituirá el Tribunal de Garantía Constitucionales y Sociales. Cuando conozca de asuntos constitucionales será presidida necesariamente por el Presidente del Tribunal Supremo y no podrá estar integrada por menos de quince Magistrados. Cuando se trate de asuntos sociales no podrá constituirse por menos de nueve Magistrados.

Art. 173- Para ser Presidente o Magistrado del Tribunal Supremo de Justicia se requiere:
a) Ser cubano por nacimiento.
b) Haber cumplido cuarenta años de edad.
c) Hallarse en el pleno goce de los derechos civiles y políticos y no haber sido condenado a pena aflictiva por delito común.
d) Reunir además algunas de las circunstancia siguientes:

Haber ejercido en Cuba durante diez años, por lo menos, la profesión de abogado o haber desempeñado, por igual tiempo, funciones judiciales o fiscales o explicando, durante el mismo número de años, una cátedra de derecho en establecimiento oficial de enseñanza.

A los efectos del párrafo anterior podrán sumarse los períodos en que se hubiesen ejercido la abogacía y las funciones judiciales o fiscales.

Art. 174- El Tribunal Supremo de Justicia tendrá además de las otras atribuciones que esta Constitución y la Ley le señale las siguientes:
a) Conocer de los recursos de casación.
b) Dirimir las cuestiones de competencias entre los tribunales que le sean inmediatamente inferiores o no tengan superior común y las que se susciten entre las autoridades judiciales y las de otros órdenes del Estado, la Provincia hotels near university at buffalo el Municipio.
c) Decidir, en última instancia, sobre la suspensión o destitución de los gobernantes locales y provinciales, conforme a lo dispuesto por esta Constitución y la Ley.
d) Decidir sobre la constitucionalidad de las Leyes, Decretos-leyes, Decretos, reglamentos, acuerdos, órdenes, disposiciones y otros actos de cualquier organismo, autoridades o funcionarios.
e) Conocer de los juicios en que litiguen entre sí el Estado, la Provincia y el Municipio.

Art. 175- Se instituye la carrera judicial. EI ingreso en la misma se hará mediante ejercicios de oposición, exceptuándose los Magistrados del Tribunal Supremo.

Art. 176- Para los nombramientos de los Magistrados de Audiencia se observarán tres turnos: el primero, en concepto de ascenso, por rigurosa antigüedad en la categoría inferior; el segundo, mediante concursos entre los que ocupan la categoría inmediata inferior, y el tercero, mediante ejercicios teóricos y prácticos de oposición, a los que podrán concurrir tanto funcionarios judiciales y fiscales como abogados, no mayores de sesenta años. Los abogados en ejercicio deberán reunir los demás requisitos exigidos para poder ser nombrados Magistrados del Tribunal Supremo.

Art. 177- Los nombramientos de Jueces se harán en dos turnos: uno por rigurosa antigüedad en la categoría inferior y otro por concurso, en el que podrán tomar parte funcionarios de la misma y de la inferior categoría. En el primer turno a que se refiere este artículo y el anterior, la vacante será provista por traslado si hubiere funcionarios de igual categoría que así lo solicitaren, reservándose el ingreso o el ascenso para las plazas que en definitiva queden disponibles en la categoría.

Art. 178- La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo determinará, clasificará y publicará los méritos que hayan de ser reconocidos a los funcionarios judiciales de cada categoría para el turno de ascenso.

Art. 179- En los casos de concurso, los traslados y ascensos se otorgarán forzosamente al funcionario solicitante, de la propia categoría o de la inmediata inferior, que mayor puntuación hubiera obtenido. El Tribunal Supremo establecerá la pauta de puntuación por categoría, rectificándolo semestralmente, exclusiva a la capacidad, actuación, mérito y producción jurídica de cada funcionario.

Art. 180- Los Magistrados del Tribunal Supremo serán nombrados por el Presidente de la República de un tema propuesto por un colegio electoral de nueve miembros. Estos serán designados cuatro por el pleno del Tribunal Supremo, de su propio seno; tres por el Presidente de la República, y dos por la Facultad de Derecho de la Universidad de la Habana. Los cinco últimos deberán reunir los requisitos exigidos para ser Magistrados del Tribunal Supremo, y los designados por la Facultad de Derecho no podrán pertenecer a la misma.

El Colegio se forma para cada designación, y sus componentes que no sean Magistrados no podrán volver a formar parte del mismo sino transcurridos cuatro años.

El Presidente del Tribunal Supremo y los Presidentes de Sala serán nombrados por el Presidente de la República a propuesta del pleno del Tribunal. Estos nombramientos y los Magistrados del Tribunal Supremo deberán recibir la aprobación del Senado.

El tema a que se refiere el párrafo primero de este artículo comprenderá por lo menos, si lo hubiere, a un funcionario judicial en activo servicio que haya desempeñado esas funciones durante diez años como mínimo.

Art. 181- Los nombramientos, ascensos, traslado, permutas, suspensiones, correcciones, jubilaciones, licencias y supresiones de plazas se harán por la Sala de Gobierno especial integrada por el Presidente del Tribunal Supremo y por seis miembros del mismo, elegidos anualmente entre los Presidentes de Sala y Magistrados de dicho Tribunal.

No se puede formar parte de esta Sala de Gobierno dos años sucesivos.

Todas las plazas de nueva creación serán cubiertas conforme a las disposiciones de esta Constitución.

La facultad reglamentaria, en cuanto afecte el orden interno de los Tribunales, se ejercerá por la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo de Justicia, de acuerdo con lo dispuesto en la Ley orgánica del Poder Judicial.

Sección tercera. Del Tribunal de Garantías Constitucionales y Sociales

Art. 182- El Tribunal de Garantías Constitucionales y Sociales, es competente para conocer de los siguientes asuntos:
a) Los recursos de how to pay your phone bill boost mobile contra las Leyes, Decretos-leyes, Decretos, resoluciones o actos que nieguen, disminuyan, restrinjan o adulteren los derechos y garantías consignados en esta Constitución o que impidan el libre funcionamiento de los órganos del Estado.
b) Las consultas de Jueces y Tribunales sobre la constitucionalidad de las Leyes, Decretos-leyes y demás disposiciones que hayan de aplicar en juicio.
c) Los recursos de hábeas corpus por vía de apelación no cuando haya sido ineficaz la reclamación ante otras autoridades o tribunales.
d) La validez del summit housing search y de la reforma constitucionales.
e) Las cuestiones jurídico-políticas y las de legislación social que la Constitución y la Ley sometan a su consideración.
f) Los recursos contra los abusos de poder.

Art. 183- Pueden acudir ante el Tribunal de Garantías Constitucionales y Sociales sin necesidad de prestar fianza:
a) El Presidente de la República, el Presidente y cada uno de los miembros del Consejo de Gobierno, del Senado, de la Cámara de Representantes y del Tribunal de Cuentas, los Gobernadores, Alcaldes y Concejales.
b) Los Jueces y Tribunales.
c) El Ministro Fiscal.
d) Las Universidades.
e) Los organismos autónomos autorizados por la Constitución o la Ley.
f) Toda persona individual o colectiva que haya sido afectada por un acto o disposición que considere inconstitucional.

Las personas no comprendidas en alguno de los incisos anteriores pueden acudir también al Tribunal de Garantías Constitucionales y Sociales, siempre que presente la fianza que la Ley señale.

La Ley establecerá el modo de funcionar el Tribunal de Garantías constitucionales y Sociales y el procedimiento para sustanciar los recursos que ante el mismo se interpongan.

Sección cuarta. Del Tribunal Superior Electoral

Art. 184- El Tribunal Superior Electoral estará formado por tres Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia y dos de la Audiencia de la Habana, nombrados por un periodo de cuatro años y por los plenos de sus respectivos tribunales.

La presidencia del Tribunal Superior Electoral corresponde al más antiguo de los tres Magistrados del Tribunal Supremo. Cada uno de los miembros del Tribunal tendrán dos suplentes, nombrados por el organismo de donde procedan.

Art. 185- Además de las atribuciones que las Leyes Electorales le confieran, el Tribunal Superior Electoral queda investido de plenas facultades para garantizar la pureza del sufragio, fiscalizar e intervenir cuando lo considere necesario en todos los censos, elecciones y demás actos electorales, en la formación y organización de nuevos partidos, reorganización de los existentes, nominación de candidatos y proclamación de los electos.

Le corresponde también:
a) Resolver las reclamaciones electorales que la Ley someta a su jurisdicción y competencia.
b) Dictar las instrucciones generales y especiales necesarias para el cumplimiento de la legislación electoral.
c) Resolver, en grado de apelación, los recursos sobre la validez o nulidad de una elección y la proclamación de candidatos.
d) Dictar instrucciones y disposiciones, de cumplimiento obligatorio a las Fuerzas Armadas y de Policía para el mantenimiento del orden y de la libertad electoral durante el periodo de confección del censo, el de organización de los partidos y el comprendido entre la convocatoria a elecciones y la terminación de los escrutinios.

En caso de grave alteración del orden público, o cuando el Tribunal estime que no existen suficientes garantías, podrá acordar la suspensión o la nulidad de todos los actos y operaciones electorales en el territorio afectado aunque no estén suspendidas las garantías constitucionales.

Art. 186- La Ley organizará los Tribunales Electorales. Para formarlos podrá utilizar a funcionarios de la carrera judicial.

El conocimiento de las reclamaciones electorales queda reservado a la jurisdicción electoral. Sin embargo, la Ley determinará los asuntos en que, por excepción, podrá recurrirse de las resoluciones del tribunal Superior Electoral, en vía de apelación ante el Tribunal de Garantías constitucionales y Sociales.

Art. 187- Se crea la carrera administrativa de los empleados y funcionarios electorales, subordinados a la jurisdicción máxima del tribunal Superior Electoral, y se declaran inamovibles los empleados permanentes de las juntas electorales.

La retribución fijada a estos funcionarios y empleados permanentes por el Código Electoral, no podrá ser alterada sino en las condiciones y circunstancias establecidas para los funcionarios y empleados judiciales. La Ley no podrá asignar distintas retribuciones a cargos de igual grado, categoría y funciones.

Sección quinta. Del Ministerio Fiscal

Art. 188- El Ministerio Fiscal representa al pueblo ante la administración de justicia y tiene como finalidad primordial vigilar el cumplimiento de la Constitución y la Ley. Los funcionarios del Ministerio Fiscal serán inamovibles e independientes en sus funciones, con excepción del Fiscal del Tribunal Supremo, que será nombrado y removido libremente por el Presidente de la República.

Art. 189- El ingreso en la carrera fiscal se hará mediante ejercicio de oposición y el ascenso habrá de realizarse en la forma que para los Jueces establece esta Constitución. Los nombramientos, incluyendo los de las plazas de nueva creación, ascensos, traslado, suspensiones, correcciones, licencias, separaciones y jubilaciones de los funcionarios del Ministerio Fiscal y la aceptación de sus permutas y renuncias se harán de acuerdo con lo que determine la Ley.

Art. 190- El Fiscal del Tribunal Supremo de Justicia reunirá las condiciones exigidas para ser Magistrado del Tribunal Supremo; los Tenientes Fiscales del propio Tribunal y los fiscales de los demás tribunales deberán ser cubanos por nacimiento, haber cumplido treinta años de edad y hallarse en el pleno goce de los derechos civiles y políticos. Los demás funcionarios del Ministerio Fiscal reunirán las condiciones que la Ley señale.

Art. 191- Cuando el Gobierno litigue o deba personarse en algún procedimiento lo hará por medio del abogado del Estado, los cuales formaran un cuerpo cuya organización regulará la Ley.

Sección sexta. Del Consejo Superior de Defensa Social y de los Tribunales para menores

Art. 192- Habrá un Consejo Superior de Defensa Social que estará encargado de la ejecución de las sanciones y medidas de seguridad que impliquen la privación o la limitación de la libertad individual, así como de la organización, dirección y administración de todos los establecimientos o instituciones que se requieran para la más eficaz prevención de la criminalidad.

Este organismo, que gozará de autoridad para el ejercicio de sus funciones técnicas y administrativas, tendrá también a su cargo la concesión y revocación de la libertad condicional, de acuerdo con la Ley.

Art. 193- Se crean los Tribunales para menores de edad. La Ley regulará su organización y funcionamiento.

Sección séptima. De la inconstitucionalidad

Art. 194- La declaración de inconstitucionalidad podrá pedirse:
a) Por los interesados en los juicios, causas o negocios de que conozcan la jurisdicción ordinaria y las especiales.
b) Por veinticinco ciudadanos que justifiquen su condición de tales.
c) Por las personas a quien afecte la disposición que se estime inconstitucional.

Los Jueces y Tribunales están obligados a resolver los conflictos entre las Leyes vigentes y la Constitución, ajustándose al principio de que ésta prevalezca sobre aquéllas.

Cuando un Juez o Tribunal considere inaplicable cualquier Ley, Decreto-ley, Decreto o disposición porque estime que viola la Constitución, suspender el procedimiento y elevar el asunto al Tribunal de Garantías Constitucionales y Sociales a fin de que declare o niegue la constitucionalidad del precepto en cuestión y devuelva el asunto al remitente para que continúe el procedimiento, dictando las medidas de seguridad que sean pertinentes.

En los expedientes administrativos podrá plantearse el recurso de inconstitucionalidad al acudirse a la vía contencioso administrativo. Si las Leyes no franquearan esta vía podrá interponerse el recurso de inconstitucionalidad directamente contra la resolución administrativa.

Los recursos de inconstitucionalidad, en los casos enumerados en los artículos ciento treinta y uno, ciento setenta y cuatro, ciento ochenta y dos y ciento ochenta y seis de esta Constitución, se interpondrán directamente ante el Tribunal de Garantías Constitucionales y Sociales.

En todo recurso de inconstitucionalidad los Tribunales revolverán siempre el fondo de la reclamación. Si el recurso adoleciere de algún defecto de forma concederá un plazo al recurrente para que lo subsane.

No podrá aplicarse en ningún caso ni forma una Ley, Decreto-ley, Decreto, reglamento, orden, disposición o medida que haya sido declarada inconstitucional, bajo pena de inhabilitación para el desempeño de cargo público.

La sentencia en que se declare la inconstitucionalidad de un precepto legal o de una medida o acuerdo gubernativo, obligará al organismo, autoridad o funcionario que haya dictado la disposición anulada, a derogarla inmediatamente.

En todo caso la disposición legislativa o reglamentaria o medida gubernativa declarada inconstitucional se considerara nula y sin valor ni efecto desde el día de la allen edmonds anniversary sale 2020 de la sentencia en los estrados del Tribunal.

Art. 195- El Tribunal Supremo y el de Garantías Constitucionales y Sociales están obligados a publicar sin demora sus sentencias en el periódico oficial que corresponda. En el presupuesto del Poder Judicial se consignará anualmente un crédito para el pago de estas atenciones.

Sección octava. De la jurisdicción e inamovilidad

Art. 196- Los Tribunales ordinarios conocerán de todos los juicios, causas o negocios, sea cual fuere la jurisdicción a que correspondan, con la sola excepción de los originados por delitos militares o por hechos ocurridos en el servicio de las armas, los cuales quedarán sometidos a la jurisdicción militar.

Cuando estos delitos se cometan conjuntamente por militares y por personas no aforadas, o cuando una de estas últimas sean víctimas del delito, serán de la competencia de la jurisdicción afinarla.

Art. 197- En ningún caso podrán crearse tribunales, comisiones y organismos a los que se conceda competencia especial para conocer el hecho, juicio, causa, expedientes, cuestiones o negocios de las jurisdicciones atribuidas a los tribunales ordinarios.

Art. 198- Los Tribunales de las Fuerzas de Mar y Tierra se regirán por una Ley orgánica especial y conocerán únicamente de los delitos y faltas estrictamente militares cometidos por sus miembros. En caso de guerra o grave alteración del orden público la jurisdicción militar conocerá de todos los delitos y faltas cometidas por militares en el territorio donde exista realmente el estado de guerra, de acuerdo con la Ley.

Art. 199- La responsabilidad civil y criminal en que incurran los Jueces, Magistrados y Fiscales en el ejercicio de sus funciones, o con motivo de ellas, será exigible ante el Tribunal Supremo de Justicia.

Art. 200- Los funcionarios judiciales y del Ministerio Fiscal, abogados de oficio, así como sus auxiliares y subalternos, son inamovibles. En su virtud, no podrán ser suspendidos ni separados sino por razón de delito u otra causa grave debidamente acreditada, y siempre con audiencia del inculpado.
Estos funcionarios podrán ser suspendidos en el ejercicio de sus funciones en cualquier estado del expediente.

Cuando en causa criminal un Juez, Magistrado, Fiscal o abogado de oficio fuere procesado será suspendido inmediatamente en el ejercicio de sus funciones.

No podrá acordarse el traslado de Jueces, Magistrados, Fiscales o abogados de oficio, a no ser mediante expediente de corrección disciplinaria o por los motivos de conveniencia pública que establezca la Ley. No obstante, los funcionarios del Ministerio Fiscal podrán ser trasladados, en caso de vacantes, si lo solicitaren.

Art. 201- Los cargos de Secretarios y auxiliares de la Administración de Justicia se cubrirán en turnos alterativos de traslados y ascensos por antigüedad y méritos, determinados estos últimos, por concurso oposición, en la forma que fije la Ley y de acuerdo con el escalafón que confeccionará y publicará la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo de Justicia.

Art. 202- La Ley establecerá las causales de corrección, traslado y separación, así como la tramitación de los expedientes respectivos.

Art. 203- El cumplimiento de las resoluciones judiciales es ineludible.

La Ley establecerá las garantías necesarias para hacer efectivas estas resoluciones si a ellos resistiese autoridades, funcionarios, empleados del Estado, de la Provincia o el Municipio o miembro de las Fuerzas Armadas.

Art. 204- Las sentencias que dicten los Jueces correccionales en los casos de delito serán apelables ente el Tribunal que la Ley determine, regulando ésta su procedimiento.

Art. 205- El Gobierno no tiene potestad para declarar lesiva una resolución firme de los Tribunales. En el caso de que no pueda cumplirla indemnizará al perjudicado en la forma correspondiente siempre que proceda, solicitando del Congreso los créditos necesarios si no los tuviere.

Art. 206- La retribución de los funcionarios y empleados de la Administración de Justicia, del Ministerio Fiscal y de los funcionarios y empleados permanentes de los organismos electorales no podrá ser alterada sino por una votación de las dos terceras partes de cada uno de los Cuerpos colegisladores y en periodo no menos de cinco años.

No podrán asignarse distintas retribuciones a casos de igual grado, categoría y función.

La retribución que se asigne a los Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia y a los demás funcionarios del Poder Judicial deberán ser en todo caso adecuada a la importancia y trascendencia de sus funciones.

Art. 207- Ningún miembro del Poder Judicial podrá ser Ministro de Gobierno ni desempeñar función alguna adscrita a los Poderes Legislativos o Ejecutivos, excepto cuando se trate de formar parte de Comisiones designadas por el Senado o la Cámara de Representantes para la reforma de la Ley.
Tampoco podrán figurar como candidatos a ningún cargo electivo.

Art. 208- La responsabilidad penal y los motivos de separación en que puedan incurrir el Presidente, Presidente de Sala y Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia se declararán ajustándose al siguiente procedimiento:

El Senado de la República será el competente para conocer de las denuncias contra dichos funcionarios. Recibida una denuncia el Senado nombrará una Comisión para que la estudie; ésta elevará su dictamen al Senado. Si por el voto de las dos terceras partes de sus miembros, emitidos en votación secreta, el Senado considera fundada la denuncia se abrirá el juicio correspondiente ante un Tribunal, que se denominará Gran Jurado, compuesto por quince miembros, designados en la forma que sigue: El Presidente del Tribunal Supremo remitirá al Presidente del Senado la relación completa de los miembros de dicho organismo que no se encuentren afectados por la acusación.

El Presidente de la Cámara de Representantes remitirá al Presidente del Senado la relación de los miembros que la integraran. El Rector de la Universidad de la Habana enviará al Presidente del Senado la relación completa de los profesores titulares de su Facultad de Derecho.

El Presidente de la República remitirá al Presidente del Senado una relación de cincuenta abogados que reúnan las condiciones requeridas para ser Magistrados del Tribunal Supremo, designados libremente por él.

Recibidas estas listas por el Presidente del Senado, éste, en sesión pública de dicho Cuerpo, procederá a determinar los componentes del Gran Jurado mediante insaculación:

Seis del Tribunal Superior de Justicia. No habiéndole, o no alcanzando su número, se completará por el mismo procedimiento de una lista formada con el Presidente y los Magistrados de la Audiencia de La Habana remitida al Presidente del Senado por el Presidente de dicha Audiencia.

Tres miembros de la Cámara de Representantes.

Tres miembros de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana; y

Tres miembros de la lista de cincuenta abogados.

Este tribunal será presidido por el funcionario judicial de mayor categoría y en su defecto por el de mayor antigüedad de los que concurran a integrarlo. El Senado, una vez nombrado el Gran Jurado, le dará traslado de la denuncia para la tramitación oportuna. Dictado el fallo, el Gran Jurado se disolverá.

Título XV - El Régimen Municipal

Sección primera. Disposiciones generales

Art. 209- El Municipio es la sociedad local organizada políticamente por autorización del Poder Legislativo en una extensión territorial determinada por necesarias relaciones de vecindad, sobre una base de capacidad económica para satisfacer los gastos del gobierno propio, y con personalidad jurídica a todos los efectos legales.

La Ley determinará el territorio, el nombre de cada Municipio y el lugar de residencia de su gobierno.

Art. 210- Los Municipios podrán asociarse para fines intermunicipales por acuerdo de sus Ayuntamientos o Comisiones. También podrán incorporarse unos Municipios a otros o dividirse para constituir otros nuevos, o alterar sus límites, por iniciativa popular y con aprobación del Congreso, oído el parecer de los Ayuntamientos o Comisiones respectivas.

Para acordar la segregación de parte de un término municipal y agregarla a otro u otros colindantes será preciso que lo solicite, por lo menos, un diez por ciento de los vecinos de la porción de territorio que se trate de segregar, y que, en una elección de referendo, el sesenta por ciento de los electores de dicha parte se muestre conforme con la segregación.

Si el resultado del referendo fuese favorable a la solicitud presentada se elevará el asunto al Congreso para su resolución definitiva.

Al señalarse las nuevas demarcaciones de territorio y practicarse la división de bienes se respetará el derecho de propiedad privada del Municipio cedente sobre los bienes que haya adquirido o construido en la porción que se le segrega, sin perjuicio de reconocerle al Municipio que la recibe la parte proporcional que le corresponda por lo que hubiere aportado para la adquisición o construcción de dichos bienes.

Siempre que se trate de la constitución de un nuevo Municipio, corresponderá al Tribunal de Cuentas informar sobre la capacidad económica del mismo para el mantenimiento del gobierno propio.

Art. 211- EI gobierno municipal es una entidad con poderes para satisfacer las necesidades colectivas peculiares de la capacidad local, y es además un organismo auxiliar del Poder Central, ejercido por el Estado a través de todo el territorio nacional.

Art. 212- El Municipio es autónomo. El gobierno municipal queda investido de todos los poderes necesarios para resolver libremente los asuntos de la sociedad local.

Las facultades de las cuales no resulta investido el gobierno municipal por esta Constitución quedan reservadas al Gobierno nacional.

El Estado podrá suplir la gestión municipal cuando ésta sea insuficiente en caso de epidemia, grave alteración del orden público y otros motivos de interés general, en la forma que determine la Ley.

Art. 213- Corresponde especialmente al gobierno municipal:
a) Suministrar todos los servicios públicos locales; comprar, construir y operar empresas de servicios públicos o prestar dichos servicios mediante concesión o contrato, con todas las garantías que establezca la Ley, y adquirir, por expropiación o por compra, para los propósitos indicados, las propiedades necesarias. También podrán operar empresas de carácter económico.
b) Llevar a cabo mejoras públicas locales y adquirir por compra, de acuerdo con sus dueños o mediante expropiación, las propiedades directamente necesarias para la obra proyectada y las que conviniesen para resarcirse del costo de la misma.
c) Crear y administrar escuelas, museos y bibliotecas públicas, campos para educación física y campos recreativos, sin perjuicio de lo que la Ley establezca sobre educación, y adoptar y ejecutar dentro de los límites del Municipio, reglas sanitarias y de vigilancia local y otras disposiciones similares que no se opongan a la Ley, así como propender al establecimiento de cooperativas de producción y de consumo y exposición y jardines botánicos y zoológicos, todo con carácter de servicio público.
d) Nombrar los empleados municipales con arreglo a lo que establezcan esta Constitución y la Ley.
e) Formar sus presupuestos de gastos e ingresos y establecer los impuestos necesarios para cubrirlos, siempre que estos sean compatibles con el sistema tributario del Estado.

Los Municipios no podrán reducir ni suprimir ingresos de carácter permanente sin establecer al mismo tiempo otros que los sustituyan, salvo en caso en que la reducción o supresión corresponda a la reducción o supresión de gastos permanentes equivalentes.

Los créditos que figuren en los presupuestos para gastos serán divididos en dozavas partes y no pagará ninguna atención del mes corriente si no han sido liquidadas todas las del anterior.
f) Acordar empréstitos, votando al mismo tiempo los ingresos permanentes citi mobile credit card payment para el pago de sus intereses y amortizaciones.

Ningún Municipio podrá contraer obligaciones de esta clase sin previo informe favorable del Tribunal de Cuentas.

En el caso de que se acordare nuevos impuestos para el pago de las obligaciones a que se refiere el párrafo anterior se requerirá además la votación conforme en una elección de referendo de la mitad más uno de los votos estimados por los electores del término municipal, sin que la votación pueda ser inferior al treinta por ciento de los mismos.
g) Contraer obligaciones económicas de pago aplazado para costear obras públicas, con el deber de consignar en los sucesivos presupuestos anuales los créditos necesarios para satisfacerlas, y siempre que su pago no absorba la capacidad económica del Municipio para prestar los otros servicios que tiene a su cargo. No podrá ningún municipio contraer obligaciones de esta clase sin previo informe favorable del Tribunal de Cuentas y la votación conforme también de las dos terceras partes de los miembros que compongan el Ayuntamiento o la Comisión.
h) La enumeración de estas facultades, así como cualquiera otra que se haga en la Ley, no implica una limitación o restricción de las facultades generales concedidas por la Constitución al Municipio, sino la expresión de una parte de la misma, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo doscientos doce de esta Constitución.

El comercio, las comunicaciones y el tránsito intermunicipales no podrán ser gravados por el Municipio. Queda prohibido el agio o la competencia desleal que pudiera resultar de medidas adoptadas por los Municipios. Los impuestos municipales sobre artículos de primera necesidad se ajustarán a las bases que establezca la Ley.

Art. 214- El gobierno de cada Municipio está obligado a satisfacer las siguientes necesidades mínimas locales:
a) El pago puntual de sueldos y jornales a los funcionarios y empleados municipales, de acuerdo con el nivel de vida de la localidad.
b) El sostenimiento de un albergue y casa de asistencia social, un taller de trabajo y una granja agrícola.
c) El mantenimiento de la vigilancia pública y de un servicio de extinción de incendios.
d) El funcionamiento, por lo menos en la cabecera, de una escuela, una biblioteca, un centro de cultura popular y una casa de socorros médicos.

Art. 215- En cada Municipio existirá una Comisión de urbanismo, que tendrá la obligación de trazar el plan de ensanche y embellecimiento de la ciudad y vigilar su ejecución, teniendo en cuenta las necesidades presentes y futuras del tránsito público, de la higiene, del ornato y del bienestar común.

Dicha Comisión atenderá a todo lo concerniente a la vivienda del trabajador y propondrá planes de fabricación de casas para obreros y campesinos, las cuales podrán ser adquiridas a largo plazo con el importe de un módico alquiler que restituya al Municipio el capital invertido. Los Municipios procederán a ejecutar el plan que aprobaren, consignando obligatoriamente en sus presupuestos las cantidades necesarias a tal fin de sus ingresos ordinarios, sin que puedan ser éstas inferiores al costo de una casa en cada ejercicio económico, o acudiendo a los medios que les brinda la Constitución para llevar a cabo obras de esta naturaleza, en el caso de que sus ingresos ordinarios no fuesen suficientes para ellos.

Existirán asimismo una Comisión de caminos vecinales, que tendrán la obligación de trazar, construir y conservar aquellos que, según un plan y régimen, previamente arvest online mortgage payment, favorezcan la explotación, el transporte y la distribución de los productos.

Art. 216- La ley determinará la urbanización de los caseríos o poblados contiguos a los bateyes de los ingenios azucareros o cualquier otra explotación agrícola o industrial de análoga naturaleza.

Sección segunda. Garantías de la Autonomía Municipal

Art. 217- Como garantía de la autonomía municipal queda establecido lo siguiente:
a) Ningún gobernante local podrá ser suspendido ni destituido por el Presidente de la República, por el Gobernador de la provincia ni por ninguna otra autoridad gubernativa.

Sólo los Tribunales de Justicia podrán acordar la suspensión o separación de sus cargos de los gobernantes locales, mediante procedimiento sumario instruido conforme a la Ley, sin perjuicio de lo que disponga sobre la revocación del mandato público.

Tampoco podrán ser intervenidos en ninguna de las funciones propias de su cargo por otro funcionario o autoridades, salvo las facultades concedidas por la Constitución al Tribunal de Cuentas.
b) Los acuerdos del Ayuntamiento o de la comisión, o las resoluciones del alcalde o de cualquier otra autoridad municipal no podrán ser suspendidos por el Presidente de la República, el Gobernador de la Provincia ni otra autoridad gubernativa.

Los referidos acuerdos o resoluciones sólo podrán ser impugnados por autoridades gubernativas, cuando éstas lo estimen ilegales, ante los Tribunales de Justicia, que serán los únicos competentes para declarar, mediante el procedimiento sumario que establezca la Ley, si el organismo o las autoridades municipales los han tomado o no, dentro de la esfera de su competencia, de acuerdo con las facultades concedidas a los mismos por la Constitución.
c) Ninguna Ley podrá recabar para el Estado, las Provincias u otros organismos o instituciones todas o parte de las cantidades que recauden los Municipios por concepto de contribuciones, impuestos y demás medios de obtención de los ingresos municipales.
d) Ninguna Ley podrá declarar de biografia de jose marti resumen nacional un impuesto o tributo municipal que constituya una de las fuentes de ingresos del Municipio, sin garantizarle al mismo tiempo ingresos equivalentes a los nacionalizados.
e) Ninguna Ley podrá obligar a los Municipios a ejercer funciones recaudadoras de impuestos de carácter nacional o provincial a menos que los organismos interesados en el cobro nombren los auxiliares para esa gestión.
f) El Municipio no estará obligado a pagar ningún servicio que no esté administrado por el mismo, salvo que otra cosa hubiere convenido expresamente con el Estado, los particulares u otros Municipios.

Art. 218- El Alcalde o cualquier otra autoridad representativa del gobierno local podrá, por sí o cumpliendo acuerdo del Ayuntamiento o de la Comisión, interponer ante el pleno del Tribunal Supremo recurso de abuso de poder contra toda resolución del gobierno Nacional o Provincial que, a su juicio, atente contra el régimen de autonomía municipal establecido por la Constitución, aunque la resolución haya sido dictada en uso de facultades discrecionales.

Art. 219- Como garantía de los habitantes del término municipal respecto a sus gobernantes locales, se dispone lo siguiente:
a) En caso de que las resoluciones o acuerdos de las autoridades u organismos municipales lesionen algún interés privado o social, el perjudicado o cualquier habitante del Municipio que considere que el acuerdo o resolución lesiona el interés público, podrá solicitar su nulidad y la reparación del daño ante los Tribunales de Justicia, mediante un procedimiento sumario establecido por la ley. El Municipio responderá subsidiariamente y tendrá el derecho de repetir, cuando fuere condenado al pago, contra el funcionario culpable de haber ocasionado el daño en los términos que disponga la ley.
b) Se exigirá el referendo en la contratación de empréstitos, emisiones de bonos y otras operaciones de movilización del crédito municipal que por su cuantía obliguen al Municipio que las realiza a la creación de nuevos impuestos para responder el pago de las amortizaciones o pagos de dichas contrataciones.
c) Se concederá el derecho de iniciativa a un tanto por ciento que fijará la ley del Cuerpo electoral del Municipio para proponer acuerdos al Ayuntamiento o a la Comisión. Si éstos rechazaran la iniciativa o no resolvieran sobre ella, deberán someterlas a la consulta popular mediante referendo en la forma que la ley determine.
d) La revocación del mandato político podrá solicitarse contra los gobernantes locales por un tanto por ciento de los electores del Municipio, en la forma que la Ley determine.
e) Se considerará resuelto negativamente lo que se solicite de las autoridades y organismos municipales cuando la petición o reclamación no fuere resuelta favorablemente dentro del término fijado por la ley. Esta regulará todo lo relativo a la impugnación de tales denegaciones tácitas y la responsabilidad de los culpables de la demora.

La Ley fijará sanciones por la demora injustificada en la tramitación de las peticiones formuladas por los habitantes del término municipal a las autoridades y organismos municipales.

Art. 220- La responsabilidad penal en que incurran los Alcaldes, los miembros del Ayuntamiento o de la Comisión, y demás autoridades municipales será exigible ante los Tribunales de Justicia, bien de oficio, a instancia del Fiscal, o por acción privada. Esta será popular y podrá ejercitarse sin constituir fianza, por no menos de veinticinco vecinos del término municipal, sin perjuicio de las responsabilidades que proceda por acusación falsa o calumniosa.

Art. 221- De los acuerdos municipales serán responsables los que votaran a favor de ellos y los que no habiendo asistido a la sesión en que se tomaron, sin estar en uso de licencia, oficial entonces, dejarán transcurrir las dos sesiones siguientes sin salvar su voto. Estas salvedades no afectarán en ningún caso a la eficiencia de los acuerdos definitivamente adoptados.

Sección tercera. Gobierno Municipal

Art. 222- Los términos municipales estarán regidos en la forma que establezca la ley, la cual reconocerá el derecho de los Municipios a darse su propia Carta Municipal de acuerdo con esta Constitución. La organización municipal será democrática y responderá en forma sencilla y eficaz al carácter esencialmente administrativo del gobierno local.

Art. 223- Los Municipios podrán adoptar su propia Carta municipal de acuerdo con el siguiente procedimiento que regulará la ley. El Ayuntamiento o la Comisión, a petición de un diez por ciento de los electores del Municipio y con el voto conforme a las dos terceras partes de sus miembros, consultará al Cuerpo electoral del Municipio, por medio de los organismos electorales correspondientes, si desea elegir una Comisión de quince miembros para redactar una Carta municipal.

Los nombres de los candidatos para formar parte de la Comisión figurarán en las correspondientes boletas, y si la mayoría de los electores votasen favorablemente la pregunta formulada, los quince candidatos que hayan recibido la mayor votación, de acuerdo con el sistema de representación proporcional, serán los electos para integrar la Comisión. Esta redactará la Carta Municipal y someterá a la aprobación de los electores del Municipio, no antes de los treinta días de haberla terminado y repartido, ni después del año de elegida la Comisión.

El Municipio adoptará uno de estos sistemas de gobierno: el de Comisión o el de Ayuntamiento y gerente, y el de alcalde y Ayuntamiento.

Art. 224- En el sistema de gobierno por Comisión el número de comisionados, incluyendo entre ellos al alcalde como presidente, será de cinco en los Municipios que tengan veinte mil habitantes, de siete en los que tengan de veinte mil a cien mil y de nueve en los mayores de cien mil habitantes.

Todos los comisionados serán elegidos directamente por el pueblo por un periodo de cuatro años. Cada comisionado será jefe de un departamento de la organización municipal, del cual será responsable, y estará encargado de cumplir y hacer cumplir, en cuanto a su departamento, los acuerdos adoptados por la Comisión. La ley fijará los requisitos que deban exigirse al comisionado según el departamento de que se trate.

Conjuntamente los comisionados integrarán el Cuerpo Deliberativo del Municipio.

Art. 225- En el sistema de Ayuntamiento y Gerente habrá además un Alcalde que presidirá el Ayuntamiento y será el representante del pueblo en todos los actos oficiales o de carácter social.

El gerente social será un técnico o persona de reconocida capacidad en asuntos municipales y actuará como jefe de Administración municipal, con facultades para nombrar y remover los funcionarios y empleados del Municipio con observancia de lo establecido en esta Constitución.

El cargo proveerá por el Ayuntamiento, por término de seis años, mediante concurso-oposición, ante un tribunal compuesto de los siguientes miembros: un Profesor de Gobierno Municipal; un Profesor de Derecho Administrativo; un Contador Publico y dos representantes del Municipio. El Profesor de Derecho Administrativo y el de Gobierno Municipal serán nombrados por una Facultad universitaria de Ciencias Sociales; el Contador Público, por la Escuela de Comercio de la provincia a que pertenezca el Municipio, y los representantes del Municipio, por el Ayuntamiento del término de que se trate.

Una vez nombrado el Gerente por el Ayuntamiento, a propuesta del Tribunal calificador, no podrá ser destituido sino por sentencia de las autoridad judicial competente, o por la voluntad popular, siempre de acuerdo con las causas y las formalidades que la ley establezca.

El Ayuntamiento estará integrado, en esta forma de Gobierno, por seis concejales, cuando la población del Municipio no exceda de veinte mil habitantes; por catorce, cuando sea superior a veinte mil y no exceda de cien mil; y por veintiocho cuando sea superior a cien mil habitantes, todos elegidos directamente por el pueblo por un periodo de cuatro años.

Art. 226- En el sistema de Alcaldes y Ayuntamiento presidido por el Alcalde, tanto éste como los concejales serán elegidos directamente por el pueblo por un periodo de cuatro años.

La ley determinará la composición que haya de tener el Ayuntamiento y fijará las reglas según las cuales los partidos políticos deberán siempre postular para dicho organismo representante de los diversos intereses y actividades de la localidad.

Art. 227- El Alcalde, el gerente y los Comisionados recibirán del Tesoro municipal una dotación que podrá ser alterada en todo tiempo, pero que no surtirá efecto sino después que se verifique una nueva elección de Alcalde, del Ayuntamiento o de la Comisión.

El aumento en la dotación del Alcalde estará subordinado al aumento efectivo en las recaudaciones municipales durante los dos últimos años precedentes a la fecha en que deba hacerse efectivo.

El cargo de Concejal podrá ser retribuido cuando las condiciones económicas del Municipio lo permitan y los servicios públicos estén debidamente dotados y atendidos.

Art. 228- Si faltare temporal o definitivamente el Alcalde en cualquiera de los tres sistemas anteriormente señalados, él sustituirá al Concejal o Comisionado que a sus efectos habrá sido elegido bank of eastman magnolia state bank la primera sesión celebrada por el Ayuntamiento o la Comisión. Si la falta fuese del Gobierno, el Ayuntamiento procederá a cubrir la vacante en la misma forma dispuesta para la provisión del cargo.

Art. 229- Para ser Alcalde Municipal, Gerente, Comisionado o Concejal se requiere ser ciudadano cubano, tener veintiún años de edad y reunir los demás requisitos que señale la ley. En cuanto el Alcalde, se requerirá, además, no haber pertenecido al servicio activo de las Fuerzas Armadas de la República durante los dos años inmediatos anteriores a la fecha de su designación como candidato.

La vecindad o residencia en el Municipio no será exigible en cuanto al Gerente.

Art. 230- La ley podrá crear el Distrito Metropolitano de La Habana, federando con la ciudad capital los Municipios que la circundan, en el número que la propia ley determine.

Los municipios federados tendrán representación directa en el Municipio del Distrito Metropolitano, conservando su organización democrática y popular.

Art. 231- En los presupuestos municipales se consignarán para atención de los barrios rurales las cantidades correspondientes, service credit union branches near me acuerdo con la siguiente escala gradual:
En los barrios rurales que contribuyan de: 0,100 a 1,000 $. el 35%
En los barrios rurales que contribuyan de: 1,001 a 5,000 $.
En los barrios rurales que contribuyan de: 5,001 a 10,000 $. . 25%
En los barrios rurales que contribuyan de: 10,001 $ en adelante . . 20%

Art. 232- Las elecciones municipales se celebrarán en fecha distinta a las elecciones generales.

Título XVI - Del Régimen Provincial

Sección única.

Art. 233- La Provincia comprenderá los Municipios situados dentro de su territorio. Cada Provincia estará regida por un Gobernador y un Consejo provincial.

El Gobernador ostentará la representación de la Provincia. El Consejo provincial es el órgano de orientación y coordinación de los intereses de la Provincia.

Art. 234- Las Provincias podrán refundirse o dividirse para formar otra nueva, o modificar sus límites, mediante acuerdo de los respectivos Consejos Provinciales y la aprobación del Congreso.

Art. 235- El Gobernador será elegido por un período de cuatro años, por sufragio directo y secreto, en la forma que determine la ley. Para ser Gobernador se requiere:
a) Ser cubano por nacimiento o naturalización, y en este último caso con diez años de residencia en la República, contados desde la fecha de la naturalización.
b) Haber cumplido veinticinco años de edad.
c) Hallarse en el pleno goce de los derechos civiles y políticos.
d) No haber pertenecido al servicio activo de las Fuerzas Armadas de la República durante los dos años inmediatos anteriores a la fecha de su designación como candidato.

Art. 236- El gobernador recibirá del Tesoro provincial una dotación que podrá ser alterada en todo tiempo, pero que no surtirá efecto sino después que se verifique nueva elección de Gobernador.

El aumento en la dotación del Gobernador estará subordinado al aumento efectivo de los ingresos provinciales durante los dos últimos años procedentes a la fecha que deba hacerse efectivo.

Art. 237- Por si fallare temporal o definitivamente el Gobernador, lo sustituirá en el cargo el Alcalde de más edad.

Art. 238- Corresponde al Gobernador de la Provincia:
a) Cumplir y hacer cumplir, en los extremos que le conciernan, las leyes, decretos y reglamentos de la Nación.
b) Publicar los acuerdos del Consejo Provincial que tengan fuerza obligatoria, ejecutándolos y haciéndolos ejecutar, determinando las penalidades correspondientes a la infracción cuando no hayan sido fijadas por el Consejo.
c) Expedir órdenes y dictar además las instrucciones y reglamentos para la mejor ejecución de los acuerdos del Consejo cuando éste no lo hubiere hecho.

Art. 239- Formarán el Consejo Provincial los alcaldes municipales de la Provincia. Los Alcaldes podrán concurrir a las sesiones del Consejo asistidos de peritos en cada uno de los servicios fundamentales de la comunidad, tales como administración, salubridad y asistencia social, educativa y obras públicas, los cuales tendrán el carácter de consultores técnicos del Consejo y podrán ser oídos por éste, pero no tendrán voto. El cargo de asesor técnico será honorífico y gratuito.

Art. 240- El Gobernador tendrá su sede en la capital de la provincia, pero las sesiones del Consejo Provincial podrán celebrarse indistintamente en la cabecera de cualquier término municipal de la misma, previo acuerdo del Consejo.

Art. 241- Los Consejos Provinciales se reunirán, por lo menos, una vez cada dos meses, sin perjuicios de las sesiones extraordinarias que podrán celebrarse cuando las convoque el gobernador por sí o a instancia de tres o más miembros del Consejo Provincial.

Art. 242- Corresponde al Consejo Provincial:
a) Formar su presupuesto ordinario de ingresos y gastos y determinar la cuota que en proporción igual -en relación con los ingresos- deberá aportar obligatoriamente cada Municipio para sufragar los gastos de la provincia.
b) Prestar servicios públicos y ejecutar obras de interés provincial, especialmente en los ramos de salubridad y asistencia social, educativa y comunicaciones, sin contravenir las leyes del Estado.
c) Acordar empréstitos para realizar obras públicas o planes provinciales de carácter social o económico, y votar a la vez los ingresos permanentes necesarios para el pago de sus intereses y amortizaciones. No podrá acordarse ningún empréstito sin el informe previo favorable del Tribunal de Cuentas y el acuerdo de las dos terceras partes de los miembros del Consejo Provincial.

En el caso en que se acordare nuevos impuestos para el pago de la obligación a que se refiere el párrafo anterior, será necesario además la votación conforme, en una elección de referendo, de la mitad más una de los votos emitidos por los electores de la provincia, sin que la votación pueda ser inferior al treinta por ciento de los mismos.
d) Nombrar y remover los empleados y provinciales con arreglos a esta Constitución y la ley.

Art. 243- A los efectos de lo dispuesto en el artículo anterior se tomará como base para calcular los ingresos la cifra promedio de los ingresos efectivos del quinquenio anterior.

Art. 244- Cuando las obras acordadas por el Consejo no sean de carácter provincial, sino en interés de los Municipios, éstos deberán recibir en beneficios una consignación mínima proporcional a sus cuotas contributivas.

Art. 245- Ningún miembro del Consejo Provincial podrá ser suspendido ni destituido por autoridad gubernativa. Tampoco podrán ser suspendidos ni anulados por dicha autoridad los acuerdos y decisiones del Consejo, los que podrán ser impugnados ante los tribunales de Justicia, mediante procedimientos sumario especial que la ley regulará, por las autoridades gubernativas municipales o nacionales, por cualquier vecino que resulte perjudicado por el acuerdo o resolución, o estime que éstos lesionan un interés público.

Los acuerdos de los Consejos Provinciales serán tomados en sesiones wells fargo order cashiers check online.

Sólo las Audiencias están facultadas para suspender o separar a los Consejeros Provinciales a causa de delito en sumario instruido conforme a la ley, o por sentencia firme que lleve aparejada inhabilitación. En caso de suspensión o separación de un Consejo Provincial, la sanción se extenderá a sus funciones como Alcalde Municipal.

Art. 246- El Gobernador, previo acuerdo del Consejo provincial, podrá interponer ante el pleno del Tribunal Supremo de Justicia, en la forma que la ley determine, recurso de abuso de poder contra las resoluciones del Gobierno nacional que, a su juicio, atente contra el régimen de autonomía provincial establecido por la Constitución, aunque la resolución haya sido dictada en uso de facultades discrecionales.

Art. 247- El Consejo Provincial y el Gobernador deben acatamiento al Tribunal de Cuentas del Estado en materia de contabilidad, quedando obligado a suministrarle todos los datos e informes que éste solicite, especialmente los relativos a la formación y liquidación de los presupuestos.

El Gobernador designará, en la oportunidad que le indique el Tribunal de Cuentas, un perito conocedor de la Hacienda Provincial para que asista al Tribunal en el examen de la contabilidad de la Provincia.

Art. 248- Las disposiciones sobre Hacienda Pública contenidas en el título correspondiente de esta Constitución, serán aplicables a la provincia, en cuanto sea compatible con el régimen de la misma.

Art. 249- Los Consejeros Provinciales y el Gobernador serán responsables ante los Tribunales de Justicia, en la forma que la ley prescriba, de los actos que realicen en el ejercicio de sus funciones. El cargo de Consejero Provincial es honorífico, gratuito y obligatorio.

Art. 250- La ley organizará el principio de gobierno y de administración provincial que se establece en esta Constitución, de modo que corresponda al carácter administrativo del gobierno provincial.

Título XVII - Hacienda Nacional

Sección primera. De los bienes y finanzas del Estado

Art. 251- Pertenecen al Estado, además de los bienes de dominio público y de los suyos propios, todos los existentes en google office 360 login territorio de la República que no correspondan a las Provincias o a los Municipios ni sean, individual o colectivamente, de propiedad particular.

Art. 252- Los bienes propios o patrimoniales del Estado sólo podrán enajenarse o grabarse con las siguientes condiciones:
a) Que el Congreso lo acuerde en ley extraordinaria, por razón de necesidad o conveniencia social, y siempre por las dos terceras partes de cada Cuerpo colegislador.
b) Que la venta se realice mediante subasta pública. Si se trata de arrendamiento se procederá según disponga la ley.
c) Que se designe el producto a crear trabajo, atender servicios o a satisfacer necesidades públicas.

Podrá, sin embargo, acordarse la enajenación o gravamen en ley ordinaria y realizarse sin el requisito de subasta pública, cuando se haga para desarrollar un plan económico nacional aprobado en ley extraordinaria.

Art. 253- El Estado no concertará empréstitos sino en virtud de una ley aprobada por las dos terceras partes del número total de sus miembros de cada Cuerpo colegislador, y en que se voten al mismo tiempo los ingresos permanentes necesarios para el pago de intereses y amortización.

Art. 254- El Estado garantiza la Deuda Pública y en general toda operación que implique responsabilidad económica para el Tesoro nacional, siempre que hubiere contraído de acuerdo con lo dispuesto en la Constitución y en la Ley.

Sección segunda. Del presupuesto

Art. 255- Todos los ingresos y gastos del Estado, con excepción de los que se mencionan más adelante, serán previstos y fijados en presupuestos anuales y sólo regirán durante el año para el cual hayan sido aprobados.

Se exceptúan de lo dispuesto en el párrafo anterior los fondos cajas especiales o patrimonios privados de los organismos autorizados por la Constitución o por la ley, y que estén dedicados a seguros sociables, obras públicas, fomento de la agricultura y regulación de la actividad industrial, agropecuaria, comercial o profesional, y en general al fomento de la riqueza nacional. Estos fondos o sus impuestos serán entregados al organismos autónomo y administrado por éste, de acuerdo con la ley que los haya creado, sujetos a la fiscalización del Tribunal de Cuentas.

Los gastos de los Poderes Legislativo y Judicial, los del Tribunal de Cuentas y los intereses y amortización de empréstitos, y los ingresos con que hayan de cubrirse, tendrán el carácter de permanentes y se incluirán en el presupuesto fijo que regirá mientras no sea reformado por leyes extraordinarias.

Art. 256- A los efectos de la protección de los intereses comunes y nacionales, dentro de cualquier rama de la producción, así como de las profesiones, la ley podrá establecer asociaciones obligatorias de productores, determinando la forma de constitución y funcionamiento de los organismos nacionales y los regionales que fueran necesarios, en forma tal que en todos los momentos estén regidos por la mayoría de sus asociados con autoridad plena, concediéndoles asimismo el derecho de subvenir a las necesidades de su acción organizada mediante las cuotas que por ministerio de la propia Ley se impongan.

Los presupuestos de estos organismos o cooperativas serán fiscalizados por el Tribunal de Cuentas.

Art. 257- El Congreso no podrá incluir en las leyes de presupuesto disposiciones que introduzcan reformas legislativas o administrativas de otro orden, ni podrá reducir o suprimir ingresos de carácter permanente sin establecer al mismo tiempo otros que los sustituyan, salvo el caso en que reducción o suspensión corresponda a la reducción de gastos permanentes de igual cuantía; ni asignara ninguno de los servicios que deban dotarse en el presupuesto anual cantidad mayor de la indicada en el proyecto del Gobierno.

Podrá por medio de las leyes crear nuevos servicios o ampliar los existentes.

Toda ley que origine gastos fuera del presupuesto, o que represente en el porvenir erogaciones de esa clase, deberá establecer, bajo pena de nulidad, el medio de cubrirlos en cualquiera de estas formas:
a) Creación de nuevos ingresos.
b) Supresión de erogaciones anteriores.
c) Comprobación cierta de superávit o sobrante por el Tribunal de Cuentas.

Art. 258- El estudio y formación de los presupuestos anuales del Estado corresponden al Poder Ejecutivo; su aprobación o modificación, al Congreso, dentro de los limites establecidos en la Constitución. En caso de necesidad perentoria, el Congreso por medio de una ley podrá acordar un presupuesto extraordinario.

El Poder Ejecutivo presentará al Congreso a través de la Cámara de Representantes el proyecto de presupuesto anual sesenta días antes de la fecha en que deba comenzar a regir. El Presidente de la República, y especialmente el Ministro de Hacienda, incurrirá en la responsabilidad que la Ley determine si el presupuesto llega al Congreso después de la fecha antes fijada. La Cámara de Representantes deberá enviar con su acuerdo el proyecto de presupuesto al Senado treinta días antes de la fecha en que deba comenzar a regir.

Si el presupuesto general no fuera votado antes del primer día del año económico en que deba regir, se entenderá prorrogado por trimestre, conjuntamente con la Ley de Bases, el que haya venido rigiendo. En este caso el Poder Ejecutivo no podrá hacer más modificaciones que las derivadas de gastos ya pagados, o de servicios o gastos no necesarios, en el nuevo ejercicio fiscal.

Las atenciones del presupuesto ordinario serán cubiertas necesariamente con ingresos de este tipo previsto en el mismo, sin que en ningún caso puedan cubrirse con ingresos extraordinarios, a no ser que lo autorice así una Ley de este carácter.

El presupuesto ordinario será ejecutivo, con la sola aprobación del Congreso, que lo hará publicar inmediatamente.

Art. 259- Los presupuestos contendrán en la parte de egresos epígrafes en que se haga constar:
a) El montante absoluto de las responsabilidades legítimas del Estado, liquidable y no pagadas, correspondiente a presupuestos anteriores.
b) La proporción de ese montante se satisfará con los ingresos ordinarios correspondientes al nuevo presupuesto.

La Ley de Bases establecerá, en cuanto a los incisos anteriores, necesariamente, las reglas relativas a la forma en que habrá de prorratearse entre los acreedores con créditos liquidados, la cantidad o cantidades que se fije para cargos durante la vigencia del presupuesto.

Art. 260- Los créditos consignados en el estado de gastos del presupuesto fijarán las cantidades máximas destinadas a cada servicio, que no podrán ser aumentadas ni transferidas pay my chase card el Poder Ejecutivo sin autorización previa del Congreso.

El Poder Ejecutivo podrá, sin embargo, conceder bajo su responsabilidad, y cuando el Congreso no esté reunido, créditos o suplementos de créditos en los siguientes casos:
a) Guerra o peligro inminentes de ella.
b) Grave alteración del orden público.
c) Calamidades públicas. La tramitación de estos créditos se determinará por la Ley.

Art. 261- El Poder Ejecutivo tiene la obligación de rendir anualmente las cuentas del Estado. A ese fin, el Ministro de Hacienda liquidará el presupuesto anual dentro de los tres primeros meses siguientes a su expiración, y, previa aprobación por el Consejo de Ministros, enviará su informe, con los datos y comprobantes necesarios, al Tribunal de Cuentas. Este dictaminará sobre el informe dentro de los tres meses siguientes, y en este plazo, y sin perjuicio de la efectividad de sus acuerdos, comunicará al Congreso y al Poder Ejecutivo las infracciones o responsabilidades en que a su juicio se hayan incurrido. El Congreso será, en definitiva, el que apruebe o rechace las cuentas. Los créditos presupuestados para gastos imprevistos de la Administración sólo podrán ser invertidos, en su caso, previo acuerdo del Consejo de Ministros.

El Poder Ejecutivo remitirá al Congreso mensualmente los balances correspondientes a los ingresos y gastos del Estado.

Art. 262- El Poder ejecutivo impedirá la duplicidad de servicios y la multiplicidad de agencias oficiales o semioficiales dotadas total o parcialmente por el Estado para la realización de sus fines.

Art. 263- Nadie estará obligado al pago de impuesto, tasa o contribución alguna que no haya sido establecido expresamente por la Ley o por first state bank north fort payne al Municipios, en la forma dispuesta por esta Constitución y cuyo importe no vaya a formar parte de los ingresos del presupuesto del Estado, la Provincia o el Municipio, salvo que se disponga otra cosa en la Constitución o en la Ley.

No se consideran comprendidas en la disposición anterior las contribuciones o cuotas impuestas por la Ley con carácter obligatorio a las personas o entidades integrantes de una industria, comercio o profesión, en favor de su organismo reconocidos por la ley.

Art. 264- El Estado, sin perjuicio de los demás medios a su alcance regulará el fomento de la riqueza nacional mediante la ejecución de obras públicas pagaderas, en todo o en parte, por los directamente beneficiados. La Ley determinará la forma y el procedimiento adecuado para que el Estado, la Provincia o el Municipio, por iniciativa propia o acogiendo la privada, promuevan la ejecución de tales obras, otorguen las concesiones pertinentes, autoricen la fijación, el repartimiento y la cobranza de impuestos para esos fines.

Art. 265- La liquidación de cada crédito proveniente de fondos del estado para la ejecución de cualquier obra o servicio público, será publicada íntegramente en la Gaceta Oficial de la República, tan pronto haya obtenido la superior aprobación del Ministerio correspondiente.

El acta de recepción, ya sea parcial, total, provisional o definitiva, de toda obra pública ejecutada total o parcialmente con fondos provenientes del Estado, será publicada en la Gaceta Oficial de la República, tan pronto haya obtenido la aprobación superior del Ministerio correspondiente.

Tanto la liquidación de los créditos provenientes de los fondos del Estado, como las recepciones definitivas de las obras ejecutadas por contrato o administración, sufragadas parcial o totalmente con fondos provenientes del Estado, serán sometidas a la aprobación superior dentro de los sesenta días naturales después de terminadas las obras, sin perjuicio de las liquidaciones y recepciones parciales que se consideren procedentes por la administración durante el proceso de ejecución de las obras.

Sección tercera. Del Tribunal de Cuentas

Art. 266- El Tribunal de Cuentas es el organismo fiscalizador de los ingresos y gastos del Estado, la Provincia y el Municipio, y de las organizaciones autónomas nacidas al amparo de la Ley que reciban sus ingresos, directa o indirectamente, a través del Estado. El Tribunal de Cuentas sólo depende de la Ley, y sus conflictos con otros organismos se someterán a la resolución del Tribunal Supremo de Justicia.

Art. 267- El Tribunal de Cuentas estará compuesto por siete miembros, cuatro de los cuales serán abogados y tres contadores públicos o profesores mercantiles. También podrá ser designado, aun sin ser abogado o contador, cualquier persona que esté comprendida en el inciso d) del artículo siguiente. Los abogados deberán reunir los mismos requisitos que exigen para ser miembro del Tribunal Supremo.

Los contadores públicos o profesores mercantiles deberán ser mayores de treinta y cinco años, cubanos por nacimiento y tener no menos de diez años en el ejercicio de su profesión.

El Pleno del Tribunal Supremo designará dos de los abogados, que serán el Presidente y el Secretario del Tribunal.

El Presidente de la República designará un miembro abogado y un contador público o profesor mercantil. bank of eastman magnolia state bank Senado designará un miembro abogado y un contador público o profesor mercantil.

EI Consejo Universitario designará un miembro contador público o profesor mercantil.

Los miembros del Tribunal de Cuentas desempeñarán sus cargos por periodos de ocho años y sólo podrán ser separados dentro de este periodo por el Tribunal de Garantías Constitucionales y Sociales del Tribunal Supremo de Justicia de la República, previo expediente y resolución razonada.

Los miembros del Tribunal de Cuentas no podrán formar parte de ningún otro organismo oficial o autónomo que dependa, directa o indirectamente, del Estado, la Provincia o el Municipio, ni podrán ejercer profesión, industria o comercio.

Art. 268- Para ser miembro del Tribunal de Cuentas se requiere:
a) Ser cubano por nacimiento.
b) Haber cumplido treinta y cinco años de edad.
c) Hallarse en el pleno goce de los derechos civiles y políticos y no tener antecedentes penales.
d) Ser abogado con diez años de ejercicio; haber sido Ministro, o Secretario, o Subsecretario de Hacienda; Interventor General de la República, Tesorero o Jefe de Contabilidad del Ministerio de Hacienda; Catedrático de Economía, Hacienda, Intervención y Fiscalización o de Contabilidad en establecimiento oficial de enseñanza; o poseer título de contador público o profesor mercantil con diez años de ejercicio.

Los miembros del Tribunal de Cuentas no podrán tener interés material, directo o indirecto, en ninguna empresa agrícola, industrial, comercial o financiera conectada con el Estado, la Provincia o el Municipio.

Art. 269- El Tribunal de Cuentas nombrará interventores, funcionarios, empleados y auxiliares, mediante pruebas acreditativas de capacidad.

Art. 270- Son atribuciones del Tribunal de Cuentas:
a) Velar por la aplicación de los presupuestos del Estado, la Provincia y el Municipio de los organismos autónomos que how to activate walmart prepaid debit card sus ingresos directa o indirectamente a través del Estado, examinando y fiscalizando la contabilidad de todos ellos.
b) Conocer de las órdenes de adelanto del Estado para aprobar la situación de fondos con vista del presupuesto, de manera que se cumplan las disposiciones de la Ley de Bases y que se tramitan sin preferencia ni pretericiones.
c) Inspeccionar en general los gastos y desembolsos del Estado, la Provincia y el Municipio tanto para la realización de obras, como para suministro y pago de personal y las subastas hechas con ese fin. A este efecto podrá incoar expedientes para comprobar si los pagos realizados corresponden efectivamente al servicio realizado por las instituciones oficiales bajo su supervisión, debiendo comprobar por medio de los expedientes correspondientes para fijar el costo promedio por unidad de obra y el valor promedio de los suministros que el estado debe percibir de acuerdo con el mercado. Asimismo podrá tramitar todas las denuncias que se formulen con este motivo y rendir un informe anual al Presidente de la República en relación con la forma en que se han realizado los gastos de las instituciones bajo su fiscalización, para que éste lo envíe con sus respectivas observaciones al Congreso.
d) Pedir informes a todos los organismos y dependencias sujetos a su fiscalización y nombrar delegado especial para practicar las correspondientes investigaciones cuando los datos no sean suministrados, o cuando éstos se estimen deficientes.

El Tribunal estará obligado a rendir información detallada al Poder Ejecutivo y al Congreso, cuando sea requerido al efecto, sobre todos los extremos concernientes a su actuación.
e) Rendir anualmente un informe con respecto al estado y administración del tesoro público, la moneda nacional, la Deuda Pública y el presupuesto y su liquidación.
f) Recibir declaración bajo juramento o promesa a todo ciudadano designado para desempeñar una función pública, antes de tomar posesión y al cesar en el cargo, acerca de los bienes de fortuna que posea, y realizando al efecto las investigaciones que estime procedente.

La Ley regulará la oportunidad y forma de ejercer esta función.
g) Dar cuentas a los Tribunales del tanto de culpa que resulte de la inspección y fiscalización que realice en relación con las facultades que le han sido concedidas por los incisos anteriores, y dictar las instrucciones oportunas en los casos de infracciones en que no hubiere responsabilidad penal, para el mejor cumplimiento de las leyes de contabilidad por todos los organismos sujetos a su fiscalización.
h) Publicar sus informes para general conocimiento.
l) Cumplir los demás deberes que le señale la Ley y los Reglamentos.

Sección cuarta. De la Economía Nacional

Art. 271- El Estado orientará la economía nacional en beneficio del pueblo para asegurar a how to activate walmart prepaid debit card individuo una existencia decorosa. Será función del Estado fomentar service credit union branches near me agricultura e industria pública y beneficio colectivo.

Art. 272- El dominio y posesión de bienes inmuebles y la explotación de empresas o negocios agrícolas, industrial, comerciales, bancarios y de cualquier otra índole por extranjeros radicados en Cuba que realicen sus operaciones aunque radiquen fuera de ella, están sujetos de un modo obligatorio a las mismas condiciones que establezca la Ley para los nacionales, las cuales deberán responder, en todo caso, al interés económico social de la Nación.

Art. 273- El incremento del valor de las tierras y de la propiedad inmueble, que se produzcan sin esfuerzo del trabajo o del capital privado y únicamente por causa de la acción del Estado, la Provincia o el Municipio, cederá en beneficio de éstos la parte proporcional que determine la Ley.

Art. 274- Serán nulas la estipulación de los contratos de arrendamiento, colonato o aparcería de fincas rústicas que impongan la renuncia de derechos reconocidos en la Constitución o en la Ley, y también cualesquiera otros pactos que ésta o los Tribunales declaren abusivos.

Al regular dichos contratos se establecerán las normas adecuadas para tutelar las rentas, que serán flexibles, con máximo y mínimo según el destino, productividad, ubicación y demás circunstancias del bien arrendado; para fijar el mínimo de duración de los propios contratos según dichos elementos, y para garantizar al arrendatario, colono o aparcero una compensación razonable por el valor de las mejoras y bienhechurías que entreguen en buen estado y que hayan realizado a sus expensas con el consentimiento expreso o tácito del dueño, o por haberlas requerido la explotación del inmueble dado su destino.

El arrendatario no tendrá derecho a dicha compensación si el contrato termina anticipadamente por su culpa, ni tampoco cuando rehúse la prórroga que se le ofrezca bajo las mismas condiciones vigentes al ocurrir el vencimiento del contrato.

También regulará la Ley los contratos de refacción agrícola y de molienda de caña, así como la entrega de otros frutos por quien los produzca, otorgando al agricultor la debida protección.

Art. 275- La Ley regulará la siembra y molienda de caña por administración, reduciéndolas al límite mínimo impuesto por la necesidad económico social de mantener la industria azucarera sobre la base de la división de los dos grandes factores que concurren a su desarrollo: industriales o productores de azúcar y agricultores o colonos, productores de caña.

Art. 276- Serán nulas y carecerán de efecto las leyes y disposiciones creadoras de monopolios privados, o que regulan el comercio, la industria y la agricultura en forma tal que produzcan ese resultado. La Ley cuidará especialmente de que no sean monopolizadas en interés particular las actividades comerciales en los centros de trabajos agrícolas e industriales.

Art. 277- Los servicios públicos, nacionales o locales, se considerarán de interés social. Por consiguiente, tanto el Estado como la Provincia y el Municipio, en sus casos respectivos, tendrán el derecho de supervisarlos, dictando al efecto las medidas necesarias.

Art. 278- No se grabará con impuestos de consumos la materia prima nacional que, sea o no producto del agro, se destine a la manufactura o exportación.

Tampoco se establecerá impuesto de consumo sobre los productos de la industria nacional, si no pueden grabarse de igual forma los mismos productos, sus similares o sustitutos importados del extranjero.

Art. 279- El Estado mantendrá la independencia de las instituciones privadas de previsión y cooperación social que se sostienen normalmente sin el auxilio de los fondos públicos, y contribuirá al desenvolvimiento de la misma mediante la legislación adecuada.

Art. 280- La moneda how many numbers are in a chase bank account number la Banca estará sometida a la regulación y fiscalización del Estado.

Источник: https://pdba.georgetown.edu/Constitutions/Cuba/cuba1940.html

AP Spanish Literature and Culture Reading List

Readings for AP Spanish Literature and Culture

Study of the AP Spanish Literature and Culture curriculum requires that only unabridged, full text, Spanish language versions of the required readings be used.

  • Isabel Allende, "Dos palabras"
  • Anónimo, "Romance de la pérdida de Alhama"
  • Anónimo, Lazarillo de Tormes (Prólogo; Tratados 1, 2, 3, 7)
  • Gustavo Adolfo Bécquer, Rima LIII ("Volverán las oscuras golondrinas")
  • Jorge Luis Borges, "Borges y yo"
  • Jorge Luis Borges, "El Sur"
  • Julia de Burgos, "A Julia de Burgos"
  • Miguel de Cervantes, Don Quijote (Primera parte, capítulos 1-5, 8 y 9; Segunda parte, capítulo 74)
  • Julio Cortázar, "La noche boca arriba"
  • Hernán Cortés, "Segunda carta de relación" (selecciones)
  • Sor Juana Inés de la Cruz, "Hombres necios que acusáis"
  • Rubén Darío, "A Roosevelt"
  • Don Juan Manuel, Conde Lucanor, Exemplo XXXV ("De lo que aconteció a un mozo que casó con una mujer muy fuerte y muy brava")
  • Osvaldo Dragún, El hombre que se convirtió en perro
  • Carlos Fuentes, "Chac Mool"
  • Federico García Lorca, La casa de Bernarda Alba
  • Federico García Lorca, "Prendimiento de Antoñito el Camborio en el camino de Sevilla"
  • Gabriel García Márquez, "El ahogado más hermoso del mundo"
  • Gabriel García Márquez, "La siesta del martes"
  • Garcilaso de la Vega, Soneto XXIII ("En tanto que de rosa y azucena")
  • Luis de Góngora, Soneto CLXVI ("Mientras por competir con tu cabello")
  • Nicolás Guillén, "Balada de los dos abuelos"
  • José María Heredia, "En una tempestad"
  • Miguel León-Portilla, Visión de los vencidos (dos secciones: "Los presagios, según los informantes de Sahagún" y "Se ha perdido el pueblo mexica")
  • Antonio Machado, "He andado muchos caminos"
  • José Martí, "Nuestra América"
  • Rosa Montero, "Como la vida misma"
  • Nancy Morejón, "Mujer biografia de jose marti resumen Neruda, "Walking around"
  • Emilia Pardo Bazán, "Las medias rojas"
  • Francisco de Quevedo, Salmo XVII ("Miré los muros de la patria mía")
  • Horacio Quiroga, "El hijo"
  • Tomás Rivera.y no se lo tragó la tierra (dos capítulos: ".y no se lo tragó la tierra" y "La noche buena")
  • Juan Rulfo, "No oyes ladrar los perros"
  • Alfonsina Storni, "Peso ancestral"
  • Tirso de Molina, El burlador de Sevilla y convidado de piedra
  • Sabine Ulibarrí, "Mi caballo mago"
  • Miguel de Unamuno, San Manuel Bueno, mártir
Источник: https://apcentral.collegeboard.org/courses/ap-spanish-literature-and-culture/course/ap-spanish-literature-culture-reading-list
También conocida como Anjela María Dávila, es una poeta y declamadora puertorriqueña considerada por muchos como el más destacado miembro de la Generación del 60 y, en particular, del colectivo literario "Guajana". Su poesía pone de manifiesto la presencia y la voz fuertes de una mujer afro-caribeña que asume plenamente su experiencia como sujeto erótico. Entre sus influencias poéticas se encuentran Julia de Burgos, Clara Lair, Sylvia Rexach y Sor Juana Inés de la Cruz. Uno de sus más destacados poemas, "¿Será la rosa?", es incorporado por el escritor puertorriqueño Luis Rafael Sánchez en su obra teatral Quíntuples.

Y ASÍ VOY.

Y así voy, como roca

sonriéndome estática como en muecas de piedra.

Como un túnel gigante que ni siquiera guarda

la esperanza de un eco.

Inmóvil.

Mirándome en un río turbio de remolinos.

Sin dedos y sin manos, sin ojos y sin pasos,

sin latidos, sin yo.

Toda de túnel y en espirales locos de suspiros.

Reseca.

Ya sin río.

Ni tan siquiera río, ya sin charca,

derrotados los rumbos, sin riberas.

Y así estoy, desgajada,

sin raíces que prendan en la arena;

estática,

tratando de apresar mares extraños

y arroparlos de espera.

Ni eso queda.

Y sin ojos, sin dedos, sin manos, y sin pasos,

sin latidos, sin yo.

Toda de túnel.

POEMA

Para mi nombre quiero

sepultureros grises y tajantes.

Es más:

no quiero nombre,

que me lo lleve el mar lavándolo

en mi arena.

Que me lo arrastre el mar,

y que yo sienta

que estoy allá la intacta,

la sin nombre.

Que estoy allá, con vibración del golpe

de la ola.

Con mi sabor de sal,

con mi sabor de espuma,

temblante con sabor de verde mar.

A solas con mi piel y con mis valles,

con mis ojos adentro, con mis cuencas,

con mis playas ardientes,

recorrida en bandadas de murmullos,

desnombrada.

Sólo está el mar latente,

palpitándome amor de ola y arrullos.

ACABO DE MORIR

acabo de morir,

y que mi muerte

sirva de grito hondo a mi garganta,

y que me arda la sal de tanto tiempo

prendida y afuegada.

acabo de morir, y que mi muerte

se empuje ronca y fuerte por mis manos,

que la piel de mis venas se haga arterias,

que se encrespe naciéndome en mi sangre.

la muerte me llegó, así, de golpe

revoleándome pieles ya gastadas,

naciéndome en  las ansias de anuevarme.

pobre en mí, por mis surcos

me levanta una aurora tambaleante;

por mis pasos perdidos,

por mi huella ingastable,

se me encauza la muerte a garrotazos

volcándome la vida.

¡vida yo!      

con la aurora latiéndome en los pasos.

hoy me llego hasta mí,

caída en esta sal de no navy federal savings account rates dónde

ni cuándo, ni por qué

toda de heridas.

me repta hasta mi siempre, entre todos

mis siempres,

esta oscuridad rara,

tan extraña y vacía,

tan ajena de mí, tan hondamente

mía;

enamorándome.

vengo a decir que soy

y no soy nada.

ya todo se ha cansado de mí:

el odio se ha cansado desde siempre,

el amor se ha cansado desde ahora.

ya se cansó la brisa largamente,

ya se cansó la entrega,

ya se canso mi cruz y mi cintura.

todo es cansancio y nada.

la oscuridad extraña desde todas

mis venas, ajenamente mía.

enamorándome.

Homenaje al ombligo, 1966, José María Lima y Ángela María Dávila

Источник: https://www.omni-bus.com/n46/sites.google.com/site/omnibusrevistainterculturaln46/home/poesia-del-caribe-puerto-rico/angela-maria-davila.html

Cuba: "Patria o muerte" o "Patria y vida"

"La presentación en redes sociales del videoclip del tema Patria y vida", en la que destacados músicos cubanos dan la vuelta al lema de la revolución cubana "patria o muerte", se encuadra entre las "recientes acciones para desestabilizar a esta nación", protestaba uno de los varios artículos dedicados al tema en el diario Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba.

"La reacción del gobierno ha sido totalmente inusual, con una furia que yo nunca había visto por una canción", afirma en conversación con DW el cineasta cubano afincado en Berlín Ricardo Bacallao. Pero, ¿a qué se debe esta vehemente reacción? "Si no eres cubano, quizá sea difícil de entender: Cuba, desde los comienzos de la Revolución, usó la música como instrumento para adoctrinar al pueblo y para enviar mensajes al mundo", explica Bacallao, para quien ahora "les han dado de su propia medicina". El propio presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, respondió a la canción citando los versos de Silvio Rodríguez.

En realidad, sí hay antecedentes. Mabel Cuesta, profesora de Literatura en la Universidad de Houston, recuerda en conversación con DW el caso de Willy Chirino y cómo su canción 'Ya viene llegando' tuvo una respuesta similar por parte del gobierno cubano hace tres décadas. La diferencia ahora es internet. De hecho, explica, la respuesta de los órganos de comunicación cubanos han servido de caja de resonancia a la canción, haciendo que todos la conozcan en la isla.

"Básicamente, ellos no están equipados para responder a las características, las demandas o las nuevas formas de pensamiento que se generan de manera natural cuando hay mayor conectividad", explica, recordando que, en Cuba, "la internet en los teléfonos es algo que no tiene ni tres años". "Los millenials cubanos han aprendido muy bien cómo utilizar las herramientas digitales, pero ellos no", dice en referencia al aparato estatal de propaganda.

El miedo como instrumento de autocensura

"Cuando uno crece en un régimen como el cubano se acostumbra a vivir con miedo", dijo el viernes en una entrevista con Efe Randy Malcom, del dúo Gente de Zona, unos de los artistas que participan en 'Patria y vida'. "Había veces que dábamos entrevistas y cuando nos preguntaban sobre política bajábamos la voz aunque no dijéramos nada controversial", recordaba. "Ese miedo lo dejamos atrás hace rato", afirma el artista, aunque su compañero Alexander Delgado advierte: "Si algo le pasa a mi familia, yo responsabilizo al gobierno cubano".

"Hay muchos cubanos que no quieren asumir ese riesgo de que, por ejemplo, no le vuelvan a dejar entrar al país; eso es un fenómeno que a un alemán le cuesta entender", explica Bacallao, que actualmente trabaja en un documental sobre Bebo Valdés, "que se fue de Cuba porque no quería vivir bajo ninguna dictadura, ni de izquierda ni de derecha". Incluso en ámbitos artísticos o académicos es palpable ese miedo y esa autocensura, explica, con la esperanza de que canciones como 'Patria y vida' animen a más artistas e intelectuales a ayudar a diluir ese "romanticismo" que envuelve a Cuba.

José Martí y George Washington

El videoclip de la canción comienza con "la imagen de Martí, que se hace pedazos, para entrever, nada más y nada menos que la de George Washington", protestaba un editorial de la televisión cubana. Es un peso cubano, con la imagen de José Martí, padre de la independencia cubana (y la firma del Che Guevara, como gobernador del Banco Central que fue), que deja paso a la imagen de un dólar. "Esa primera imagen no es una apuesta por la dolarización ni por la anexión ni supone ensalzar a los Estados Unidos; muy por el contrario, es una denuncia de lo que ha hecho el gobierno cubano discover online banking bonus la economía cubana en un momento de crisis como este", explica Cuesta.

"De manera circular, al final del video, ese mismo Washington viene a convertirse en un Martí: la propuesta es no dolarizarnos, sino promover la economía cubana", concluye Cuesta. "Es obvio que estos músicos están respondiendo a un momento, a una sensibilidad, en que la ciudadanía cubana tanto en la isla como en la diáspora estamos biografia de jose marti resumen una desesperación tremenda, porque nuestras familias están pasando hambre, porque no pueden acceder a estas tiendas [de alimentación] que el gobierno ha condenado a que sean solo en dólares, cuando en Cuba nadie cobra en dólares".

Además, "en la retórica oficial del gobierno todos estos músicos están pagados por la CIA, por el gobierno, por la derecha de Miami, etcétera, etcétera. no es verdad". "Yo trabajo para una Universidad norteamericana y claro que recibo un salario del estado de Texas, pero a mí la CIA no me paga por decir estas cosas", añade.

Abonando el terreno

"¿Qué va a pasar, va a haber una Primavera Árabe en Cuba con este video?", se pregunta Bacallo. "No, yo no espero algo así", se responde. Coincide en esto con Cuesta, para quien el hecho de que los cambios en política sean lentos no es necesariamente first baptist church lexington tn. Puede hacerlos menos traumáticos y sangrientos. De momento, Bacallo se conforma pensando que "seguramente, mucha gente en Cuba, incluso funcionarios, esté tarareando esta canción ahora mismo".

(er)

  • Bildergalerie Che Guevara 85. Geburtstag (AFP/Getty Images)

    El Che Guevara, en la retina de la humanidad

    El hombre que encarnó la revolución

    El rostro de Ernesto "Che" Guevara es, hasta hoy, el símbolo por excelencia del idealismo revolucionario. Más allá de la ideología y de su opción por la lucha armada, el Che se convirtió en un ícono de la cultura pop, que sigue vigente hasta la actualidad, muchas veces despojado de contenido.

  • Der kubanische Rebellenführer Fidel Castro mit seinem Kommandostab (picture-alliance/dpa)

    El Che Guevara, en la retina de la humanidad

    De médico a lugarteniente

    Ernesto Guevara, nacido en Argentina en 1928, conoció a Fidel Castro en 1955 en México y se sumó a su proyecto revolucionario. Se unió al grupo como médico, llegando a convertirse luego en lugarteniente de Fidel. Esta foto en que aparece con otros revolucionarios fue tomada en 1958, en una base secreta, en Cuba.

  • Ernesto Che Guevara Fidel Raul Castro um 1959 (AFP/Getty Images)

    El Che Guevara, en la retina de la humanidad

    Rebeldes victoriosos

    El Che Guevara y Fidel Castro, en 1959, en La Habana: la dictadura de Fulgencio Batista había sido derrotada. Fidel Castro nombró al argentino ministro de Industria y director del Banco Central cubano.

  • Ernesto Che Guevara Fidel Raul Castro um 1959 (AFP/Getty Images)

    El Che Guevara, en la retina de la humanidad

    Los primeros tiempos

    Ernesto Guevara es recordado como un incansable trabajador, que desempeñó un papel clave en la creación de las estructuras del nuevo gobierno cubano.

  • Bildergalerie Blockfreie Staaten (picture-alliance/dpa)

    El Che Guevara, en la retina de la humanidad

    Flores para el comandante

    La figura del Che Guevara cobró rápidamente fama, también fuera de Cuba. Durante una visita a la India, fue saludado en Nueva Delhi con una corona de flores, como muestra esta foto de 1959.

  • Bildergalerie Che Guevara 85. Geburtstag (AFP/Getty Images)

    El Che Guevara, en la retina de la humanidad

    Conversación con Raúl

    Raúl Castro, actual presidente de Cuba, y el Che Guevara (foto de 1960) fueron piezas angulares en el recién incipiente gobierno de Fidel Castro. Raúl sucedió al argentino como segunda figura política en La Habana cuando el Che partió de la isla para seguir propagando la revolución.

  • Bildergalerie Che Guevara 85. Geburtstag (AFP/Getty Images)

    El Che Guevara, en la retina de la humanidad

    La exportación de la lucha

    El Che propugnaba una lucha generalizada, como única forma de derrotar al "imperialismo", y se empeñó en exportar la revolución y en propagarla por América Latina y África. En 1965 renunció a sus cargos en Cuba y partió al continente africano, donde participó en la rebelión en el Congo, que terminó en fracaso. La foto muestra al Che atravesando el lago Us bank cash plus credit limit, en noviembre de 1965.

  • Leiche von Che Guevara (Getty Images)

    El Che Guevara, en la retina de biografia de jose marti resumen humanidad

    Ejecutado en Bolivia

    La aventura revolucionaria del Che lo llevó más adelante a Bolivia, donde planeaba crear un foco guerrillero que pudiera extender la lucha a los países limítrofes. Allí fue herido en un combate con tropas del ejército el 8 de octubre de 1967. Un día después fue ejecutado. En la foto, su cuerpo es mostrado a militares y periodistas en un hospital de la localidad boliviana de Vallegrande.

  • Alberto Korda

    El Che Guevara, en la retina de la humanidad

    La foto que lo inmortalizó

    No fueron las fotos de su cuerpo sin vida, sino ésta, con la mirada desafiante al futuro, la que se grabó en la retina de la historia. "Guerrillero heroico" la tituló su autor, el fotógrafo cubano Alberto Korda. La imagen fue captada en 1960, en un acto en honor a las víctimas de la explosión de un barco que llevaba armas a Cuba.

  • Bildergalerie Che Guevara 85. Geburtstag (Adalberto Roque/AFP/GettyImages)

    El Che Guevara, en la retina de la humanidad

    Idolatrado en Cuba

    La figura del Che Guevara ha sido elevada al rango de héroe nacional en Cuba y sigue presente por doquier. En esta foto de 2005, su efigie sirvió de telón de fondo a un disurso de Fidel Castro, en la inauguración de un campeonato deportivo.

  • Bildergalerie Traditionen 1. Mai Tag der Arbeit - Italien (AFP/Getty Images/A. Solaro)

    El Che Guevara, en la retina de la humanidad

    Símbolo internacional

    Pero también en los más diversos rincones del mundo se alza el rostro del Che, como en esta celebración del Día del Trabajo, en Roma, el 1 de mayo de 2014.

  • Che Guevara Konterfei auf Tasche (Flickr/sa-by-ccboca)

    El Che Guevara, en la retina de la humanidad

    Mercadeo de un símbolo

    La imagen, multiplicada en serie, no siempre conlleva un mensaje político. Impresa en múltiples artículos de consumo, dista de revelar mucho sobre la postura de su portador.

  • Desfile de carnaval en Colonia

    El Che Guevara, en la retina de la humanidad

    Con una sonrisa

    Con el tiempo, también ha ido quedando atrás la solemnidad. En el carnaval de Colonia de 2012, un grupo del movimiento "Occupy", contrario a la globalización y el neoliberalismo, no tuvo reparos para adornar la cara del Che con una nariz carnavalera.

  • Kolumbien Bogota FARC-Delegierte (DW/T. Käufer)

    El Che Guevara, en la retina de la humanidad

    Panteón de la izquierda

    Sumamente solemnes parecen en cambio quienes reverencian al Che y otros símbolos de la izquierda al extremo de representarlos junto a Jesús en esta pintura. Como sea, la imagen de Guevara sigue teniendo fuerza y presencia, 50 años después de su muerte.


Источник: https://www.dw.com/es/cuba-patria-o-muerte-o-patria-y-vida/a-56657124

Rubén Darío

Rubén DaríoRubén Darío, also known as ‘The Father of Modernism’, was born in the little town of Metapa on January 18th, 1867. His real name was Felix Rubén García Sarmiento. The name ‘Darío’ was adopted from a great grandfather who was well known as Darío, and his sons and daughters as ‘the Daríos’. This name became so famous that Rubén Darío’s great grandmother signed her name as ‘Rita Darío’. His father, Manuel García, was a merchant who also adopted the name and called himself Manuel Darío when doing business.

Since he was a child he proved to be very intelligent. His favorite books were considered complicated for a child’s mind. The books he read when he was just a child include ‘Don Qujote de La Mancha’ and the Bible. He also wrote some verses for regional celebrations. His creations became known when he was just 12 years old. At the age of 13, he made his first verse publication in a newspaper of the city of Rivas named ‘Termómetro’. Since then, he was known in his nation, Nicaragua, and in the other four Republics of Central America as the ‘child poet’.

He made his first trip to the capital, Managua, when he was becoming a teenager. Here, the Congress gave the ‘Child Poet’ a scholarship to study in Europe. Nevertheless, when he was at a party in the Presidential Palace, he recited a poem that astonished President Pedro Joaquín Chamorro who said: ‘If you write like this, against your parents’ religion and against your country, just being a child, imagine what it would be if you where to go to Europe to learn worse things”; therefore, instead of a scholarship to Europe, the President offered him one to the city of Granada, which he rejected for the usps office open today rivalry between this city and León (where he was growing up). In Managua, he also worked in the National Library, which was an open door to Castilian literature.

At the age of 14, he made his first trip to the neighboring country of El Salvador, where he became a teacher; but he remained here just for a short period of time. Back again in his country, he worked at the Bureau of President Zavala. He had an amorous disillusion, and as he was very romantic, he decided to leave the country once again. This time he traveled to Valparaiso, Chile. A local newspaper of Valparaiso, ‘El Mercurio’, published his writings called ‘The eruption of the Momotombo’. In this same city he published, in 1888, one of his best known and one of the most significant pieces of poetry: the book ‘Azul’ (Blue).

Rubén DaríoHe then traveled to Santiago where he participated in the edition of ‘La Epoca’. In this city, he also joined the intellectual youth of Santiago and got to know Pedro Balmaceda who made the publication of his book ‘Abrojos’ possible.

Thanks to his friends José Victoriano and General Mitre, Rubén Darío got to be correspondent of the Argentinean newspaper ‘La Nación’, which was a long-term dream of him. After writing a report about a Brazilian cruise arriving at Valparaiso, he went back to Nicaragua.

On June 22, 1890 he married Rafaela Contreras in El Salvador. That same year, General Mendez, current president of El Salvador, died. Darío then left to Guatemala after narrating the event under the name ‘Dark History’ (Historia Negra), which was published by the Argentinean newspaper ‘La Nación’. In Guatemala, he became the owner and director of a newspaper ‘El Correo de la Tarde’. Darío then departed to Costa Rica after the journal had to cease operations. In Costa Rica he worked together with various journals. In this country his first child was born: Rubén Darío Contreras.

In 1892 he traveled by himself to Guatemala where he received a telegram informing him that the Nicaraguan government had included him in the delegation that was to travel to Spain for the celebrations of the discovery of America. He then traveled to Panama to join this delegation. On their way to Spain they stopped at Cuba, and on the way back they make a stop at Colombia, which allowed the poet to see a lot of different countries in the world.

The following year his wife died and he drowned his sorrows in alcohol. This same year, 1893, Darío married his second wife, Rosario Murillo (it is said that she deceived him to marry her with help of her brother).

Thanks to the influence of the Colombian ex-president Rafael Nuñez, the incumbent president Caro named him Consul in Buenos Aires. Under this title he traveled to the New York (where he met José Martí) and to France (where he was disappointed by the city he always dreamed of, Paris). He also was disillusioned by authors he admired before: Verlaine and Moreas.

Back in Buenos Aires he was told that his consul title was suspended. He had to adjust his style of living to what he was making with the newspaper ‘La Nación’ and then to the pay check he was receiving from another journal: ‘La Tribuna’. He then worked for the newspaper ‘El Tiempo’. The owner of this journal paid the publication of Darío’s book ‘Profane Prose’. This elegant and sensual piece was the most important example of Modernism due to the French influence and presence of innovative literary tools such as neologism, Anglicism, and archaism.

When he was working as correspondent for ‘La Nación’, he traveled to Spain where he met Francisca Sanchez who would become his inspiration from then on. As correspondent of ‘La Nación’ he traveled throughout almost whole Europe, which gave him the opportunity to meet other important literary figures. In 1905 he wrote Songs of Life and Hope, setting a new tone for literature expression. It was not until 1907 that he returned to his country Nicaragua (the main reason for his trip was to get divorced from Rosario Murillo). He was well-received in his country and named ‘Minister Resident in Spain’. He did, however, not get the divorce, and went back to Europe in 1915. In this same year, he was invited by the president of Guatemala to visit this country; so he stayed a couple of months there before heading back to Nicaragua.

Tragically, after undergoing an operation, he died in the city of León in February 1916. He was buried in the Cathedral of the León, the city he always loved.

Rubén Darío was first admired by Nicaragua. Being just a child, he was interested in complex readings and without the need to travel he wrote as if he had visited the whole world. Discover online banking bonus themes were always inspired by his early feelings. Then he reached maturity as a writer while he traveled, getting to know what he always dreamed of, and being disillusioned by what he wanted to become. His intense writings and his innovative style made the world notice him. His many voyages, his erotic instinct, his impulsive loves, his freedom of thought, the tragedy of the death of his first wife, and his refuge in alcohol along with his innate intellect, made him the ‘Prince of Castilian Letters’.

Rubén Darío is commemorated throughout Nicaragua. Many streets, schools, and buildings are named after the poet, and there are several Rubén Darío Museums in the country. In the city of Darío (Ciudad Darío) in Matagalpa there is a museum in the natal house of the poet, and in León there is another museum in the house where he lived during his youth.

Poems by Rubén Darío

 

Special thanks to Atelier Yoyita for providing the image of the young Rubén Darío.

Themes

Источник: https://vianica.com/
biografia de jose marti resumen

Similar video

José Martín, pequeña biografía. [Cuba]

Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *